miércoles, 20 de junio de 2018

Tras la admisión de Colombia la OTAN se propone ponerle la mano a la América Latina


Por Carlos E. Lippo: 
“No será un año fácil (2010): los agentes de la reacción internacional preparan su guion para revertir el proceso emancipador que vive Nuestra América. Véase la amenaza imperial en ciernes contra Venezuela desde Colombia: la Colombia hermana convertida en el Israel de la América del Sur”.
Comandante Hugo Chávez

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) es una alianza militar interestatal que tiene como base el Tratado del Atlántico Norte o Tratado de Washington, suscrito el 4 de abril de 1949. En la actualidad la organización está conformada por 29 países: 2 de la América del Norte, Estados Unidos y Canadá, y 27 de Europa, todos ellos miembros de la Unión Europea (UE), con excepción de Turquía, Albania y Montenegro.

En teoría se trata de un sistema de defensa colectiva en el cual los estados miembros están comprometidos a defender a cualquiera de ellos en caso de ser atacados por una potencia externa, algo que jamás ha ocurrido a lo largo de sus casi setenta años de existencia, aunque ello no haya sido óbice para que la organización participase de manera activa en la gran mayoría de las incursiones imperialistas de los Estados Unidos desde que se involucrase en la guerra de Corea, a comienzos de los años cincuenta del siglo pasado.

En efecto, con excepción de las invasiones a Granada (1983), a Panamá (1989) y a Pakistán, Yemen y Somalia, desde 2002 hasta el presente, la OTAN ha participado al lado de los Estados Unidos en todas las invasiones ejecutadas por ellos en los últimos treinta años, sobre países que no sólo es que no le habían hecho ataque militar alguno, sino que ni siquiera los habían amenazado expresamente con hacerlo, como es el caso de: Irak, en 1991; Somalia, en 1993; Bosnia, en 1995; Afganistán y Sudán, en 1998; Yugoslavia, en 1999; Afganistán, desde el 2001 hasta el presente; Irak, en 2003, sólo algunos de sus miembros; y Libia, en 2011. Siendo oportuno destacar que en una gran mayoría de estos casos la OTAN actuó en desacato de alguna resolución expresa de la ONU, o al menos sin el necesario apoyo de esa organización. Es que en realidad se trata de la maquinaria de guerra más costosa del planeta, ya que el gasto militar combinado de todos los países miembros supera el 76 % del gasto militar mundial (1), toda ella bajo la suprema dirección del alto mando militar estadounidense.

En la OTAN siempre ha existido claridad sobre el carácter elites del “club”, así como sobre quién es “el que corta el bacalao” en ese antro; una muestra de ello es el artículo 10 del tratado, que señala que: las partes pueden, por acuerdo unánime, invitar a ingresar a cualquier estado europeo que esté en condiciones de favorecer el desarrollo de los principios del Tratado y de contribuir a la seguridad de la zona del Atlántico Norte. Cualquier estado que sea así invitado puede ser parte del Tratado depositando el instrumento de adhesión correspondiente ante el gobierno de los Estados Unidos de América. Este gobierno informará a cada una de las partes de haberse efectuado el depósito de dicho instrumento de adhesión. Imposible mayor sumisión a la voluntad del imperio estadounidense.

Presumiblemente para pasar por encima de esta restricción de carácter geográfico se ha creado en la OTAN la categoría de Socio Global, un “selecto” grupo en el que fue admitido Colombia el pasado 31 de mayo, completando de esta forma un grupo de 9 países (Afganistán, Australia, Irak, Japón, Corea del Sur, Mongolia, Nueva Zelanda, Pakistán y Colombia) que tienen en común el albergar bases militares estadounidenses dentro de sus fronteras, con excepción de Mongolia cuya constitución actual no lo permitiría; siendo oportuno señalar que con arreglo a los estatutos declarados de la organización los socios globales, que no tienen la condición de miembros, poseerían en cambio ciertos privilegios de naturaleza militar otorgados por la alianza en el ámbito de equipamiento, formación e investigación.

Otro dato de significación es que entre estos socios globales se encuentran, nada más y nada menos, que los primeros productores/exportadores de las drogas fuertes más consumidas a nivel planetario, como lo son Colombia, en el caso de la cocaína y Afganistán, para los casos de la heroína, el opio y la morfina, así como también Pakistán que es uno de los mayores cultivadores mundiales de la Adormidera o planta del opio, que es la base para la elaboración de las tres últimas drogas anteriores.

Es un hecho comprobado que la OTAN ha estado intensamente involucrada y de manera directa en la producción y el tráfico de drogas en Afganistán, desde el propio inicio de la llamada “Operación Libertad Duradera” a pocos días de los “atentados” del WTC, en octubre de 2001, siendo ésta la razón fundamental para que las tropas estadounidenses no hubiesen abandonado el país en 2014, después de que Obama anunciase oficialmente que la guerra había concluido, permaneciendo allá con base en un acuerdo firmado en el 2012 que permite a las tropas estadounidenses quedarse hasta el 2024; estimándose que para mediados de 2017 permanecían estacionados en ese sufrido país unos 8.400 efectivos militares estadounidenses y cerca de 30.000 contratistas (2), con una gran cantidad de mercenarios colombianos entre ellos.

Y en plena demostración de que el de la droga es un “negocio” que se encuentra en pleno ascenso en esa región del mundo, Donald Trump declaró en agosto del mismo año, con lo cual estaría incumpliendo una de sus principales promesas de campaña, que pensaba enviar otros 4.000 soldados, a la vez que exigió un mayor involucramiento de los 4.500 efectivos de la OTAN presentes en la región (3), algo que lo convertiría en el tercer presidente norteamericano en involucrarse en esta guerra sin fin.

Si se toma en consideración que el valor total de mercado del opio y sus principales derivados (heroína y morfina) alcanzó en 2017 la astronómica cifra de 95.000 millones de dólares estadounidenses (2), haciendo de las drogas el tercer producto comercial más importante, sólo superado por las armas y el petróleo, se podrá comprender claramente el gran interés del imperio y en general de todos los miembros de la OTAN en participar activamente de este negocio, que además de proveerles de un eficaz medio de control social les permite financiar acciones encubiertas que dada su naturaleza terrorista no podrían pasar con facilidad los controles éticos y/o presupuestarios de sus respectivos gobiernos.

Algo que ha llamado poco la atención a pesar de formar parte de la misma estrategia de hacer de Colombia un socio global de la OTAN, es que simultáneamente se le ha admitido en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), que es un organismo de cooperación internacional, compuesto por 37 estados, la inmensa mayoría de ellos estados europeos miembros de la OTAN, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales intercambiando información que les permite armonizarlas con el objetivo de maximizar su crecimiento económico y al mismo tiempo “colaborar” con el desarrollo de los países no miembros. Siendo oportuno señalar que la OCDE, que es conocida como el “club de los países ricos”, agrupa a los países que en 2017 proporcionaban al mundo el 70 % del mercado mundial y representaban el 80 % del PNB mundial, formando parte de ella antes que Colombia sólo dos países latinoamericanos: Chile, por su conocido servilismo ante los designios del imperio y Méjico, reconocido por la ONU en el “Informe Mundial sobre Drogas 2017” como el tercer productor/ exportador mundial de heroína, sólo por detrás de Afganistán y Myanmar (4).

No tengo duda alguna de que Colombia tiene sobrados méritos, tanto en materia de servilismo al imperio como de carácter militar, para pertenecer a la genocida y terrorista alianza que es la OTAN; así lo atestiguan hechos tales como: el haber participado al lado de los gringos en la segunda guerra mundial (1941-45) y en la guerra de Corea (1950-53); el haber participado en las más recientes tropelías de la alianza, tanto con elementos de tropa regular en Afganistán (5), como con excombatientes de su ejército regular reclutados como mercenarios en Irak, Libia y Siria; el haber continuado incrementando su gasto militar aun después de haber suscrito los acuerdos de paz con las FARC, siendo el país latinoamericano que más invierte en el área militar, con un gasto militar equivalente al 3,4 % de su Producto Interno Bruto (PIB), cifra que es similar a la asignada por el mismísimo imperio (6); así como las impresionantes cifras de campesinos y luchadores sociales asesinados por los paramilitares, las policías y los efectivos del ejército colombiano, aun después de haber sido suscritos los acuerdos de paz, que dan cuenta del carácter genocida de su gobierno.

No pongo en duda tampoco el derecho que tiene cada estado de asociarse con quienes juzgue necesario y conveniente a sus propios fines; lo que ocurre es que Colombia no estaba en libertad de asociarse con una potencia nuclear, como signatario que es del “Tratado para la Proscripción de Armas Nucleares en América Latina y el Caribe”, más conocido como el “Tratado de Tlatelolco”, que es un tratado internacional suscrito por todos los estados americanos, con la obvia excepción de EE UU y Canadá, que establece la desnuclearización del territorio de América Latina y el Caribe (7). Siendo oportuno señalar, tal como dice el comunicado de rechazo emitido por nuestra cancillería el pasado 26 de mayo (8), que la mencionada adhesión es contraria además a: la “Declaración de La Habana” de la CELAC, que proclama América Latina y el Caribe como Zona de Paz; a la “Declaración de Suramérica como Zona de Paz”; y las “Medidas de Fomento de la Confianza y Seguridad y sus Procedimientos “aprobados en el marco del Consejo de Defensa Suramericano de la UNASUR. No estando de más el señalar que Colombia ya estaba en abierta y flagrante violación del primero de estos instrumentos desde que aprobó el establecimiento de las bases militares gringas y por ende también de la OTAN, en su propio territorio en el 2009, pero que aun así tuvo el descaro de suscribir posteriormente los otros, algo que lamentablemente le fue permitido en aras de unos falsos principios de integración regional.

En cuanto a la adhesión de Colombia a la OCDE, habría que decir que Colombia como primer productor /exportador mundial de cocaína tiene también sobrados méritos para pertenecer a este antro de delincuentes, dada la preeminencia de la que goza actualmente la llamada “economía criminal” en el ámbito de la economía capitalista mundial.

Por lo todo lo expuesto en los párrafos anteriores es absurdo considerar que el imperio se haya tomado más de cuatro años de trabajo en convencer a Alemania y el resto de sus socios en la OTAN, para que aceptasen a Colombia en su seno, sólo para facilitarle a este fiel cipayo la adquisición de armamento en condiciones de pulcritud y transparencia, así como para ponerle a participar en las “mansas” misiones de paz impuestas por la ONU, como descaradamente pretende hacernos creer Santos con unas declaraciones dadas en una reciente entrevista que le hiciese el expresidente Rafael Correa (9). Resultando más que evidente que lo que persigue Estados Unidos al lograr esta incorporación de Colombia a la OTAN es el incrementar su utilización como punta de lanza en sus agresiones contra Venezuela y al propio tiempo sumar a esa organización a sus futuras agresiones sobre todos los países de la región, tal como ha venido haciendo en el África y el Oriente Medio, habida cuenta de que al imperio no le gusta invadir en solitario y es absolutamente nugatorio el que logre incorporar a cualquier otro país de la región. Es por ello que estamos diciendo que la OTAN se propone ponerle la mano a la América Latina, ya que su acompañamiento al imperio en sus inminentes intervenciones militares en la región, llevaría aparejada una jugosa participación en todos los despojos asociados.

Ante un riesgo tan inminente sorprende la extrema pasividad de los países de la región que actualmente están padeciendo gobiernos serviles y entreguistas en su gran mayoría, pero más aún la pasividad de los gobiernos del ALBA-TCP, de ninguno de los cuales con excepción del nuestro, he logrado leer un documento de rechazo a la malhadada adhesión.

Lamentablemente, habiendo muy poco que lograr a nivel regional, en materia de resistencia a la OTAN, considero que no queda otra opción que mirar hacia Rusia y China, potencias que si bien no logro entender cómo es que no han motorizado hasta ahora una alianza militar en contrario, al menos han acordado recientemente oponerse a los intentos de algunos países de realizar acciones militares unilaterales sin mandato de la ONU, en clarísima alusión a la OTAN, así como profundizar sus contactos en torno a las cuestiones de seguridad estratégica (10).
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Patria o muerte!
¡Venceremos!

(1) https://es.wikipedia.org/wiki/OTAN
(2) https://mundo.sputniknews.com/firmas/201706281070344882-asia-kabul-confrontacion-washington/
(3) http://www.lavanguardia.com/internacional/20170822/43732452041/trump-soldados-guerra-afganistan.html
(4) https://www.vanguardia.com.mx/articulo/mexico-tercer-productor-de-heroina-en-el-mundo
(5) http://celippor.blogspot.com/2017/01/800x600-normal-0-21-false-false-false.html
(6) http://celippor.blogspot.com/2017/09/800x600-normal-0-21-false-false-false_19.html
(7) http://www.opanal.org/texto-del-tratado-de-tlatelolco/
(8) http://minci.gob.ve/2018/05/comunicado-venezuela-rechaza-ingreso-de-colombia-a-la-otan-en-la-categoria-de-socio-global/
(9)https://actualidad.rt.com/programas/conversando-correa/274752-santos-correa-entender-tipo-relacion-otan?utm_source=browser&utm_medium=push_notifications&utm_campaign=push_notifications
(10) https://actualidad.rt.com/actualidad/274844-rusia-china-aumentar-coordinacion-fuerzas

celippor@gmail.com

Venezuela y la Organización de Estados Americano (OEA)


 Por Carlos Ellis:
 Recursos, espacios y territorialidad,  continuidad de la guerra por otros medios

El Sistema Internacional experimenta acontecimientos de gran atención, por ende coloca  en funcionamiento toda su estructura de control supranacional a través de  sus  instituciones y organizaciones. En casi dos décadas, desde 1999, nuevos actores, acontecimientos,  mecanismos y  nuevas corrientes que  permiten asumir retos dificultosos como sumarse al reordenamiento; es cuando en el campo de las Relaciones Internacionales, la diplomacia y la estrategia son elementos fundamentales para dar continuidad a la contienda, pero también a la existencia y permanencia del Estado-Nación por la magnitud del riesgo asumido “oponerse”.

En este terreno aunque parezca aislado, guarda relación lo siguiente “la arquitectura política del mundo está estructurada en buena medida sobre la base de los hidrocarburos” (Sohr R. 2009), esta contienda no escapa de este marco, añadiendo que estos recursos al ser el factor de desarrollo civilizatorio del mundo, obliga a Venezuela a dar las respectivas batallas allí,  en la arena internacional,  donde se coloca en juego el petróleo, la territorialidad, la soberanía y  la autodeterminación. De esto no caben dudas y así debe interpretarse el episodio que transcurre.

Un episodio donde el accionar de estas organizaciones supranacionales obliga  y requiere de una política exterior sabias y estratégica como instrumentos  de guerra, en el caso particular de Venezuela, defenderse de la Organización de Estados Americanos. La totalidad y finalidad de la disputa a que obedece?  Reseñemos lo siguiente:

 La Organización de Naciones Unidas es creada el 24 de octubre 1945 (California, EE.UU.) por 51 países; pilar fundamental del Sistema Internacional,  que para la fecha debía dar continuidad al proceso de crear un orden mundial pos Segunda Guerra, una configuración que por su dimensión  obligaba crear otras organizaciones supeditadas a esta; cada una para su dominio especifico, para controlar la fluidez de capitales a nivel global, Banco Mundial (1944), para generar pasivos y deudas,  el Fondo Monetario Internacional (1945), así para  la densidad poblacional, la Organización Mundial de la Salud (1948), en esa misma dinámica,  para controlar políticamente al “Continente Americano”,  la Organización de Estados Americanos, 30 de abril de 1948,  en el  llamado  “Pacto de Bogotá”, lugar cuna de la oligarquía suramericana.

Posterior a la creación de estas estructuras de control, la naturaleza del Sistema Internacional se enfoca en la “Guerra Fría” (1947-1991) y luego de la caída de la Unión Soviética, se aparenta una pausa a la guerra al cierre del siglo XX, surgiendo fenómenos geopolíticos y mecanismos de resistencia en mano de nuevos actores, donde el petróleo pasa a ser un factor fundamental. Es cuando los eventos del 11 de septiembre del 2001 (World Trade Center, New York, EE.UU.), justifica dar un giro al mundo en rebelión con una serie de medidas de peso en los cuales debemos citar los siguientes puntos de atención.

Un día antes de este evento, la resolución 1367 del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, dictaba un cese a 78 días de bombardeos por parte de la OTAN sobre  Yugoslavia, la cual desapareció como Estado-Nación,  ahora Croacia y Eslovenia. Tres días luego del 11-S,  la resolución 1369 autoriza la invasión a Eritrea y Etiopia por parte de la OTAN, esto por el control del estrecho de “Bab el-Mandeb” en el Golfo de Adén por donde ingresa el petróleo al Mar Rojo y sale por el Canal de Suez rumbo al Mar Mediterráneo para cumplir el abastecimiento de petróleo a  Europa.

El 19 de octubre del mismo año, en menos de un mes,  la resolución número 1374 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas,  autorizo la invasión a Angola, país miembro de la Organización de países Exportadores de Petróleo (OPEP)  y en noviembre de ese mismo año se modifica con la finalidad de controlar el tránsito marítimo mundial de mercancías  el convenio “SOLAS”  de la Organización Marítima Internacional y surge el código para la “Protección de Buques e Instalaciones Portuarias” generando el control pleno sobre el fletamento de Embarcaciones petroleras.

Lo de más atención, el mismo 11 de septiembre del 2001 es aprobado en sesión especial de la Asamblea de la Organización de las Estados Americanos, en Lima, Perú “La carta Democrática Interamericana”  como instrumento que proclama como objetivo principal el “fortalecimiento y preservación de la institucionalidad democrática” como tipifica su estatuto, resultando ser  que la llegada de “Chávez” a Venezuela  prometía perturbaciones al “estatu quo” patentado por los Estados Unidos de Norteamérica en la región, la finalidad real de esta carta fue y sigue siendo, refrenar actores y países que pretendan excluirse del proceso de configuración al control político, en este caso para  América. Una vez controlado políticamente estos y otros espacios en el mundo, se emprendió el plan en las regiones que albergan a países con la mayor capacidad de producción de petróleo “los países OPEP”, siendo importante citar eventos que permiten discernir la intención de estos mecanismos.

El proceso de dominación a través de la fuerza debía continuar, de septiembre a diciembre del 2001, en solo  dos meses,  tres resoluciones más del Consejo de Seguridad de la ONU  1378, 1383 y 1386, en fechas 14/11, 6/12 y 20/12 respectivamente, obligaron la invasión a  Afganistán y luego en  el 2003 Irak y Kuwait, dos países OPEP. Bajo este planteamiento debe ser inadmisible dudar de que dichas pretensiones guarden relación con los recursos energéticos. En el 2018, la “Carta Democrática” se pretende aplicar contra Venezuela y  al ritmo de la misma tonalidad se encuentran Argelia, Angola y Nigeria en conflictos internos al borde de la guerra para la posterior  ayuda humanitaria; cuatro países OPEP. Debemos preguntarnos.

Sera el petróleo el factor de guerra en las arenas donde debe prevalecer la diplomacia?  La Exxon Mobil (Rex Tillerson), está explorando en aguas del Esequibo buscando un nuevo frente de batalla diplomática, el petróleo pasa la barrera de los 70 dólares el barril,  las refinerías del Golfo de México están amenazadas por el inicio de la  temporada de ciclones y se impone con gran  importancia para el mercado de hidrocarburos el conflicto Irán-Israel.

El 5 de junio del año en curso, luego de varios intentos por perpetrar acciones en contra de la República Bolivariana de Venezuela, el Secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA)  Luis Almagro,  da inicio a una nueva fase de disputa y controversias políticas donde se pretende dar aprobación del mencionado instrumento para suspender a Venezuela del organismo, el no reconocimiento de las elecciones del 20 de mayo y la aceptación de la ayuda humanitaria,  motivos por el cual el Estado venezolano acciona en el campo de la diplomacia, generando los debates necesarios que argumenten la existencia de una   práctica que viola el Derecho Internacional que confiere  la potestad a la autodeterminación.

Tomando en cuenta los mecanismos de acciones ejecutados por esta organización, concatenado con los eventos ocurridos y fundamentando en la Seguridad y Defensa de la Nación venezolana, dicho evento debe ser considerado como la avanzada más contundente en  contra del Gobierno de Venezuela. Podríamos  considerar de suma importancia que, el consecutivo triunfo de Venezuela en esta contienda obedece al apoyo de los países de la Comunidad del Caribe (CARICOM) donde “Petro Caribe” ha jugado un rol fundamental,  la “petro diplomacia”. Se debe prestar atención a que los resultados de la votación  reflejan la voluntad  del  54,2% de los países del continente. No obstante, esta medida requiere de una Asamblea General Extraordinaria donde se debe obtener 24 votos para dar cumplimiento a sus objetivos; la territorialidad, los espacios y nuestros recursos energéticos. Sin lugar a dudas, es el petróleo el factor del conflicto en el marco de la dinámica internacional, donde Venezuela está obligada a debatir con altura en el campo de la diplomacia.

Analista internacional
carlosellis1@gmail.com

El tema de nuestro reclamo histórico del territorio Esequibo

Por Juan Martorano:

Debería ser un asunto que convoque a la unidad nacional
Para el momento en que aparezcan publicadas estas líneas, debería estarse escenificando en el Tribunal Internacional de La Haya, la reunión de los representantes de Guyana y Venezuela, a fin de dirimir la controversia histórica del territorio Esequibo. Es importante señalar que esta acción judicial a nivel internacional fue incoada por el gobierno guyanés en abierta contravención a lo pactado en el Acuerdo de Ginebra, firmado por los gobiernos de los dos países en 1966, y que remitían a una salida negociada y la aplicación de buenos oficios por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Pero, la estrategia de la empresa Exxon Mobil de la mano del Departamento de Estado de EEUU y del gobierno guyanés apunta a la explotación del bloque Starbroek, en el mar territorial de este territorio en disputa, y que la corporatocracia mundial dispuso explotar dichos yacimientos a partir del año 2020. Con ello, además de la explotación de un crudo que pertenecería a nuestro país, se busca cerrar nuestra salida al atlántico, lo cual sería lesivo a los intereses del país.

Asimismo, y aprovechando esta reclamación, se pudiera retomar la estrategia de tenaza, ahora con el triunfo del uribismo personificado en Ivàn Duque, y por el Brasil de Temer y las explotaciones en el Arco Minero del Orinoco, pero ambos asuntos serán objeto de análisis en próximos artículos.

Lo cierto del caso es que asuntos como este en otras partes del mundo, como por ejemplo la reclamación histórica de Bolivia a su salida al mar a Chile, logró unir por ejemplo al Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, con el ex presidente de ese país y opositor a éste, Carlos Meza. En este país, ni siquiera el tema del Esequibo ha servido para lograr la verdadera unidad nacional.

El Presidente Maduro en el año 2014 y parte de 2015, impulso toda una campaña comunicacional en aras de posicionar el tema de nuestra reclamación histórica del Esequibo. Y allí estuvo Delcy Rodrìguez, en ese entonces como nuestra Canciller, ejecutando las instrucciones del Primer Mandatario Nacional en ese sentido. Fue una campaña positiva, una campaña que intereso a buena parte de la población, que motivo y que tuvo una importante cobertura a nivel mediático y comunicacional. Pero, producto de la falta de seguimiento de la política pública, y fundamentalmente ésta en política exterior, eso se enfrió y perdió interés, lamentablemente.

Y sobre todo, ante estas acciones agresivas, se ha limitado a un escueto y tímido comunicado de nuestra Cancillería, que verdaderamente preocupa ante la gravedad de la acción del gobierno guyanés.
También es reprochable la actitud del diputado de la Asamblea Nacional, William Dàvila, al señalar que el Presidente Maduro no ha defendido debidamente la reclamación de Venezuela por el Esequibo. La postura de este parlamentario coincide con la de María Corina Machado, en usar este tema de forma politiquera y manipulada. Un tema tan serio como este no debe ser utilizado de esta manera tan burda y ruin.

Ciertamente nuestro país afronta complejas y difíciles circunstancias que nadie en su sano juicio niega. Pero ante la posibilidad de que este territorio en el que habitamos todos, pueda ser cercenado y vulnerado por la voluntad de poderosos intereses transnacionales, la unidad nacional y patriótica nos convoca y nos obliga a unirnos.

Me viene a la memoria esa extraordinaria película editada por el Hollywood de Suramérica, nuestra querida Villa del Cine (La cual tuve la oportunidad de visitar) llamada: “La Planta Insolente”, en una impecable interpretación del actor Roberto Moll del entonces Presidente de los Estados Unidos de Venezuela, Cipriano Castro, cuando lanzó aquella memorable proclama el 9 de enero de 1902, cuando nuestras costas fueron bloqueadas por Alemania, Inglaterra e Italia. Confieso que no conocía el texto íntegro de tan hermosa y patriótica declamación, la cual adquiere plena vigencia y pertinencia en los actuales momentos. Creo oportuna la masificación y difusión de la misma.

Creo que nuestro Gobierno, las diversas ramas del Poder Público y sus diversos niveles, la Asamblea Nacional Constituyente como expresión del Poder Popular Originario, y las venezolanas y venezolanos independientemente de su signo político e ideológico, estamos obligados a unirnos en este tema que nos convoca y concierne a todos, y que debe iniciarse una campaña de manera inmediata por mantenernos informados sobre las deliberaciones que se darán en la Corte Internacional sobre la reclamación de nuestro Esequibo, y la decisión que se adopte al final de esto.

Creo que la convocatoria a expertos que manejen este tema debe ser inmediata y que puedan poner en autos a nuestro pueblo sobre este tema de interés nacional.
No olvidemos pues que: “El Sol de Venezuela nace en el Esequibo”.

¡Bolívar y Chávez viven, y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
jmartoranoster@gmail.com,  /  j_martorano@hotmail.com, 

“Los Archivos del Plan Cóndor son ahora piezas fundamentales de memoria y justicia universal”


Por Martin Almada:
A 25 años del hallazgo de los “Archivos del Terror”
Los documentos prueban el pacto criminal que coordinó las acciones de represión de las dictaduras militares del Cono Sur durante las décadas del ’70 y ‘80. Desde su hallazgo, han aportado evidencia en numerosas causas judiciales internacionales. Por su valor histórico, jurídico, político y sociológico, fueron declarados “Memoria del Mundo”, y están disponibles para su consulta pública. Su descubridor, el abogado y educador paraguayo Martín Almada, recibió el Right Livelihood Award (conocido también como Premio Nobel Alternativo).

 El Museo de las Memorias de Asunción (Paraguay) conmemoró el viernes el vigesimoquinto aniversario del descubrimiento de los Archivos del Terror. Tras una investigación iniciada por el educador y abogado Martín Almada, cerca de 700.000 páginas de documentos secretos fueron encontradas el 22 de diciembre de 1992 en una comisaría paraguaya. El hallazgo que prueba la existencia de la Operación Cóndor tiene estrecha relación con la historia personal de su descubridor, que hoy tiene 80 años.

En 1974, la inteligencia militar del Plan Cóndor clasificó como "subversiva" su tesis titulada "Paraguay: Educación y Dependencia", producida en el marco de sus estudios doctorales en la Universidad Nacional de La Plata (Argentina). Bajo la acusación de "terrorista intelectual", Almada fue secuestrado y sometido a torturas a lo largo de los tres años que duró su cautiverio. Durante ese tiempo falleció su esposa, la educadora Celestina Pérez, producto de repetidas torturas psicológicas.

Tras una fuerte presión internacional, Almada fue liberado en 1977 y asilado en Panamá. Fue luego contratado por la UNESCO en París, donde vivió exiliado junto a sus tres hijos. Al regresar a Paraguay una vez restablecida la democracia, reclamó conocer sus antecedentes penales. Le respondieron que no existían y le negaron que alguna vez haya estado privado de su libertad. A instancias de la figura de Habeas Data, incorporada en la Constitución paraguaya de 1992, Almada inició una investigación que contó con el respaldo del juez José Agustín Fernández.
Junto a su segunda esposa, la periodista y educadora argentina María Stella Cáceres, su equipo de colaboradores de la Fundación Celestina Pérez de Almada y amigos/as internacionales, Almada siguió los indicios recogidos durante los años de encierro y exilio.

El 22 de diciembre de 1992 se dispuso el operativo que condujo al descubrimiento de los “Archivos del Terror” en el Departamento de Producciones de la Policía Nacional, en la ciudad de Lambaré. Se encontraron miles de documentos probatorios de la existencia del Plan Cóndor, entre ellos, actas de la reunión internacional celebrada en Chile en noviembre de 1975, referida a la llamada Operación Cóndor. Entre los documentos también había fichas de detenidos, detenidos desaparecidos, informes confidenciales de delatores, pedidos de búsqueda de gobiernos y autoridades militares y policiales de los países de la región, declaraciones de detenidos, controles a partidos políticos, grupos estudiantiles, sindicales, religiosos, controles telefónicos y vigilancia domiciliaria, entrega de prisioneros, grabaciones de conferencias, discursos, programas radiales y fotografías de opositores políticos, inclusive de niños y adolescentes detenidos y torturados. 

Este acervo documental está disponible para su consulta pública en el Museo de la Justicia emplazado en el Palacio de Tribunales de Asunción. Desde el año 2009 cuenta con la categoría “Memoria del Mundo” de la UNESCO y con motivo del 25º aniversario de su descubrimiento, el gobierno paraguayo lo declaró Bien de Patrimonio Cultural Nacional. A nivel internacional, el hallazgo tuvo numerosas consecuencias tanto en la aprobación de leyes y consolidación de instituciones democráticas como al servicio de la búsqueda de justicia para las víctimas.

Por su coraje en la defensa de los derechos humanos y la búsqueda de justicia contra los torturadores, Martín Almada fue galardonado con el Right Livelihood Award en 2002. Esta distinción también conocida como "Premio Nobel Alternativo" le fue concedida en el Parlamento Sueco al cumplirse 10 años del hallazgo de los "Archivos del Terror". Pese a su aporte permanente facilitando pruebas y atestiguando en juicios, él mismo no ha obtenido justicia. La paralización de su querella criminal contra el dictador Stroessner, cómplices y encubridores lo llevó a recurrir al principio de Jurisdicción Universal, interponiendo una causa en los Tribunales Federales de Buenos Aires junto a un grupo emblemático de víctimas. Su caso y el de su esposa Celestina Pérez también están radicados ante la Comisión Interamericana de DD.HH.

Por sus denuncias, Almada ha enfrentado ocho juicios por parte de represores bajo la acusación de calumnias. Tales demandas fueron desestimadas en todos los casos luego de años de tensa tramitación y riesgos. Con 80 años, Almada continúa buscando archivos que aporten al esclarecimiento del Plan Cóndor, reclamando incluso al Papa por la apertura de los documentos sobre las dictaduras del Cono Sur de América Latina que obran en poder del Vaticano.

 Documentos al servicio de la justicia nacional y universal
En Tribunales nacionales de Paraguay se iniciaron 37 querellas criminales. En la Corte Interamericana de DD.HH. se tramitaron ocho juicios que obtuvieron sentencia firmes.

Detención del dictador genocida Augusto Pinochet de Chile en Londres, 1998. La Audiencia Nacional de España recibió los documentos probatorios del Plan Cóndor que contribuyeron al auto de procesamiento.
Martín Almada aportó documentos probatorios y actuó como perito en los Juicios contra las dictaduras de Argentina y Uruguay en los Tribunales de París, Francia; y en Roma, Italia por las desapariciones forzadas de ciudadanos italianos en países latinoamericanos que se encontraban en dictaduras. Realizó sucesivas denuncias entre  1989 y 2015.

Los Juicios por la Verdad en Argentina por la apropiación de niños/as durante la dictadura militar (1976/1983) contaron con pruebas provenientes del Archivo del Terror. La Mega causa Cóndor (Argentina) con sentencia en mayo de 2016 se apoyó en documentos microfilmados del Archivo presentados por los familiares querellantes para establecer que “el Cóndor fue un plan sistemático de eliminación de personas que actuó mediante la coordinación  de los gobiernos de la región”.
Copias de fondos documentales fueron entregadas en 2012 a la Comisión de la Verdad de Brasil.
 Las consecuencias del descubrimiento del “Archivo del Plan Cóndor”

Fue cerrada la Dirección Nacional de Asuntos Técnicos, sede de la policía política de la dictadura paraguaya, especializada en torturas y organizada con apoyo de los Estado Unidos de Norteamérica. Ante el impacto público por el hallazgo de los Archivos, la DNAT fue cerrada por Resolución Nº 766 del Ministerio del Interior en la tarde del mismo día del descubrimiento.  Se estima que allí fueron torturadas miles de personas. Desde 2002, el edificio alberga el “Museo de las Memorias: Dictadura y Derechos Humanos”, creado a instancias de la Fundación Celestina Pérez de Almada y en respuesta a las necesidades de las víctimas. Fue declarado “Sitio Histórico y Bien Cultural de la República” en 2008.

El Estado Paraguayo aceptó la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos para el Conocimiento y Juzgamiento de Violaciones a los Derechos Humanos, a través del Decreto Nacional 16.078 del 8 de enero 1993. Con ello se puso en vigencia la Ley Nacional 1/1989 que se encontraba sin promulgación. Decenas de casos paraguayos se procesan ante esta Corte que produjo sentencias en ocho juicios por crímenes de lesa humanidad, incluidas desapariciones forzadas de personas.

Se creó el Centro de Documentación y Archivo para la Defensa de los DD.HH. por Resolución  81/1993 de la Corte Suprema de Justicia. Hoy “Museo de la Justicia” con rango “Memoria del Mundo” para la UNESCO. Con motivo del 25º aniversario, el gobierno paraguayo declaró Bien de Patrimonio Cultural Nacional al acervo documental del “Archivo del Terror”, mediante Resolución 685/2017 de la Secretaría Nacional de Cultura. Igualmente depositó una colección digitalizada en el Archivo Nacional con la finalidad declarada de facilitar la consulta de la ciudadanía y favorecer la investigación histórica.

Se consagró el 22 de diciembre como el Día de la Dignidad Nacional en homenaje al descubrimiento del Archivo del Terror. Fue una iniciativa de estudiantes del histórico Colegio Cristo Rey, asumida por Senador Juan Manual Peralta y convertida en Ley 561/1995.

Leyes de Indemnización a las víctimas, cónyuges e hijos/as. Desde 2002 a la fecha, las leyes 838/86, 3603/08 y 3603/08 posibilitaron una parcial reparación económica para más de 14.000 personas víctimas y sus familiares.

La Comisión de Verdad y Justicia, propuesta por las víctimas, se crea mediante ley 2.223/2005. Sobre la base de los documentos del Archivo, a lo largo de cuatro años elaboró un Informe Final que reconoce la existencia de 130.000 víctimas y más de 20.000 personas sometidas a torturas, similar cantidad de personas enviadas al exilio, 500 personas detenidas desaparecidas, el genocidio del Pueblo Originario Aché, además de 8.000 hectáreas de tierras mal habidas mayoritariamente cedidas a militares, personeros de la dictadura y extranjeros. El documento produjo Conclusiones y Recomendaciones; hasta la fecha ningún gobierno asumió la responsabilidad de avanzar en su concreción.

La creación del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de Paraguay para contribuir al respeto a los Derechos Humanos en la actualidad y combatir las prácticas enraizadas para  interrogar y reprimir impartidas por  asesores extranjeros en tiempos de dictadura stronista  y los cursos en la Escuela de las Américas.

Con información facilitada por María Stella Cáceres, directora de la Fundación Celestina Pérez de Almada y el Museo de las Memorias: Dictadura y Derechos Humanos de Asunción de Paraguay
almada@fcpa.org.py

martes, 19 de junio de 2018

Insípido triunfo para el ganador, inmenso optimismo para la otra Colombia


Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez: 
La Colombia Humana ganó en las principales ciudades del país como Bogotá, lo que no le pone fácil la tarea al nuevo presidente que se negó a debatir y confrontar, que no ha ocupado cargos y que no fue su talante, ni su discurso, ni su programa, ni su capacidad, si no sus apoyos y la fuerza de su creador Uribe quien lo hizo presidente. Sus fieles seguidores en campaña mostraron epítetos, adjetivaron, estigmatizaron y ofrecieron no hacer trizas la paz si no al país entero y cobrar venganza. Ojala el presidente ganó sin convencer,  no caiga en la tentación de convertir al palacio de gobierno en un campo de espionaje, persecución o control de maquinarias y sistemas de corrupción.

Le queda el desafió separarse de la maldad que pueda entrañar su cercanía y deuda con el presidente eterno como llamo a Uribe y hacer un gobierno sin olvidar que gracias a la paz en curso ha crecido la esperanza y permitido las elecciones más pacificas de la historia reciente y le queda desprenderse del afán de las elites por reconcentrar sus esfuerzos para alentar la polarización y machacar sobre el odio y en cambio tendrá que ordenar de inmediato el cese del fraking y la entrega de la riqueza nacional a las trasnacionales. Le queda revertir a la salud en un derecho y darle gratuidad a la educación y lograr que el que la haga la pague empezando por tocar el oscuro listado de sus apoyos.

Llega un presidente con poca independencia y capacidad de maniobra, hecho a la medida del régimen de la seguridad democrática y del todo vale, apoyado por  todos los poderes ejecutivo, legislativo, judicial, órganos de control, partidos políticos tradicionales liberales y conservadores y sus variantes, que hicieron un mismo equipo sin escrúpulos para ganar la presidencia gracias a la puesta en ejecución del mismo pacto de elites de siempre. Los medios de comunicación mostraron que son la herramienta principal del mismo poder que representa el elegido y le comunicaron al resto del país que la imparcialidad y la objetividad habían llegado a su final y algunos periodistas superaron la vulgaridad. La falta de compromiso de los medios con la verdad fue vergonzoso, retrasmitió falsedades, repicó sobre los mitos y engaños que salían paulatinamente de la campaña del ganador y que nunca fueron controvertidos, explicados o tratados con la mínima reflexión.

El presidente llega arropado de malas compañías, polarizadores de oficio, camaleones de la política, medios de comunicación vergonzantes, voces angustiosas de la política tradicional derrotada y pusilánime, veteranos del clientelismo ya vencidos en otras batallas, parapolíticos y convictos, responsables de escándalos y lo peor del depósito de corrupción nacional. El nuevo presidente tendrá que sacudirse y cobrar estatura moral y responsabilidad ética para alcanzar la posición inteligente del estadista que ya ganó pero difícilmente podrá legitimarse. Duque tendrá que preparase para gobernar gobernando y saber enfrentar en democracia y sin autoritarismos, los retos que le plantea la inteligencia del mundo, a la que no podrán matar ni intimidar otra vez, y responder con efectividad a los retos que le plantea defensa de la soberanía y la riqueza del país de la voracidad de sus financiadores de campaña, que resulta contrario a sus propósitos.

La deficitaria democracia, fue apropiada por la otra Colombia, la que desconfía del nuevo gobernante, no le guarda obediencia y estará dispuesta a confrontarla todo el tiempo, porque las dos agendas no coinciden. La Colombia Humana voto a voto por primera vez sumo 8 millones y cerca de un millón el votó en blanco, de los que sin grandeza se negaron a contribuir en la lucha para salir del vació. Ocho millones de electores son bastante, una inmensa mayoría, diversa, plural, libre, decidida, honesta, conformada por inconformes, empobrecidos, ocupantes de distintos territorios del olvido, sectores medios y populares, atraídos por la dinámica de trabajo inspirada en las abejas que trabajan para sumar, sin interés propio, sin cálculo de ganancia, con amor y afecto, que se sobrepusieron los temores infundados sembrados con cizaña del equipo ganador, hizo crecer entre la ignorancia y el resentimiento las siniestras farsas del castro chavismo, el ateísmo y la ideología de género y los fantasmas de terror que ellos mismos inspiran.

Ocho millones de gentes comprometidas con la búsqueda del cambio y la transformación del país y otro millón de votantes en blanco, son una cifra ganadora, inmensa, con más potencia creadora y con mayor legitimidad que los diez millones que obtuvo el ganador, que no representan la identidad, las demandas, ni las necesidades de los excluidos y los resistentes, que hacen la nueva realidad política electoral del país. Ganaron los más de 7000 intelectuales del mundo, cineastas, académicos, artistas, movimientos sociales, victimas, estudiantes, trabajadores, campesinos, mujeres, indígenas, afro, lgtb, ambientalistas, animalistas, militantes políticos, que dieron cada uno y en colectivo lo mejor de sí, sin ahorrarse nada, ni pedir nada a cambio, para alcanzar una victoria que orgullece con la inmensa cifra de ocho millones de personas, de votantes.

Los 8 millones de la Colombia Humana, son una fuerza imparable que asume el compromiso inmediato de defender lo que nunca había ocurrido en los doscientos años de vida republicana y los 27 de la Constitución Colombiana de 1991: Juntar a tanta gente en el común denominador, de que la vida, y que la paz y la dignidad son más, que las clientelas políticas unidas. Para los ganadores ganar solo será un motivo insípido de celebración y la hora para hacer las cuentas del poder. Para la Colombia Humana, ganar lo ganado es motivo de alegría y las asimetrías e inequidades de campaña en cambio de rabia producen aprendizajes y despiertan la imparable necesidad de avanzar, organizar y prepararse para confrontar con altura, con imaginación, con orgullo y en movilización permanente en la calle y en las redes al próximo gobierno de la mano y dirigencia de Petro, Ángela María, Claudia, Antanas y muchos hombres y mujeres más para los que la vida es sagrada, la ética su brújula y su lucha incansable su mejor ejemplo. 

mrestrepo33@hotmail.com

EE.UU. dijo que peligra su seguridad con presencia China en Panamá


Por Marlene Testa: 
Estados Unidos mira con recelo la creciente presencia de China en las inmediaciones del Canal de Panamá. En su más reciente comparecencia ante el Senado de Estados Unidos, Kurt W. Tidd, jefe del Comando Sur, alertó sobre la penetración de los chinos en una zona tan estratégica para Washington, como lo es el Canal de Panamá. La información que se desprende del diario español ‘ABC' señala que se ha criticado que el gobierno chino se esté introduciendo en Latinoamérica.


Esto considerando que además de la rivalidad económica que siempre ha existido entre ambos países, Pekín también plantea un reto de seguridad para Estados Unidos, con su presencia la vía interoceánica.

El tratado Torrijos - Carter, de devolución del Canal garantiza el libre tránsito internacional y reserva a Washington el derecho a intervenir si esa libertad se ve amenazada. La vía es fundamental para las comunicaciones y el comercio entre las dos costas de EE.UU.

Tidd, citado por el diario español, dijo que ‘el mayor alcance a puntos de acceso global cruciales como Panamá crea vulnerabilidades comerciales y de seguridad para Estados Unidos'.

El jefe del Comando Sur indicó que la línea de los asiáticos de extender su proyecto de la Nueva Ruta de Seda a Latinoamérica y la política de otorgar créditos a las naciones del área representa una oportunidad para que el país asiático expanda su influencia sobre socios claves, promueva negocios y prácticas laborales improcedentes.

Conexiones 
Las posibilidades de que las terminales portuarias gestionadas por los chinos y adyacentes al canal interoceánico pasen a integrarse al denominado ‘collar de perlas' (puertos operados por China en rutas estratégicas para facilitar escalas de su flota) acaba de ser también advertido por ‘Wall Street Journal' en su publicación ‘Navy Faces Global Chinese Maritime Threat'.

China es el segundo usuario del Canal de Panamá, después de Estados Unidos, y el mayor proveedor de las mercancías de la zona franca panameña, que es la grande de Latinoamérica y la segunda del mundo. En el Atlántico, la compañía china CCCC (China Communications Construction Company) ha construido el 30% del nuevo Panamá Colón Container Port, una terminal que contará con tres muelles adecuados a las nuevas dimensiones del Canal Ampliado y naves multiuso. La terminal contará con una estación para la recepción de gas licuado.

CCCC es una de las mayores empresas de construcción y diseño de puerto de los asiáticos.

Mientras que la empresa Hutchinson Wampoa, de Hong Kong, gestiona desde hace dos años una terminal portuaria en la entrada Sur del Canal de Panamá. Con una inversión de $165 millones, en Amador, la empresa china CHEC forma parte de un consorcio Cruceros del Pacífico para construir un nuevo puerto de cruceros.

Pero, además, las inversiones chinas en Panamá se han multiplicado desde el restablecimiento de relaciones diplomático entre ambos países, a partir de junio de 2017. Durante muchos años, Centroamérica ha sido socio de Taiwán. Pero, en la última década países como Costa Rica (2007), Panamá (2017) y República Dominica (2018) han reconocido a China y establecido relaciones diplomáticas y comerciales.

‘El mayor alcance a puntos de acceso global cruciales como Panamá crea vulnerabilidades comerciales y de seguridad para Estados Unidos'

KURT W. TIDD, 
JEFE DEL COMANDO SUR
mtesta@laestrella.com.pa

The New York Times y El capo Uribe Vélez


Por Malcolm Rumbos:
Los documentos, divulgados por el periódico The New York Times, ponen en una posición comprometedora al expresidente a pocas horas de las elecciones presidenciales. Un informe afirma que Álvaro Uribe Vélez era un ‘amigo cercano’ del capo Pablo Emilio Escobar Gaviria.

La reacción del presidente Álvaro Uribe Vélez en contra del periodista Gonzalo Guillén a quien señaló de ser el autor del libro de la ex diva de la televisión Virginia Vallejo ‘Amando a Pablo, odiando a Escobar’ tuvo un eco contraproducente en Estados Unidos. De una parte, The New York Times, el periódico más influyente del mundo y uno de los rotativos más leídos por los estamentos de poder en la vida política de Estados Unidos, recogió el caso en una nota que para contextualizarla vuelve a citar un informe en que el se afirma que Álvaro Uribe Vélez era un ‘amigo cercano’ del capo Pablo Emilio Escobar Gaviria.

Se trata de un informe desclasificado de inteligencia en el que se afirma que a partir de 1991 Uribe era “amigo personal cercano” del “señor Escobar”. Además, asegura que Uribe estaba ligado a negocios no identificados con implicaciones en el tráfico de drogas. Este informe es un material no confirmado que en su momento fue rechazado tanto por el gobierno colombiano como por la justicia de Estados Unidos. Sin embargo, el periódico vuelve a utilizarlo sin darle la debida importancia a semejante dato.

Esto significa que la salida del presidente Uribe a las emisoras –Caracol y RCN– para desvirtuar las afirmaciones de la ex amante del capo del narcotráfico no tuvo el efecto deseado. Por el contrario, si lo que buscaba el Jefe del Estado era hacer claridad sobre este episodio, al menos, en The New York Times se logró todo lo contrario.
De igual manera, en el periódico para el cual es corresponsal el periodista Gonzalo Guillén, El Nuevo Herald, en su caso rechazó con vehemencia las declaraciones del presidente Uribe.
Humberto Castelló, director de El Nuevo Herald, expresó su rechazo y extrañeza por las declaraciones de Uribe.

”No hemos recibido ni una sola queja ni la más mínima solicitud de corrección del Presidente por las publicaciones de nuestro corresponsal'”, afirmó Castelló. “Lamento la ligereza, la injusticia y la irresponsabilidad que ha cometido con ese comentario la persona de más alta investidura en un país en donde se ha visto que los defensores armados del Presidente, al margen de la ley, no corrigen a los periodistas con cartas, sino con balas'”.

El diario de Miami recordó que Guillén se encuentra bajo protección de dos escoltas del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) desde hace tres meses luego de que la redacción de El Nuevo Herald recibió un anónimo revelando un plan para matarlo supuestamente urdido por paramilitares de la zona de San Andresito en Bogotá y oficiales de la Policía Metropolitana.

'”Estos hechos son sumamente graves y nos generan gran preocupación sobre la seguridad y la integridad física del periodista'”, escribió a finales de mayo el director ejecutivo de Human Rights Watch, José Manuel Vivanco, al vicepresidente Francisco Santos, al conocer la situación del periodista.
El periódico dice que como ejemplo de la supuesta calumnia de la que habría sido víctima, Uribe citó un artículo publicado en El Nuevo Herald que no fue escrito por Guillén.

Y aclara que se trata de una nota publicada en mayo de 2006 por el reportero de El Nuevo Herald Gerardo Reyes, sobre un caso en el que Uribe fue ligado a un proceso de contrabando de una avioneta en 1983, episodio del que el mandatario dijo que no recordaba nada.

En su intervención en RCN, Uribe aseguró que en el artículo en mención se afirmó que se trataba de un avión ligado al narcotráfico, pero la nota en ningún punto hizo esa aseveración en forma directa, ni indirecta ni atribuida a una fuente.

En el artículo periodístico se presentaron las explicaciones que dio el Presidente a través del secretario jurídico de su despacho. Tras la publicación del reportaje ni Uribe ni sus funcionarios enviaron corrección o aclaración alguna.
rumbos200@gmail.com