sábado, 11 de agosto de 2018

¡Adiós Santos, cuídate mucho!


Por Sergio Rodríguez Gelfenstein:

En agosto de 2010, cuando Álvaro Uribe dejaba la presidencia de Colombia, escribí un largo artículo titulado “Adiós Uribe o un nuevo fracaso de la política imperial contra Nuestra América”. Finalizaba así: “Colombia y su gobierno han asumido el papel preponderante en esta armazón imperial que se propone retrotraer los procesos soberanos que llevan adelante nuestros pueblos. A ello debemos oponer la unidad y la integración del sur para construir un sólido bastión que impida la embestida estadounidense y aísle los ánimos intervencionistas. Uribe se fue, pero el imperio perseverará en su política. Contará siempre para ello con la oligarquía colombiana, y sus representantes de turno porque sus intereses –a través de la historia- siempre han coincidido con los de Estados Unidos. Este nuevo y más reciente conflicto creado por el ex presidente Uribe ya cuando fenecía su gobierno se inscribe en la permanente posición mantenida por Estados Unidos contra nuestros pueblos…”

Hoy, ocho años después, podríamos repetir casi textualmente lo apuntado en esa ocasión, pero ahora referido a Juan Manuel Santos quien se marchó de la más alta magistratura del país vecino de la misma manera que su antecesor: derrochando odio y atacando a Venezuela. Es como si los presidentes colombianos necesitan dar examen de “buena conducta” para que al perder la inmunidad de la presidencia, que les permite hacer cualquier destrozo sin sufrir las secuelas, el imperio les conceda “un rinconcito en sus altares” como dice Silvio Rodríguez.

Lo cierto es que más allá del aborrecimiento y la animadversión que la oligarquía colombiana (de la cual Santos y su familia son miembros conspicuos) ha sentido por Venezuela desde hace 200 años, Juan Manuel ha dejado la presidencia despreciado y rechazado por sus propios compatriotas, incluso en niveles más bajos que sus cuatro antecesores. Según encuestas publicadas por BBC Mundo, el rechazo a Santos en el momento de entregar su cargo ascendió a 61% de acuerdo a Invamer/Semana, mientras que para Gallup es de 59%, aunque habría que decir que esa cifra hace cuatro meses llegó a 73%. Su aprobación el martes 7 cuando abandonó el poder fue de solo 35% después de haber llegado al gobierno con 83%, lo cual es expresión clara del repudio que le profesan los colombianos. Vale decir que hasta Andrés Pastrana, uno de los presidentes más grises de las últimas décadas tuvo menor desaprobación con 54%.

Santos se va, pero deja tras sí una impronta de muerte que es muy difícil de borrar. Según la Defensoría del Pueblo de Colombia, entre el 1° de enero de 2016 y el 3 de agosto de 2018 han sido asesinados 333 líderes sociales y defensores de derechos humanos en el país. Por su parte, el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) y el programa no gubernamental Somos Defensores registran más de 400 asesinatos en el mismo período. En lo que sí armonizan los datos de estas entidades es que desde la firma del Acuerdo de Paz entre las FARC y el Gobierno de Colombia en 2016, la cifra de asesinatos se ha elevado de manera alarmante.

Solo en el mes de julio del presente año, el último del mandato de Santos, se contabilizan 30 líderes sociales asesinados, entre los que se destacan miembros de Juntas de Acción Comunal, militantes de la oposición política, excombatientes de las  FARC, reclamantes de tierras, activistas que lideran programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, defensores de derechos humanos, docentes del sector público, campesinos, indígenas y afrodescendientes.

Santos se va, seguramente a disfrutar de su premio Nobel de la paz, el mismo que Estados Unidos le compró en Noruega como pago por haber invadido militarmente a Ecuador cuando era ministro de defensa en 2008, por el asesinato de centenares de colombianos y por haber incorporado su país a la OTAN, tres claras acciones a favor de la paz según el desprestigiado comité que regala ese premio.

Santos, se va, pero dejó ya en el año 2015, 4.770 niños wayuu muertos por hambre y desnutrición en la Alta Guajira según cifras entregadas en su momento por Javier Rojas Uriana, representante legal de la Asociación de Autoridades Tradicionales Indígenas Wayuu Shipia Wayuu. Solo en lo que va de este año 2018, han muerto 321 niños por desnutrición según el defensor del pueblo Carlos Negret: “…no existe ningún departamento de Colombia donde no existan niños que hayan muerto por desnutrición.

Se va Santos, pero queda el déficit que dejó en el sector educativo que asciende a 600 mil millones de pesos (alrededor de 204 millones de dólares), cifra que según la Federación Colombiana de Educadores (FECODE) podría duplicarse antes de finalizar este año, todo lo cual ha significado que en este momento 1.446.295 niños se encuentren fuera del sistema educativo.

Se va, Santos, pero ahora va a tener que enfrentar algo, esta vez nefasto para él: la guerra contra Uribe, tarde se dio cuenta, por lo que inició el contra ataque moviendo sus fichas dentro del Estado a fin de incriminar a su antecesor en alguna de las decenas de acusaciones ante la justicia que tiene pendientes. Pensaba que de esa manera, podría negociar una salida decorosa que significara la impunidad para los dos.
Pero el expresidente Uribe no cree en reconciliaciones, el mismo día del cambio de gobierno desplegó un anuncio pagado en todos los medios de comunicación impresos, titulado “La herencia de Santos”, en el que a continuación se enumeran decenas de hechos y situaciones que desenmascaran el supuesto paraíso santista. OJO amigo lector, esto no fue publicado por el gobierno de Venezuela, sino por el Centro Democrático de Uribe, que algo debe saber de estos temas. En el mencionado afiche se puede leer que Santos dejó un país:
1.            Nadando en coca y con problemas de drogadicción.
2.            Sin desarrollo social.
3.            Con su economía deteriorada y saturada de impuestos.
4.            Sin la revolución de la infraestructura prometida.
5.            Con la salud en cuidados intensivos.
6.            Con mayor burocracia.
7.            Con corrupción y derroche.
8.            En manos del crimen organizado.
9.            Con otra imagen.

Cada uno de estos puntos está ampliamente desarrollados puntualizando con detalles lo que se quiere demostrar, lo cual evidencia que los ataques de Santos a Venezuela son solo una cortina de humo, en el intento de escabullirse de la justicia que ahora lo perseguirá por los escándalos de Odebrecht y otras “cositas” se estarán investigando.

No es de Venezuela, de la que tiene que preocuparse Santos, finalmente el gobierno venezolano es respetuoso de las decisiones que cada país tome, incluyendo si esto tiene que ver con juzgar a un presidente por corrupto, serán las autoridades colombianas y la justicia de ese país, la que resuelva qué hacer.

Por eso, ante los hechos acecidos en Caracas el pasado 4 de agosto, Venezuela ha actuado en el marco del derecho internacional y ha acudido al nuevo gobierno de Colombia para que no cargue con las responsabilidades de Santos, solicitando la entrega de los participantes en el hecho terrorista, que se encuentran viviendo en ese país.

El comunicado oficial del gobierno de Santos sobre este atentado terrorista es que ese día, él se encontraba en el bautizo de su nieta Celeste. Alguien se encargó de recordar como casualidad que Michael Corleone en la película “El Padrino II”, ordenó asesinar a sus enemigos, mientras él estaba bautizando a su sobrino…claro, estaba hablando de una película, en todo caso, le deseo a Celeste, salud y una vida luminosa, la misma que su abuelo intentó negarle a los niños venezolanos por 8 años.

Adiós Santos, como es habitual con los de tu calaña, es probable que corras a refugiarte en Estados Unidos, como todos los tránsfugas de este continente que buscan el abrigo imperial tras realizar sus tropelías en el uso del poder. Lamentablemente para ti, no podrás encontrarte con tu amigo Martinelli, ya Estados Unidos se lo entregó a Panamá, como hacen a veces los amos, cuando los lacayos ya no le sirven. Cuídate mucho allá en el norte, no vaya a ser que tengas una sorpresa similar.
sergioro07@hotmail.com

Argentina es colonia de ceos argentinos que venden su patria


Por Norma Estela Ferreyra: 
Los CEOs que vinieron en el 2015

Shell, General Motors, Lan, Wall Mart, Eki, Freddo, Farmacity, Telecom, JP Morgan, Citibank, Correo Argentino, Grupo Macri o Corporación Puerto Madero son algunas de las empresas locales o extranjeras, sólo las más conocidas, entre las cuales los gobiernos de Mauricio Macri, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, reclutaron a sus ministros y a sus máximas autoridades. Pocas veces, un gobierno argentino (en este caso el nacional y el de los dos principales distritos poblacionales)  tuvo tanto CEO, gerentes o  propietarios de empresas en el gabinete.

Gerard Dumenil y Dominique  Levy,  en su libro “La gran bifurcación”, sostienen que en el siglo XIX no existía separación entre la propiedad y la gestión de las empresas; cuyos dueños de las primeras fábricas o bancos en los países donde el capitalismo había avanzado, eran al mismo tiempo, los administradores. Pero eso cambió a fines del siglo siguiente, al punto que, en opinión de los autores, hoy los “cuadros” gerenciales o directores de las empresas “son algo más que una simple categoría social: son una ‘clase social’ en el sentido más amplio del término”.  Un lugar creciente, ya que  para Estados Unidos: los ingresos que recibe el 5 por ciento de los hogares más ricos se divide en 71 % que va hacia los bolsillos de los CEO, gerentes y directores de grandes empresas a través de salarios y bonos, y apenas 29 % que reciben los verdaderos dueños del capital, con sus activos patrimoniales, dividendos y rentas. Nunca se había llegado a una distribución semejante, ya que antes los patrones se llevaban la mejor tajada. Porcentajes similares estaría ocurriendo en el resto de los países capitalistas.

 Ana Castellani y Gastón Beltrán, han opinado sobre este fenómeno, en base a la caracterización de las élites argentinas, que se distinguen un poco de otros casos, por el hecho de que en general, a muchos dueños de empresas o referentes de las clases altas, les gustaban  jugar sin ser vistos o sin exposición pública. También esa característica ha cambiado en esta nueva etapa.

Volviendo a Duménil y Lévy, ambos plantean que los cambios en la relación propietarios/gestión en el neoliberalismo, operó bajo el efecto de la acción de instituciones financieras muy concentradas en sus capitales accionarios, primero con fondos mutuales, de pensión y compañías de seguros y luego, con los fondos super especulativos, como los buitres. El nivel de concentración de riqueza (y por tanto, poder económico) que se expresa en ese sector dominante del capital actual, es realmente, pavoroso. Hay apenas 147 firmas, con lazos cruzados, que controlan 40 por ciento del valor total de las sociedades transnacionales del mundo, con predominio de las que tienen origen en Estados Unidos y se vinculan al mercado financiero.

El fenómeno de los gobiernos macristas, se enlazaría con una perspectiva global, en esa transición que Duménil y Lévy caracterizan el neoliberalismo al neogerencialismo y en donde el predominio de grupos ultraconcentrados y millonarios con eje en la especulación financiera, las redes en posesión de acciones, que enlazan a propietarios, cuadros y un formato de clases tripolar ,constituirían el escenario de la lucha en curso.  Los cuadros gerenciales de las empresas realmente grandes forman parte y se reclutan, en el sector más globalizado de nuestra sociedad. Por supuesto, todos estamos  en la globalización cultural; Internet, los smartphones, que son pasos recientes en ese camino. La diferencia fundamental es que, para alguien que aspira a llegar a los cargos bien remunerados en una gran empresa, es necesario haber estudiado en el extranjero, en alguna escuela de negocios prestigiosa de los EEUU. Si bien, la globalización empezó hace muchísimos años, con Enrique el Navegante, y en estos  tiempos, se ha acelerado. Necesitamos  manejarnos globalmente. Pero es fatal para una nación entregar su gobierno a aquellos cuyos intereses, emociones y destino personal, no están ligados al de su país. Mauricio Macri figura en la actualidad como “autoridad del directorio” de una empresa del grupo Socma: ‘Minera Metales S.A’. Al presidente se suman otros 268 funcionarios que ocupan 890 cargos en compañías privadas. Son miembros del Gobierno nacional que se desempeñan como autoridades, socios o representantes en los directorios de distintas empresas locales y extranjeras.

Entre los funcionarios involucrados con cargos vigentes en directorios de empresas privadas sobresalen diez  de ellos,  por la cantidad de participaciones que registran. En ese listado figuran el Secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas, con 33 participaciones en firmas privadas y el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, con 13 puestos de autoridad en directorios empresarios. Otros se desempeñan en puestos poco visibles, como el caso de Mariano Grondona Lynch: vocal en el Directorio de la Administración de Parques Nacionales del Ministerio de Ambiente registraba, a junio último, 219 participaciones en directorios de empresas privadas del país y del exterior. Se aclara que “los conflictos de intereses no necesariamente constituyen un delito, sin embargo, el relevamiento permite identificar además potenciales conflictos de interés como en el caso del subsecretario de Sustentabilidad Minera, Juan Manuel Biset, que figura como representante de la minera brasilera ‘Vale’. Y los casos del subsecretario de Pesca y Acuicultura, Juan Manuel Bosch, que aparece como representante de la empresa pesquera extranjera ‘Sea and Fish Management BV’, y el subprocurador del Tesoro de la Nación, Ernesto Luchelli, que participa como autoridad en el ‘Deutsche Bank Suisse’. En tanto, las 890 participaciones se distribuyen en dos tipos de empresas: 50 % son cargos en sociedades anónimas locales, y 33 % de los cargos son en empresas radicadas en el exterior. En la investigación se remarca que en el ministerio de Desarrollo Social, a cargo de Carolina Stanley, desembarcaron 26 altos funcionarios que figuran como autoridades de directorios o socios de empresas privadas. Una especie de ‘Ministerio SA’”, sostiene el informe. Y ahí aparecen, entre los casos llamativos, el Secretario de Coordinación, Tomás Felix Elizalde, que “registra 20 cargos de autoridad en empresas locales y 4 como representante de empresas constituidas en el exterior; también hay 3 funcionarios relacionados con la gestión territorial, que son socios de una misma empresa, ‘LCDTH SRL’, dedicada al servicio de expendio de comidas y bebidas”. Incluido Macri, 269 funcionarios mantienen cargos en empresas privadas.

Desconocen los derechos del pueblo, la división de poderes, la Constitución y la ley. Usan los cargos de gobierno, en su beneficio, hambreando al pueblo, restándole salud, educación y trabajo. Y estableciendo 3 Bases Militares en el territorio y vendiendo territorios nacionales, a extranjeros, que cercan los lagos, hacen pistas para aviones y perforan pozos de petróleo. La idea de Israel es ocupar la Patagonia como su segundo estado y repetir lo de Palestina. Todo esto se le oculta al pueblo. Se usa a la Justicia eligiendo al juez que le parezca bien, destituyendo a otro si eso lo beneficia, debido a muchísimas denuncias, con que cuentan, Macri más de 200 y sin miras a ser resueltas. Acots de corrupción y fraude, de represión y muerte, circunda a este oprobioso gobierno, que llegó al poder por fraude y con más de 1000 aportantes  falsos, para ambas campañas electorales en que participó Cambiemos. Necesitamos reformar la constitución y empoderar al pueblo en Asambleas Populares, para romper con el círculo rojo de tantas ratas insensibles, que forman esta dictadura, dirigida por países anglosajones e Israel, que carece de sentimientos patrióticos y es indiferente e insensible con el pueblo argentino.

normaef10@hotmail.com
 Fuente: Néstor Restivo publicado en Página 12, el 13-12-15 /   info135.com..ar 1-.8.-18

Colombia: El gobierno de Iván Duque la paz o a guerra ese será su gran desafío


 Por Tony López  R.:
Hoy 7 de agosto se cumplen 199 años de la Batalla de Boyacá, dirigida por el Libertador Simón Bolívar, fecha que  diera la independencia a Colombia, independencia que según el Libertador proporcionaría soberanía, independencia,  bienestar para todos los ciudadanos y el goce de libertades publica, que sería garantizada por el joven Estado  independizado de España.

Hoy a 199 años asume la presidencia de Colombia, el  joven Iván Duque Márquez, quien representando al llamado Puro Centro Democrático, representa todo lo contrario de lo que significó política, militar, social y moralmente,  la Batalla de Boyacá y los designios del Libertador.

El  gobierno de Duque, de acuerdo a las manifestaciones de sus propios recién nombrados ministros, contradice todo lo que Bolívar deseaba para su pueblo, mostremos solo un par de muestras, el nuevo ministro de Defensa Guillermo Botero. Fundador de la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco). Estrecho amigo del ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez, no posee ninguna experiencia en el sector de Defensa, pero en sus primeras declaraciones manifestó sus intenciones de presentar una ley para regular las protestas sociales. O sea un aviso a los, líderes sociales que, al parecer, será la represión el arma de este Gobierno,  no les basta la herencia de la anterior administración, que les deja el legado de 141 líderes sociales asesinados por las bandas narco-paramilitares, por cierto, muy afines al Puro Centro Democrático.

Alberto Carrasquilla Guerrero, designado ministro de Hacienda, cuya historia cuando se desempeñó en igual cargo en el gobierno de Álvaro Uribe, su política contra los sectores más necesitados fue implacable, modificó el régimen pensional y  el régimen especial de pensiones. Y una de sus significativas declaraciones recientes,  es que se propone bajar los impuestos a las empresas transnacionales y grandes empresas nacionales, o sea favorecer a los ricos, mientras que se plantea bajar el salario mínimo que él considera muy alto para los pobres.  En el 2016 el actual ministro Carrasquilla apareció nombrado en la investigación de los Panamá Papers, al parecer nada honrada su conducta.

En  este  escenario y teniendo en cuenta algunos elementos importantes de los que formaran el Poder Ejecutivo en Colombia, que tendrá al menos  8 ministros en representación de los gremios empresariales. Tendrán el respaldo político y teórico de lo acordado en la elitista  Universidad de los Andes  que reunió a lo más importantes empresarios del país y que llevaron a ese conclave a los rectores de las y elitistas Universidades como el Icesi de Cali; El  Eafit de Medellín,  y la Universidad del  Rosario de Bogotá. De ese encuentro coordinado por José Manuel Restrepo rector de la universidad del Rosario  se consumó la alianza de apoyo a este Gobierno bajo el nombre de  Gran Acuerdo Nacional por el futuro de Colombia, quien además ha sido nombrado ministro de Industria. Comercio y Turismo.

En el campo internacional este nuevo Gobierno ha declarado muy firmemente que está favoreciendo el tratado del Pacifico, su alianza  con el gobierno de los Estados Unidos en el campo político, diplomático, económico y militar, para el cual ha aceptado no solo la permanencia de las bases militares actuales, sino el refuerzo de estas, ante la hipótesis de un conflicto con su vecina Venezuela, país con el cual las diferencias y la confrontaciones han sido muy fuertes, porque el gobierno de Santos, convirtió a su país en el centro de la oposición venezolana y en mantener un ataque permanente al Gobierno del presidente Nicolás Maduro, el cual se ha recrudecido luego de la acusación del mandatario venezolano a su par neogranadino, de ser uno de los autores intelectuales del atentado sufrido ayer 6 de agosto, durante el desfile militar en homenaje a la Guardia Nacional Venezolana.

Por otra parte y teniendo en cuenta, que el Puro Centro Democrático, desde que comenzaron las conversaciones de paz en La Habana,  se manifestó absolutamente contrario a dichas conversaciones a través de su jefe y líder el hoy senador Álvaro Uribe Vélez, argumentando que el gobierno de Juan Manuel Santos, estaba entregando el poder a la guerrilla de las FARC-EP y la más absoluta impunidad, con estos antecedentes y el hecho a favor de haber ganado el plebiscito, es de prever como elemento desfavorable para el pueblo colombiano y nuestra región, que esté nuevo Gobierno, no será favorable a dar continuidad a la implementación de los incumplidos Acuerdos de Paz, firmados por el anterior Jefe de Estado y el Comandante Jefe de las FARC-EP el pasado 25 de noviembre del 2016.

Tampoco se avizora en el camino, el inicio de conversaciones entre el ELN y el Gobierno reciente estrenado, si se hubiera tenido la intención de conversar con el ELN no se hubiera producido la ruptura de los diálogos que se llevaban en La Habana y se le hubiera dado continuidad. Las propuestas rendición y entrega conocidas del bisoño presidente Duque, son inaceptable para esta cincuentenaria organización revolucionaria, cuya historia de lucha y heroísmo, es reconocida no solo en Colombia, sino en toda nuestra región y en Europa, donde gozan no solo de simpatía, sino también de apoyo.

Pero el pueblo colombiano, que hoy también marchó en todo el país, exigiendo respeto por la vida y la paz y recuperar la vergüenza y la honradez que demostró el niño  Pedro Pascasio Martínez y  el soldado Negro José, quienes un tanto lejos del combate de Boyacá, hace 199 años cuidaban los dos caballos del Libertador Simón Bolívar, cuando de manera imprevista y huyendo del fragor del combate, cayó prisionero en manos de ambos, el general español José María Barreiro, quienes entregaron el prisionero, después de negarse a ser sobornado por las monedas de oro de Barreiro. Por el honrado y heroico acto de atrapar al general Barreiro fue ascendido a sargento y se le prometieron 300 pesos. 

Esta es la vergüenza y honradez que demostraron el Niño Pedro y el Negro José  y que con esta marcha y su lucha quiere rescatar este pueblo, frente a los gobiernos corruptos, que en los últimos 20 años han entregado el país a los neo colonizadores del norte.  El pueblo espera cual será el rumbo de este Gobierno,  la historia está por escribirse.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.
jorgarcia726@gmail.com

Encrucijada y las malas coincidencias del nuevo presidente


Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez:
Tomar partido o no intervenir he ahí el dilema

En el momento previo a la posesión del gobernante, la noticia criminal de llamado a juicio a Álvaro Uribe (AUV), opaca la lucidez de la toma de juramento del cargo, pero tendrá que comportarse y responder con grandeza como exige cualquier país de la OCDE, sea Islandia donde a nadie se le ocurre matar a otro o Finlandia, Austria, Canadá, Noruega, Alemania, donde un llamado judicial es una acción soberana de ese poder independiente, como ha ocurrido con el llamado a juicio del yerno del rey de España o al mismo Rey abdicado. Son asuntos ajenos al fuero e intervención del presidente, sus ministros y los congresistas, que allí suelen decir cosas como que: es un asunto judicial; el gobierno respeta la decisión y no opina; esto no debe discutirse; el tema no entra a la agenda.

Eso se espera después de haber vendido la paz afuera para conseguir victorias anticipadas, en beneficio de los huevitos de la confianza inversionista y de la seguridad jurídica, basados en  el respeto irrestricto por reglas iguales para todos, sean gobernantes, mensajeros, deportistas o traficantes. La ley es dura e imparcial para bien de la paz y la convivencia y, al gobierno corresponde ponerse del lado de la legalidad, acatando y ofreciendo garantías para que se cumpla la constitución en beneficio del estado de derecho y en contra de la captura de los aparatos de justicia por el espíritu del odio.

Se firmó el acuerdo de paz, pero aun es frágil su implementación, no se evidencian mayores avances en el ajuste necesario en las instituciones y los enemigos de esa paz pasaron de estar agazapados a mostrar su artillería en todos los escenarios del poder, empezando por trivializar lo conquistado, desprestigiar la construcción de justicia, burlarse de la defensa de la vida y banalizar lo alcanzado, como si solo se hubiera ejecutado un trámite entre el gobierno y una insurgencia y el reconocimiento de victimas fuera para el fondo de un cartel. Aunque no haya grandes augurios, el compromiso de la paz es de orden estatal y compromete el desarrollo de la constitución, por lo que la real de afirmación de respeto a la vida, dignidad y realización de derechos, constituye la espina dorsal en la gobernabilidad del  nuevo presidente, llamado a responder sin vacilación a la esperanza de tener un país respetuoso de sus pactos, menos desigual, mas educado, menos violento y mas humanizado.

Habrá obstáculos para el gobernante y para los defensores de paz y derechos, pero así mismo habrá respuestas organizadas del lado del poder y del lado de la gente. La primera prueba que se atraviesa en el camino del presidente, es que sobre su ofrecimiento de legalidad, tendrá que resolver como estadista la encrucijada de salir a defender la inocencia del jefe de partido y de la alianza de gobierno, llamado a juicio por una corte de justicia o tomar la opción de abstenerse de intervenir. El sistema de justicia pone a prueba la inocencia de Uribe, pero también la solidez del estado de derecho, por tratarse de un proceso penal de largo aliento, que no se resuelve en medios, ni con telarañas de desinformación y exige la aplicación estricta, imparcial y recta de las reglas del derecho

No intervenir, lo pondrá en serios problemas con su partido, pero eso es lo propio en un estado de derecho y en un gobierno responsable. Solo respetando y respaldando las decisiones del poder judicial, sin intromisión, ni opinión lo pondrá en el lugar del presidente. El  buen estadista habla y actúa con prudencia y protege y respeta los derechos, tanto de sus seguidores como de sus opositores o contradictores y responde a las demandas de la sociedad con garantías, sin agotar el mandato con los acostumbrados autoritarismos y excesos belicosos y camorreros de su partido, que puedan conducir al abismo de otra guerra inútil y sangrienta, que no solo le impida gobernar, sino que lo exponga a pasar a la historia no como un destacado joven político, sino como un tirano más.

II.             La mala hora en que llega una mala leche
En medio de los preparativos para el regreso de Álvaro Uribe (AUV) a palacio acompañando al presidente nuevo, el espectáculo mediático con nivel de escándalo, deja una estela de sombras, jalonada, a último momento por un señor de mala leche, que viene a defenderlo ridiculizando la inteligencia del sistema judicial y reviviendo engaños, antecedidos por relatos de terror de una crueldad sin límite organizada con la mezcla entre política y narcotráfico. El señor de mala leche, fue gran amigo de Carlos Castaño, (máximo jefe paramilitar creador de las AUC), mandado a matar por su propio hermano Vicente, que lo acusó de querer entregarle a los Estados Unidos (USA) a los otros jefes metidos en narcotráfico. Este asesinato dejo claro que paramilitarismo y narcotráfico están mezclados y entre líneas descubre que USA desprecia lo que ocurra con la barbarie, pero castiga a discreción lo segundo, como lo demostró con juicios exprés a los jefes entregados en extradición por el presidente Uribe, a quien le deben haber sido eximidos de soportar juicio por sus atroces crímenes en Colombia. En esta historia está pendiente juzgar a los determinadores políticos, que podrían ser extraditados o en su defecto “extraídos”, a discreción por “razones de estado”.

El hombre de mala leche reaparece mágicamente para hablar por Santiago Uribe, procesado por organización, creación y operación de de grupos paramilitares y en particular del grupo los doce apostáteles y termina defendiendo a AUV, hermano de Santiago. Fue noticia por haber traicionado a su patrón asesinándolo en indefensión[1]. Como él decenas de victimarios hace más de una década, contaron con detalle algunos de sus atroces crímenes, para los que se prepararon para sobresalir como hombres perversos, malvados, efectivos para provocar horror y disfrutarlo, para ensañarse sobre los cuerpos cortándolos en pedacitos, tragándose partes de sus carnes vivas o “haciendo trizas” la vida y dignidad humana, en una competencia de barbarie por demostrar cual era el mejor, sin superar a sus patrones y aprendiendo a guardar respeto a los ilustres señores del poder político (congresistas, alcaldes, gobernadores, empresarios, otros) y también a desaparecer todo tipo de pruebas, que era la base de la reproducción y eficacia del modelo, que superó la cifra de cien mil asesinados.

En algunos de los pasajes relacionados con el hombre de mala leche que llega al momento de asunción del poder, se puede leer “...Apuntaron con sus fusiles hacia el refrigerador donde estaba atrincherado Carlos Castaño. El otrora máximo jefe paramilitar, el símbolo de muerte y terror, se había quedado sin balas. Agarrado por los brazos por quienes hasta hace poco eran sus propios soldados, caminó unos cuantos metros hasta encontrarse cara a cara con ‘Monoleche’. El mensaje era inequívoco.... Antes de que Carlos pudiera maldecir o compadecer a su propio hermano, el emisario de la muerte descargó 12 tiros de pistola 9 milímetros sobre él.  ‘Monoleche’ tomó el radio y dio el parte de que la misión estaba cumplida. Después saqueó las pertenencias del fusilado. Se llevó el computador portátil y un saco lleno de dinero (y dicen que la pistola de su patrón)... Una semana después, la Fiscalía venía en camino para buscar los cuerpos. Entonces algunos de los hombres que habían participado en el crimen fueron enviados a desenterrar los cadáveres -excepto el de Castaño- y llevarlos hasta la finca El Barro, propiedad de ‘Monoleche’. Para evitar que algún día fueran identificados, los picaron y después los incineraron...
.
La muerte de Castaño despejaba el camino para que narcotráfico y paramilitares quedaran unidos como un solo cuerpo en las negociaciones que se llevaban a cabo en Santa Fe Ralito (con el presidente Uribe) (26 de septiembre de 2008)”. En otros testimonios se lee: “alias ‘Monoleche’, quien en una primera confesión pública a mediados del 2006 reconoció ser el autor material del asesinato de Carlos Castaño, en enero de 2008 se retractó ante un fiscal de la Justicia y Paz y afirmó que había comandado el operativo, pero que no disparó” (abril de 2010). En 2009 fue vinculado a la desaparición forzada de un campesino y amenaza y desplazamiento de los familiares en la vereda Marsella de Arboletes, Antioquia (3 de marzo de 2009).

En 2014, la fiscalía solicitó excluirlo del programa de justicia y paz por haber faltado a la verdad, respecto a que en diligencia de noviembre de 2003 admitió haber llegado hasta un predio con el fin de “usurpárselo a su propietaria....” y en diligencias del 24 de enero de 2008 y el 13 de agosto de 2009, “negó su participación en este despojo”, A estas retractaciones, se suma su presunta responsabilidad en la desaparición y homicidio de los hermanos Vélez Ruiz, y de un contador para apoderarse de unos predios de su jefe Vicente Castaño. No resulta benéfico que un hombre de traiciones, odios y motosierra para descuartizar opositores, coincida con el presidente defendiendo la inocencia de AUV, al inicio de su gobierno del que se esperan mejores tiempos de luz y de muy poca sombra. 

 mrestrepo33@hotmail.com

Los actores de la conspiración contra Venezuela


Por Eduardo Andrade Bone:
El reciente intento de magnicidio contra Nicolás Maduro y cuya operación con drones fuera neutralizada por integrantes de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, forma parte de un plan de larga data y que tiene por objeto poner fin al proceso de cambios que vive Venezuela, conocido como Revolución Bolivariana. Pero también fue un atentado de advertencia a las fuerzas armadas, con el objeto de dividirlas y sumar un sector para promover un golpe de Estado.

La ofensiva de Estados Unidos para poner fin al gobierno de Maduro se remonta al gobierno de Barack Obama, el que dictó la orden ejecutiva (decreto/ 2015) que declara a Venezuela como una “amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”. Posteriormente el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ordenó la prórroga por un año de la “Emergencia Nacional” contra Venezuela. Lo que además se ha constituido en sanciones económicas, sanciones a funcionarios de gobierno y las fuerzas armadas. También el gobierno norteamericano ha promovido el bloqueo a productos alimenticios y medicamentos diversos, todo dentro de los planes desestabilizadores de la Casa Blanca.

Los intentos por desestabilizar al gobierno venezolano tienen muchas aristas y también muchos actores que, de forma directa o desde las sombras, conspiran constantemente contra la democracia venezolana. Venezolanos lacayos de los Estados Unidos, complotadores extranjeros, ONG financiadas por EE.UU., organizaciones de profesionales diversos, la plutocracia nacional y el sector más reaccionario y conservador de la Iglesia Católica, suelen ser los principales complotadores en el país caribeño.

Dentro de estos diversos actores y que juegan un papel de primera línea en poner término a la Revolución Bolivariana se encuentra la Organización de Estados Americanos, cuyo Secretario General Luis Almagro es un buen vasallo de los intereses de Estados Unidos para la región y uno de los líderes que encabeza la conspiración, además de coordinar las acciones con la Unión Europea y algunos países miembros de la OTAN (Colombia).

El nuevo mandatario colombiano, Iván Duque, también insistió en que la región debe apoyar al secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, en sus gestiones para seguir complotando contra el gobierno de Maduro ante la Corte Penal Internacional (CPI). Duque se reunió con Almagro el pasado 1 de julio, durante la visita que realizó a EE. UU. tras su elección.

También tenemos al llamado Grupo de Lima, compuesto por gobiernos de derecha y cuya mayor parte de sus presidentes engrosan las filas de los mandatarios ligados a la corrupción (Odebrecht), entre ellos la familia Macri (Argentina), el estafador de Bancos Sebastián Piñera (Chile), Juan Manuel Santos (Colombia) y Peña Nieto (México) los cuales ya casi terminan sus mandatos. El corrupto y presidente de facto de Brasil, Michel Temer. Además de los países tradicionalmente serviles a las políticas de EE.UU. como Costa Rica, Guatemala Honduras, Panamá, Paraguay y Perú, también con mandatarios cuestionados por corrupción.
Recientemente y antes de culminar su mandato, Juan Manuel Santos expresó a la prensa que… “veo cerca la caída del gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela, afirmó el presidente saliente de Colombia, para luego añadir que Maduro caiga, ojalá de forma pacífica”. Sin embargo, insistió Santos, “ojalá mañana” mismo terminara el gobierno de Maduro, quedando al descubierto como uno de los principales complotadores contra Venezuela.

Ahora el sucesor de Juan Manuel Santos (Colombia), el ya presidente de Colombia, el uribista Iván Duque, acordó como presidente electo en su visita a la Casa Blanca con el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence (5 de julio 2018), seguir presionando al Gobierno de Venezuela. “Hablamos sobre la situación de Colombia, sobre nuestra agenda de seguridad, hablamos también de la situación que se está viviendo en el continente por la dictadura de Venezuela”, indicó Duque a la prensa.

Por su parte, Pence expresó en un tuit que había hablado con Duque sobre “la alianza estratégica” bilateral “en el combate al narcotráfico”, y que habían “reiterado la necesidad de mantener presión al régimen de  (el presidente venezolano, Nicolás) Maduro para afrontar el trágico colapso que se viene de la democracia en Venezuela”.

Duque dejo entrever con Pence una posible vía militar en Venezuela, después de que la Casa Blanca confirmara a la agencia Efe que el presidente estadounidense, Donald Trump, preguntó el año pasado a su equipo sobre una invasión al país caribeño y, aunque nunca llegó a planearla en serio, no se ha descartado esa opción.

Pero eso no fue todo, pues Duque concluyó su viaje a Washington en donde se reunió con otras autoridades estadounidenses como el secretario de Estado Mike Pompeo, la directora de la CIA Gina Haspel, y el asesor de Seguridad Nacional John Bolton. Además con el secretario general de la OEA Luis Almagro, y directivos del Banco Mundial. Todo eso ocurrió el 5 julio del presente año.

Para posteriormente señalar que había invitado a Pence a su investidura el 7 de agosto y confió en que “EE.UU. tenga la más alta representación posible”. Ahora en el acto de envestidura de Duque, ha estado considerado una reunión de coordinación con Mike Pence y Luis Almagro, además de algún representante de la oposición al gobierno de Maduro, con el objeto de afinar y coordinar la forma en que se intenta poner fin a Nicolás Maduro y su gobierno, cuyo objetivo final no es otro que apropiarse de los recursos naturales de Venezuela, en especial de una de las mayores reservas petrolíferas existentes en el mundo, con las que cuenta el país caribeño.

De allí que ya están tiradas todas las cartas sobre la mesa y que no son otras que la asfixia económica, el intento de magnicidio como ha ocurrido durante estos días, la posibilidad de crear condiciones para un golpe de Estado dividiendo a las fuerzas armadas, impulsando acciones terroristas que desconcierten a la población, desatar una guerra civil o producir una intervención militar directa, cuya carne de cañón primero sean los paramilitares y los carteles del narcotráfico de Colombia, para luego continuar con los efectivos militares estadounidenses que se encuentran afincados en las ocho bases militares que tiene Estados Unidos en Colombia.

También cabe destacar que el imperio cuenta con un aliado importante para sus intentos desestabilizadores, los diversos grupos radicales de izquierda, que no apoyan y no aportan nada al proceso de cambios y que desde ciertos medios a través de la red Internet, se dedican a despotricar contra la Revolución Bolivariana haciéndole el juego a los golpistas, factor que también hay que tener en cuenta a la hora de analizar la política interna de Venezuela.

De allí que el cuento de la crisis humanitaria, la problemática de derechos humanos y el carácter de dictadura, son elementos que explotan los medios de prensa occidentales con el objeto de crear todas las condiciones propicias para facilitar y justificar la desestabilización del gobierno de Nicolás Maduro y el proceso de cambios que vive Venezuela.

Para la oligarquía venezolana, los grandes empresarios y los intereses geopolíticos de los EE.UU. para la región todo vale, incluso sumir a Venezuela en un baño de sangre, en donde los grandes perdedores serán la clase trabajadora, los sectores sociales que apoyan el proceso de cambios, los miembros de las fuerzas armadas que apoyan la Revolución Bolivariana y la pérdida del control sobre sus recursos naturales. Tan simple como eso.

* Eduardo Andrade Bone es corresponsal de Prensa AIP/MP

La trata un pingüe negocio


Por Carolina Vásquez Araya: 
El silencio alrededor de los crímenes contra la niñez evidencia complicidad institucional.

Las macabras historias de los “hogares seguros” en donde van a parar niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad revelan hasta dónde son capaces de operar las organizaciones criminales y cómo la sociedad calla y tolera. Estas aberraciones suceden no solo en Guatemala, Argentina o Chile; también en países más desarrollados en donde los derechos de la niñez pasan por debajo de la vista pública y se violan sin control alguno. Las víctimas, al pertenecer a los sectores más débiles de la población –NNA pobres, abandonados y sometidos a la autoridad de otros- no poseen la menor credibilidad frente a los sistemas de justicia.


Esto fortalece a las redes de trata de personas en sus distintas modalidades en un sistema cuya principal característica es la discriminación contra los sectores más pobres, las mujeres y los menores de edad. Es decir, grupos poblacionales cuyos derechos no son ejercidos libremente, sino dependen de quienes ostentan el poder en un escenario de machismo y patriarcado. ¿Qué ha sucedido con las denuncias recurrentes de la periodista Mariela Castañón en Guatemala sobre las fuertes sospechas de la existencia de redes de trata en los hogares seguros de ese país? Nada. Los entes de investigación, callan. El gobierno sobre cuyos integrantes flotan sospechas de abuso sexual y violaciones, calla. Y la ciudadanía insiste en condenar a las víctimas con su actitud atávica de desprecio por su condición de marginadas, porque en su visión de las cosas nada es más despreciable que un ser humano débil e impotente.

Las acusaciones crueles e injustas contra las niñas violadas y quemadas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción hablan por sí solas. Se las etiquetó como prostitutas y delincuentes por el simple hecho de haber ido a caer en un sistema de abuso, tortura y muerte. Las razones por las cuales habían sido institucionalizadas no fueron analizadas ni comprendidas por una mayoría urbana siempre presta a condenar a sus semejantes a partir de rumores y apariencias, dando mayor crédito a los victimarios que a las víctimas.  
Arriesgar la vida frente a organizaciones criminales tan poderosas es una apuesta valiente de los pocos periodistas que se han dado a la tarea de investigar. Los tentáculos de estas redes se fincan con fuerza no solo en entidades gubernamentales y cuerpos de seguridad particulares y oficiales, también se garantizan impunidad gracias al poder de sus clientes. Es decir, de no emprenderse una campaña de fondo para erradicarlas, lo natural será su consolidación porque el dinero que fluye del negocio de la trata constituye un instrumento poderoso para romper obstáculos en todos los frentes, incluido el sistema de justicia, por lo cual las denuncias quedan en legajos muertos acumulando polvo.

Uno de los síntomas más preocupantes del poder del negocio de la trata es la recurrencia de desapariciones de niñas, niños y adolescentes de todas las edades, especialmente en nuestro continente. Son miles de seres indefensos cuya ausencia detona alertas pero de quienes, a pesar de las denuncias, nunca se vuelve a saber. Sin embargo, innumerables prostíbulos que ofrecen servicios sexuales de menores gozan de la protección de la policía y otros funcionarios, quienes aprovechan ese recurso de enriquecimiento ilícito cerrando los ojos a una realidad aberrante. Es imperativo comprender en dónde reside el origen de esta monstruosa maquinaria y comenzar a construir sociedades cuya principal prioridad sea la protección de la niñez. La vida de estos seres vulnerables no es una moneda de intercambio sino la base de una sociedad funcional, justa e integradora. Una sociedad menos sentenciosa y más empática.

elquintopatio@gmail.com

viernes, 10 de agosto de 2018

Atentados, Anarquía de Precios y Abstencionismo


Por Oscar Bravo:
Los sectores políticos que se encuentran enmarcados en la derecha nacional más radical y la ultraderecha política, tanto interna, como externa, tienen un eje transversal común que se caracteriza por que quieren “salir de Maduro” como sea…aunque gran parte de su dirigencia tiene “un discurso prefabricado” que dice algo así como: “queremos la  salida del gobierno por las vías mas constitucionales, pacificas y electoral”…en la que aparentemente rechazan la violencia o formas violentas de hacer política!?!?...

La praxis política de estos grupos que parecen ser más terroristas, que políticos, utilizan en su accionar cotidiano y extraordinario, la aplicación del tripe “A” que aparece en el título de éste artículo de opinión: Atentados, para acabar con la vida del Presidente de la República…Anarquía de precios, como la forma de destruir la calidad de vida de las inmensas mayorías nacionales…y el Abstencionismo, como mecanismo para intentar deslegitimar los procesos electorales en Venezuela…

Podemos y debemos hacernos algunas reflexiones: ¿Qué hubiese pasado si los drones con su carga explosiva, hubieran acabado con la vida, de todas las personas que estaban en la tarima presidencial, el día sábado 4 de agosto, en la avenida Bolívar de Caracas?...Si hubiesen logrado su objetivo político de acabar con la vida del Presidente Maduro, que estuviera pasando en éstos momentos?...¿Golpe de Estado? ¿Conmoción social incontrolable? ¿Guerra civil?...

Hay un hecho incontrastable, a la derecha no le importa las consecuencias que sus acciones políticas, económicas y mediáticas, han ocasionado a la población en general…su agenda es. “el fin justifica los medios”…es tanto el odio anti-chavista, que prefieren un gran baño de sangre, que la gente pase hambre, que no se consiga medicinas, que piden sanciones y bloqueos…pero la ambición y deseos de poder político es la prioridad y el supuesto amor por ¿Venezuela?, es solo la excusa estratégica, para ser los inquilinos del Palacio de Miraflores…
Politólogo.

bravisimo929@gmail.com