miércoles, 19 de julio de 2017

Un ensayo electoral con miles de bolivarianos

Por Diego Olivera Evia
Un plebiscito ilegal de la MUD Avalada por OEA y ONU

Los caminos de la paz y la democracia en Venezuela, están avalados por los sectores populares, que han logrado enfrentar sus dudas, de una guerra económica y una estrategia de terrorismo, por la denominada Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que junto a  la curia venezolana, que se dedica rociar de  agua bendita, a los asesinos pagados por la derecha, en su mayoría jóvenes y niños, estos hechos han creado el repudio de la mayorías de los venezolanos. La impunidad de una derecha, que tanto EEUU, como Europa esconden la realidad de los actos criminales, imágenes en la prensa, en Facebook, muestran las atrocidades de estos violentos, que asesinan a camioneros, a policías, militares de la Guardia Nacional, hechos permitidos por EEUU y la Comunidad Europea.


Los hechos del domingo 16 de julio, muestran la imagen de un pueblo obstinado de la violencia, de estos grupos de la MUD, que cierran las calles, autopistas, que atacan a hospitales, a  supermercados, bodegas, ferias, que asesinan por la dudas a ciudadanos, que va a trabajar, o jóvenes que van a estudiar. Ante esta realidad cientos de millones de personas en todo el país, han participado en el simulacro de votaciones para la Asamblea Nacional Constituyente, que se realizará el próximo 30 de julio.

Un ensayo electoral con miles de bolivarianos
Para este ensayo electoral se activaron 551 centros de votación: 55 pilotos y el resto son centros en donde el elector encontrará solo las máquinas para conocer cómo ejercer su derecho al sufragio el 30 de julio, agregó en declaraciones para los medios. En esos 551 centros funcionan un total de 1.942 máquinas de votación, dispuesto por el CNE, ente rector facultado por la Constitución Bolivariana para convocar elecciones en Venezuela.

En el marco de esta jornada constituyente, avalada por la constitución bolivariana de Venezuela, como aprobada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), por el Consejo Nacional Electoral (CNE), organismo que regula las votaciones, hecho que garantizan la legalidad de esta justa constitucional, como la convocatoria a Asamblea  Nacional Constituyente (ANC), que se realizara el domingo 30 de julio.

En referencia a estos hechos, el presidente Nicolás Maduro expresó este que “el pueblo de Venezuela a través de su amplia participación en el ensayo electoral constituyente ha reflejado que el camino para solucionar las dificultades es la paz”. A lo que agrego  “Hagamos todo por la paz, que queden aislados los sectores violentos. Aislemos a los violentos, aislemos a los grupos terroristas”. A lo que agrego que “El pueblo dijo hoy con su presencia ‘Basta de violencia’. Los electores salieron como un río crecido de pasión, de amor”.

Asimismo, el mandatario venezolano,  hizo nuevamente un llamado a los sectores de oposición a iniciar un nuevo ciclo de diálogo e instó a factores no identificados con el chavismo a respetar a los venezolanos, en especial a sus simpatizantes. Manifestando que “Hagamos todo por la paz, dejemos solos, que queden aislados los sectores violentos. Aislemos a los violentos, aislemos a los grupos terroristas”.

Un plebiscito ilegal de la MUD Avalada por OEA y ONU
El mundo al revés como señalara el escritor uruguayo Eduardo Galeano, que en su libro las venas abiertas de América Latina, mostro la hipocresía de los imperios de la época, mostrando la falsedad de la conquista a sangre y fuego, exterminando a millones de pueblos originarios y a esclavos traídos de África, en la mayor hecatombe de la humanidad. Hoy los herederos de esta impunidad, vuelven a atacar a los pueblos del continente, volviendo a la sociedad a más de un siglo de guerra.

Ejemplo más patético del imperio de EEUU, que habla de derechos humanos, siendo el país más violador, con mayores crímenes, con Inglaterra, Francia, entre otros países de la OTAN, ahora vienen a avalar a la derecha venezolana de la MUD y al terrorismo.

El ejemplo más claro de esta farsa de convocar a un plebiscito ilegal, no existente en la Constitución Bolivariana de 1999, ni el de 1961 avalada por las derechas de Venezuela, estos hechos apócrifos de convocar a este acto pírrico, que aplico a sus partidarios, a votar las veces que quisieran a sus segidores, como los manifestaron varios diputados de la derecha, además de  manejar cifras de votos de más de 7 millones, que nadie puede confirmar ni el CNE, ni lo propios opositores, quemando la “denominadas pruebas” de esta mentira.

Otro hecho de farsa fueron sus veedores internacionales, que son personajes inmorales, el expresidente Pastrana de Colombia, padre de los paramilitares, del aumento de los carteles de la droga y de los asesinatos de miles  del partido Polo Patriótico, que ficha no. El expresidente boliviano Quiroga, que tiene un juicio en su país por corrupción con contratos con empresas de EEUU. A esta pandilla de asesinos, corruptos, se suma la expresidenta Laura Chinchilla, que se movilizaba en Costa Rica, en una avioneta del narcotraficante colombiano, Gabriel Morales. Y como broche de oro de la basura, Vicente Fox, ex presidente mexicano, que avalo el crecimiento del narcotráfico a EEUU en un 40 por ciento, estos personajes fueron decretados como personas no gratas y no pueden ingresar a Venezuela.

Por último como remoquete aparece el presidente bipolar Donald Trump, amenazando con la aplicación de que “Habrá sanciones económicas a Venezuela si Maduro impone Constituyente.” Algo parecido a los decretos imperiales del expresidente Obama, también en Europa amenazan a Venezuela, los viejos imperios, le hacen pleitesía a EEUU, a su Complejo Militar Industrial (CMI), a sus amenazas.

Además la farsa de una nación criminal en el Mundo, como los Estados Unidos hablan de democracia, será de los sepulcros en el Mundo y en su nación con los asesinatos y el derecho a ciudadanos armados, como niños o adolescentes que asesinan a sus compañeros en colegios o universidades, porque la muerte es la esencia de vida del imperio y sus fuerzas armadas, como la policía. Y ahora  los Estados Unidos nuevamente piden elecciones libres y justas y se unen al pueblo de Venezuela en su intento de restaurar su país a una democracia plena y próspera, que ridiculez del bipolar Trump.

Esta sarta de mentiras de las potencias mundiales, serán enfrentadas por el pueblo venezolano, por unas Fuerzas Armadas Nacionales Bolivariana (FANB), que no ha podidos ser penetradas por la MUD, ni por EEUU y sus lacayos. La verdad es el petróleo, las riquezas mineras, el agua, las bellezas naturales, el patrimonio de un país, que pese a las dificultades, la guerra económica, la violencia y el terrorismo apuesta a la paz, a la democracia y a la unidad de los venezolanos, ante una derecha vende patria y asesina.
diegojolivera@gmail.com  


“Las mujeres kurdas garantizan la liberación del pueblo”

Por Leandro Albani

Jin es el nombre que elige para contar su historia. Por supuesto, no es un nombre real. Llegué a Jin (que significa “Vida” en kurmanji), después de un mes de intercambios de correos electrónicos. Idas y venidas, y días de espera. Hasta que me avisaron que llamarían por teléfono. En la era de las telecomunicaciones instantáneas, el teléfono de línea. Por seguridad, me explicaron. Entre ella y yo se escuchan frituras, y no es para menos. La comunicación se corrige un poco, ahora la voz es más clara. Hablamos la misma lengua. Por eso la insistencia en hablar con Jin. Porque es una de las pocas personas, tal vez la única, que habla español en el norte de Siria (Rojava).



Le pido que me dé algunos datos personales para, al menos, contar un fragmento ínfimo de su vida. No son muchos. Jin los enumera rápidamente: nació en un pequeño pueblo del Kurdistán turco, llegó a Rojava hace tres años, participó en varias operaciones de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG/YPJ) como asistente sanitaria, ya que forma parte del Comité de Salud en el cantón de Cizîre. Con apenas 22 años, colabora con los médicos y ayuda a los heridos que llegan luego de los combates contra el Estado Islámico (ISIS).

Le pregunto por qué viajó a Rojava a sumarse a la lucha por la liberación de ese territorio, fronterizo con Turquía, y que desde hace varios años atraviesa un proceso social y político que estremece a Medio Oriente. “Me sumé por influencia de las mujeres y hombres kurdos que conocí en el lugar donde vivía”, sintetiza en un español dificultoso pero tranquilo.

Jin recuerda que su familia no era “patriota”, como se les dice a quienes apoyan las lucha por la liberación de Kurdistán. “Más bien estaba ligada a partidos de centro derecha, conservadores turcos, sobre todo mi padre”, cuenta. “Conocí mi kurdicidad dentro de la revolución de Rojava. Luego varios familiares se sintieron influenciados por mi participación en el movimiento de liberación kurdo y comenzaron a reconocerse también, a apoyar en diferentes niveles al movimiento”, agrega.

Por estos días, desde el Comité de Salud de Cizîre recorre buena parte de esa región que siempre fue rica, pero a la que nunca le permitieron la prosperidad. Debajo del suelo de Rojava están las principales reservas de petróleo de Siria. Arriba, su tierra es fértil pese al paisaje árido en el que la tierra revolotea con el viento. El trigo es el principal cereal que se produce. El granero de Siria. Así llaman a la región kurda del país. Históricamente, el petróleo y el trigo eran producidos en Rojava, pero luego trasladados al oeste de Siria donde se procesaban. El abandono, la desidia, la pobreza y la negación. Eso sufrían los pobladores kurdos. Al igual que sufren todavía sus hermanos en las regiones kurdas de Irak, Irán y, principalmente, Turquía.

Cuando llegué a Rojava pasé un mes, más o menos, conociendo la realidad, los pueblos, acercándome a los sectores árabes que no los conocía”, relata Jin que siempre vio con inquietud e interés lo que sucedía en las montañas de Qandil, en el Kurdistán iraquí, donde se encuentran las bases del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). “Para mí fue muy importante porque era la primera vez que estaba bien insertada dentro de la propuesta del movimiento kurdo y porque conocí Kurdistán a través de los ojos de los milicianos. En el Kurdistán turco tuve mucho contacto y conocí a la sociedad, pero esa población y la de Rojava no es la misma. Es el mismo pueblo, pero todos estos años ese pueblo estuvo incluido en estados diferentes”, relata.

La historia del pueblo kurdo es similar a la de los vascos, los baluches, los palestinos, los pueblos originarios de América Latina. La negación de su existencia por parte de los estados, la represión física, pero también la prohibición de hablar su lengua, escribir sus pensamientos, interpretar sus canciones. Este podría ser un resumen sintético de la historia de los kurdos, el pueblo más grande del mundo sin un Estado. Y las rebeliones, desde que la historia es historia, como única forma para no desaparecer. “Al principio fue conocer a todas las organizaciones que en estos cinco años se han institucionalizado en Rojava –cuenta Jin-. Después trabajé en las Asambleas de Salud, que incluyen médico y enfermeras, ciertas instituciones y a los representantes de los comités de salud de las comunas”.

Cuando en 2011 Siria entró en el espiral de la Primavera Árabe, el pueblo kurdo del norte del país esperó, paciente, que los acontecimientos se desarrollaran. Su desconfianza era doble: ante el Estado sirio, gobernado por Bashar Al Assad, y frente a los grupos armados incipientes que nacían y que derivarían en el Frente Al Nusra y el Estado Islámico (ISIS), entre muchos otros.

“Ya son cuatro o cinco años de soberanía en el que los kurdos logramos un cambio radical en nuestro status. Pasamos de ser extranjeros o indocumentados en nuestra tierra, y muy marginalizados, a poder participar en instituciones, asociarnos políticamente, concretar proyectos sociales”, afirma Jin “Este trabajo es el resultado de muchas cosas…”, dice y la comunicación se corta.

Espero. Pasan apenas unos minutos. Suena el teléfono que, por si hay dudas, no es el de mi casa. “Como decía –retoma Jin sin preguntar quién está del otro lado-, es un trabajo de muchos años, son veinte años de trabajo de base”. Se refiere a la militancia desarrollada por el PKK, la principal organización político-militar de Medio Oriente. Y también se refiere a la profunda influencia de Abdullah Öcalan, líder máximo del PKK que durante casi dos décadas vivió en Rojava y desde hace 18 años está en la isla-prisión de Imrali, en Turquía, incomunicado y sin contacto con sus abogados y familiares. “Cuando los kurdos nos declaramos autónomos ya había una base importantísima en la sociedad, que no fue producto de declararnos soberanos, sino del trabajo anterior”, agrega.

Los kurdos del norte de Siria, junto a los pueblos árabes, asirios, turcomanos y de otras nacionalidades que habitan la zona, declararon la creación de la Federación del Norte de Siria. Desde mucho antes, y teniendo como telón de fondo una guerra que parece nunca acabar, comenzaron a crear sus propias instituciones y mecanismos de defensa militar. El Estado sirio, al ver que no podía repeler los ataques que se multiplicaban en todo el país, retiró sus fuerzas de Rojava y las YPG/YPJ profundizaron una lucha sin cuartel contra el Estado Islámico. La batalla en Kobane, que tuvo una amplia cobertura periodística, permitió a los kurdos expulsar ISIS de la ciudad después de 140 días de enfrentamiento. La victoria militar se convirtió en un espaldarazo moral para la población que había decidido quedarse en la ciudad y para quienes huyeron y, lentamente, retornaron a sus hogares.

“La gente se involucra, participa. Pero es difícil también, porque esta situación de estar al margen del Estado puede generar cierta parálisis, como si las personas estuvieran en estado de hibernación –analiza Jin-. En general, entre la gente hay mucho analfabetismo, o mucha gente que no sabía cómo participar en asambleas, en reuniones, cómo compartir sus ideas, gente con muy poca autoconfianza, sin una noción muy clara de cómo puede ser que nosotros mismos, desde la base, tomemos decisiones y que esa decisiones necesitan una responsabilidad. No es solamente querer, sino que es decidir, ponerse de acuerdo y llevar esa decisión adelante. Ese es en el paso en el que estamos ahora”.

Desde que se declaró la autonomía en el norte de Siria se comenzaron a crear nuevas instituciones que, en algunos casos, conviven con remanentes estatales. En la actualidad, el poder es compartido por la Dirección de la Autonomía Democrática y el Movimiento por una Sociedad Democrática (TEV-DEM, que representa a las comunas), que se entrelazan, tienen vasos comunicantes, también sus contradicciones, pero que se rigen por las asambleas barriales, el órgano de base principal. Jin reconoce que no es una tarea fácil: “Lejos de la dificultad que trae la guerra y la situación militar, la cuestión es que la gente se autodirija, se eduque a sí misma, construya una trama ética, en el que esos valores dirijan a la sociedad. La gente ahora está dando ese gran paso, está aprendiendo a leer y a escribir, participando de las reuniones y creando cientos de instituciones y todo con mucho entusiasmo, creatividad. Además están profundizando en su cultura y generando un proceso de auto-inclusión social luego de un estado previo de casi total marginalidad. Pasaron de no poder tener una casa, porque no tenían derecho al título de una propiedad, a crear cooperativas”.

En Rojava siempre vivieron casi tres millones de pobladores kurdos. Durante la década de 1970, el gobierno del presidente Hafez Al Assad aplicó una política de asimilación y colonias conocida como el “cinturón árabe”. Era sencillo: se desplazaba a los kurdos y se llevaba pobladores árabes, a los cuales se asentaba en el territorio que, lentamente, era fragmentado. Sumando a esto, la negación del lenguaje de los kurdos, de sus celebraciones y hasta de su identidad. Legalmente no eran kurdos, tampoco sirios. Eran indocumentados en su tierra ancestral.

Las líneas sociales, políticas y económicas que hoy se aplican en el norte de Siria se desprenden del Con federalismo Democrático, ideología que impulsa el PKK y Öcalan desde mediados de la década de 1990. Concebido en el marxismo-leninismo, intentando crear un Estado kurdo, y tomando la lucha guerrillera como método ante la imposibilidad de participar en la política legal, el PKK dio un viraje polémico luego de muchos años de discusiones internas. Desde entonces convocó a sus seguidores a crear autonomías democráticas en los cuatro países en que está asentado el pueblo kurdo, volver a las raíces comunitarias de sus antepasados, romper con la dependencia al capitalismo a través de la formación de cooperativas, apuntalar una sociedad ecológica y multiétnica, y destacar que el sujeto de la revolución no era otro que la mujer, explotada por su condición natural pero también utilizada como mano de obra descartable.
En ese momento, coinciden muchos, algo tembló en Medio Oriente.

En Rojava, retoma Jin, “pasamos de un punto cero al punto de la propiedad colectiva. Eso hay que tenerlo en cuenta, porque no es que ahora decidimos que vamos a vivir en una aldea comunitaria, no tiene nada que ver”.

Esa autonomía democrática era para muchos una situación transitoria hasta que se calmaran las aguas y el Estado retornara a la región. El correr de los meses tiró abajo esa idea. “Eso traía muchas consecuencias, porque hay libertad de pensar lo que uno quiere, pero no se tomaban las riendas de los asuntos de la sociedad –dice Jin-. Pero la gente, poco a poco, tomó conciencia que auto dirigirse necesita de una sociedad muy ética, una conciencia muy amplia, necesita de la trama comunal, que es lo que tenemos a favor porque hemos vivido en una sociedad que históricamente es de ahí, que ha vivido comunitariamente con las otras nacionalidades. Las cualidades y condiciones que necesita esa decisión de auto dirigirse es avanzar de a poquito y fertilizar la tierra para que vayan creciendo esas instituciones que logren estructurar y consolidar este nuevo paradigma de sociedad democrática”.

En la historia de Kurdistán las mujeres son el ojo de huracán. Hace cinco mil años atrás, cuando las primeras migraciones de África llegaron a la Mesopotamia y se asentaron en comunidades, la mujer fue el centro de la organización. Como bien lo reivindica el propio Öcalan, esa sociedad matriarcal originaria tenía la virtud de respetar la naturaleza y la vida. Con el paso de los siglos, las mujeres fueron replegadas por la fuerza del hombre, la autoridad de los chamanes y en el siglo XI, con la irrupción del Islam, el poder religioso recayó sobre ellas. En la era moderna, a la sumisión impuesta por los hombres, las mujeres son blanco de la explotación del capitalismo.

Desde la fundación del PKK a finales de la década de 1970, el rol de la mujer estuvo latente y a flor de piel. Sakine Cansiz, una de las fundadoras del partido –asesinada en Francia en enero de 2013-, se convirtió en la principal referente. Pero la gran irrupción de las mujeres en el PKK se produjo en 1990, cuando después de muchas luchas internas comenzaron el peregrinaje hacia los campamentos guerrilleros. Ellas iban a combatir y a defender su identidad como mujeres, kurdas y revolucionarias. Al referirse a este tema, Jin explica que la lucha de las mujeres kurdas “cambió lo que es una mujer en Medio Oriente y diría que hasta en el mundo. Las mujeres en las montañas, yendo al frente de las batallas, de la coordinación política, en los trabajos de desarrollo ideológico, como vanguardia afectó hasta al núcleo familiar. Las mujeres, que décadas atrás estábamos restringida al ámbito privado del hombre y de la familia, empezamos a transformar desde ahí”.

Jin remarca la cuestión de la familia, porque en tierra kurda esa institución, que no perdió sus rasgos comunitarios pese a los avances del capitalismo y sus fuerzas represivas, fue transfigurada de manera radical. “Las mujeres encerradas en sus casas veíamos cómo una prima podía llegar a ser comandante y salir en la televisión hablando, entonces decías ‘por qué vamos a tener que estar encerradas acá’”, remarca. En el caso de Rojava, las mujeres crearon el Kongreya Star (Congreso Estrella), organización que las reúne para discutir y decidir sobre las políticas sociales y económicas, pero también para definir sus tácticas y estrategias para el pueblo.

“Las mujeres pueden incluirse en instituciones, pueden participar en diferentes áreas –relata Jin-. Hay gran parte de las mujeres jóvenes que participamos en las fuerzas de autodefensa. Tengo noción de cómo se ha caricaturizado mucho el tema de las milicianas, pero no me sorprende en absoluto. A través de negar la participación de la mujer como vanguardia de la sociedad, no como vanguardia de una milicia, se niega el proyecto político de un pueblo. Negando que las mujeres trabajan en las Casas de Paz resolviendo problemas del barrio, que trabajan en derechos humanos, que lideran el trabajo de la economía y las cooperativas, se niega que hay un proyecto político posible y concreto en práctica en Rojava”.

Lo que sucede con las mujeres en Rojava no es diferente a lo que ocurre en las otras partes del Kurdistán. El PKK, y las cientos de organizaciones vinculadas al partido, tienen sus propios espacios de mujeres. “En general, las mujeres participan mucho y se puede decir que son las más entusiasmadas. Tanto en la milicia como en la sociedad, estamos garantizando que este proyecto político, que esta idea de vida de una sociedad libre, vaya para ese lado. Estamos garantizando la liberación del pueblo y la convivencia de los pueblos. Por eso decimos que la mujer, no por naturaleza o por condición social, es el ser más aglutinante que va a garantizar el bienestar de la sociedad y una vida digna”, sintetiza Jin.

En el teléfono estalla un silencio que dura un instante. Escucho la voz de Jin, pero ahora en otra lengua. Habla con una persona y en el medio me dice que espere un segundo. También, a lo lejos, se nota el sonido de un auto que arranca. Jin vuelve y se disculpa: “Acá siempre hay muchas cosas que hacer”. Y retoma el hilo de la charla sobre las mujeres de Kurdistán. El rol que ellas cumplen en Rojava, remarca, “genera un conflicto que la gente asume y eso es lo importante. La cuestión de las mujeres, y esta línea que para nosotros es la más definitoria y la más estructural de todas, es la que va en estos cinco mil años de patriarcado que, creemos, que es el vehículo con el cual atravesó la desigualdad social a lo largo de la historia con sus diferentes formas”.

En una zona de tradiciones feudales, con una cultura de clanes que atraviesa a la sociedad y un Estado de controles rígidos, “el desarrollo de las mujeres como vanguardia está yendo al punto más arraigado de la sociedad, entonces va contra todas esas tradiciones feudales que están influidas por la islamización de la zona, por la fragmentación de Medio Oriente. Se genera conflicto en el plano político, en las instituciones y en los núcleos familiares, pero la gente lo está asumiendo”, asegura.

Pero lo más impactante es el cambio, y ese cambio se sostiene en un proceso revolucionario que se construye en lo cotidiano. “Le preguntas a la gente y te dicen que antes, diariamente, había asesinatos por honor, lapidaciones y eso ya no existe –señala Jin-. Haber recuperado su historia, haber empezado a definir la historia y la vida como mujeres, da la posibilidad que esa vida se empiece a construir y por ahí pasa el verdadero conflicto. Porque nosotros no estamos liberando la sociedad militarmente o adoctrinando, es un cambio en el cual la misma gente está combatiendo las tradiciones y los hábitos que están en contra de esa vida que ahora quieren y pueden nombrar”.

Hubo un momento en que Jin reafirmó su compromiso con el pueblo kurdo. Fue en julio de 2015, cuando un atentado terrorista estremeció el pueblo de Suruç, en el Kurdistán turco. Jin estaba a unos pocos kilómetros, en Qamishlo, la principal ciudad de Rojava. En el atentado, cometido en el Centro Cultural Hube Amado, fallecieron 32 personas. No sabe bien cómo explicarlo, pero ese ataque -que pudo verlo desde la lejanía con su humo negro y los gritos que atravesaban unos pocos kilómetros-, la conmocionó de forma estremecedora.

“En Kurdistán se está luchando desde todo punto de vista por las cosas más básicas del ser humano, por construir una mujer y un hombre libres, y de ahí poder construir una sociedad libre”, destaca.

Entre las funciones que ocupó en este tiempo, siempre desde el área de salud, Jin estuvo en la primera fase de la operación Ira del Éufrates, que encabezan las Fuerzas Democráticas de Sirias (FDS), en las cuales combaten las YPG/YPJ, y que tiene como objetivo liberar Al Raqqa, la tercera ciudad en importancia en Siria. Durante ese período, “algo que me llamó mucho la atención fue la relación de las FDS con la población árabe –recuerda-. No tanto la situación terrible por hambre o por destrucción de las casas, porque eso realmente casi no pasó, pero la situación en que vivían las poblaciones bajo dominio de ISIS era muy terrible”.

Desde la aparición del Estado Islámico, Al Raqqa fue tomada por esa fuerza terrorista y declarada capital del Califato que buscaba fundar la organización dirigida por Abu Bakr Al Baghdadi. Jin recuerda la liberación de los pueblos alrededor de Al Raqqa y las sensaciones que la cruzaron: “Es como llegar a un punto de la naturaleza humana muy extraña, de enajenación total, es como un sueño muy oscuro en el que estaba viviendo esa gente. La gente árabe tiene una particularidad muy interesante que es que no se va. Yo veía cómo tiraban cañonazos a pueblos donde ni siquiera había militantes y la gente no se iba. Y los compañeros hablaban, se reunían y hasta prohibían que se quedaran, pero la gente volvía a sus casas. Están totalmente arraigados a sus tierras”.

Estruendos, combates, lentos avances sobre un terreno desértico, el peligro de las minas plantas por ISIS, la muerte de milicianos kurdos, pero también la vida que nace a cada paso. “En el medio del combate se genera mucha convivencia entre la gente que sacamos y entre la misma área militar y los milicianos –finaliza Jin-. Aunque es difícil de imaginar no hay lugar para la muerte, todo es pura vida y pura energía, y mucho entusiasmo y optimismo. Es la sensación de que ojalá tuvieras más de una vida para poder dar más”.
leandroalbani@gmail.com



¿El fascismo es una amenaza real?

Por Germán Saltrón Negretti

El plan de EE.UU de estimular a los sectores fascistas de la oposición venezolana, para llevarnos a una guerra civil, como lo hicieron en la invasión terrorista en Irak, Libia y Siria, continúa en pleno desarrollo. Todos los días se promueve la guerra sobre la Venezuela Bolivariana (la económica, el terrorismo y la mediática para incendiar el país) se utiliza al hampa común y los paracos junto con los partidos políticos de Voluntad Popular y Primero Justicia para mantener el estado de angustia y  tratar de intimidar a los chavistas para que no salgan a votar en la elección de los Constituyentistas a la Asamblea Nacional este 30 de Julio.  Los presidentes Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe Vélez están unidos en la cruzada antichavista, no es casual que se preparen unos ejercicios conjuntos con unidades del ejército de los EE.UU y los militares colombianos este mes de julio a solo 300 kilómetros de nuestras fronteras.


Es necesario solucionar urgentemente el conflicto promovido por la Fiscal Luisa Ortega Díaz, que impide enjuiciar a todos los terroristas que asesinan impunemente a nuestro pueblo y evitar que continúen impidiendo el libre tránsito en algunos municipios y  ciudades del país. Es urgente tener un plan de movilización masiva del pueblo chavista a las mesas de votaciones para el 30 de Julio, con el apoyo del Plan Republica y asegurar la seguridad de los votantes. No se debe permitir por ningún motivo que se produzcan trancas de vías para garantizar el libre tránsito de todas las personas a los centros electorales en todo el territorio nacional. 

Aseguremos la  asistencia de los testigos y funcionarios electorales en los centros de votaciones en todo el país y tempranito. Buscar voluntarios que ayuden a los votantes a localizar su mesa y expliquen el funcionamiento de las máquinas de votación, para garantizar la rapidez en el proceso.  Voluntarios con motos y carros que  trasladen a todas las  personas con incapacidad motora para votar. La mayoría queremos la paz y todos saldremos a votar el 30 de Julio y seguir garantizando la paz y justicia social. Debemos impedir que el fascismo destruya a Venezuela y EE.UU se apodere de nuestro petróleo. Rectora D’amelio: Impedir elección de la Constituyente “es una violación del derecho al sufragio y un delito".

Toda esta gobernabilidad social y de características revolucionarias, atendiendo a como están las cosas en otros países ganados por el neoliberalismo, son la razón fundamental del continuo apoyo que el chavismo de abajo le sigue otorgando a Maduro. El otro elemento que la oposición no ha podido quebrar es la lealtad de las Fuerzas Armadas, y la conjunción de ambos bloques solidifican el búnker donde hasta ahora se han estrellado todos los intentos golpistas. Es importante que quienes gobiernan no pierdan esto de vista, ya que es precisamente desde los barrios y enclaves militantes del chavismo que se exige que la actual situación se enfrente con más radicalidad, no cediendo un ápice a las provocaciones derechistas pero tampoco a los cantos de sirena social demócratas que apuestan a un chavismo contrario a los que siempre impulsó su gestor, el Comandante Hugo Chávez.

Tampoco hay que descartar que en algún momento de esta ofensiva reaccionaria, quienes dirigen el plan operacional contrainsurgente no se conformen con las algaradas de la violencia fascista y decidan pasar a una etapa superior, invadiendo el país desde Colombia u otras plataformas similares. Y que lo hagan, tercerizando la intervención directa, como hizo la OTAN en Medio Oriente a partir de equipar y llenar de dólares las mochilas de los terroristas. Para ello, en la versión caribeña de este plan injerencista, intentarían apelar al concurso de los paramilitares buscando la luz verde del gobierno de Santos y el Uribismo. Es para esa etapa, que más allá de la respuesta que le ofrezcan pueblo y ejército chavista, se hará imprescindible la solidaridad internacionalista en todas sus variantes.

Ante esta posibilidad, quienes se reivindiquen bolivarianos, chavistas y antiimperialistas en todo el continente deberían estar preparados para estar a la altura de las circunstancias de lo que Venezuela precise. Sobre todo, sabiendo lo que ha sido y son a nivel cooperación desinteresada el pueblo y el gobierno venezolano, partiendo de las veces que la Revolución Bolivariana ha acudido en apoyo a otros pueblos que sufrían necesidades o eran chantajeados por no someterse al Imperio.

Es por ello, que analizando autocríticamente lo hecho hasta el presente, se debe fijar -como ya lo han hecho los Movimientos hacia el ALBA- la prioridad del accionar en sostener el proceso encabezado por Maduro, a la vez multiplicar la presencia en las calles cada vez que se convoque a apoyar a Venezuela y repudiar a los fascistas que la atacan. Es indispensable también denunciar lo que allí ocurre, desmentir con información veraz lo que los medios hegemónicos de cada uno de los países se encargan de tergiversar, y por último estar en permanente alerta para evitar que esa guerra imperialista confunda y aliene a quienes se dicen de “izquierda" y terminan derrapando por derecha a la hora de hablar de Venezuela. Nadie, absolutamente nadie que se reclame del campo popular puede ignorar que si cayera el gobierno chavista la oleada de terror y revanchismo no solo golpearía al pueblo venezolano sino que se podría extender a todos los países donde el Imperio tiene discípulos y teje complicidades con EE.UU.

La suerte de la Patria Grande se juega en esta pulseada entre quienes apuestan a la defensa de la democracia participativa revolucionaria y aquellos que mediante el terror tratan de implantar el fascismo y entregarle el país a las corporaciones trasnacionales.

La izquierda mundial en todos sus matices no le puede fallar al pueblo bolivariano y a sus ansias de paz.

www.todosobrederechoshumanos.blogspot.com 
germansaltronpersonal@gmail.com

Trump refuerza el Bloqueo

 Por Emilio Marín 
Y acusa a Cuba  de ser una dictadura

La isla socialista sufre un recrudecimiento del bloqueo por decisión de Donald Trump. De todos modos su democracia no se amilana y el próximo 22 de octubre habrá elecciones generales.

El bloqueo norteamericano contra Cuba comenzó en febrero de 1962, con todos los daños económicos que eso supone. Este año, como desde 1992, la Asamblea General de la ONU recibirá el proyecto de resolución cubana condenando el bloqueo y la abrumadora mayoría de países lo votará. Así fue el año pasado, cuando 191 representantes reclamaron el fin del bloqueo y sólo dos países se abstuvieron (Estados Unidos e Israel), sin votos en contra.


 En esta oportunidad los 191 votos solidarios con Cuba se mantendrán y la duda es qué hará ese par de tíos que se abstuvieron. Es que gobierna Trump y por eso la representante estadounidense, Nikki Haley, podría volver a la votación contraria; si así fuera, Israel, seguiría esos pasos indignos.

La presunción no es arbitraria. El 16 de junio pasado Trump hizo un acto con la gusanería de Miami, con el senador Marco Rubio y la legisladora Ileana Ros-Lehtinen, republicanos y archienemigos de Cuba. En  el teatro Manuel Artime, que homenajea a uno de los cabecillas de la invasión de Bahía Cochinos en 1961, anunció una nueva política hacia La Habana, volviendo sobre los tímidos pasos dados por Barack Obama a partir de diciembre de 2014. Se acabaron los viajes de estudios a título individual de los norteamericanos y los acuerdos comerciales de sus empresas con firmas cubanas que tuvieran vínculo con las Fuerzas Armadas Revolucionarias. Y también volvieron las sanciones a empresas suyas o de terceros países por el “delito” de comerciar con la isla.

En lo que va de 2017 la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), ya dispuso cuatro multas por supuestas violaciones al bloqueo económico, comercial y financiero. La última afectada fue la compañía estadounidense de seguros American Internacional Group (AIG), a la que penalizaron con 148.698 dólares por haber provisto seguros al envío de mercancías hacia o desde Cuba.

Otra sanción había caído sobre American Honda Finance Corporation, que distribuye productos Honda y Acura, acusándola de alquiler de vehículos a la embajada de Cuba en Canadá. La multaron en 87.255 dólares. Según los cálculos cubanos, los daños económicos directos ascienden a 753.668.000.000 dólares, actualizando el valor del dólar en estos 55 años.

Acusaciones falsas
Trump quiso justificar su “Memorando Presidencial de Seguridad Nacional sobre el Fortalecimiento de la Política de los Estados Unidos hacia Cuba”, firmado en Miami, criticando al sistema político cubano como antidemocrático.

El presidente que bombardea Siria y Afganistán, que impide la llegada de inmigrantes, que privará del seguro de salud a 23 millones de habitantes con la reforma del Obamacare, que abandona los acuerdos sobre el Cambio Climático firmados por 195 países, que refuerza el bloqueo contra Cuba, etc., no tiene autoridad para criticar a nadie.

Pero además, miente, porque la isla practica su democracia socialista, de bases, con gran participación ciudadana, sin gastos como los del capitalismo y sin políticos corruptos y mentirosos. Estos medran en gran cantidad de países, incluyendo por supuesto los Estados Unidos. Cualquier duda, ver las cinco temporadas de House of Cards y allí los personajes Frank Underwood y su esposa Claire, les mostrarán cuál es “la democracia” de la Casa Blanca, el Capitolio, la CIA y el Departamento de Estado.

El 14 de junio pasado, el Consejo de Estado de Cuba dio comienzo al cronograma electoral y dos semanas más tarde la Comisión Electoral Nacional, cuya titular es Alina Balseiro Gutiérrez, ya estaba dando una conferencia de prensa. Allí informó que las elecciones para delegados a las asambleas municipales y provinciales del Poder Popular se realizarán el 22 de octubre próximo, que casualmente coincidirán en la fecha con las legislativas nacionales de la Argentina. Como los candidatos tienen que sumar el 50 por ciento más un voto para ser electos, en los casos que no lleguen a ese porcentaje se realizará la segunda vuelta el domingo 29.

Balseiro Gutiérrez no dio la fecha de la segunda etapa de las elecciones, para la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP), encargada posteriormente elegir al presidente y un vicepresidente primero de la república, otros cinco vicepresidentes, un secretario y 23 miembros del Consejo de Estado.

La Comisión Electoral Nacional (CEN) es la autorizada por la Constitución cubana de 1976 y la ley electoral de 1992 de nominar a la Comisión de Candidaturas Nacional (CCN), que se integra con representantes de la Central de Trabajadores de Cuba (CC), los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), la Federación de Mujeres de Cuba (FMC), la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP), la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) y la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media (FEEM).

Esa Comisión de Candidaturas confirma que el Partido Comunista no tiene la potestad de proponer las candidaturas, como acusan EE UU y los países que repiten sus mentiras. El sistema cubano se va conformando de abajo hacia arriba: desde las asambleas de vecinos que proponen candidatos sin importar su afiliación o carencia de la misma, pasando por el examen de esas candidaturas por parte de las comisiones de cada nivel (municipal, provincial y nacional) y finalmente el voto libre, secreto y no obligatorio de los 11 millones de cubanos, para elegir a los delegados del Poder Popular.

Más democracia 
La ingeniera Gisela María Duarte Vázquez, presidenta de la CCN, les entregó el 30 de junio las credenciales a los 7 miembros. Por la Federación de Estudiantes Universitarios fue designada Mirthia Julia Brossard, de 22 años, estudiante de Relaciones Internacionales.

Se elegirán 12.515 delegados del Poder Popular en comicios generales; los candidatos serán nominados en asambleas a realizarse entre el 4 y el 30 de septiembre por todos los cubanos mayores de 16 años.

Y así, desde abajo hacia arriba, ellos irán ejerciendo su poder democrático del voto para nominar al órgano de poder popular a nivel nacional, la ANPP. Y ésta elegirá a las máximas autoridades del Estado, a principios de 2018. En ese momento habrá un momento de inflexión porque Raúl Castro estará terminando su segundo mandato y él propuso que los altos cargos políticos no puedan exceder dos mandatos. Hay candidatos que podrían ocupar su lugar, siempre con el voto popular; entre ellos Miguel Díaz Canel (57), actual vicepresidente.

Esa es una hipótesis. Lo que es seguro es que en estas elecciones, como en todas las realizadas a partir de 1976, habrá una altísima participación, superior al 95 por ciento, realzado porque el voto no es obligatorio.

Este aspecto contrasta con el modelo norteamericano, cuyas elecciones tienen una participación apenas superior al 50 por ciento; como compiten dos partidos hegemónicos quiere decir que el ganador tiene algo más del 25 por ciento de los sufragios.

No se trata sólo de participación para votar en Cuba, porque hay asambleas barriales para nominar candidatos y si éstos son electos tienen la obligación de realizar dos reuniones al año con sus vecinos para informar, rendir cuentas y recibir data sobre sus circunscripciones. Los delegados que incumplen su trabajo o defrauden a los electores pueden ser revocados, algo que provoca una sana envidia en el cronista y muchos argentinos. En 2015 Mauricio Macri prometió la pobreza cero y hoy los despedidos y suspendidos se cuentan por centenares de miles…

Otro aspecto notable del sistema cubano es la baratura. Cuando las candidaturas están aprobadas por la CCN, se dispone que en los lugares públicos se peguen copias de la foto y currículo del candidato. Punto. Ni marketing, ni Durán Barba o Duda Mendonca ni ningún gurú, ni medios monopólicos afines, encuestas pagas, carpetazos y aportes de empresas que luego se cobran con contratos. Cero peso. A los argentinos, en cambio, las PASO de octubre nos costarán 2.600 millones de pesos para 41 primarias para diputados nacionales y 4 para senadores.

Se dirá que allá hay un solo partido, PCC, pero en EE UU sólo dos se reparten el poder imperial y en 2015 en Argentina había 691 partidos (38 nacionales y 653 de distrito).

Lo importante no es la cantidad, sino la naturaleza política y objetivos de los partidos. En la isla hay uno solo porque ese fue el legado de su Héroe Nacional José Martí, que en 1892 fundó el Partido Revolucionario Cubano enfatizando que tal unidad era decisiva para la independencia. Raúl Castro dijo en la Conferencia Nacional de 2012: “Renunciar al principio de un solo partido equivaldría, sencillamente, a legalizar al partido o los partidos del imperialismo en suelo patrio y sacrificar el arma estratégica de la unidad de los cubanos, que ha hecho realidad los sueños de independencia y justicia social por los que han luchado tantas generaciones de patriotas, desde Hatuey hasta Céspedes, Martí y Fidel”.

Se podrá estar de acuerdo o no con el partido único cubano, pero no se puede caer tan bajo como Trump de acusar por ello a Cuba de dictadura. Los cubanos, sin exportar su modelo electoral, enriquecen el concepto de democracia. 

ortizserg@gmail.com

Venezuela es como el cuero seco:

Por Juan Martorano 
Si lo pisan por un lado se levanta por el otro

Este es un pueblo de batallas sin tener armas, que triunfa con los reveses, que en los desastres se organiza, que el terror lo exalta, que la clemencia fingida o real lo indigna, con quien no hay medio ni esperanza que tuerza o adultere su propósito, porque no se presta a nada que no sea al triunfo de la revolución tal como él la quiere: absoluta y radical”. General Juan Crisóstomo Falcón* *Proclama fechada en Agua Clara, 1861*


Para el momento en que escribo estas líneas, restan trece días para los comicios para elegir 537 hombres y mujeres que ejercerán vocería en la Asamblea Nacional Constituyente, sumando a 8 voceros y voceras de nuestros pueblos indígenas. Es decir, no serán unas elecciones más y cualquiera sino que las venezolanas y los venezolanos tendremos una cita con el autobús de la historia.

Tenía previsto escribir sobre algunos escenarios que pueden suscitarse de aquí al 30 de julio, y de hecho lo haremos, pero ante la tamaña muestra contundente de nuestro pueblo, no podía pasar ese hecho por debajo de la mesa, y por eso lo antepuse antes de publicar lo de los escenarios que estoy mencionando.

Ayer, ese pueblo bravío, indómito e indoblegable, como ya lo anunciábamos en nuestro artículo más reciente, salió en masa y en cambote a participar en el simulacro convocado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para ir probando toda la logística, toda la plataforma tecnológica e ir familiarizando a los electores y electoras con el proceso del próximo 30 de julio. Lo sorprendente es que, en un evento de estas características, habilitado apenas el 20% de los centros electorales y que no se estila una participación alta, se haya desbordado de la manera como lo hizo en el día de ayer.

De hecho, de acuerdo a nuestras proyecciones y números, no menos de 6.2 millones de personas se movilizaron en el día de ayer en el simulacro para los comicios de la Asamblea Nacional Constituyente.

No menos de 6.2 millones de compatriotas, independientemente de su signo político o ideológico, dijeron y manifestaron que quieren paz y no más violencia.

Esto contrasta con la consulta popular, plebiscito, manifestación de voluntad o como quieran llamarla, convocada por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), donde no participaron, de acuerdo a nuestras cifras, más de 1.100.000 personas.

Por estos números que estoy revelando en este artículo, seguro empezaran las huestes fascistas a atacarme como lo han hecho en los últimos días a través de mensajes enviados a mi correo electrónico, creyendo que con eso me van a desmoralizar, y al respecto, les expresó lo siguiente. Sin duda que andan arre chitos y arre chitas y adoptando un tono de amenaza porque dizque la payasada de ayer es legal y que las Fuerzas Armadas tienen que intervenir en la coyuntura actual.

Y de ahí su estrategia desesperada de aumentar a más del doble de lo que está en estos momentos la inflación hoy antes del 30 de julio y llenar a este país de más violencia.

Creo que deben leer mejor el momento político y el mensaje que el pueblo les ha enviado el día de ayer. No se pongan con ridiculeces y payasos porque si no los vamos a barrer, y esto no es un mero ejercicio de retórica, se los advierto.

Esta consulta interna de la MUD, que pese a no estar prevista en la Constitución y no tener carácter vinculante, respetamos a aquellos y aquellas que participaron de la misma. Solo hacemos el llamado a esa dirigencia de la oposición venezolana, a no engañar nuevamente a sus seguidores y seguidoras como lo han venido haciendo a lo largo de estos años.

Lo observado en el día de ayer no solo fue impresionante por la cantidad, sino que además fue sorprendente por la calidad en el discurso. Ayer observamos a un pueblo consciente y rebelde: Ni chivos ni oportunistas que aprovecharon las colas para hacerse propaganda.

Sin duda que en el día de ayer, nuestro Hugo Chávez resucitó con el día del Carmen en su pueblo amado, el cual dio una demostración contundente de apego a la paz, al ejercicio de sus derechos soberanos, de humildad cuando aguantó estoicamente callado las agresiones, ofensas de la oposición a su voluntad de construir una patria nueva.

Como lo expresó mi buen amigo y hermano, el cantautor zuliano Amílcar Briceño, el mismo de “Febreros y Abriles” y “El Sol sale por el Sur”: “Nos han puesto a pasar hambre, a vivir lo peor de las crisis jamás vista en Venezuela, nos han matado a muchos compatriotas, nos han quemado clínicas infantiles, centros de salud, galpones de comida y medicinas, sin embargo, el pueblo fiel al legado de Chávez está ahí, firme, sin importarle hacer largas colas.

Ayer vimos mucha gente, largas colas para el simulacro en muchas partes del país, la Constituyente Si Va.

Y al igual que Amílcar, Amo a este pueblo como a mi propia vida, como lo dijo en alguna oportunidad Nuestro Libertador y héroe, padre de la Patria Grande, Simón Bolívar. “Que estamos atribulados en todo, más no angustiados; en apuros, más no desesperados; perseguidos, más no desamparados; derribados, pero destruidos 2 Corintios 4:8,9.

Es por eso, que somos más que vencedores y vencedoras.
¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
¡Hasta la Victoria Siempre!
jmartoranoster@gmail.com


martes, 18 de julio de 2017

Colombia Explicada para Turistas

Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez

No debe resultar fácil para un extranjero en plan de negocios, turismo o asuntos de fin de semana, entender la complejidad del entramado socio político de la sociedad colombiana y sus conflictos. Tampoco debe resultar simple llevarse una idea clara sobre qué es eso de la paz territorial, la defensa de los territorios o las mezclas culturales que tejen sentidos de dignidad juntando memorias y olvidos. Cien grupos indígenas victimas del abandono, la tercera parte en riesgo de extinción, comunidades afro, raizales y palenqueras mencionadas en papeles y negadas en la práctica, ciudades de dos caras, una moderna, de oportunidades, calles asfaltadas, edificios inteligentes, pasarelas, boutiques, vitrinas de grandes marcas y oficinas robotizadas y otra de miseria y violencias. Se puede estar presente con solo cruzar una calle en el más avanzado debate sobre economía y en un asesinato por un celular.


¿Cómo entender que un país que desde que llegó la televisión, la industrialización, la creación de grandes ciudades, que cambiaron la relación de 70 por ciento de población en el campo y 30 en la ciudad a exactamente lo contrario, no ha modificado las estructuras de poder de las elites y las familias que gobiernan se rotan los cargos y se mantienen inamovibles?, ¿cómo entender que el país rural, popular y marginado que se levantó en armas, es el mismo que se dedicó a buscar la paz, la agitó, enterró a sus víctimas y ahora cuando ha conseguido firmarla en un pacto de clases entre elites y una insurgencia popular, un influyente grupo de guerreristas se alindere en la ultraderecha, heredera fiel del feudalismo en su apego a la tierra y a la fe, para truncar su implementación?.

¿Cómo explicar que el acuerdo de paz entre el estado y la insurgencia de las FARC, representa la mayor victoria política popular de los últimos tiempos, pero que socialmente no parece posible cobrar esa victoria?. ¿Cómo explicar que a pesar del pacto de paz, no es preciso ni responsable hablar de postconflicto, aunque se haya creado un ministerio de posconflicto? ¿Cómo contar que el fin completo del levantamiento armado no ha llegado y que está en curso una negociación política con la insurgencia del ELN?.

¿Cómo indicarle al que está de paso que siguen intactos los grandes conflictos sociales asociados a la inequitativa distribución de la tierra, el trabajo y el capital y a la exclusión de sectores no tradicionales de la política y que los grupos históricamente marginados continúan sin reconocimiento? ¿Cómo explicar que el gobierno está conformado por una coalición de grupos de derecha, pero que la oposición no es de izquierda, si no que la usurpa un partido de ultraderecha que no representa a ningún sector popular y al contrario es corresponsable de la tragedia de la guerra y principal alentador del bloqueo a derechos humanos y garantías democráticas?.

Así es Colombia, compleja, polarizada, sometida a las reglas del capital y diligente para cumplir las órdenes de la política internacional trazada desde el pentágono. Es un amplio territorio verde y colorido, con un poco de todo, criminales disfrazados de excelencias e inocentes señalados de bandidos, elites persiguiendo a su pueblo para engañarlo y su pueblo inmortalizándolas. Y para quienes no están de turistas, ni visitantes, si no de habitantes, dueños de una conciencia colectiva en defensa del país libre y soberano, cómo auto explicarse que es el momento de hacer la política sin armas, para vencer el odio y los valores de la renovada inquisición y su enorme capacidad tecno fascista de manipulación de medios y redes. ¿Cómo entender que es la hora para que otro poder, adentrado, sin centros de mando dirigidos por vanguardias, transversal, territorial y popular, construya el camino de la victoria política de la paz, sin el concurso de las elites, para que los cambios sean posibles y pronto.

¿Cómo auto entender que es en unidad y no con débiles fragmentos y con una plataforma única de lucha desarmada que se puede atender el reto de ser gobierno ahora y a la vez enfrentar la bandada de hienas y aves rapaces del capitalismo salvaje trasnacional que caerán sin contratiempos sobre la enorme riqueza de suelo, subsuelo y biodiversidad, ahora libre de ejércitos rebeldes, pero en proceso de retoma por aparatos armados al servicio de los despojadores.

Para propios y extraños, es complejo y difícil entender el todo, porque no hay un país similar a Colombia entre los 193 que hacen parte de la ONU. Como ningún otro ha firmado la totalidad de declaraciones, convenios, protocolos y acuerdos de derechos humanos y del DIH, ratificado la convención de Viena, que pone las reglas para todos los convenios internacionales, suscrito los pactos globales de desarrollo, los protocolos contra la discriminación, la desaparición forzada, la trata de personas, la esclavitud y el reclutamiento de niños para el trabajo o la guerra.

Pide a otros cumplir al pie de la letra la carta de derechos del hombre de la OEA, para garantizar la democracia, hace rigurosas y costosas elecciones para legitimar niños representantes en el preescolar, elegir presidente de la república y autoridades de juntas de comunales, sindicatos, universidades, partidos y alcaldías. Se presta para realizar elecciones de vecinos contra el gobierno legítimo en abierta injerencia a la libre determinación de su hermana república, como ocurrió el día 16 de julio. Colombia no es un país sui generis, simplemente es así, un país complejo, cuyo gobierno en contra de la mayoría de población firmó y exalta el TLC que lo empobrece, abomina el comunismo y persigue a sus militantes pero envía a sus congresistas a vacacionar en China, un país forzado a entrar a la OCDE, aunque siguen los asesinatos de líderes sociales, los derechos de los trabajadores son vulnerados, la educación en cifras ocupa los últimos lugares y la sanidad pública, las vías, la desnutrición y la violencia son una repetida y trágica noticia cotidiana. Un país que a voluntad de sus elites se niegan a desmontar sus tropas de guerra y hace cola para insertarse en la OTAN e intervenir en las guerras del capital del lado de los invasores o prestarle servicios al ejército americano que comanda Mr. Trump bien sea para asesinar humanos y destruir en Venezuela, Corea o Nicaragua.

mrestrepo33@hotmail.com

El mal versus el bien

Por Jaled Ali Ayoub Bazzi

El mal desgraciadamente ha ganado las mayorías de las batallas, y en todos los terrenos, en cambio el bien, han y siguen resistiendo y perdiendo las injustas guerras impuestas. Ambos, el mal como el bien, siempre se protegerán, utilizando todos sus conocimientos, para ganar y no perder. El mal sigue teniendo una ventaja asombrosa e injusta, en la actualidad es aún mayor, ya que poseen la inmensa riquezas y corporaciones multinacionales, que logra presionar, manipular y acomodar todo a sus favores o beneficios. El bien solo les queda a los supuestos hombres y mujeres, quienes guían y dirigen, el bien. 


En el ámbito económico oh capitalista, el mal es salvajemente agresivo e inhumano, los intereses se acumulan en pequeña facciones, desprotegiendo a la inmensa mayoría de la población. En cualquier otro sistema que no sea el capitalismo, tiene sus beneficios a simple vista, se ve encantadora ya que defiende los intereses de la inmensa mayoría. El mal sorprendentemente logro que la mayoría de los terrícolas racionales aceptaran su esencial arma, (divides y reinaras). Todos los países se sienten orgullosos de sus divisiones, algunos las llaman  democracia oh otros sistemas, pero en ocasiones la confunden con libertinaje.

Cuando un equipo de cualquier deporte, una familia de cualquier sociedad, o una nación de cualquier país mundial, se divide, automáticamente se debilita, dejando el terreno propicio a los contrincantes.

Indiscutiblemente la revolución bolivariana, imprenta en la constitución, es amplia y clara, la más humanista del planeta, pero con algunos vacíos que habría que escudar con la nueva constituyente. Dejando sobre entendido de que el oficialismo se encuentra del lado humano, simbolizando el bien. Mientras el poderoso e inhumano mal, disfrazado en humanistas, es guiado por los supuestos honorables, pero insaciables líderes internacionales. El bien queda desprotegido, por sus dirigentes, ya que la mayoría brincan la tarranquera, cuando brotan las constantes oportunidades, de las provocadoras, codiciosas y engañosas carnadas. E allí donde siempre, SIEMPRE,  el bien pierde en contra del mal, ya que sus dirigentes no pueden con las tentaciones, amenazas, chantajes o presiones del poderoso mal, regional, nacional e internacional.

Asombrosamente, todos los credos incluyendo las tres nobles religiones monoteístas, tienen dirigentes que deberían y tendrían que representar el bien, ya que son quienes interpretan las escrituras de sus libros sagrados. La mayoría de los líderes espirituales, rabinos, sacerdotes y sheikh,  son igualmente humanos, se desploman con las tentaciones y manipulaciones, del irresistible mal. E allí como el más puro representación del  bien, enviado por Dios,  pierde las guerras, ya que se ausenta la confianza por sus mal comportamientos. La ecuación es simple y muy dolorosa. El mal es guiado por el mal, por otro lado, el bien es guiado a principio por el bien, pero la mayoría terminan  representando  el mal. 

Cada vez se estrecha la imagen entre lo visible e invisible, el enfoque de la mayoría de los electores o seguidores, que representan el bien, las tiene dificilísimo, ya que tendría que escoger entre el mal y mal, oh el bien y mal. La respuesta es simple, a ninguno, ya que ambos representan el mal. El bien se ausenta, la impotencia se alborota y la paciencia traspasa el infinito.

El mal, jamás descansara siempre persistirá en el flanco débil del bien, los dirigentes leales, que en su mayoría se despegan desde el honor, aterrizando en el territorio del gula. Si confronta o señala a los malos dirigentes, políticos o religiosos del bien, se estaría dándole un apoyo a la poderosa maquinaria de comunicación del mal del mal, para desprestigiar y debilitar aún más a la imagen del bien. El otro lado se encuentra una arena movediza, si no la aclara, la confianza os debilita y si lo hace traicionas el bien.

Lo único seguro en todas estas diversas escogencias, y ecuaciones, se deslumbra algo claro y esencial, jamás se tendría que apoyar directo o indirecto al mal del mal, y seguir buscando a los nuevos dirigentes del bien y protegerlo de sí mismos, de las constantes carnadas que vislumbraran en su labor.

El mal invadió al planeta, secuestro las religiones y codician a los altos dirigentes, que aún resisten. Viva la resistencia del bien, en contra del mal.

jaledaliayoub@hotmail.com