miércoles, 8 de abril de 2020

El gobierno de la "hija predilecta" del libertador Bolívar apoya las amenazas de EE.UU. contra la propia patria de su padre



Por Rolando Prudencio Briancon: 
Aquel ser que no ama a sus padres es el más despreciable ser que puede haber. Es igual de despreciable al mismo ser que no ama su patria. Pero además ratifica esa su condenable condición, cuando se convierte en enemigo por encargo de un tercero que tiene la obsesión de agredir la patria de quien precisamente nos legó la libertad, como es Venezuela, la patria del libertador Bolívar.



Claro que no se podía esperar otra alevosa actitud de la canciller Karen Longaric, quien ya antes dio muestras de su deslealtad y des desagradecimiento hacia la Revolución cubana, donde tuvo la honrosa oportunidad de cualificarse académicamente en relaciones internacionales durante cuatro años, pero ha sido quien cobardemente ha convalidado la expulsión de los médicos cubanos de la "hija predilecta de Bolívar".

La canciller boliviana Karen Longaric ya dio muestras de lo miserable y malagradecida que no sólo es ella, sino el gobierno al que representa como su canciller, contra la generosa y solidaria contribución de la revolución cubana ordenando; por órdenes -valga la redundancia- del orate de Trump que se expulsen a más de 700 galenos cubanos de Bolivia.

Y es que ya ha dejado de ser un secreto el alevoso ataque bajo el que las brigadas médicas cubanas han estado soportando desde la llegada de Trump a la Casa Blanca; ya sea acusándola de practicar una "esclavitud moderna", pagando a mercenarios "think tanks" para que hagan ese "trabajo sucio", de acusar de ello a la Revolución: o ya también promoviendo la fuga de cerebros de los galenos de la isla, sabiendo de la valía que tiene la medicina cubana.

Hoy, como se escuchan, y en medio de una pandemia, el gobierno de Trump ha ordenado tocar los tambores de guerra contra Venezuela, y como siempre con la consabida coartada del narcotráfico que le ha valido para desplegar una ofensiva con un operativo antidrogas gigantesco, acusando al gobierno venezolano de estar involucrado en un negocio, que los norteamericanos monopólicamente manejan como el narcotráfico; sin permitir que competidor alguno se les ponga en frente.

Esa es la razón por la que Longaric ha hecho un lambiscón lobby con el gobierno de los EE.UU.: "acogiendo favorablemente la iniciativa del Marco de Transición Democrática" propuesto por Trump, pues es menos cierto es que también ha sido el gobierno de Trump el que ha estado detrás del GOLPE contra Evo, apoyando a los golpistas, y es gracias a él que ahora mismo están donde están los golpistas.

Así que los golpistas no podían fallarles a sus amos estadounidenses, poniéndolos por encima del padre de nuestra libertad como es el libertador Simón Bolívar, quien nos consideró su "hija predilecta", pero es hoy quien está de acuerdo con la agresión yanqui a su propia patria.
prudenprusiano@gmail.com

1 comentario: