lunes, 10 de diciembre de 2018

El mundo en conflicto: presiones, prisiones y amenazas


Por Sergio Rodríguez Gelfenstein:

"Esperábamos que después de la Guerra Fría, un orden mundial más cooperativo fuera posible y se construyera de verdad. Hoy tengo que admitir que el nuevo orden mundial no se ha hecho realidad nunca y lo peor es que existe la amenaza de que la ley de la jungla reemplace a la supremacía del derecho”. Esta frase pronunciada el pasado lunes 3 de diciembre por la alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Federica Mogherini, en un discurso en el Centro Belfer de Ciencia y Asuntos Internacionales de la Escuela Kennedy de la Universidad Harvard (Estados Unidos), es la incuestionable aceptación del fracaso del capitalismo, del neoliberalismo y de la tesis de que la historia había terminado tras la desaparición de la Unión Soviética.

La admisión de que el planeta está amenazado por la “ley de la jungla” no hace más que confirmar lo que ha estado ocurriendo durante los últimos años en un mundo cada vez más peligroso, más desigual y más violento.

Sin embargo, no todo está dicho si se mira de manera distinta a la de Mogherini, todavía la humanidad tiene reservas y manifiesta resistencias contra aquellas fuerzas que intentan que se perpetúe la inequidad y se imponga el imperio de las armas, poniendo en segundo plano la necesidad de mantener el equilibrio ecológico cuyo quiebre podría traer el fin de la especie humana en la tierra.
Los últimos días han sido testigos de la resistencia a la imposición: la reunión del G-20 resultó en un rotundo fracaso para las prácticas unilaterales y aislacionistas del gobierno de Estados Unidos. Mientras el presidente Trump, vociferaba amenazante al mismo tiempo que cancelaba la reunión con su colega ruso Vladimir Putin, y sin que ni siquiera tuviera el valor para asistir a una rueda de prensa en la que iba a dar a conocer sus opiniones sobre los resultados del recién finalizado cónclave, la diplomacia silenciosa y sin estridencias de China y Rusia avanzaban en la defensa del multilateralismo.

Trump, abrumado por su derrota, se sacó de la manga el fallecimiento de su colega George Bush para eludir a la prensa y no dar la cara a las evidentes preguntas incómodas que surgirían de periodistas a quienes no puede controlar ni amenazar como los que trabajan en la Casa Blanca. Habría sido más creíble argüir que el terremoto de Alaska lo obligaba a regresar de manera imprevista a su país.

La desesperación tras su fracaso en la Cumbre del G-20 donde ni siquiera pudo impedir que un gobierno lacayo como el argentino cabildeara a favor de un documento de consenso al margen de sus disposiciones imperiales y que el presidente Xi Jinping hiciera sendas visitas de Estado a Argentina y Panamá, se manifestó expresamente en el discurso del secretario de Estado Mike Pompeo, quien en la reunión de cancilleres de los países miembros de la OTAN celebrada en Bruselas la emprendiera con verdadera furia contra las instancias multilaterales, incluso aquellas subordinadas y dependientes del gobierno de Estados Unidos como la Organización de Estados Americanos, el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Organización Mundial del Comercio, agregando además en su diatriba unilateralista a la Unión Africana y la Unión Europea. Basado en el argumento de que tras el fin de la guerra fría el sistema internacional que se construyó no sirvió a los objetivos del mundo unipolar que Estados Unidos pretendió instalar y que el “multilateralismo empezó a ser visto como un fin en sí mismo”, Pompeo atacó a toda la institucionalidad internacional, acusándolos de burócratas, exponiendo que si estas organizaciones no se apegan a los valores del “mundo libre” […]”deben ser reformadas o eliminadas”.

En este contexto, la cumbre del G-20 fue aprovechada por China y Rusia para avanzar en el fortalecimiento del sistema multilateral: a la realización de una reunión de mandatarios del Grupo BRICS, se le sumó el encuentro entre los líderes de China, India y Rusia, para adelantar en la creación de una troika que refuerce la coordinación en importantes mecanismos multilaterales, incluidos el G-20, el BRICS, y la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS). Además, prometieron integrar la Unión Económica Euroasiática y la iniciativa de la Franja y la Ruta en Asia-Pacífico. De la misma manera, los presidentes de Rusia y Turquía revisaron la situación de Siria, en particular la de Idlib y propusieron una nueva Cumbre para discutir acerca de este tema. Con el mismo impulso, por acuerdo de Putin y Merkel, el ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Heiko Maas se reunió con su homólogo ruso Seguéi Lavrov, y el ucraniano, Pável Klimkin, con el objetivo de discutir la situación en el mar de Azov, buscando mediante el dialogo, una vía de solución a este conflicto, lo cual claramente puede interpretarse como una bofetada a Trump, quien usara este argumento para cancelar la reunión ya acordada con el presidente ruso en Buenos Aires.

Siguiendo esta dinámica, Xi Jinping y el primer ministro japonés Shinzo Abe concertaron avanzar en el tratado trilateral entre estos dos países y Corea del Sur y fortalecer la Asociación Económica Integral Regional (RCEP) que forman los diez países de la Asociación de Estados del Sudeste de Asia (ASEAN) junto a China además de Australia, India, Japón, Corea del Sur y Nueva Zelanda, firmes aliados de Estados Unidos.

También, en el encuentro entre los presidentes de China y Francia se acordó hacer esfuerzos conjuntos para salvaguardar el multilateralismo (con la ONU como núcleo), elevar las relaciones bilaterales a un nivel superior y coordinar acciones conjuntas en algunos asuntos como el cambio climático, la reforma de la OMC y el acuerdo con Irán del que se retiró Estados Unidos. 

De la misma manera, el presidente Xi y el primer ministro Modi de India establecieron un mecanismo de reuniones periódicas para tratar las diferencias fronterizas, el mantenimiento de la paz y la estabilidad en la frontera común allanando el camino para un mejoramiento de las relaciones y una ampliación del intercambio mutuo.

La esperada reunión entre los presidentes Trump y Xi, tuvo ambivalentes resultados. Aunque en la mesa de diálogo y negociación se lograron importantes acuerdos que parecían generar una mejoría de la relación bilateral y una pausa en la guerra comercial lo cual se reflejó de inmediato en las bolsas mundiales que tuvieron un positivo desempeño los días lunes y martes, la vuelta a la oratoria de amenazas y presiones, significaron una regresión, que también se manifestó en las bolsas, las cuales tuvieron importantes caídas durante miércoles y jueves.

Trump vociferó intimidante que si en 90 días, China no aumentaba sus importaciones de Estados Unidos, se iban a incrementar los aranceles, recordando que él era “el hombre de los aranceles”. De la misma forma, Pompeo, aseguró que si en 60 días, Rusia no cumplía el Tratado INF, Estados Unidos se retiraría del mismo, todo esto sin aportar pruebas del supuesto incumplimiento de Rusia de alguna clausula de dicho acuerdo. En esta lógica de negociación/presión/amenaza, Estados Unidos ordenó a Canadá la detención de Meng Wanzhou la gerente de finanzas del gigante chino de las telecomunicaciones Huawei, acusada de suministrar productos de origen estadounidense a Irán, en lo que el economista peruano Oscar Ugarteche calificó como una represalia de Estados Unidos, argumentando la defensa de su seguridad nacional ante el hecho de que Huawei se adelantó al conseguir primero “la tecnología 5G y producir los artefactos que la usa”   confirmando “el papel líder de Huawei y China en el mundo”. Lo cual es interpretado por el gobierno estadounidense como un peligro para su seguridad nacional.  Según Ugarteche “Con 5G en manos de una empresa china, ellos podrán vender la información para espiar a los americanos (sic) y no a la inversa, como viene siendo el caso”.

En Buenos Aires, aparte de la firma del nuevo tratado que subordina comercialmente mucho más a México y Canadá, a Estados Unidos, éste no tiene muchos éxitos que mostrar. Un alto funcionario del gobierno argentino, aseveró en una reunión privada que Estados Unidos ni siquiera pudo impedir el gran acuerdo de China con Argentina. Por muy leal y despreciable que sea Macri, sabe que sin una relación con China en buenos términos y aportando apoyo financiero, no sería capaz de concluir su mandato. Por eso, el canciller Faurie se apresuró a decir que en la reunión entre Macri y Trump no se habló de la “conducta depredadora de China” como aseguró el comunicado de la Casa Blanca. China ganó en Buenos Aires porque hubo comunicado final (a diferencia de APEC) y porque su apuesta a lo multilateral fue exitosa, neutralizando el ímpetu unilateral estadounidense.

A todas luces -como afirmó Mogherini- se trata de seguir imponiendo la ley de la selva, tras lo cual sobrevivirán solo los más fuertes. Aunque interesadamente la funcionaria de la Unión Europea evite hablar del origen de esta tendencia, cada vez es más evidente encontrarlo en las mentes criminales de los que dirigen los países de la OTAN, por suerte, siempre habrá personas, pueblos y gobiernos de buena voluntad que resistirán la barbarie imperial y harán emerger un mundo mejor para todos.
sergioro07@hotmail.com

Venezuela, siglos XIX-XXI, un digno país que ya ha derrotado a dos imperios


Por Carlos E. Lippo:

“Toda la gigantesca obra de El Libertador fue y es antiimperialista. Ese es su signo más definitorio.
Cada frase suya de rebeldía, cada marcha, cada combate cuerpo a cuerpo, cada proclama, es una acción convencida contra la hegemonía imperial”.
Yldefonso Finol, historiador, filósofo y analista político venezolano

El Imperio Español fue el primer imperio global de la historia, ejerciendo dominio pleno sobre vastos territorios en los cinco continentes hasta alcanzar más de 20 millones de kilómetros cuadrados, desde finales del siglo XV hasta finales del siglo XIX. El hecho de que una inmensa cantidad de estos territorios no pudiesen ser alcanzados por tierra establece una diferencia importante con el Imperio Romano y con el Imperio Mongol, dos de los más grandes imperios que le precedieron, que es quizás una de las pocas diferencias apreciables entre ellos, caracterizados todos por su extrema crueldad y vesania para con los pueblos subyugados.


Considero que su expulsión del territorio continental americano a raíz de la victoria del ejército libertador comandado por el venezolano Antonio José de Sucre en Ayacucho, Perú, representó prácticamente el fin de tan vasto imperio puesto que sólo fue cuestión de tiempo para que el naciente imperio global estadounidense, después de derrotarlo en una guerra en la que lo había obligado a intervenir por medio de un ataque de falsa bandera perpetrado sobre uno de sus acorazados anclados en la bahía de La Habana, lo despojase de sus últimas posesiones en América, las islas de Cuba y Puerto Rico, en el mar Caribe, así como de las Filipinas y las Islas Marianas en el Pacífico Occidental.

El hecho de que el Mariscal de Ayacucho estuviese bajo el mando supremo de El Libertador Simón Bolívar, en ese entonces presidente de la República de Colombia (conformada por los territorios de las actuales repúblicas de Colombia, Ecuador, Panamá y Venezuela), y que la base de su ejército estuviese conformada por los mismos llaneros venezolanos con los que este último hiciese el heroico paso de Los Andes en el páramo de Pisba en 1819, me permite decir con toda propiedad que es el pueblo venezolano el auténtico vencedor del imperio español en América; tratándose éste del mismo pueblo que constituyendo esa amalgama de indígena originario, negro africano y blanco europeo, el Libertador identificase ya en 1815 como un nuevo género humano y más tarde Vasconcelos llamase “la raza cósmica”, estando muy lejos de tener pretensión supremacista alguna.

El más reciente imperio global, el estadounidense, comenzó a ser proyectado por sus llamados “padres fundadores” en los albores de su independencia del imperio británico, de la mano de la doctrina del Destino Manifiesto, según la cual ellos asumen que deben extenderse por todo el continente americano, que les ha sido asignado por la Providencia, para el desarrollo de un gran experimento de libertad y autogobierno; siendo esto para ellos un derecho comparable con el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino.

Nuestro primer y único enfrentamiento militar con el imperio estadounidense aún en gestación, tuvo lugar en diciembre de 1817, cuando el ejército expedicionario venezolano que había liberado el territorio de la isla Amelia, para fundar la república de La Florida por órdenes expresas del libertador Simón Bolívar, fuese derrotado por el general estadounidense Andrew Jackson, al mando de una fuerza militar conjunta hispano-estadounidense.

Posteriormente, a mediados de 1818 estuvimos muy cerca de llegar a otro enfrentamiento militar, en ocasión del apresamiento por parte de las fuerzas patriotas, de dos buques mercantes privados de bandera estadunidense, que cargando armas y demás efectos militares y violando el bloqueo impuesto por las fuerzas patriotas, penetraron en el río Orinoco con el propósito de entregar su carga a las fuerzas realistas españolas. En esa oportunidad el gobierno estadounidense, con toda la prepotencia y la petulancia de las que ya adolecía en tan lejana época, intentó una extremadamente airada reclamación ante el gobierno revolucionario venezolano, que no derivó en un conflicto bélico gracias a la paciencia y la habilidad diplomática del Libertador.

Su boicot continuado al Congreso Anfictiónico de Panamá de 1826, máxima expresión del ideal integracionista latinoamericano de El Libertador, con la manifiesta complicidad del traidor vicepresidente de la República de Colombia, Francisco de Paula Santander, a quien una empresa privada que aspiraba a construir el canal interoceánico hizo socio, mantuvo viva la manifiesta conflictividad entre el gobierno estadounidense y El Libertador, quien con todo fundamento escribió en una carta dirigida al coronel Patricio Campbell, fechada en Guayaquil el 15 de agosto de 1829, la siguiente frase lapidaria: "Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia a plagar la América de miserias en nombre de la libertad".

Desde la repentina muerte del Libertador, ocurrida en diciembre de 1830 cuando éste se aprestaba a invadir a Venezuela para recuperar el poder usurpado por el traidor Páez, a la cual tengo la firme convicción de que estuvo vinculado el gobierno de Washington, hasta comienzos del siglo XX, el imperio norteamericano pareció haber dejado de lado su abierta actividad injerencista en contra de Venezuela.
Durante ese largo intervalo parece haber cedido terreno en Venezuela a favor del imperio Británico, que intentó entonces despojarnos de toda la rica región de Guayana al sur del río Orinoco, y terminó por despojarnos con su ayuda de nuestra Guayana Esequiba.

Semejante repliegue del imperio norteamericano no significaba en modo alguno un cambio de actitud hacia Venezuela, sino un obligado aplazamiento táctico mientras se ocupaba de extenderse a nivel global, mediante turbias acciones tales como éstas: despojando a México de más de la mitad del territorio que le correspondía por herencia del imperio español, representado por los actuales estados de California, Nevada, Utah, Nuevo México y Texas, así como parte de los estados de Arizona, Colorado, Wyoming, Kansas y Oklahoma; despojando a España de sus islas del Caribe y el Pacífico Occidental; apoderándose por la fuerza de las islas Hawai; adquiriendo el territorio de Alaska del corrupto y arruinado régimen zarista de Rusia; así como por medio unas cuantas tropelías anexionistas que no es del caso mencionar en estas cortas líneas.

Es en los inicios del siglo XX, cuando en ocasión del bloqueo naval de nuestros principales puertos así como de las bocas del Orinoco, impuesto por los imperios Británico y Alemán junto al reino de Italia, que reclamaban el pago de unas ilegales y extremadamente abultadas deudas no reconocidas por el gobierno nacionalista del general Cipriano Castro, que el gobierno del imperio, invocando la Doctrina Drago, por no querer aplicar la Doctrina Monroe en contra de sus aliados de entonces y de hoy, se ofrece para servir de mediador entre nuestro gobierno y las potencias invasoras logrando el desmontaje del bloqueo y el inicio de unas conversaciones a raíz de las cuales pudo determinarse, entre otras cosas, que el monto real de la dichosa deuda era de una sexta parte de lo que se pretendía cobrarnos.

No tardaría el imperio en cobrarnos con creces tan auspiciosa intervención apoyando el golpe de estado que propinase el vicepresidente Juan Vicente Gómez a su compadre Cipriano Castro, en diciembre de 1908, con el envío de tres buques de guerra a fondear en las aguas de nuestro principal puerto, en estado de franca hostilidad y amenaza.

Con la larguísima dictadura de Gómez se establece un férreo dominio del imperio norteamericano en Venezuela, traducido en una suerte de protectorado no formal, con todas las ventajas de éste pero sin ninguna obligación para con los “protegidos”, que habrá de ser tolerado en mayor o menor grado por todos nuestros gobiernos, independientemente de su forma y origen, hasta 1998.

Fueron en total 90 años de vergonzante entrega de nuestra soberanía económica, militar y política, afianzada en una burguesía improductiva y apátrida, capaz hasta de pagar por venderse; una casta militar sin coraje ni sentido patriótico, formada, o mejor dicho “deformada”, en las academias militares gringas; y una élite política parasitaria y sin los más mínimos escrúpulos, capaz de traicionar a las grandes masas populares que creyeron en ella y su falsa democracia, una, una y otra vez.

Un caso extraído de nuestra industria petrolera subdesarrollada y dependiente habrá de servir para ilustrar la terrible entrega de nuestra soberanía económica. Se trata de la Orimulsión, un combustible resultante de mezclar agua con el crudo extrapesado de la Faja Petrolífera del Orinoco, “inventado” por el Centro de Investigación y Apoyo Tecnológico de la PDVSA de entonces, que por no representar ninguna innovación sólo pudo ser registrado como una marca comercial identificadora del crudo de ese origen.

Con este subterfugio se nos hacía vender nuestro crudo extrapesado, que no era bitumen como sostenían los gringos, sino petróleo líquido extraíble por los métodos convencionales de entonces, a precios equivalentes al del carbón, que para esos días eran tres veces menores que el precio de ese tipo de petróleo. Como entre 1990 y 2001 se exportaron trescientos millones de barriles de Orimulsiòn con descuentos de US$ 10,04 por barril, la pérdida patrimonial para el país, sólo por este concepto, fue del orden de los 3.000 millones de dólares americanos; esto sin tomar en cuenta las pérdidas derivadas de la disminución que su presencia en los mercados significaba, para el precio de nuestros crudos convencionales y de todos los de la OPEP.

El sólo hecho de haber intentado recuperar nuestra soberanía en todos sus órdenes, habiendo logrado algunos éxitos importantes, hubiese sido más que suficiente para colocarnos en la mira del imperio, necesitado como nunca de expoliar nuestros ingentes recursos naturales, a causa de su dependencia cada vez mayor de las grandes corporaciones privadas del capitalismo neoliberal que, ha conducido a un caos generalizado que afecta la vida de las mayorías empobrecidas, negras o blancas, que sobreviven con salarios de miseria, sin salud, sin seguridad social y sin posibilidad ninguna de escapar del ciclo inexorable de la pobreza. Si a eso agregamos nuestro intento por demostrar que un mundo mejor es posible, mediante nuestra contribución a la creación de un mundo pluripolar y multicéntrico, así como el haber declarado el carácter socialista y antiimperialista de nuestra revolución, es absolutamente explicable que hayamos sido convertidos en el objetivo militar prioritario que hoy día somos. Un objetivo que habiendo sido establecido como tal desde el inicio de nuestra revolución en 1999, adquirió ese carácter prioritario de primer orden a raíz del asesinato de Chávez.

Considero haber demostrado fehacientemente, en anteriores trabajos, que la amenaza militar del imperio sobre Venezuela es absolutamente real y que lamentablemente podría ser materializada en cualquier momento a partir de ahora. En contraposición, la amenaza que nosotros pudiéramos representar para la hegemonía imperial, nunca de carácter militar, es algo que nos  enorgullece porque siendo reconocida por nuestros aliados, gobiernos y movimientos sociales a nivel planetario, debiera promover su más decidido apoyo a nuestra revolución junto al más contundente rechazo a las bastardas pretensiones del imperio.

Sostengo que hemos derrotado al imperio norteamericano, aun cuando la batalla de Ayacucho de esta guerra aún no se ha librado, porque el sólo hecho de haber podido resistirla estoicamente, manteniendo intacta nuestra moral de combate y acrecentando nuestros valores socialistas, constituye no sólo un triunfo en sí mismo, sino el mayor de los auspicios para lo que sería, a no dudar, el gran Vietnam de la América Latina.

Es por ello que aunque celebro y agradezco aquella frase de Pilger con la que trata de exaltar a la Revolución Bolivariana hasta el infinito, al señalar que “Si Venezuela cae, la humanidad cae", no la comparto a plenitud, ya que prefiero decir que si Venezuela cae, toda la América Latina estará en riesgo inminente de volver a ser el “patio trasero” de los Estados Unidos y esto, que es de tan extrema gravedad, no será permitido dócil ni pasivamente por nadie en el seno de la comunidad mundial decente, ni mucho menos por nuestros aliados del ALBA-TCP, ni por las grandes potencias amigas: Rusia, China Irán y Turquía. ¡Veremos entonces si el imperio norteamericano podrá sobrevivir a tan formidable conflagración!
¡Hasta la Victoria, Siempre!
¡Patria o Muerte!
¡Venceremos!

 (*)   “Venezuela, un pequeño pero valeroso y digno país que ya ha derrotado a dos imperios”, Carlos E. Lippo, Editorial Académica Española, páginas 208- 212, 03 de mayo de 2018.
celippor@gmail.com

La ideología del miedo


Por Juan Pablo Cárdenas S.:
En el fracaso de las políticas neoliberales que vienen pronunciando las brechas de la inequidad tanto en Chile como en otros países, la derecha se ha ido quedando sin su tradicional discurso y debe recurrir a todo tipo de estratagemas electorales para conservar su vigencia y acceso al poder político. Pero ya se ve que hasta en naciones como Francia la protesta social se eleva y radicaliza, mientras que en México asume un presidente de izquierda respaldado por un inmenso caudal de votos, en la promesa de cambiar el sistema institucional y económico de esta nación.


En nuestro país, la hecatombe vivida por la Concertación y la Nueva Mayoría (la autodenominada centro izquierda) se explica fundamentalmente en la renuencia de sus gobiernos a alterar el modelo político económico y social heredado por la Dictadura, en su encantamiento por la democracia protegida  y una estrategia de crecimiento que hace a los ricos más ricos y a los pobres los obliga a esperar o a renunciar definitivamente a sus justas demandas.

Por cierto, que el nuevo gobierno de Sebastián Piñera se explica en la pobre gestión de Michelle Bachelet, en el desencanto ciudadano y en el millonario gasto electoral que siempre resulta muy efectivo cuando se trata de reunir los sufragios de la población más inculta, menos reflexiva y más abrumada por el discurso del miedo,  bien propagado por los grandes medios de comunicación y la demagogia política.

Es cuestión de ver la televisión y analizar la orientación ideológica de nuestra prensa para comprobar cómo se asusta a diario a los chilenos con la posibilidad de que la delincuencia común y el “caos” de inconformismo social puedan amenazar sus modestos bienes, su inestable fuente laboral y precarias remuneraciones. Aunque la inmensa mayoría del país sabe, por ejemplo, que nuestro sistema previsional es injusto y que las AFPs se roban sus ahorros, hasta hay quienes creen que la situación podría ser todavía peor si el Estado le pusiera freno a la especulación de las cuatro o cinco empresas hacen con los fondos aportados por los trabajadores para alcanzar una digna pensión de retiro.

De esta forma, cuando se advierte que los que jubilen en los próximos años no recibirán una pensión promedio que supere los doscientos o trescientos mil pesos mensuales, todavía se teme que los multimillonarios fondos administrados por estas entidades pudieran serles arrebatados y las pensiones que reciban sean peores que las actuales. Aunque casi todos concuerden y hasta salen a las calles convocados por No+AFP, se sigue dudando de que el sistema de reparto y la regulación del Estado pudiera ponerle fin a escandaloso fraude previsional. Sin observar las onerosas pensiones que reciben los jubilados de las Fuerzas Armadas y policiales que continuaron con el sistema antiguo y solidario,  previendo certeramente que la Reforma Previsional impulsada por la Dictadura y mantenida por sus sucesores en La Moneda solo le acarrearía beneficios a las actuales administradoras de sus cotizaciones.

Por otro lado, la realidad de los cotidianos asaltos que sufren los transeúntes, automovilistas y los millones de habitantes en sus propias viviendas lleva a muchos a preferir un gobierno que promete acrecentar más la represión policial, cuando ya resulta innegable que buena parte de las bandas delictuales están integradas por los propios policías o protegidas por éstos. Cuando, incluso, los trágicos sucesos de la Araucanía tienen como hechores intelectuales y materiales a los propios carabineros instruidos para defender los privilegios de los poderosos empresarios de la zona y no los derechos de los comuneros mapuches. Aleccionados por sus superiores, como ahora se sabe, para entregar versiones falsas y eliminar evidencias ante el Ministerio Público y los jueces,  a propósito del homicidio de un nuevo joven de esta etnia de manos de un comando altamente militarizado dispuesto por las autoridades para acosar y acribillar a quienes luchan por sus derechos ancestrales.
Desde hace mucho tiempo existe la presunción fundada, también, que desde las” fuerzas del orden” se organizan y amparan las acciones de los encapuchados que irrumpen en las protestas callejeras con la misión de desacreditar las justas demandas sociales, sembrando el caos vial, destruyendo locales comerciales y causando toda suerte de desmanes. Pero lamentablemente, hay muchos chilenos que no quieren asumir esta realidad y terminan avalando que el presupuesto fiscal le otorgue más recursos a los represores. Los mismos que le dotan a la prensa abyecta del sistema aquellas impactantes imágenes y caprichosas versiones sobre lo que pasa en estas movilizaciones que, por lo general, se proponen ser pacíficas y bien acogidas por la población.

Desde antiguo la derecha siempre ha sido muy diestra en administrar el miedo de la población, en propiciar los gobiernos “duros” y las legislaciones más estrictas para combatir a los que quieren en justicia subvertir el orden vigente, clamando justicia social. Por lo mismo es que los militares y policías son siempre instrumentos tan propicios en su desempeño político y carrera política de los grandes delincuentes de cuello y corbata que vienen ahora imponiéndose varios de nuestros países, protegidos por las propias leyes que se dictan a fin de coludirse, estafar a los consumidores y resultar finalmente impunes en los Tribunales. Es el común denominador de los Piñera, de los Macri y de los Bolsonaro con su enriquecimiento ilícito, sus discursos populistas y destinados a obtener el apoyo de los más ignorantes e irreflexivos que abundan en países como los nuestros en que la educación no es democrática. Por esto, la existencia de la delincuencia común y del narcotráfico que asolan a nuestras poblaciones son las grandes aliadas electorales de la derecha y su cínica promesa de combatirlas.

Por cierto que es contrario al ideario derechista la equidad social, el respeto de los Derechos Humanos y el acceso colectivo a la salud o a un salario justo. El régimen capitalista solo aspira a la obtención de mano de obra barata y recursos naturales para dotar de utilidades lucrativas al capital nacional y foráneo. Así sea, también, estresando a nuestro medio ambiente y agotando nuestras reservas; con un desprecio absoluto por fenómenos como el del calentamiento global. Qué duda cabe que nuestro actual gobierno cuando propicia el desarrollo de recursos energéticos limpios, ciertamente no está motivado por garantizarle a los chilenos un medio ambiente sano, sino por la posibilidad de desarrollar buenos negocios a propósito de las favorables condiciones que ofrecen, en este sentido,  nuestro territorio y diversidad climática.

Por esto es que la principal corrupción de quienes se decían demócratas o izquierdistas es haberse “reciclado” ideológicamente para adoptar los disvalores de la derecha, de la sociedad de consumo y la programada desigualdad social. Una descomposición moral que los ha llevado a perpetuar la constitución de Pinochet por cerca de tres décadas, mantener las graves asimetrías en los sistemas de salud y a rendirse a las presiones del mundo castrense, insaciables en su carrera armamentista como, ahora, en sus operaciones fraudulentas.

Es obvio que en esta degradación han influido mucho los sobornos y el cohecho propiciados por el alto mundo empresarial a la hora de legislar y financiar el oneroso gasto electoral. Cuando hoy es la propaganda y no la idea la que manda y marca los escrutinios .O son los temores y no las justas vindicaciones las que modelan las actitudes de quienes todavía concurren a sufragar, en un continente que crecientemente pierde la esperanza en la política. Cuando los partidos se han hecho meramente “instrumentales”, como se ha dicho y se repite, escupiendo la memoria de los grandes referentes libertarios que incluso dieron la vida por un objetivo hoy casi impronunciable como el de la “justicia social”. Cuando la “democracia” es un término universalmente vacío y en boca de los más tenebrosos gobernantes de todo el mundo. Así como la palabra el socialismo enrojece la cara de quienes nos cogobiernan con la derecha. En Chile y en otros países.
juanpablo.cardenas.s@gmail.com

Almagro y la mentira como su mercenario mecanismo para acusar a Cuba


Por Rolando Prudencio Briancon:

Otra vez la alevosía de Almagro se ha puesto de manifiesto, ésta vez acusando a Cuba de exportar mecanismos de terror a Cuba y Nicaragua, que aunque ya lo hizo antes; ésta vez ha sido durante la 1ra conferencia sobre los Derechos Humanos en Cuba -antes ya lanzó sus intrigantes insinuaciones ante los medios- sosteniendo que: “éste es el inicio de un proceso firme y continuo para denunciar al régimen cubano”.



Claro que como era de esperarse ésta confabuladora conferencia se la realiza en ausencia de algún representante del gobierno cubano para que rebata las acusaciones alevosas de Almagro, en la que éste pelele se ha lucido lanzando la acusación que: “Cuba exporta silenciosamente mecanismos de terror a Venezuela y Cuba, donde ciudadanos cubanos dirigen torturas, contra ciudadanos de esos países”. Desde luego que también es cierto que Cuba al haberse retirado de la OEA, no tendría que dar explicaciones de nada a éste organismo, pero lo ético era que por lo menos, si Almagro acusa de algo así a Cuba; lo menos que debía hacer es pasar una invitación algún personero del gobierno de la Revolución para que se debata la misma.

Y es que según la malnacida marioneta de Almagro afirma que: “personas que fueron torturadas aseguran haber sido sometida a vejámenes en presencia de cubanos”. Tan sólo el cretino de Almagro puede creer que es suficiente que el acento sea la prueba de que son cubanos; algo tan relativo que es como decir que a esta marioneta lo manipula: Trump, o “Narco” Rubio, o Ted Cruz, o Liana Ross Adato de Lethinnen, para que hable con acento anticubano.

Por ésta razón no deja de ser llamativo que éste puede que sea el inicio de un ciclo de acciones para agredir a Cuba, y que se da en vísperas  de la elección de un nuevo secretario de la OEA, en la que estas acusaciones no dejen de ser parte de su campaña para ser reelecto -como ya afirmó- por lo que está lanzando las mismas para ganarse el apoyo de los legisladores republicanos ya mencionados, como de otros prominentes miembros de la gusanera cubana, como: Rosa María Payá, Martha Roque, Laritza Diversent, René Bolio, Orlando Gutiérrez, Jorge Villena, Jianli Yang, Hipólito Ramírez, María de los Milagros Méndez, Bertha Antúnez, Jorge García, Pedro Corzo, Sylvia Iriondo, Pablo Díaz Espí, Waldo Fernando Cuenca, Carlos Oliva, Berta Soler,Iván Hernández Carrillo, Carlos Quezada, Blanca Reyes, Alejandro González Raga y Julio Ferrer Tamayo.

Vale decir que ésta Conferencia no es más que un encuentro: entre una basura humana como es Almagro y la gusanera de Miami, que en base al mercenario mecanismo de la mentira contra una Revolución quieren desacreditarla, y que por el contrario; lo único que exporta sostenidamente es solidaridad, como la de las Misiones Internacionalistas de las brigadas médicas a los demás países; algo que no entenderán la malnacida marioneta de Almagro, ni sus acólitos.
Con la mentira mercenaria no podrán contra la Revolución cubana, porque ésta se sostiene en los más nobles valores humanos, que ni ésta marioneta ni la gusanera podrán entender.

prudenprusiano@gmail.com

Viaje de Bolton al gigante sudamericano los reales objetivos de su visita


Por Prof. Manuel José Montañez Lanza:
Papeles para el Debate

El último halcón, como también se le conoce al sr. John Bolton, es el encargado principal de asesorar al gobierno norteamericano en cómo manejarse con America Latina; siendo el artífice de la política hacia el Continente desde el senado, el cubano americano, Marcos Rubio, quien se reunió a inicios de noviembre de este año en la Casa Blanca con el experimentado Consejero de Seguridad Nacional, para venderle (mejor dicho imponer), su “visión” como si fuera la del Senado de los EE.UU., respecto de Cuba y Venezuela; como también, que acciones debía comenzar a tomar el capitán Bolsonaro, si deseaba que lo mantuvieran en Washington, como un “fuerte aliado” de Trump durante su mandato.

Las directrices parecería están claras. Bolsonaro deberá romper de forma inmediata las relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela. Otras "dictaduras", según ellos, existentes en America Latina, como por ejemplo, Nicaragua y el Estado Plurinacional de Bolivia, están en la mira como próximos objetivos de la Administración Trump, si no se alinean a la geopolítica que formulan los asesores presidenciales (y tras de ellos, los neocom), al actual gobierno norteamericano contra nuestra querida y amada, America Latina. A como de lugar, tienen previsto retomar el control perdido de lo que ellos consideran es su “Patio Trasero”. En mi opinión, el Presidente Trump, se encuentra en una crítica disyuntiva e incluso, acorralado entre querer aplicar su visión “Aislacionista” de las RR.II. (Que es fundamental para poder impulsar sus propuestas de rescatar la economía interna estadounidense), versus la agenda abiertamente injerencista de sus antecesores.

En el cuadro de lo anterior, se evidencia, a todas luces, una lucha interna por el control hegemónico de la política norteamericana entre dos grandes y poderosos grupos. Por un lado el músculo económico de los Neocom expresado en el aparato bélico de la industria militar que opera junto al sector financiero y por el otro, quienes fundamentalmente desde el sector construcción y capital no especulativo, acompañan al hoy Presidente Trump. No podemos olvidar ni dejar por fuera en esta reflexión, al lobby sionista que fue determinante para que Trump llegara a la Casa Blanca; al respecto, al mudar la embajada de los EE.UU., a Jerusalén, cumple con su promesa de reconocer a ésta como la capital de Israel.  

Regresando al tema central de nuestro análisis, durante la visita del “último de los halcones” a Brasil, el  sr Bolton le indicará al “administrador” de Planalto, aplicar una modalidad o versión del “Programa Parole” para los médicos cubanos, buscando se produzca una deserción en masa de los galenos de la Isla que aún se encuentren diseminados en varios estados del Brasil y en naciones cercanas como por ejemplo, Venezuela y Bolivia. Lo anterior pasaría por garantizarles residencia permanente, pero antes deben prestarse a declarar ante los medios nacionales e internacionales que abandonaron el Convenio Estatal, por no tener todas las libertades necesarias en Cuba. La política de Bolsonaro hacia los médicos cubanos es una vulgar copia del “Programa Parole” que en su momento histórico impulsó George W. Bush mediante el cual ofrecían “beneficios” exclusivos a los profesionales cubanos que abandonaran misiones oficiales en el exterior; tales como, la residencia automática y visados para sus familiares, pero sin garantías de revalidación de sus títulos. 

Al respecto, cabe destacar que quienes se han acogido a dicho programa a lo largo de los años, no han podido ejercer como médicos en EE.UU., como tampoco podrán hacerlo en Brasil, dada la fuerte oposición, en el caso de la Patria de Anita de Garibaldi, del Colegio Médico Brasileño. Supongo que lo mismo sucedería tanto en Venezuela, como en Bolivia, dado que dichos gremios en las respectivas naciones, son controlados por grupos ideológicos adversos a los gobiernos progresistas en ellos existentes.

La intención principal de impulsar dichas acciones no es la de atenuar una emergente crisis social, en aquellas zonas abandonadas por los médicos cubanos contratados de forma oficial, sino acusar y señalar al Estado Socialista Caribeño, como el principal responsable de la crítica situación existente en más de 700 municipios brasileños, tal y como lo ha reconocido anteriormente la OMS. Ellos buscarán mantener el programa “mais médicos”, pero sin beneficio directo del Estado cubano, será el emblema que circulará en las redes sociales y medios internacionales, según se pudo corroborar a través de una fuente periodística dentro del Ministerio de Salud brasileño.

Este golpe será esencial en los planes de la Administración Trump contra una de las trabas internacionales que a juicio de ellos, representa “el castrismo”. El gobierno brasileño estaría dispuesto a asumir el arribo de centenares de médicos cubanos, a cambio de que éstos responsabilicen a Cuba de ser el causante principal de la fuga de sus talentos e incentivar una crisis migratoria, en la cual los cubanos volverían a estar como una de las nacionalidades de mayor peregrinaje y diáspora mundial. Cualquier parecido con lo que han intentado ocurra en Venezuela y Haití, no es, mera casualidad.

Aparentemente la medida pudiese ser contundente; sin embargo, no se puede obviar que Bolsonaro tiene en su contra a un “poderoso grupo”, encabezado por empresarios y personalidades radicadas en Brasilia y Sao Paulo; mismas que ejercen en la actualidad, una fuerte presión para que se mantenga una política exterior diáfana y no de confrontación tanto con la Habana, como con China, Rusia e incluso Venezuela (Ésta última, en el marco de una posible activación de la denominada “Operación Tenaza” contra la Tierra que vio nacer al Padre Libertador), no obstante su alineamiento directo con Washington.

Ahora bien y para cerrar este ciclo reflexivo, una cosa es hacer campaña electoral para ganar unas elecciones incluso manipulando las creencias, mente y valores de los electores, tal como también lo hicieron en otros países en los últimos años para imponer presidentes y otra, intentar desconocer luego de ello, la dinámica internacional y la experiencia y sabiduría en materia de Política Exterior y Relaciones Internacionales de la Cancillería más antigua de nuestro Continente.
Veremos que le dicen y recomiendan desde Itamaratí al nuevo inquilino de Planalto.

monlan2001@gmail.com

No es demasiado tarde para salvar a Yemen del apocalipsis


Por Mark Lowcock:
Líder humanitario de las Naciones Unidas:

Nota del editor: Mark Lowcock es el subsecretario general de asuntos humanitarios y coordinador de ayuda de emergencia de las Naciones Unidas. Viajó a Yemen del 28 de noviembre al 1 de diciembre. Síguelo en Twitter. Las opiniones expresadas en este comentario son exclusivas de él. Ver más artículos de opinión en la CNN.


(CNN) - La semana pasada, en Yemen, incluso un veterano de 30 años de crisis humanitarias como yo no podía evitar sorprenderse. Millones de vidas están en riesgo. Pero no es demasiado tarde para salvar a Yemen. Perder la oportunidad de hacerlo sería una gran falla moral.
Hace cuatro años, Yemen era un país frágil en el que millones de personas luchaban por sobrevivir. Muchos dependían de ayuda externa. Pero había una economía en funcionamiento, la infraestructura se extendía por todo el país y la gente recibía servicios básicos de su gobierno. Todo esto ha sido destruido y ha llevado a Yemen al borde del abismo.

La guerra ha diezmado la economía. Los ingresos nacionales son la mitad de lo que eran al comienzo de la guerra. Los ataques a embarcaciones pesqueras, la destrucción de tierras de cultivo y el bombardeo de fábricas han destruido la producción. Naciones Unidas y sus socios en Yemen estiman que se han perdido más de 600.000 puestos de trabajo. La principal fuente de ingresos del gobierno, los ingresos del petróleo, han bajado un 85%. A más de un millón de docentes, trabajadores de la salud y pensionados apenas se les ha pagado durante años. Millones de familias no tienen el dinero que necesitan para comprar alimentos suficientes para sobrevivir.

             LEE: Una madre "no tuvo otra opción" sino vender a su hija de 6 años para poder comer
Los ataques aéreos y las peleas en tierra, incluidos los disparos de artillería, han matado o han causado heridas a decenas de miles de civiles y han desplazado a más de 3 millones más. Antes de la guerra, Yemen importaba casi todos sus alimentos, combustible y medicinas. Hay más de 30 líneas frontales activas en todo el país. Las restricciones impuestas por los beligerantes son la asfixia de los puertos, las carreteras y la infraestructura esencial mediante la cual la ayuda llega a las personas.
El Programa Mundial de Alimentos de la ONU, cuyo jefe, David Beasley, visitó Yemen unos días antes, estima que casi 12 millones de personas están al borde del hambre.

Las hambrunas son raras en el mundo moderno. Los casos recientes, como Somalia en 2011, se vieron agravados por la sequía, y el regreso de las lluvias brindó un respiro. La crisis de Yemen es completamente artificial. La madre naturaleza no lo resolverá. Pero podemos evitar el Apocalipsis que se avecina si tomamos medidas ahora. Este es el plan de cinco puntos de la ONU.
Primero, necesitamos un alto el fuego inmediato para proteger tanto a las personas como la infraestructura esencial sin la cual se garantiza una gran hambruna. Aterrizar los aviones de guerra y silenciar las armas. La ONU y otros han estado pidiendo esto durante años. Esos llamados, ahora, se deben tener en cuenta.

En algunas de las zonas más controvertidas, como el puerto de Hodeida, la ONU ha ofrecido un papel más importante para ayudar a garantizar que las instalaciones clave se utilicen únicamente para actividades civiles legítimas.En segundo lugar, el plan de respuesta humanitaria de las Naciones Unidas para 2019 debe ser financiado en su totalidad. En estos momentos, las agencias de las Naciones Unidas y las ONG con las que trabajamos, atendidas por miles de profesionales y personas dedicadas, que ayudan a otros yemeníes, ayudan a 8 millones de personas cada mes con ayuda alimentaria, acceso a agua potable y atención médica.

El año próximo, nuestro objetivo es llegar a 15 millones de personas, la mitad de la población total, incluidos todos aquellos que no tienen otros medios de apoyo y que no pueden sobrevivir sin nuestra ayuda. Necesitamos 4.000 millones de dólares en 2019. Puede parecer mucho. Pero equivale a mantener la vida de una persona hambrienta por unos 50 centavos por día. El 26 de febrero, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, convocará una conferencia de alto nivel en Ginebra para buscar la confirmación de las promesas financieras de los donantes.

En tercer lugar, se necesitan medidas urgentes y permanentes para estabilizar la economía. La manera más inmediata de hacerlo es proporcionar fondos extranjeros a través del Banco Central de Yemen para permitir el pago de sueldos a maestros, trabajadores de la salud y otros servidores públicos y para pagar las pensiones. El Reino de Arabia Saudita y los Emiratos Árabes Unidos han dado importantes pasos en los últimos dos meses para facilitar esto.
             MIRA: Cada 10 minutos muere un niño en Yemen. Estas son las causas del conflicto en ese país
Pero lo que se necesita es una inyección mensual de recursos previsible, constante y continua, y la cooperación de todas las partes en Yemen para permitir que el dinero llegue a quienes lo necesitan.
En cuarto lugar, es necesario comenzar a trabajar en la recuperación y la reconstrucción, incluidas las instituciones estatales clave. Reconstruir caminos, puentes y sistemas de agua. Sustituir las grúas dañadas de Hodeida. Reparar las aulas. Hacer que los pescadores vuelvan al mar. Ayudar a los agricultores a plantar. Inviertir para proporcionar electricidad a más personas.
Y en quinto lugar, las partes que asisten a las conversaciones que se celebrarán en Suecia —convocada por Martin Griffiths, enviado especial de la ONU para Yemen— deben permanecer hasta que acuerden las primeras acciones significativas hacia la paz.

Reconstruir la maltrecha economía y crear empleos y medios de subsistencia hasta el punto de que Yemen pueda sostenerse por sí mismo será el trabajo de décadas. Pero reconstruir la sociedad fracturada de Yemen y superar la ira y los agravios que la guerra ha amplificado llevará generaciones. Nada de esto mejorará hasta que deje de empeorar. Mejor continuar con esto antes de que sea demasiado tarde.

La crisis de Yemen es completamente artificial. La madre naturaleza no lo resolverá. Pero podemos evitar el Apocalipsis que se avecina si tomamos medidas ahora.
PREGUNTAS :
             Sabido es que la “acción humanitaria de EEUU” ha sido dotar de armamento de destrucción masiva a Arabia Saudí y a Emiratos Árabes, para borrar de en medio a Yemen y  quedarse con su territorio y su petróleo.
             ¿Se atreverá la ONU en exigirle a EEUU a que abandone su “obra humanitaria” exigiendo a sus aliados salir de Yemen?.
             Esta es una “acción humanitaria” que pueden ver en vivo y en directo los pueblos y naciones de América Latina y el Caribe, similar tarea que le fue encargada de ejecutar en la región al Grupo de Lima.
             Conviene que los latinoamericanos conozcan otras “acciones humanitarias” del imperio en el medio oriente:
presidenciacolacot@yahoo.com

LA ESENCIA O LA RAZÓN DE SER DEL CAPITALISMO


Por Gregorio Chávez Romero:

ESENCIA
La esencia es aquello invariable y permanente que constituye la naturaleza de las cosas. El término proviene del latín Essentia, que a su vez deriva de un concepto griego. Se trata de una noción que hace referencia a lo característico y más importante de una cosa. Conjunto de características permanentes e invariables que determinan a un ser o una cosa y sin las cuales no sería lo que es. Parte o característica fundamental o más importante de algo.


Sentido de la cosa dada, aquello que la cosa es en sí misma, a diferencia de todas las demás y de los estados variables de la cosa al experimentar el influjo de tales o cuales circunstancias.
El concepto de “Esencia” es muy importante para todo sistema filosófico, para distinguir los sistemas filosóficos desde el punto de vista de la solución que se da al problema de cómo la Esencia se relaciona con el ser y de cómo la Esencia de las cosas está relacionada con la conciencia, con el pensar.

Para el idealismo objetivo, el ser, la realidad y la existencia se encuentran en dependencia de la Esencia de las cosas, entendida como algo independiente, inmutable y absoluto.
En este caso, las Esencias de las cosas forman una realidad ideal peculiar, que engendra todas las cosas y las rige (Platón, Hegel).
Para las tendencias idealistas subjetivas, la Esencia es una creación del sujeto, que proyecta fuera de sí la Esencia y la representa bajo el aspecto de cosas.
El único punto de vista acertado consiste en reconocer la realidad de la esencia objetiva de las cosas y de su reflejo en la conciencia.

La Esencia no existe fuera de las cosas, sino en ellas y a través de ellas, como su principal propiedad general, como su ley.
El conocimiento humano va asimilando gradualmente la Esencia del mundo objetivo, cada vez ahonda más en él. Este conocimiento se utiliza para influir retroactivamente sobre el mundo objetivo con vistas a su transformación práctica.

CAPITALISMO
El Capitalismo es un Modo de Producción o Sistema Social y Económico, donde la Burguesía detenta la Propiedad Privada sobre los Medios De Producción Social, y el Proletariado sólo posee como único valor su Fuerza de Trabajo, la única posesión, quien se la venda al dueño de los Medios de Producción, la Burguesía, por un Salario, El Proletariado, el cual explotado, cuando la burguesía de apropia del Plus trabajo, que Proletariado produce, pero no se le cancela.

Cuando el Plus trabajo, se convierte en Valores de Cambio, que se realiza como Plusvalía, la Burguesía, se la expropia, se lo roba, con sólo argumento que ella es la dueña de los medios de producción y del capital, los cuales por sí solo, no generan riqueza, ni transforman a la naturaleza en productos, bienes y servicios, mientras que el Trabajo del Ser Humano Sí, es decir, el Trabajo del Proletariado Asalariado.

La burguesía, no le cancela al Proletariado Asalariado, su esfuerzo y trabajo, por producir el Excedente y Plustrabajo, sino que se lo EXPROPIA, se lo ROBA, que es lo que la define como Burguesía, y al sistema económico, social y cultural, donde es la Norma y la Costumbre, que el Burgués se APROPIE del Plustrabajo, cuando este se realiza en valores de cambio, en Plusvalía, se llama Capitalismo.

NEOLIBERALISMO
Etapa del Capitalismo, donde la clase dominante es la Burguesía Parasitaria, que vive de la usura, que su principal actividad económica es el Prestamo y los Intereses de Usura, que es conocida, como Burguesía Financiera, sus principales pronombres son: la Burguesía Financiera: Los Rockefeller, los JP Morgan, los Nobel, los Rothschild, los Bell, los Vanderbilt, los Ford, Westinghouse, los Carnegie, Krupp, entre otros; los Ideólogos Neoliberales del siglo XX: Friedrich Von Hayek, Milton Friedman, Ludwing Von Mises, Robert Lucas, Walter Lippman, Louis Rougler, Wilhelm Ropke, Alexander Rustow, entre otros; sus Representantes Político: Ronald Reagan, Margaret Thatcher, Augusto Pinochet, Felipe González, Francisco Franco, Ferdinand Marco, Jorge Videla, Alfredo Stroessner, entre los más representativo.

En el Capitalismo en su etapa Neoliberal, no existe la libre competencia y ni el libre intercambio, ya que el control de los diferentes áreas de la  economía lo realizan entre 3 a 6 Monopolios, Trust, Carteles, Keiretsus, por cada área, que actúan como mafias delincuencias, que impones sus criterios e intereses al reto de la humanidad.

Cada uno de estos grupos de Monopolios, Trust, Carteles, Keiretsus, son controlado por la Burguesía Financiera Especulativa de Wall Street y de la City de Londres, en especial por los Rockefeller, los JP Morgan, los Nobel, los Rothschild, los Bell, los Vanderbilt, los Ford, Westinghouse, los Carnegie, que son los que ejercen la dictadura de la Burguesía Financiera Neoliberal Fascista sobre el resto de la humanidad.

FASCISMO
Superestructura política, mediante la cual la Burguesía Financiera Neoliberal ejerce su DICTADURA sobre el resto de la humanidad, en nombre de la libertad individual, la cual niega en la práctica; de la libre empresa y de la libre competencia, pero la  niega al fomentar cada día los Monopolios, Trust, Carteles, Keiretsus; la democracia, sólo de forma, porque en la práctica reprime cualquier disidencia, al PENSAMIENTO ÚNICO Neoliberal Burgués, etc.

El Fascismo, existe mucho antes de que la palabra fuera acuñada y popularizara en Italia en los años 20 del siglo XX, por Benito Mussolini y sus partidarios, ya que sin Fascismo como Superestructura Política, que le sería muy difícil y complicado a la Burguesía Financiera Neoliberal imponer a sus Monopolios, Trust, Carteles, Keiretsus, y ejercer su DICTADURA sobre el resto de la humanidad.
El Fascismo es la forma de estado y de gobierno en la etapa del Capitalismo, Neoliberal e Imperialista, donde el Proletariado y el Pueblo en su conjunto, no tiene libertad, ni existe democracia, no hay libertad de discusión, ni de difusión de las ideas adversas al Neoliberalismo y al Fascismo.

Los Principales representante del fascismo además Benito Mussolini, Adolf Hitler, Francisco Franco, Augusto Pinochet, Ronald Reagan, Margaret Thatcher, Donald Trump, Mauricio Macri, Sebastián Piñera, son artistas de la farándula , del deporte y de las artes, ayer eran Martín Heidegger, Herbert Von Karajan, Charles Lindbergh, Salvador Dalí, ahora en 2.018, los que apoyan al Fascismo son: Rubén Blades, Willy Colón, Miguel Bose, Angelina Jolie, George Clooney, Jared Leto, Robert de Niro, Edgar Ramírez, Carlos Vive, Emilio y Gloria Stefan, Laura Pausini, Salma Hayek, Salomón Rondón, Omar Vizquel, Andrés Galarraga, Miguel Cabrera, Gustavo Dudamel, Karina, Franco de Vita, Ricardo Montaner, Gaby Espino, Alejandro Sanz, Maná, Juanes, entre otros

¿CÓMO RECONOCER UNA ACCIÓN O ACTIVIDAD QUE FAVOREZCA AL SISTEMA CAPITALISTA O NO?
Para reconocer y saber si una acción o Actividad favorece a perpetuar el Capitalismo, es importante y fundamental, que revisemos, que lo define y cuál es su esencia.
1.- Propiedad Privada de los Medios de Producción Social.
2.- La Burguesía es la Propietaria de los medios de producción Social.
3.- Sociedad dividida en Clases Sociales.
4.- Sólo el Trabajo y la Práctica del Proletariado y del Pueblo en su Conjunto, es capaz de genera Riqueza, al convertir, las materias primeras e insumos de la naturaleza, en productos bienes y servicios.
5.- Las Mercancías, tiene Valor de Uso, es decir, a aptitud que posee un objeto para satisfacer una necesidad, al mismo tiempo, tiene Valor de Cambio, es el valor que permite el intercambio de mercancía.
6.- El Valor de Cambio, es un equivalente, que permite el intercambio, con otras mercancías, que tengan la misma equivalencia. El Valor de Cambio se calcula con el promedio del tiempo de trabajo socialmente necesario para producirla.
7.- El Plustrabajo, que proviene del hecho de que el trabajo humano es el único bien económico, que puede producir más valor que su propia magnitud de valor. En otras palabras, la Fuerza de Trabajo, puede producir más valor que el necesario para reponer su gasto de fuerza y energía. Ese valor de más, el Plus trabajo, en la producción capitalista asume la forma de explotación.
8.- Con las Relaciones de Producción Capitalistas, entre ella el Salario, valor de cambio, que se le da al Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, por su Fuerza de Trabajo, sólo represen una pequeña parte valor creado por este.
9.- Al Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, sólo se cancela una parte de su trabajo, la otra parte, el Plustrabajo, se lo apropia la Burguesía, al convertirlo en valor de cambio, en Plusvalía, que en la nomenclatura Burguesa, denominan la ganancia del capital.
10.- La esencia y lo que diferencia al Modo de Producción Capitalista, de otros modo de Producción, es cuando convierte el excede, producido por el Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, el Plustrabajo, en valor de cambio, en Plusvalía, y se lo apropia, sin pagarle nada a cambio al trabajador o trabajadora.

Por lo antes expuestos podemos concluir, que el Modo de Producción Capitalista lo define lo siguiente, la PROPIEDAD de los Medios de Producción Social, por parte de la BURGUESÍA, la Generación del Plustrabajo por parte del Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, y de la APROPIACIÓN por parte de la BURGUESÍA del plustrabajo, sin cancelar nada por él, al convertirla en valores de cambio, y en plusvalía.

Por lo tanto, si cualquier acción o actividad, que contribuya a que los que producen el Plus trabajo, le cancelen por hacerlo, así como también que disminuya el valor de cambio del plustrabajo, de la plusvalía y de la ganancia de la Burguesía, es o son acciones o actividades Socialista. Son acciones contra la Burguesía, que permiten que al Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, se le cancele una mayor parte de su plus trabajo, acciones como la Construcción de las más de 2,3 millones de vivienda entregadas por la Gran Misión Vivienda, mientras que la No Culminación del Ferrocarril de Anaco Anzoátegui hasta Tinaquillo Cojedes, es una acción de Lesa Patria, Lesa Humanidad, contribuye a que la Burguesía se apropie del Plus trabajo.

Otro ejemplo, contra la Burguesía, que permiten que al Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, se le cancele una mayor parte de su plus trabajo, es el aumento del Sueldo y el Salario Mínimo a Bs. S 1.800,00, primero y ahora a Bs. S 4.500,00, mientras que al no multiplicar las tablas Salariales y de Sueldos, por 60, primero y ahora por otros 90, es una acción de Lesa Patria, Lesa Humanidad, contribuye a que la Burguesía se apropie del Plus trabajo.

El CAPITALISTA, el BURGUÉS son los mayores LADRONES, ya que se apropian o roban el Plus trabajo producido por el Proletariado y el Pueblo en su Conjunto, sin cancelada nada en contra prestación, he ahí la ESENCIAL del Capitalismo Burgués, Neoliberal Fascista.

¡¡¡Chávez Vive!!!
¡¡¡Maduro Sigue!!!
¡¡¡El Socialismo Se Conquista Peleando!!!

gregorio.chavezromero.bcwg@gmail.com