sábado, 10 de septiembre de 2016

Las dos grandes amenazas de la humanidad, hoy

PorMiguel A Espino  Pêrigault

 La ideología de género y el fundamentalismo islámico (mencionadas en ese orden) son las dos grandes amenazas que afronta la humanidad hoy y la batalla contra esas amenazas es por la humanidad. Así lo denunció (Infovaticana.com, 24/05/16) el cardenal africano (Guinea), Robert Sarah, Prefecto para la Congregación del Culto Divino y los Sacramentos. Nada menos.


El cardenal hablaba ante los periodistas, tras su conferencia sobre ‘La teoría de género y sus repercusiones’, en la Universidad Católica de Ávila (España). Señaló que “la ideología de género quiere desprender al hombre de la sexualidad” y que “este es el camino para destruir la familia, la antropología cristiana y, en definitiva, el plan de Dios”. Se preguntó cómo era posible que personas de educación superior no conocieran lo que es la ideología de género. “¡Si esto lo sabe todo el mundo!”, exclamó.

Entonces recordé los nombres ya muy conocidos de algunos diputados nuestros y de otras personas quienes, como ellos, pertenecen al género de los tenaces promotores de una ideología cuya perversidad quizá desconocen. Adoptar o seguir la ideología de género es un derecho de todos en democracia, que debemos respetar. El problema está en el activismo político y sus repercusiones que han llevado en muchos países, a situaciones de persecución, intolerancia y discriminación contra personas o institución es que, con todo derecho, no comparten esa ideología ni sus prácticas. Prácticas que, en muchos países, las autoridades imponen a la fuerza, incluso a pesar del rechazo mediante referendo.

En los EE.UU., Canadá y la Unión Europea se dan estos problemas que vulneran derechos constitucionales de libertad de conciencia, prácticas religiosas y hasta empresariales. Pastores religiosos, médicos, educadores y periodistas han sido los más perseguidos por la intolerancia resultante de esa ideología. Pero, todo ello silenciado por los grandes medios internacionales del llamado “imperialismo ideológico” (CNN y NTN-24, p.e). Lo silencian, también, la mayoría de los medios criollos mediocres.

Y todo esto empieza muy en chiquito, en voz bajita y vestidito de inocencia: Todo empieza con leyes sobre salud sexual y reproductivas y leyes contra discriminaciones contra el género e identidad sexual, provenientes de las Naciones Unidas. No hay peores ciegos que quienes no quieren ver. ¡A quitarse las orejeras mentales


0 comentarios:

Publicar un comentario