miércoles, 11 de julio de 2018

EEUU ha corrompido a las burguesías Latinoamericanas


Por Diego Olivera Evia: 
La OEA un antro de terroristas y narcotraficantes inmorales

Muchas veces hemos hablado o publicado notas de América Latina, como el patio trasero de Estados Unidos, soportamos la crisis de golpes de estado en invasiones de EEUU, desde la guerra de selección, la invasión a México, como anteriormente con Cuba, para ampliar sus acciones a Centroamérica el Caribe, como la anexión de Puerto Rico, como colonia.


Para ampliar recordamos el Plan Cóndor y los golpes de estado en Suramérica, como los más de 50 años de Bloqueo a Cuba, una historia de acciones imperialistas de conquista a los recursos del continente, el nuevo desafío a finales del Siglo XX y en la primera década del Siglo XXI, con el ascenso y triunfo del presidente Hugo Chávez en 1998, como la constituyente de 1999, surgió la nueva carta magna, la constitución bolivariana que dio surgimiento a la revolución bolivariana, que daría un cambio a Venezuela, como a América Latina, con vientos de cambio en una nueva alborada.

El surgimiento de UNASUR, ALBA, CELAC y el hoy desprestigiado MERCOSUR, fueron momentos de crecimiento en la economía regional, una unidad que enfrento a George Bush y Barak Obama, en varios foros y reuniones de la OEA, hoy también desprestigiada por el títere de EEUU Luis Almagro, han marcado una nueva época de traiciones y sumisiones a EEUU, la CIA, para crear un apéndice de nuestras naciones al dominio del imperio gringo.

Ante esta realidad nueva surge aquella famosa frase de Napoleón Bonaparte, de que cada hombre o político tiene su precio, de esa manera EEUU y Trump, compraron a Mauricio Macri (denunciado por diarios de EEUU, como el principal corrupto del continente), la sumisión de Pérez Nieto a Trump y la CIA, muestra un PRI vendido y anti latinoamericano, a un vasallo de EEUU, Santos con 7 bases militares y con la venta de drogas a Norteamérica, marcando su carácter sicario contra Venezuela, de la misma manera el golpista Temer, corrupto apoyado por un congreso de mafiosos y vendidos al vil precio de sus mentiras, así Paraguay con un presidente narco, como fue la expresidente Bachelet al servicio de una constitución pinochetista, han marcado una nueva década de hambre, miseria, desempleo, endeudamientos como el de Argentina por 100 años, por el macrismo.

La era Trump marca un nuevo macartismo

.Hemos vuelta a los tiempos de la mentira, el odio, el racismo,  estamos ante una guerra despiadada sustentada, por la burguesía y sus patrones imperiales EEUU, se amplió con la presidencia de Trump, que ha creado una unidad de “socios”, con el grupo de Lima, hostigando a los países que mantienen una visión alternativa, como Venezuela, Cuba, ahora Nicaragua, Bolivia, El Salvador y ahora el triunfo de AMLO en México, se espera una nueva diáspora.

Sin embargo estos hechos, son presionados por el psicópata Donald Trump, en su obsesión por invadir a Venezuela, hecho repudiado por Rusia y la Unión Europea, las masivas sanciones, a muchos ataques en el   Mundo, como la Guerra económica contra Chima, son parte de una estrategia imperialista de control del mundo, al mejor estilo Hitleriano, y fascista en la Supremacía Blanca.
  
La OEA un antro de terroristas y narcotraficantes inmorales
Estamos ante un nuevo dominio de la Organización de Estados Americanos (OEA), con la Secretaria General en manos de Luis Almagro, un individuo inmoral y corrupto, que ha dedicado sus funciones a atacar a Venezuela, Cuba y ahora Nicaragua, sin embargo apoya a Naciones que aplican el terrorismo y el narcotráfico, varias acusaciones de apropiación indebida de ingresos, con denuncias en Uruguay y ahora en la OEA, de enriquecimiento ilícito.

Pero la parte más obscura de esta OEA, es la sumisión de la Secretaria, como de los países del grupo de Perú, para agredir a Venezuela, acusándola de manera falsa de narcotráfico, como de ser una dictadura, que actualmente ha realizado elecciones, de manera democrática y aprobadas por organismos mundiales, de la transparencia del Consejo Nacional Electoral (CNE), sin embargo la persistencia de derrocar al presidente Nicolás Maduro, pero realmente ante esta campaña, están los intereses de EEUU y Trump de las reservas petroleras, el coltan, el oro y otras riquezas naturales, no hay un tema de derechos humanos, solo son intereses geopolíticos. 

Colombia uno  de los socios de Trump, ha crecido y  pasó de productor a ser uno de los principales consumidores de droga Las cifras del estudio “Narcomenudeo en Colombia, una transformación de la economía criminal”  del DNP son contundentes, el país hoy en día ocupa el cuarto lugar a nivel regional en consumo de cocaína y marihuana, siendo los centros urbanos los lugares en donde se presenta el mayor número de consumidores.

Cifras del DNP revelan que en el país existen cerca de 1‘500.000 consumidores, de los cuales 832.000 viven en las ciudades capitales como Bogotá, Barranquilla, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Pereira.
El aumento del consumo de drogas en el país va ligado a un nuevo tipo de estructura conocida como el narcomenudeo, es decir, las organizaciones que se dedican a comercialización de estupefacientes de manera fragmentada.

El narcomenudeo implica una transición de puntos fijos de expendio a redes móviles de distribución, además, el uso de inmuebles para hacer venta fija, llamadas telefónicas, redes sociales e Internet y domicilios a residencias, bares y discotecas. Para las entregas de la droga se utilizan habitantes de calle y recicladores, el mototaxismo, taxis y bicicletas.

Colombia, por su parte, pasó de ocupar la séptima casilla, en términos de consumo de cocaína y marihuana, a obtener la cuarta casilla a nivel suramericano, lo que representa un significativo aumento en los últimos 7 años.
Los cálculos del estudio develen las siguientes cifras con respecto a la distribución de los consumidores a nivel local:
-              Marihuana: 1.072.728 consumidores
-              Cocaína: 253.952
-              Éxtasis: 82.721
-              Basuco: 80.
El estudio del DNP muestra a Estados Unidos (20,1 millones de consumidores)  y Europa (25,7 millones de consumidores) como los principales mercados para el consumo de cocaína y marihuana.

Esta realidad marca  que Colombia es un Narco Estado, Según la Junta internacional de Fiscalización de estupefacientes en el cultivo, de coca y su producción  ha ido en aumento y un informe de la DEA, señala que el 92% de la cocaína que entra a EEUU, procede de Colombia. Actualmente se cultivan 209.000 hectáreas de Coca y respecto al año 2015 hubo un aumento del 11%.

Todas estas informaciones, muestran que la sociedad de Colombia, con EEUU mantiene una impunidad abierta, además el gobierno Colombiano niega la presencia de paramilitares en su nación, pero las mismas imágenes reflejan la impunidad, que solo en el 2018 han generado más de  300 dirigentes asesinados, entre ellos funcionarios públicos.   

Esta es una de las tantas acciones de un Estado Narco, al igual que México, en la era de Pérez Nieto, también la corrupción en Perú, como en Paraguay otro país narco, al igual que el golpe en Brasil, pero estos hechos no son investigados por la OEA, son parte de una realidad de inmoralidad, para el esbirro Almagro, y EEUU solo interesan el control de las riquezas, del petróleo, del Coltan, del agua para privatizarla.

El resurgimiento del Fondo Monetario Internacional (FMI), con el control de la economía de Argentina, con empréstitos que Macri ha solicitado, con una deuda anterior de 100 años, ahora el inmoral “presidente” de Ecuador Lenin Moreno, solicita también fondo al FMI, comienza una nueva realidad de una Latinoamérica, donde la impunidad, el terrorismo, el narcotráfico, los paramilitares, no son causa pausibles de sanciones, porque la OEA solo sirve para defender a EEUU y de manera servil obligan a los miembros, de una política de Gran Garrote, amenazas e intervenciones es la razón del modelo imperialista.
diegojolivera@gmail.com

0 comentarios:

Publicar un comentario