miércoles, 21 de agosto de 2019

La inmoralidad de la Burguesía y el capitalismo

Por Diego Olivera Evia:

El neo fascismo destruye la sociedad y al planeta

En varios análisis hemos planteado los avances del fascismo, sustentado en la violencia étnica, el fenómeno del crecimiento de los modelos de ultraderecha, en Europa y ahora se han sustentado nuevas tendencias en América del Sur, siendo el modelo fascista del presidente de Brasil Bolsonaro, un capitán militar golpista, ha logrado unir a sectores del populismo, creando una crisis moral y ética.


Siendo el racismo la base de los ataques a las favelas, como el desplazamiento de los pueblos autóctonos, en el habita del Amazonas, han sido desplazado y asesinados por los empresarios y los grupos de asesinos, el intento de destruir los arboles para crear la deforestación,  para las papeleras y otros usos, en ese sentido le mismo Bolsonaro, ha manifestado que los pueblos autóctonos no son brasileños, no hablan portugués y son salvajes, son sucios, lo que muestra claramente la xenofobia de los militares, que se han dejado arrastrar hacia un Brasil, sin perspectiva de desarrollo, la mismas acciones de este modelo,  es poner en los colegios esvásticas como parte de la educación fascista, negando los derechos de los padres a no concebir una educación laica.

De la misma manera el gobierno de Chile ha mantenido, una constitución fascista impulsada por los militares y por Pinochet, creando una sociedad de desiguales, siendo los pueblos mapuches hostigados por los empresarios, también los sectores sociales y los estudiantes buscando reivindicaciones, son reprimidos por los carabineros fuerza policial de choque y abuso con las mujeres, en esta realidad la sociedad chilena, que no vive en democracia, sino en un modelo fascista con un mandatario empresario, pinochetista,  mostrando un modelo de derecha, apoyado por la que se dice socialista y realmente apoya el modelo de EEUU y ataca a los países progresistas, demostrando una vez más la hipocresía de los políticos chilenos.

Como parte de estos países de la ultra derecha, se unen los gobiernos de derecha, como son Perú, el modelos de violencia y muerte contra los movimientos sociales, contra los amnistiados de la Farc, siendo el presidente de Colombia Duque un títere del terrorista y expresidente Álvaro Uribe, el mayor terrorista de esta nación, apoyando a los paramilitares, como los carteles de la droga, siendo Duque el inmoral al decir que la droga y los narcos, son las principales fuete de ingresos de Colombia, los otros miembros de esta mentiras de derecha y el principal ladrón Macri, completa los ladrones y vende patria, dejan la realidad de un modelo de ultraderechas, a la vez usan los paraísos fiscales  para esconder sus robos al estado, de esa manera América Latina sufre las consecuencias, de presidentes y funcionarios públicos al servicio de esta delincuencia internacional.

La inmoralidad de la Burguesía y el capitalismo
En este sentido nos parece importante mostrar un análisis del fascismo desde el ángulo de la retórica humana y social Leonardo Boff, ex presbítero y luchador social.

 Donde plantea en un parte de un trabajo que el fascismo nació y nace dentro de un determinado contexto de anomia, desorden social y crisis generalizada. Desaparecen las seguridades y las órdenes establecidas se debilitan. La sociedad y los individuos tienen dificultades para vivir en tal situación. Científicos sociales e historiadores como Eric Vögelin (Orden e Historia, 1950, reedición en 2001; L. Götz, Entstehung der Ordnung 1954, Peter Berger, Rumor de Ángeles: La sociedad moderna y el redescubrimiento de lo sobrenatural, 1973), mostraron que los seres humanos poseen una tendencia natural hacia el orden. Allí donde llegan crean pronto un orden y su hábitat. Cuando desaparece se usa comúnmente la violencia para imponer cierto orden sin el cual no se forma la cohesión social de la convivencia.

El nicho del fascismo encuentra su nacimiento en este desorden. Así al finalizar la Primera Guerra Mundial se generó un caos social, especialmente en Alemania e Italia. La salida fue la instauración de un sistema autoritario, de dominación, que monopolizó la representación política, mediante un único partido de masas, jerárquicamente organizado, enmarcando todas las instancias, la política, la economía y la cultura en una única dirección. Esto sólo fue posible mediante un jefe (el Fürher en Alemania, el Duce, en Italia) que organizó un Estado corporativista autoritario y de terror.

Como legitimación simbólica se cultivaban los mitos nacionales, los héroes del pasado y antiguas tradiciones, generalmente en un marco de grandes liturgias políticas, inculcando la idea de una regeneración nacional. Especialmente en Alemania los seguidores de Hitler se llenaron de la convicción de que la raza alemana blanca era “superior” a las demás, con el derecho de someter e incluso de eliminar a las inferiores.

La palabra fascismo fue usada por primera vez por Benito Mussolini en 1915 al crear el grupo “Fasci d’Azione Revolucionaria”. Fascismo se deriva de un haz (fasci) de varas, fuertemente amarradas, con un hacha al lado. Una vara puede ser quebrada, un haz, difícilmente. En 1922/23 fundó el Partido Nacional Fascista que perduró hasta su derrocamiento en 1945. En Alemania se estableció en 1933 con Adolfo Hitler, que al ser nombrado canciller creó el Nacionalsocialismo, el partido nazi que impuso al país una dura disciplina, vigilancia total y el terror de Estado.

El fascismo se presentó como anticomunista, anticapitalista, como una corporación que supera las clases y crea una totalidad social cerrada. La vigilancia, la violencia directa, el terror y el exterminio de los opositores son características del fascismo histórico de Mussolini y de Hitler, y en el neofascismo la violencia también está presente.

El fascismo no ha desaparecido totalmente nunca, pues siempre hay grupos que, movidos por un arquetipo fundamental, buscan el orden de cualquier forma. Es el neofascismo actual. Hoy en Brasil hay una figura más hilarante que ideológica que propone el fascismo, y en nombre del cual justifica la violencia, la defensa de la tortura y de los torturadores, de la homofobia y otras desviaciones sociales. Siempre, en nombre de un orden a ser forjado, contra el actual desorden vigente, usando violencia.

El fascismo siempre ha sido criminal. Creó la Shoa (eliminación de millones de judíos). Utilizó la violencia como forma de relacionarse con la sociedad, por lo que nunca pudo ni podrá consolidarse por largo tiempo. Es la perversión mayor de la sociabilidad humana. En Brasil no será diferente. Pero aquí no tendrá posibilidades de imponerse Fin.

Esta nota muestra la realidad del fascismo en el modelo de Mussolini y el de Hitler, enfermos por el poder crearon el dominio en Europa, África y parte de Asia, asesinando a millones de judíos y pueblos de Europa, pero lo llamativo y tenebroso es el papel de Hoy de el Estado Israel, dominados por el sionismo una variable semítica atacando y masacrado a los palestinos  y en mayoría a los niños, como las declaración de una diputada Sionista, el asesinato en masa de las madres palestinas.

Lo que muestra una vez más que el sionismo es un brazo del fascismo, siendo estas acciones una guerra contra Siria, contra el Líbano, impulsar acciones contra Irán, para apoderase EEUU y el sionismo del estrecho de Ormus, todos estos hechos son parte de un mundo, dividido un capitalismo terrorista, donde las trasnacionales y EEUU son los mayores terroristas contra la humanidad y sociedad humana.

Periodista, Analista Geopolítico
diegojolivera@gmail.com

La intimidación imperial como la política de la postrimería de EE.UU.



 Por Rolando Prudencio Briancon:

La política del gobierno Trump viene a encarnar la política que cualquier otro imperio impulsaría, o a lo que cualquier otro imperio recurriría para resistirse asumir una realidad que cíclicamente le llega a todo imperio. Vale decir que no se limita a tener que aceptar que su condición de tal vaya a terminar de ser parte de lo que es parte del acervo de la historia que la humanidad ha conocido. Más allá de lo que es la verificabilidad de esta realidad, es tan sólo el recuerdo lo que quedará en adelante.
Parte del rechazo de resistirse asimilar esta realidad se manifiesta en una serie de acciones, como también de desafiantes declaraciones que están destinadas a mostrar el poderío que, en el mejor de los casos se pretende por lo menos conservar, o en el peor de los casos, por lo memos mostrar.



Es obvio que cualquier imperio que se resiste dejar de ser tal, debe contar con los operadores que mejor encajen en una estrategia que esconda los estertores de su hegemonía, y para ese efecto Trump es un operador clave para esa trama, la cual tiene por objeto ocultar esa realidad. Pero a la vez también confirmar que se continúa conservando esa imbatible condición imperial.

Así es como, si es que se revisan las políticas que Trump ha emprendido desde que ha llegado a la Casa Blanca; las mismas muestran una agresividad innecesaria para contra distintas “amenazas” creadas, y que las considera tales a parir de aquella nostálgica neurosis de “Volver Hacer Grande América” que se ha trazado, desatando toda una campaña de identificación de los “enemigos”, o los causantes de la pérdida de aquella grandeza. Una de las muestras de esa nostálgica inclinación ha sido el hecho de rodearse de viejos “halcones”, como John Bolton, Eliot Abraham, Pompeo, etc.

Ha sido a partir de esa vindicativa visión que tiene Trump que se abierto distintos frentes de ataque; no sólo contra los migrantes, y los hijos de los mismos, que es el grupo contra el que más ha focalizado su fobia; sino hasta contra las propias instituciones internacionales contra las que también no ha dejado de desacreditar, como lo ha hecho contra la misma ONU o la UNESCO, acusándolas de haberse aprovechado de la generosidad de los EE.UU.; y ni qué decir de varios gobiernos como el venezolano el de Corea del Norte, Siria, Irán etc., últimamente China sobre el impase con la península de Hong Kong, con quienes mantiene una línea de agresión permanente.

Claro que no menos cierto es que en muchos casos, sino en la mayoría, lo que  ha quedado las más de las veces es tan sólo el tono amenazante de Trump, y que en el mejor de los casos ha terminado en la imposición  de sanciones unilaterales de parte de los EE.UU., o en la conminatoria para que terceros sean quienes hagan del  trabajo que Trump no se anima a llevar hasta el final, como es lo que hoy sucede la en la, península del estrecho de Gibraltar, para que sea el gobierno de ese país quien imponga sanciones a Irán por el paso del buque Grace I.

Tal vez por el momento lo más aconsejable para el gobierno de Trump es que se convierta en el facilitador de la transición de aquello que no acaba de nacer ni tampoco de morir, antes de seguir insistiendo en un imparable descredito como imperio.

prudenprusiano@gmail.com

La inútil obsesión por instaurar la cadena perpetua



 Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez:
 
Al mismo tiempo que el Congreso de la República aprobó la pena máxima de 60 años de cárcel, también reconoció como delitos la presión, la amenaza y el soborno a testigos en procesos penales. De lo primero se puede establecer que 60 años de cárcel son per-se una cadena perpetua, conforme a la esperanza de vida de 76 años y el ingreso a la cárcel a partir de los 18 años de edad. El objetivo de una cadena perpetua desborda la justicia y se mete en la venganza. Se necesita tener una ideología autoritaria para creer hacer pudrir a alguien en el encierro acaba una tipología de delito atroz. Quienes llegan a la cárcel aprenden a reproducir la vida biológica, a ser muertos que sueñan que están vivos como en el poema, y sobreviven en precarias condiciones, sin comida sana, sin aire limpio, sin orinales, sin derechos, sin garantías para humanos (muy distantes de los privilegios de unos pocos abrigados en guarniciones o establecimientos públicos).


Mientras el presidente anuncia traer al debate social la cadena perpetua, creyendo que el encierro definitivo resuelve los problemas el jefe del partido de gobierno es llamado a juicio por el otro cuerpo de delitos asociados al soborno a testigos y deja oír que solo le teme a dios, en coherencia con las elites que desde hace doscientos años evitan el pecado aplicado por la ley divina, pero manipulan pruebas y eliminan testigos en la ley penal. Como sea los dos tipos de actos criminales, los de cadena perpetua y los otros, son parte de un sistema social circular, del que las elites compuesta por políticos, funcionarios, togados y empresarios, son corresponsables de las causas del horror que victimiza a niños y niñas y de la barbarie de la guerra que enfermó a la sociedad y descompuso algunas de sus partes que ya están podridas.

Aunque no resulte fácil acusar a las elites de violaciones directas, han sido artífices de la presión, violencia, explotación y marginación de niños y niñas abusados y asesinados, gracias a su condición de debilidad que los mantiene expuestos a múltiples agresiones, sometidos al riesgo cotidiano de continuar padeciendo otras violencias, reclutamiento para oficios criminales o estar disponibles a merced de mafiosos que sacan ganancia de la humillación.

El gobierno se aferra a la obsesión del populismo punitivo americano y equivocadamente cree que mediante la judicialización y el castigo sin retorno a la vida social podrá recuperar la convivencia y el respeto a la vida y dignidad humana, sobre todo para el grueso de población excluida, marginada, a la que en las políticas públicas desconoce y niega. La impunidad superior al 95% y el ánimo vengativo de la pena perpetua, le quita el sentido como herramienta disuasiva de la criminalidad.

El gobierno al politizar la pena olvida que las causas de la tragedia son muy hondas y exigen más estudio y comprensión de la realidad del país, para evitar la mala copia de fórmulas ajenas que no fijan valores si no temores, a la vez que confunden y distorsionan la capacidad de la justicia real, imparcial, que se requiere en el contexto nacional de desigualdad, violencia, saqueo y miserias que se repiten.

El debate por la cadena perpetua propuesto por el gobierno, no es social, ni informado. Es una trampa jurídico-política, que sigue la lógica de manipulación de la conciencia indignada del mismo sector de población victimizada. Que es la misma que cree en la paz pactada que el gobierno le esconde y que ha venido enterrando a un líder social y a un niño asesinados cada día. La reacción espontánea ante sucesos repudiables que tocan el fondo de sus corazones, no puede ser aprovechada por el poder, para hacer llamados a estar de acuerdo con reglas nuevas que ocultan tanto las causas como a los responsables de la ideología que acecha y ataca a los débiles y de paso desaparece al estado de su condición de responsable de la tragedia colectiva de deshumanización y barbarie.

El gobierno y el partido en el poder no pueden pretender poner en la agenda publica el llamado a usar el derecho penal como artefacto de venganza, ni aprovecharse del dolor para convocar al repudio, al odio o al linchamiento a delincuentes. Su papel es crear democracia para cerrarle espacios al crimen. La cadena perpetua en el siglo XXI, es una obsesión de los Estados Unidos, que a 2009 mantenía a más de 140.000 personas en esta situación, incluidos 2500 menores de 18 años (proyecto sentencia ONG) justificados en la naturaleza excesivamente punitiva de su sistema de justicia, que los hace pensar que con cada sentencia mandan un mensaje disuasivo, que sin embargo nunca les ha dado resultados como lo muestra su promedio cercano a una masacre diaria en su país, en el que también la pena de muerte es la mancha reluciente de su condición de estado legalmente asesino. Seguir la obsesión ajena lleva a creer que el gobierno y el partido en el poder no buscan que el estado sea respetado, si no temido y eso no es justicia si no venganza, inocencia violentada por lo siniestro.

El gobierno sabe que su obligación es proteger y Unicef le recuerda que “los niños y las niñas que viven en la pobreza sufren una privación de los recursos materiales, espirituales y emocionales necesarios para sobrevivir, desarrollarse y prosperar, lo que les impide disfrutar sus derechos, alcanzar su pleno potencial o participar como miembros plenos y en pie de igualdad en la sociedad”.

A 2017 eran 869.000 niños explotados laboralmente (U del Rosario, elespectador.com) y las condiciones no han cambiado, habitan la calle, carecen de oportunidades de escuela y vida digna, y que con una educación abierta, inclusiva y de calidad, podrían modificar el curso de su camino a ser víctimas del horror y evitar que se repita la tragedia. Los niños y niñas que viven la niñez en contextos de pobreza y sin derechos, tienen mayor riesgo de ser humillados porque “igualmente existe una fuerte asociación entre pobreza y desnutrición, mortalidad, abandono escolar, soledad, trabajo infantil, exposición a situaciones de riesgo y otras circunstancias que constituyen obstáculos para el bienestar y el desarrollo de los niños y las niñas en sus primeros años” (Mustarf, 2002), modificar esas condiciones es la tarea del gobierno, nunca amenazar con  ayudar a pudrir más lo que está podrido.

P.D. Los hornos crematorios eran para desaparecer los muertos y evitar que a los militares les reclamaran por sus crímenes, dijo alias el Iguana, ex jefe paramilitar en audiencia de agosto de 2019. Así mismo indicó que en el Catatumbo habría entre 50 y 100 fosas comunes de asesinados por ellos. 

mrestrepo33@hotmail.com

Mi valoración sobre las últimas decisiones del Alto Mando Político y Militar de la Revolución



Por Juan Martorano:
Indudablemente, hubo tres grandes acontecimientos que tenían amplísima expectativa dentro de nuestro pueblo, y tenía que ver con la disolución de la AN por parte de la ANC, la convocatoria de elecciones anticipadas del parlamento, y ahora con la designación del gabinete, por parte del ciudadano presidente de la República, Nicolás Maduro. Y he decidido formular algunas consideraciones, desde mi óptica.
Los últimos acontecimientos hay que irlos viendo desde la relación esfuerzo-rendimiento para poder alcanzar los objetivos y las metas. En política esto no es muy diferente. Este esfuerzo que es una unidad, lo ideal es que la misma se traduzca en una unidad de rendimiento.


Puedo entender que el objetivo masivo de un Jefe de Estado es el de evitar el conflicto que nos infrinja el mayor daño posible, y que la situación país actual hay que verla a escala geopolítica. Pero tampoco puede obviarse que luego de la multitudinaria movilización del sábado 10 de agosto de 2019 (estuve allí presente), más las palabras pronunciadas por el presidente Nicolás Maduro, las expectativas sobre lo que ocurriría el día lunes en la ANC, con transmisión incluso de Venezolana de Televisión (que no acude a todas las sesiones de la instancia supraconstitucional, bueno es de acotar este significativo dato) eran extremadamente altas.
Pero, en una razón, para algunos inexplicable, el parlamento solo decidió el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de cuatro diputados más (José Guerra, Rafael Guzman, Juan Pablo y Tomás Guanipa), además de la designación de una comisión para la consulta al pueblo acerca de la fecha para la realización de los comicios parlamentarios de la AN.

Pudiéramos argumentar que la estrategia del Alto Mando Político y Militar de la Revolución es ir rebanando poco a poco a la dirigencia fascista opositora, irlos dejando sin generales, por expresarlo en jerga militar, para dejar a Guaidó sin aliados y posteriormente ir por él. Este sería un argumento válido políticamente hablando, pero también hay que reconocer que el esfuerzo y las expectativas que se han realizado no se corresponden con el rendimiento esperado, no se compensó.

La coyuntura es particularmente compleja, y nuestro pueblo la está pasando verdaderamente mal. Y creo que si el Gobierno es verdaderamente revolucionario, debe asumir algunas decisiones, a pesar de los riesgos y de los costos políticos que ello implica.

Creo que no debe pararle mucho al qué dirán de los gringos, porque más temprano que tarde, y cuando ellos quieran, pueden venir por nosotros cuando menos nos lo imaginemos y pensemos.
Creo que en este momento es muy importante conocer el programa para poder enfrentar la agresión a raíz de la última y más reciente orden ejecutiva de Trump del 05 de agosto de 2019. La Cuba revolucionaria de Fidel Castro (de quien conmemoramos ayer 93 años de su vuelta al sol) del período especial así lo hizo. Y aquí cabría una interrogante: ¿Existe por parte del Gobierno Bolivariano y de las fuerzas políticas y sociales un plan de acción para afrontar las agresiones a las que estamos siendo objeto en estos instantes?

Resultan extremadamente peligrosas la decepción y desmoralización del pueblo. Después que el miércoles 8 de agosto de 2019, en un contacto especial en el programa “Con El Mazo Dando” del camarada Diosdado Cabello, el presidente Maduro anuncia la suspensión de las negociaciones de Barbados (cosa que aplaudí a rabiar hasta que me sangraron las manos). Ahora hay una especie de recule que nadie comprende ni entiende.

De hecho, se trata de compensar la decepción de estas expectativas populares, con la designación de un nuevo gabinete, o por lo menos la sustitución de ocho titulares de carteras ministeriales. Y he aquí también algunos planteamientos importantes que es necesario formular, dentro del marco de las evaluaciones que estamos realizando.

Algunos hemos pensado que se requiere un nuevo perfil en la cartera de planificación. Alguien con mayor capacidad de innovación, pues esto le permitiría introducir los cambios necesarios en la estructura y procesos del Estado para la implementación del Plan de la Patria 2019-2025.
En estos momentos se requiere de un Estado mucho más dinámico, con capacidad de adaptación y completamente divorciado de los sistemas y aplicaciones imperiales. Un Estado que supere definitiva y rotundamente el esquema de procesos y negocios vigente.

El cambio del gabinete económico sigue siendo una tarea pendiente. A un año de cumplimiento del denominado Programa de Recuperación, Crecimiento y Prosperidad Económica y Social, el próximo martes 20 de agosto de 2019 (por cierto la AN insubordinada y en desacato ya dijo que sesionaría ese día), creo que las circunstancias y la coyuntura nos obligan a contar con un gabinete económico de guerra dispuesto a demoler el modelo económico rentístico parasitario heredado de la IV República. Y para ello necesitamos método, creatividad, proactividad y competencia, pues los lineamientos políticos están contenidos en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, el Plan de la Patria 2019-2025, junto a una primera avanzada normativa que es parte de uno de los tantos legados del Comandante Hugo Chávez.

Lo que sin duda ha faltado, es un estricto seguimiento, control y evaluación de las políticas públicas, hacer lo que Ernesto “Che” Guevara expresó en alguna ocasión, crear los incentivos morales para aquellos servidores públicos y servidoras públicas que destaquen en sus labores, y que trascienda más allá de la mera contraprestación económica, y las sanciones ejemplarizantes para aquellos que estén incursos en delitos de corrupción y de daños al poder popular.

También nos ha faltado mucho de una adecuada, acertada y conveniente ofensiva comunicacional bien direccionada. Pero claro, esto es así, producto de las debilidades ideológicas y flancos que tenemos. Esto debe ser subsanado de inmediato.

Y es de ahí donde algunos camaradas y compatriotas nos hemos ido encontrando, debatiendo, activando y articulando, no sólo para explicar a nuestro pueblo la actual situación y las implicaciones que estas agresiones están teniendo en nuestro pueblo, sino sobre todo para definir el que hacer, develando la estrategia adversaria sin revelar la nuestra, pero sobre todo, haciendo el trabajo en el que históricamente la izquierda tradicional se ha quedado un tanto en el aparato, como lo es el de dejar saldos organizativos.
Este y otros temas, continuarán siendo desarrollados en próximos artículos.

¡Leales Siempre! ¡Traidores Nunca!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

jmartoranoster@gmail.com

Otra ola represiva ordenada por el gobierno turco contra los kurdos

Por Leandro Albani:

El gobierno de Erdogan refuerza la represión contra el pueblo kurdo y sus representantes político, y ordena destituciones y detenciones masivas.

Nada parece detener la voracidad del presidente Recep Tayyip Erdogan. Este lunes volvió a hacer gala de su autoridad férrea y ordenó que tres co-alcaldes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) sean destituidos de los municipios de Amed, Mardin y Van, las principales regiones del Kurdistán turco.
Desde las seis de la mañana, un fuerte operativo policial acompañó a los funcionarios que llevaron adelante las “intervenciones”, aunque desde el HDP -la tercera fuerza política del país encabezada por los kurdos- denunciaron que lo que sucedió fue un nuevo “golpe político” del mandatario. Erogan, que reforzó sus políticas represivas luego del intento del golpe de Estado en su contra en 2016, dejó en claro hace bastante tiempo que uno de sus objetivos principales es erradicar al pueblo kurdo, conformado por más de veinte millones de personas en el sudeste del país.


Días antes de que el presidente tome esta decisión, la diputada kurda Ebrü Gunay y el legislador Garo Paylan, de origen armenio, llegaron a Argentina en el marco de una gira por Sudamérica hasta el 24 de agosto. El jueves pasado, Günay y Paylan brindaron una conferencia en el Senado de la Nación, y el sábado en la Asociación de Trabajadores Argentinos (ATE), en Buenos Aires, donde alertaron que el genocidio cometido por el Estado turco hace 105 años contra los armenios ahora se puede repetir contra los kurdos. Las palabras de los representantes del HDP sonaron premonitorias.

“La injusticia ha llegado a su máxima expresión”, declaró Ahmet Türk, co-alcalde de Mardin, destituido junto a Selçuk Mızraklı, co-alcalde de Amed, y Bedia Özgökçe Ertan, del municipio de Van.
La razón de este nuevo movimiento represivo del gobierno turco es conocido: acusar a los dirigentes del HDP de tener vinculaciones con el terrorismo. Para Ankara, el terrorismo no es el Estado Islámico (ISIS), sino el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la organización política e insurgente que hace más de cuarenta años lucha por los derechos del pueblo kurdo.

En una declaración oficial difundida por los medios, la administración de Erdogan justificó las destituciones ya que los co-alcaldes, supuestamente, buscaban “convertir estos municipios en centros logísticos donde se proporcionaban recursos militantes, recursos financieros y equipos para apoyar actividades terroristas”.
Para Ahmet Türk, la administración de Erdogan “no reconocen la voluntad de los pueblos y lo quieren llamar democracia. Pero la realidad es evidente”. Türk fue elegido co-alcalde de Mardin, tras conseguir el 56 por ciento de los votos en las elecciones del 31 de marzo. En esos mismos comicios, Mızraklı alcanzó el 63 por ciento de los votos y Ertan el 53 por ciento.
Türk, que seguramente enfrentará un proceso judicial en su contra, aseveró el gobierno de Erdogan intenta establecer “un sistema carente de cualquier atisbo de legalidad”.

Para el presidente turco, esta modalidad de destitución no es nueva. Luego del intento de golpe de Estado de 2016, Erdogan ordenó intervenir la mayoría de las alcaldías del Kurdistán turco, gobernadas por el Partido Democrático de las Regiones (BDP), organización hermana del HDP. Más de sesenta co-alcaldes y co-alcaldesas fueron desplazados de sus cargos y muchos de ellos judicializados.
El paso de Ebru Günay y Garo Paylan por Argentina fue demasiado urgente. Anteriormente, habían estado en Uruguay, donde se reunieron con la comunidad armenia de ese país y con el ex presidente José “Pepe” Mujica. También mantuvieron un encuentro con la vicepresidenta uruguaya Lucía Topolansky. En unos pocos días, los representantes del HDP dejaron varias definiciones y opiniones sobre la larga noche que atraviesan los pueblos de Turquía.

Günay, electa diputada por la provincia de Mardin, explicó que en Turquía “es muy difícil abrir caminos para las mujeres en la política, porque el fascismo no quiere que existan diferencias y por eso no tiene espacio para las mujeres”. Según la diputada, “el fascismo” del partido gobernante AKP “depende y se fortalece con la guerra, donde la mayoría de las víctimas son las mujeres y los jóvenes”.
Günay también explicó que el HDP “trata de unir a los pueblos” para “construir la paz y derrotar a la política polarizadora del AKP”.

Por su parte, Paylan, elegido por la región de Amed, manifestó que en su país “el remedio al nacionalismo no es la enemistad entre los pueblos, sino la solidaridad y la cooperación entre las minorías”. Para Paylan, es fundamental “construir puentes de hermandad y fraternidad”. Paylan no perdió la oportunidad para mostrar la realidad dentro de Turquía: “Estoy en el área de economía en el parlamento, pero en la agenda nunca es el primer tema, porque todos los días hay violaciones de derechos humanos. Miles de trabajadores, académicos, abogados, periodistas están en las cárceles para silenciar al pueblo. Hace cuatro años hubo un proceso de paz entre el pueblo kurdo y el gobierno turco y hoy la situación es más dura. Roban el dinero del pueblo y compran armas y bombas que luego utilizan contra el pueblo kurdo. Hablan de la amenaza de seguridad, y usan eso de excusa y recrudecen la situación económica también.

Pero si no podemos resolver la democratización en Turquía no podemos empezar a discutir la situación de los trabajadores y la situación económica”.
“Una Turquía democrática puede ser un ejemplo de paz para todos, pero una Turquía oscura y racista puede ser un ejemplo para el mundo oscuro y una amenaza para todos -reflexionó Paylan-. En el mundo está lleno de defensores de derechos humanos, pero también hay gente como Trump, Putin y Bolsonaro. Tenemos que demostrarle al mundo que nosotros somos mejores que ellos”.

En medio de la gira por Sudamérica, Günay y Paylan ayer dieron a conocer una declaración en la que explicaban que suspendían las actividades restantes que tenían programadas en Argentina, Chile y Brasil, para volver a Turquía. En un breve comunicado, la diputada y el legislador expresaron que las destituciones de los co-alcaldes es “una clara demostración de la terrible situación en materia de derechos humanos y civiles, y de represión” que vive el país.

Erdogan no se contenta con la represión de los kurdos de Turquía, por eso su gobierno mantiene abierto otros dos frentes con el fin de desbaratar el poder del Movimiento de Liberación de Kurdistán.
En lo interno, como vimos, recortando los derechos y logros del HDP, y al negar el inicio de las negociaciones de paz. Aunque el gobierno permitió que el líder kurdo Abdullah Öcalan recibiera unas pocas visitas, al máximo dirigente del PKK -encarcelado en la isla-prisión de Imrali de 1999- se le niega la participación en unos diálogos que toda Turquía necesita de forma urgente.

El 12 de agosto pasado, Mehmet Öcalan, hermano del fundador del PKK, pudo visitar Imrali. En declaraciones posteriores, comunicó que el líder kurdo reiteró que es necesaria para Turquía una solución política que rechace el estado de guerra permanente en el que se vive dentro del país.

Con respecto a los frentes externos, el Estado turco continúan con los bombardeos constantes contra el Kurdistán iraquí (norte de Irak, Bashur), con el objetivo de destruir a la guerrilla kurda asentada en las montañas de Qandil. Ni el gobierno de Bagdad ni la administración de la región semi-autónoma de Bashur, encabezada por el Partido Democrático de Kurdistán (PDK), se pronunciaron en contra de estos ataques. El PDK, comandando por el poderoso clan Barzani, es uno de los principales aliados de Turquía en la zona. Sin respetar la soberanía de un país vecino, la aviación turca arrasa pueblos y aldeas, dejando como saldo a decenas de civiles muertos.

El otro frente exterior es en el territorio sirio. La región que gobierna la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES) y defienden las Fuerzas Democráticas de Siria (FDS), se encuentra en una tensión continua por las amenazas del gobierno turco. El plan de Erdogan es invadir la región, como lo hizo en el cantón kurdo de Afrin, para imponer un gobierno leal a Ankara. Por ahora, Turquía bombardea algunas zonas del norte y el este de Siria, además de sostener al Ejército Libre Sirio (ELS) en Afrin. Este grupo, donde se reúnen mercenarios, miembros de Al Qaeda y ex combatientes de ISIS, está acusado de cometer una limpieza étnica en Afrin. Días atrás, Estados Unidos acordó con el gobierno de Erdogan implementar “centros de control” en una extensa zona del norte y el este de Siria, luego de varios días de negociaciones. Desde la AANES y las FDS rechazaron el plan original de Turquía, que era aplicar una “zona segura” de 40 kilómetros de profundidad en territorio sirio.

Con la destitución de los co-alcaldes de Amed, Mardin y Van, el HDP recibió un nuevo golpe de Erdogan. En un comunicado, desde el partido denunciaron “un nuevo y evidente golpe político”, que “muestra una actitud abiertamente hostil contra la voluntad política del pueblo kurdo”.

La dirección del HDP criticó que en las intervenciones anteriores en municipios kurdos, los recursos económicos fueron “agotados”. “El ministerio del Interior y el gobierno han sido el foco de la corrupción y los robos a través de sus fideicomisarios (interventores)”, remarcaron en el partido.

Ante el nuevo atropello, el HDP convocó “a todas las fuerzas democráticas, a todos los ciudadanos con conciencia, a todos los partidos de la oposición, las organizaciones de la sociedad civil, sindicatos y asociaciones democráticas, a unirse solidariamente contra un poder que se apodera de la voluntad de las urnas y las elecciones”.

Durante la jornada de ayer, en varias ciudades kurdas del sudeste de Turquía se efectuaron protestas y manifestaciones, reprimidas duramente por la policía. Horas antes de las protestas, el gobierno había desplegado un operativo policial en docenas de localidades kurdas, en las cuales fueron arrestados más de 400 miembros y militantes del HDP.

Los trabajadores de medios de comunicación tampoco quedaron al margen del operativo. Ziyan Karahan, editora de la agencia de noticias Mesopotamia, fue detenida durante una redada. A su vez, fue arrestado Vedat Dag, periodista de la oficina de prensa del HDP.

Selçuk Mızraklı, el co-alcalde de Amed que fue destituido, aseveró que se está usurpando “la voluntad de la gente” y que “ni la Constitución ni las elecciones están siendo respetadas”. “Todo el mundo que viva en Turquía debe saber que nadie puede sentirse protegido por la ley. Es de la voluntad de la gente de lo que se han apoderado”, sintetizó Mızraklı.

El gran temor del presidente Erdogan crece día a día. La respuesta del mandatario a los “peligros” que siente que lo acechan es, inevitablemente, la represión. El presidente turco sabe que el pueblo kurdo, junto a otras minorías étnicas dentro y fuera de Turquía, apuesta a la profundización de un cambio social heterodoxo, anti-estatal, democrático y donde las mujeres se convirtieron en el motor que tracciona la lucha y la resistencia. Este es el gran peligro que observa Erdogan. Los bombardeos indiscriminados, los arrestos masivos y los asesinatos a sangre fría son las respuestas de un mandatario acorralado, que no encuentra (o no le interesa encontrar) una fórmula para estabilizar a su país en lo económico y político.

Desde el otro lado, el Movimiento de Liberación de Kurdistán, en todas sus variadas expresiones, despliega sus propuestas abiertamente, para que todos y todas la oigan: en Turquía, demandando un proceso de paz y que su lucha institucional sea respetada; en Irak, defendiendo la autonomía en las montañas de Qandil, donde la premisa es vivir en comunidad y en paz; en Siria, reforzando un autogobierno en el norte y el este del país, creando nuevos órganos e instituciones para concretar la convivencia entre kurdos, árabes y otras nacionalidades de la región.

Frente a este panorama, el sueño de Erdogan de convertirse en un nuevo sultán otomano es apenas una pesadilla de un hombre trasnochado.
leandroalbani@gmail.com


La economía su dimensión social, humana y solidaria



Por Mariano Sierra:

Disertación social de la economía para una filosofía del desarrollo y de unidad comunitaria. La violencia perturba las necesidades.  Marx decía que la doctrina predominante ha sido que la producción determina las necesidades. La calidad de vida depende de las posibilidades que tengan las personas de satisfacer adecuadamente sus necesidades humanas fundamentales al decir del pensador del desarrollo….



La Economía es   una parte vital en la vida del hombre que como tal será su huella permanente independiente de los modelos económicos que se presenten que de otra parte asume ciertas posiciones pues la economía se debe mover dentro de escala de valores, dentro de la escala humana y los sistemas de capital social haciendo presencia en el ordenamiento de una comunidad.


Como ciencia la economía, sin ser exacta se nutre a través de leyes y principios muy propios. La economía responde a la génesis humana como elemento base para atender la necesidad del hombre de transformar, desarrollar y mantener los bienes que nos han sido proporcionados. Humana y acorde a los principios sociales la economía no debe monopolizar o concentrar la propiedad de tal manera que cree un desplazamiento o desestimulo sobre los bienes y servicios Entonces una sociedad con sentido humano se caracteriza por la unión de fuerzas sociales para el bien común pero muy distintas a la perversidad de las fuerzas de la globalización cuyo común denominador es el crecimiento de la pobreza del lado débil y de la riqueza del lado fuerte.

Se ha criticado que las crisis económicas se deben a los sistemas imperantes del momento, hecho que es motivo de revisión pues no son las teorías o los sistemas los causantes de las barbaries sino la falta de ética de los gobernantes de esos sistemas y del sentido humano de los capitales. Los distintos rasgos económicos por los que ha atravesado la humanidad no han dejado huellas saludables. Unos y otros han desestabilizado el orden social generando procesos individualistas concentradores de riquezas. Ninguna posición económica ha sido capaz de responder ante las necesidades sociales y los derechos del hombre.

 La doctrina económica solidaria reconoce derechos de propiedad siempre y cuando esos derechos no desemboquen en abusos, en inadecuados usos de los recursos y la búsqueda de alternativas con orientación responsable. El derecho de propiedad para generar compromiso social debe convertirse en un deber de solidaridad, de responsabilidad social que de valor a la dignidad y al trabajo humano. El mundo en su totalidad esta dado por el equilibrio tanto de la naturaleza como de su composición social, pero el hombre ha roto ese equilibrio generando un descontrol con sus conductas agresivas

Hoy se habla de una globalización más centrada en lo económico, pero no tiene sentido tal magnitud pues sus bases no se hallan circunscritas a un pacto social para el bien común. Una globalización si busca que todos los pueblos sean parte de procesos solidarios no puede aceptar que se releguen unos para favorecer otros. La globalización debe buscar fuentes globales de trabajo que combata cualquier economía de mercado que amenace la libertad al trabajo, a la propiedad, a los recursos a los valores humanos, a toda desigualdad.

La economía ve una expresión social en el hombre, una gestión de relación, de confianza, del compartir necesario para hacer frente a las necesidades sociales y espirituales. Así mismo la economía está en la búsqueda del valor del trabajo humano pues sin éste ella no sería nada. La economía propende por la ganancia justa que en términos sociales es humanista considerando de otra parte la existencia empresarial como comunidad de producción y trabajo al servicio del hombre y la economía solidaria se enmarca en ese espíritu de fuerzas sociales, uniendo capital agrícola e industrial en una sólida entidad cooperativa que democratice la economía, como propuesta sostenible y transformadora donde el eje es la persona humana.

La participación de la economía en el desarrollo social se considerará en la medida de `políticas responsables integradas donde la participación ciudadana esté involucrada abriéndose espacios culturales, sociales, políticos, religiosos para una convivencia sana y digna. El consumo aliado de la perversa economía de hoy es un modelo del vivir contemporáneo que se ha venido desarrollando excesiva y peligrosamente con  grandes desfases acompañado de enormes desigualdades erigiéndose como un dios de los economistas que despersonifica, que descalifica la escala de valores, pues el consumo señala que eres persona si estas al día en determinadas modas, o vives en ciertos lugares, o posees cierta clase de vehículos y bienes o en general si estas a tono de lo que ofrece el mercado.

 El consumo crea entonces necesidades donde no las hay, pero si quieres ser superficial debes unirte a esa línea comercial dentro de una cultura disque de la libertad del amor por lo que tienes o usas y no por lo que eres como persona. La sociedad ha olvidado la ley natural que es precepto por el cual el hombre no debe hacer aquello   que le sea destructivo o elimine los medios para conservarla. Si tiene en cuenta la ley natural el hombre en su proceso de transformación hará más alto el objetivo económico del cooperativismo.

Una economía humanista, solidaria hace eco a un sistema financiero de principios éticos donde la usura y el desgreño del mercado financiero no debe tener espacios, donde ningún método de producción y comercialización desigual se alce triunfante y por el contrario sea combatido. Una economía humana y solidaria se conduce por el respeto al trabajo y éste se sublime como un medio para progresar y dignificar al hombre, y se respete el derecho de asociación.

 Una economía humana y solidaria protege el derecho al trabajo de la mujer y a las tareas del hogar y a toda reivindicación de sus derechos. Una economía humana y solidaria abandera la abolición del desempleo y la lucha para que se mantengan condiciones dignas, seguras, salubres para el trabajo donde la seguridad social no se lesione y se deponga toda acción corrupta imperante hoy.

Las riquezas económicas no obstante la posesión en pocas manos y con protección legal está para realizar una función social al servicio del hombre.  Hoy en día vivimos una economía del consumo de una parte, de la crisis de otra parte dada por el afán egoísta del hombre. La economía del consumo está haciendo estragos en nuestra sociedad y en el mundo entero generando más riquezas para unos y más miseria para otros.

  El consumismo es una forma como se distorsiona la realidad pues hace que las necesidades vitales se cambien por necesidades efímeras. El universo esta dado por un equilibrio integral de naturaleza, clima y orden social pero el hombre se ha encargado de desequilibrar ese orden violando leyes naturales y sociales estableciendo procesos y políticas  destructoras que se ven en las contiendas electorales-

La empresa es una sociedad de capital humano y material donde ambos conjugan responsabilidades para el bien común, para generar trabajo y en su proceso considera un abanico de vínculos o vasos comunicantes como la tecnología, las finanzas, la cultura, el medio ambiente, el comercio, las comunicaciones, y otros conexos.  La doctrina social nos enseña que.... Acrecentar el sentido transformador del universo constituye la base de todo desarrollo humano y se afirma además que “El hombre está dado para comprender cada vez más su vocación solidaria. Vocación que como otros aspectos de su vida se circunscribe a la moralidad de su conciencia “.

Pero la vocación solidaria se pierde en la oleada de la economía salvaje que aniquila la sociedad en un torbellino de desigualdades. En la lucha global contra la economía predominante que invade sin clemencia surgen aliados o factores desmoralizantes en lo político, lo social. Lo religioso, lo laboral. Lo familiar. la Solidaridad social se hace inminente para contrarrestar el desafío del pensar monopolista. La unidad económica está ligada al orden espiritual, orden que no puede ser desconocido y dejar al hombre aislado donde él es actor principal.

 La espiritualidad hace trascender para lograr su   carácter. La espiritualidad en sus dos dimensiones afianza la conciencia para que ella transite por sendas de transformación al servicio del hombre atajando las desviaciones sociales generadas por el egoísmo y los afanes de riqueza.
El mundo necesita socializar la economía. El sistema económico perversamente imperante debe cambiar, debe ceder para que la humanidad pueda convivir armónica y saludablemente relegando la economía de la riqueza y la explotación cambiándola por un sistema solidario ya que el hombre se realiza en lo colectivo y no en el capitalismo salvaje que es sistema individualista tal como hoy se concibe.

 No cabe duda que el capitalismo exige una revisión a fondo en todos sus contextos individualistas, neoliberalismo, expansionismo fomentador de poderes minoritarios y de la globalización   concentradora   y exportadora de riquezas, de ideas, de pensamientos, de sistemas que impiden la colectivización. La economía como ciencia social integra al hombre por su contexto de llevar a cabo actividades productivas donde el hombre se enfrenta a sí mismo, y con el otro en un diálogo integrador para obtener un mismo fin. Desafortunadamente, la economía compite de manera egoísta, pues los sectores productivos como integrantes de un sistema desigual agrede el bien común frente a sus propios intereses.

La economía junto con el poder gubernamental y político deben ser instrumentos para fundamentar un equilibrio y un orden social, pero estas dos fuerzas en la actual y compleja civilización conjuntamente con otros instrumentos sociales son agresivos al bienestar social y repudian toda acción humanista que propicie procesos colectivos de unidad y convivencia. Un freno a estos despotismos lo será un derecho social en un estado social que libere y controle las inversiones y los mecanismos arbitrarios basados en la solidaridad.

Urge acelerar ese compromiso social que viene diciéndonos propiciar acciones conjuntas para solucionar los problemas que el hombre mismo ha creado como la violencia, la corrupción, el desgreño de los gobiernos y de otros organismos sociales, el inadecuado uso de los recursos la falta de control y el ejercicio de una justicia acordes con los principios, los valores y los derechos fundamentales.

Lo colectivo es la suma de esfuerzos humanos y de recursos naturales para el bien común. Todos los seres estamos sometidos a procesos de socialización.  Desde la familia se aprende el ejercicio solidario haciendo posible la realización de las condiciones dinámicas de la vida social. Esta característica hace posible construir instituciones sociales donde se hace efectivo el trabajo para la transformación.

 Es un deber moral y civil luchar contra métodos económicos y políticos que vayan a consolidar dominios o abusos y monopolios de los medios productivos. Es necesario impedir los procesos anclados en la explotación del hombre por el hombre. Esta práctica hay que combatirla con una ética social y una cultura política que integre equilibrio social. Equilibrio que se expresa en sistemas de desarrollo sostenible, gestión y control de la economía llamada por algunos como el capitalismo social con conciencia social que rompa toda esquema incoherente entre lo que se dice, se hace y lo que debe ser. Hay necesidad de cambiar los paradigmas con base en una gestión económica y política presionando nuevos procesos globales transparentes con leyes sociales que promulguen orden y respeto y un amplio sentido de enriquecimiento   humano estableciendo relaciones armónicas.

Frente a los hechos despóticos que sacuden al mundo, a nuestro país (caos, crisis, corrupción) siempre estamos observando su generalidad con tal forma que nos conformamos siendo indiferentes sin hacer nada por rebelarnos o denunciar.  Porque ¿Porque no nos adentramos a conocer las causas en profundidad generadoras de esos hechos porque esas causas son ocultadas mediante sofismas de distracción   por quienes ejercen el poder político, económico y social?

Acompañemos este discurso con un planteamiento agudo del asunto que nos dice…Vivimos una época trascendental, lo cual significa que los cambios de paradigma no solo son necesarios, sino imprescindibles.... y agrega... y no hay que olvidar que América latina ha aprendido a costa de mucho dolor, que, si en el país de los ciegos el tuerto es rey, en las sociedades enfermas son los necrófilos los que detectan el poder....

 Conque visión social vislumbró Bolívar lo que nos sucede   hoy señalando que” un verdadero sistema político es el que genera mayor felicidad, mayor seguridad social y mayor suma de estabilidad política “. El pensamiento Bolivariano no era otro que encausar el cambio social en beneficio del país y la formación de nuevos procesos colectivos para crear una sociedad comunitaria.

marsblawyer@gmail.com

El fracaso de la Izquierda



Por Juan Pablo Cárdenas S
La historia de la evolución de la humanidad se vincula inexorablemente a la existencia de líderes extraordinarios que impulsan las transformaciones. Estos conductores han sido reconocidos de diversas maneras, pero se trata de los libertadores, revolucionarios, progresistas y, desde luego, de los izquierdistas. En los últimos cien o doscientos años es la Izquierda, precisamente, la que ha impulsado la independencia de las naciones, la justicia social, el reconocimiento de la igualdad y los DDHH, de la misma forma en que se asume que las derechas son retardatarias, amigas de que la historia no se mueva y persistan lacras tan horribles como las de la esclavitud, la discriminación racial y la concentración económica en muy pocas manos.


Gobernantes y activistas de izquierda han pagado muchos costos por promover la dignidad humana y de los pueblos. De ello habla el heroísmo de nuestros padres fundadores, de un Nelson Mandela, Fidel Castro, Martin Luther King, Salvador Allende, Ghandi y tantos otros. También los que se alzaron contra las monarquías, el apartheid y tantos otros héroes y mártires. Desde el mismo fundador del cristianismo, hasta un Martín Lutero y Carlos Marx, como tantos otros reformadores religiosos, filósofos y sindicalistas. Y hasta santos como nuestro Clotario Blest y Alberto Hurtado.

En la lucha contra la opresión de las dictaduras militares, nuestro país reconoce a centenares y mites de combatientes de izquierda que desgraciadamente compartirán su buen nombre y sacrificio con la mala fama de sus verdugos; es decir de Pinochet y los más espeluznantes criminales que lo secundaron. Hasta un Donald Trump y otros gobernantes desquiciados todavía vivos.

Que la izquierda ha fracasado muchas veces es indudable, pero en la mayoría de los casos h sido  acribillada por las armas de la conspiración y represión conservadora de lo cual tan certeramente habla el bombardeo de nuestro Palacio Presidencial en 1973. Proyectos que seguramente quedaron truncos, pero que en todo caso fueron capaces de sembrar semillas y esperanzas como aquel Sueño de Bolívar vigente hasta nuestros días, así como los innegables avances plasmados en la Carta de los DDHH de las Naciones Unidas, la legislación Internacional y hasta los mismos avances en materia laboral forjados en Chile por los gobiernos derechistas. Como ayer la propia nacionalización del cobre y la Reforma Agraria que forzaron hasta a las propias bancadas reaccionarias a votarla a favor para no quedarse en la vereda de nuestra historia.

La Izquierda no necesita necesariamente estar en el gobierno o el poder para forjar los cambios. Muchas veces su contribución ha sido más determinante en la calle y en las movilizaciones sociales e, incluso, en las guerras y guerrillas de liberación. No hay duda que el pensamiento que prospera es el que encanta a los jóvenes y los pueblos, el de los grandes transformadores y no el de los burócratas y administradores que pululan en la política competitiva, los parlamentos y las entidades financieras internacionales.

Al capitalismo tuvieron que bautizarlo de neoliberalismo para embaucar a nuestras naciones. Pero hoy, asumirse como tal constituye un completo desprestigio después de que éste vino a profundizar las desigualdades, burlar los derechos del pueblo y rematar a precio vil nuestros recursos naturales y medio ambiente a las empresas transnacionales. Porque este es sin duda su legado, además de sus conocidos los crímenes contra los disidentes y ahora contra los cientos de miles de chilenos que mueren, por ejemplo, en las listas de espera de los hospitales o a la espera de un salario o jubilación digna.

Las ideas de izquierda no fracasan, sino siembran nuevas esperanzas. Son las de la derecha las que son arreciadas por los torbellinos sociales. Es cosa de mirar a Chile, a nuestro continente y al mundo en general; incluso a los Estados Unidos y a las ricas naciones europeas que ya no haya qué hacer para mantener su hegemonía mundial y continuar desbaratándose en la política. Allí es donde se puede comprobar ahora el fracaso del libre comercio que tanto proclamaron las potencias mundiales y que hoy traicionan para impedir el avance de las naciones emergentes. Así como el auge del narcotráfico y otras lacras estimuladas por el consumismo desbocado que también propiciaron a expensa de la salud de un planeta ciertamente en peligro severo de extinción.

Lo que pasa es que la derecha también tiene sus “cómplices pasivos”, como las Fuerzas Armadas, las clases patronales y, desde hace un tiempo, la defección de muchos izquierdistas que llegaron a La Moneda, por ejemplo, gracias al régimen institucional vigente, el sistema binominal electoral y los vicios propios de una política que se alimenta en la falta de diversidad informativa, el cohecho y el fraude. Un fenómeno que llevara a los gobiernos de la Concertación y de la Nueva Mayoría a oficiar como los grandes cancerberos de la herencia pinochetista. Seducidos por las lisonjas empresariales, los medios de comunicación más retardatarios y toda esa suerte de tentaciones para corromperse en el poder, enriquecerse personalmente y, consecuentemente, renegar de su propio pasado. Revolucionarios de antaño devenidos en sociales demócratas que ni siquiera han tenido compasión con los centenares de combatientes que por ellos murieron en la ilusión democrática. Incluso, jóvenes promesas de la lucha estudiantil que ahora se muestran más interesados en develar y deslindarse de las derrotas de la izquierda, que evidenciar las de la derecha. Afán que les permite ganar tribuna en los medios de comunicación más abominables, como espacio en la farándula televisiva para hacerse eco de las injurias contra Venezuela, Cuba y otros países sin mención a los horrores sostenidos en Colombia, Brasil y otras naciones en manos de los ultraderechistas.

En varios casos fue más fácil regalarles cargos y dietas a los rebeldes dentro del sistema que fustigarlos ideológicamente o reprimirlos en las anchas avenidas. Pero, felizmente, las verdades empiezan a develarse: no hay para qué convencer a los chilenos del fracaso de la derecha y de la traición de quienes se convirtieron en aliados del mismo sistema que tratan de perpetuar, aunque por razones electorales simulen diferencia con el gobierno de Piñera y los partidos oficialistas. Es cosa de apreciar las asimetrías de nuestro ingreso nacional o percibir el portazo cotidiano de las instituciones previsionales, de la salud y la educación a los más pobres e indigentes. Observar el fracaso, también, de los esfuerzos oficiales y policiales en la lucha contra la delincuencia, la que ciertamente crece como verdaderos hongos en el desencanto de las poblaciones afligidas. Mirar, recién, el resultado de las elecciones primarias argentinas para comprobar el desmoronamiento ideológico de la derecha.

juanpablo.cardenas.s@gmail.com