martes, 19 de noviembre de 2019

Guyana propone usar nuestras reservas energéticas en el área en reclamación para comprar acciones en la ExxonMobil.



Por Juan Martorano:
El ministro de Relaciones Exteriores de Guyana, el honorable Carl Greenidge aseveró directamente en unas declaraciones dadas durante el “Eusi Kwayana Emancipation Symposium” cuyo tema fue “Las elecciones del nuevo gobierno y la agenda de emancipación africano-guyanesa” lo siguiente:

“Indico que el gobierno de Guyana debería comprar acciones en la empresa multinacional ExxonMobil (EEUU) y esta es una opción que su gobierno debería explorar. Esto en vista del inicio de la producción de hidrocarburos del bloque Storbeck en aguas de Guyana y en la zona en disputa con Venezuela.  Asegura el ministro Greenidge que su gobierno no es ajeno a la inversión en empresas privadas y que invertir en la ExxonMobil seria una buena inversión para el gobierno. Tanto así que propone invertir parte de las ganancias que generaría la venta de la parte que le queda de la producción en tales acciones”.


Estas aseveraciones vienen hechas con respecto a la gran expectativa que el gobierno guyanes continue en motivar en base al inicio de producción de hidrocarburos en el primer trimestre del 2020 (120000 bppd). Es la ExxonMobil la empresa que ha llevado a cabo la inversión y los descubrimientos de grandes reservas de hidrocarburos en aguas tanto de Guyana como del territorio venezolano que esta en disputa. El ministro Greenidge refuta la noción de que esta nueva riqueza puede dejar a la Republica Cooperativa de Guyana en peor condición que la actual. Para el gobierno guyanés los hidrocarburos son una mercancía como cualquier otro mineral o producto y por lo tanto el éxito de su explotación depende en como se manejen los recursos generados de su venta.

Greenidge descarta la noción publicada por un profesor de la Universidad de Guyana de que el país debería dar a Venezuela parte del territorio en reclamación para cerrar la controversia y evitar los riesgos que presenta tener esta disputa. De hecho, este punto de vista alterno sostiene que el riesgo que la disputa presenta se mitigaría o desaparecería con ofrecerle al gobierno de Venezuela el 20% del territorio guyanés. Sigue esta opción presentando la visión de que el costo de este 20% lo podría obtener el gobierno guyanés al tratar de obtener más regalias de la ExxonMobil. Agrega el ministro que el acuerdo firmado con la empresa estadounidense bajo el formato de un “Production Sharing Agreement” o PSA no prevé este tipo de regalía y por lo tanto no puede venir de esa fuente. El ministro Greenidge se queja de que esta opinión de un académico le ha dado credibilidad en la prensa local en Guyana.

Análisis
El ministro Greenidge es un político guyanés con experiencia, representa al actual gobierno de facto de tendencia derechista y que a su vez esta formado por la facción africana de la población. Este gobierno perdió la confianza del parlamento en diciembre del 2018, es decir el gobierno dirigido por el Sr. Granger (Ex-militar), es actualmente ilegal y solo después de las elecciones en marzo del 2020 se vera quien es el nuevo gobierno legitimo.

El argumento del ministro Greenidge tiene varios objetivos particulares que son:
1.            Continuar fomentando la idea de que esta bonanza económica que se aproxima es producto de las gestiones del partido de gobierno y gracias a ellos se ha logrado negociando con la ExxonMobil (EEUU) y otras petroleras extranjeras. Su afirmación de que Guyana no quedaría en peor situación que la actual después de esta bonanza que se avecina enfatiza la consigna política de que depende de como se gerencien los recursos y por lo tanto solo ellos los del partido de gobierno lo pueden lograr.

Nota:    Es interesante notar que este simposio tiene como tema central no solo las elecciones del 2020 sino también la “agenda de emancipación africano-guyanesa”, es decir descarta completamente al 60% de la población guyanesa la cual es de origen asiático (hindú) y originaria (indígena). Saquen pues, sus propias conclusiones. (Destacado y resaltado del articulista).

2.            La propuesta de invertir parte de las ganancias como nación en una empresa multinacional extranjera pone en la palestra el concepto de una asociación mucho mas cercana entre la ExxonMobil y Guyana. Esta es necesaria para sobreproteger la republica de lo que puede venir en un futuro (de los resultados del litigio con Venezuela) y así serian los EEUU los que darían la cara ya que tendrían que proteger su inversión y por lo tanto a la republica de Guyana. A largo plazo vendrían las alianzas de no agresión, intercambios militares, venta de armamento y posiblemente el uso del territorio guyanés para funciones de monitoreo (Espionaje), entrenamiento y otras bajo la excusa de intercambios comerciales, de ayuda humanitaria y soporte al pueblo guyanés. Han hipotecado su soberanía.

3.            El ministro Greenidge trata de borrar la opción de cualquier negociación con Venezuela, la cual ha sido expuesta por académicos guyaneses como una alternativa para remover el riesgo que representa a la inversión el litigio entre ambos países. Esto lo hace consciente de que es importante que se descarte esa alternativa del dialogo nacional en vista a las elecciones. Nosotros lo conocemos como politiquería en tiempo de elecciones.

4.            Los recursos que traerán esa bonanza económica al gobierno guyanés están en parte localizados en territorio venezolano (aun si hay un arbitraje pendiente). La inversión hecha por la ExxonMobil sobrepasa los 2 billones de dólares y las reservas descubiertas son gigantes. Sin embargo, el estado actual del gobierno guyanés es en términos claros de banca rota, es decir su PIB se ha caído dramáticamente, las reservas son muy por debajo de las requeridas y su deuda externa se ha incrementado a niveles sin paragón en la vida de Guyana como país. La población de 773 mil almas vive en muchos casos en un estado de pobreza extrema. Si estas tan esperadas fuentes de ingreso no se materializan en el primer trimestre del 2020, Guyana tendría que acudir a emitir mas deuda probablemente siguiendo la ya adquirida con el Banco Mundial.

5.            Las regalías y entradas por ventas de los hidrocarburos producidos llegan a un 12.5% y 2% de regalías bajo el PSA negociado actualmente. Esto a cambio de la soberanía sobre estos recursos y como ya ha empezado a verse que debe seguir las politicas a nivel mundial desarrolladas en Washington. Que le va a quedar a la población después de que los grupos de poder se queden con gran parte de esta es algo que esta por verse.

6.            Seria también una punta de lanza para las multinacionales gringas y extranjeras identificar más oportunidades de explotar los recursos mineros, forestales y de biodiversidad guyaneses, es decir seguir con el saqueo. Geopolíticamente, una fuerte presencia gringa en Guyana seria usada para asediar más a Venezuela y la Revolución Bolivariana, al tratar de ejercer mas presión y aumentar el gasto político de tener otro frente en el Oriente del país. Vale decir otro frente donde se saquean nuestras reservas energéticas por las multinacionales y con la complicidad del gobierno de Guyana.

7.            Esto implica que independientemente de quien gane las elecciones en marzo, Guyana ha escogido una estrategia y dirección como país que esta en confrontación directa con nuestra patria. Es más, ha empezado a expoliar recursos cuya propiedad no esta definida todavía. Se atreve a seguir este rumbo porque tiene el apoyo del gobierno gringo a traves de su mayor empresa ExxonMobil. Esta confrontación es ahora a largo plazo.

Es de hacer notar que estas acciones por su cuenta no son ilegales y son por cuenta del gobierno y el pueblo guyanés hacer lo que crean conveniente. Lo que lleva a un conflicto directo con nuestra patria es el uso de nuestros recursos sin nuestro consentimiento y sin nada que nos beneficie de lo que es nuestro. Políticamente debemos estar muy atentos ya que este será un frente muy activo en las próximas décadas y un punto de presión para los gringos que usaran todos sus esfuerzos para atacar a nuestra patria. ¡Ganaremos una vez mas, atento ministro Arreaza!.

¡Leales Siempre! ¡Traidores Nunca!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!

jmartoranoster@gmail.com


Bolivia volveremos y seremos millones



Por Julio Yao Villalaz:
Las Fuerzas Armadas de Bolivia le solicitaron al presidente Evo Morales que renunciara, y la Central Obrera Boliviana le pidió que lo reflexionara.  Evo dijo “Paz o paz”, no armó a las masas y renunció para evitar mayor destrucción y proteger a los más humildes. Tan pronto dimitió, allanaron y vandalizaron su casa. 

Lo que pidieron las FFAA ya lo había prometido Evo: para mantener la paz, llamaba a nuevas elecciones.  Evo sacrificaba así el triunfo indiscutible que obtuvo en las urnas el 20 de octubre con más de 670,000 votos por encima de Carlos Mesa, que lo eximía de una segunda vuelta.  
No conformes con las nuevas elecciones – a las que no estaba obligado -- le dieron un ultimátum para que desapareciera del mapa.


Días antes, la Policía se había revelado y acuartelado, en traición a su mandato constitucional, dejando sin protección al gobierno, a la población y al país en manos del caos y de hordas racistas de Santa Cruz, donde residen los ricos de Bolivia.

Las Fuerzas Armadas – penúltima trinchera de defensa (la última es el pueblo) -- se entregaron al golpe de Estado de los Comités Cívicos de Luis Camacho y la ultraderecha, enemiga del progreso que ha hecho de Bolivia el país más exitoso a nivel regional y mundial (Julio Yao, “Bolivia, entre la democracia participativa y el golpe de Estado”, La Estrella, 7 de noviembre de 2019).

Detrás está la guerra de quinta generación de EU, desesperado porque las más grandes reservas de litio del mundo (el 70% es de Bolivia) pudieran quedar en manos de China o Rusia.  El litio es el mineral estratégico más importante en las tecnologías del futuro, y el golpe ubica a EU en el área más valiosa de América del Sur, con fronteras de cinco países clave.  Bolivia cuenta con los más valiosos minerales del mundo, principalmente el estaño, que ha sido bendición y maldición para su pueblo.

No se le permitió al presidente terminar su período constitucional, el próximo 21 de enero.  Además de violar la Carta de la ONU, el golpe de Estado viola la Carta de la OEA, que ha amenazado a los países insumisos con aplicarles la mal llamada Carta Democrática, paradójicamente pensada para evitar los golpes de Estado.  Paradójicamente, porque es el gobierno de Evo Morales el más democrático y ejemplar de la región. 

La derecha fascista gritó fraude antes de empezar las elecciones (20 de octubre) y lo reiteró al día siguiente.  Luego pidió un recuento de votos.  Después, la renuncia simple y llana del presidente Evo, una “orden dictatorial e inconstitucional”, como la calificó el propio presidente.

Peor aún, ahora la derecha no quiere solamente que el presidente Morales no culmine su mandato constitucional, sino que desaparezca del mapa y dé lugar a un gobierno de transición que organice las elecciones, en las que Luis Camacho, autoproclamado dictador, prohíbe participar al propio Evo y a su vicepresidente, Álvaro García Linera.

Los Comités Cívicos están destruyendo el país; cerrando y quemando las instituciones del Estado, medios de comunicación de radio, prensa y tv; violando y ultrajando a miles de mujeres; matando indiscriminadamente e incendiando las casas de servidores del Estado, entre muchas barbaridades nunca antes vistas en Bolivia, Guiness Record en golpes de Estado, antiguamente el más pobre de la región junto a Haití.

El golpe de Estado es una venganza clasista de quienes, aliados a las empresas y bancos occidentales, quieren recuperar las riquezas que perdieron bajo Evo.
Bolivia hoy, gracias a Evo, tiene el más alto índice de desarrollo humano de la región y no ha necesitado al FMI ni a EU para desarrollarse.

EU, que desarrolla una guerra de quinta generación contra Bolivia (sus mercenarios son guardaespaldas de Camacho), quiere repetir el libreto de Libia, que, luego de ser felicitada por la ONU en derechos humanos, fue destruida por la OTAN (EU) con el fin de adueñarse de su petróleo.
Camacho, ahora distanciado de Carlos Mesa y angustiado porque la OEA podía reconocer el triunfo de Evo, se opuso al audito porque, si se decantaba por Evo, sería Mesa y no Camacho, quien volvería a rivalizar con Evo y por eso aceleraron el golpe.

Pero todo sale a la luz, tarde o temprano.  
La presidenta de Bolivia, Lidia Gueiler  (1979-1980) fue derrocada por el golpe del general Luis García Meza en 1980, instigado por el Plan Cóndor (EU).

En 1980, Lidia Gueiler presidía temporalmente Bolivia y preparaba las elecciones de junio de 1980 que ganó Hernán Siles Zuazo, que había escapado milagrosamente de un atentado a su avión. Pero este último no pudo asumir el poder porque el 17 de julio de 1980 un grupo de militares ligados al narcotráfico, liderados por el general de División, Luis García Meza, derrocó a  Lidia Gueiler.   
A Lidia Gueiler le entregaron una carta de renuncia para que la firmara (igual que intentaron con Evo), y por esta razón Siles Zuazo no pudo asumir la presidencia. Luis Camacho siguió con Evo el mismo modus operandi que con Lidia Gueiler, toda vez que su poderosa familia, ligada a negocios turbios, apoyó a los militares en esa coyuntura.

¿Pero quién es Camacho? 
Según el diario de Bolivia, Correo del Sur (4 de noviembre de 2019), “Vinculan a líder golpista de Santa Cruz con el caso de corrupción Papeles de Panamá” (Julio Yao, Los papeles de Panamá, una conspiración de Occidente”, conferencia dictada el 16 de diciembre de 2016, a la Alianza Estratégica Nacional, https://www.alainet.org/es/articulo/177714).

Luis Camacho tuvo el rol de ‘intermediario’ y podría haber favorecido el ocultamiento de fortunas, el lavado de dinero y evasión de impuestos, según un informe de la Comisión Legislativa que investigó el caso Papeles de Panamá.

“Camacho creó tres sociedades: Medis Overseas Corp., Navi International Holding y Positive Real Estates, mientras que como officer fue beneficiario de las dos últimas. Con esos elementos, la Comisión señaló que Camacho, como intermediario, pudo ayudar a bolivianos a ocultar fortunas y otras irregularidades.”
Luis Camacho, autoproclamado Mesías como Guaidó, es un verdadero asesino, usurpador, esbirro y sicario internacional.

Si en Bolivia masacran a miles como en los golpes de Estado de Guatemala con Arbenz  y Chile con Allende, en vez de clamar “Paz o Paz” como Evo, es posible que muchos griten Patria o Muerte,   Venceremos!, porque, como evocó hoy el vicepresidente García Linera al martirizado Tupac Katari: “Volveremos, volveremos y seremos millones”.

 Analista Internacional y ex asesor de política exterior.
julioyao1@gmail.com

La violación de los derechos humanos y de los atributos ciudadanos. Un ejercicio de Estado Dictador



Por Mariano Sierra:
El gran colapso de un gobierno en la penumbra, sin objetos políticos ni sociales lleno de huellas de violencia, indecisiones y contradicciones que pisotean la dignidad humana y conculcan los derechos Los derechos humanos y los atributos sociales y políticos de una nación son su devenir histórico conquistado por la fuerza del espíritu de sus gentes. HOY pareciera que estos atributos agonizaran, lo que implica la perdida de sus identidades. Toda perdida de degrada de tal forma que afecta el entendimiento con los demás, con el estado y sus instituciones conduciendo al lastre, al caos y las crisis.


No es forzoso decir que la perdida de los derechos humanos y de los atributos va a la par con las desigualdades sociales y el abandono de un estado de sus funciones propias. En cuanto al atributo medio ambiente, hombre y estado son depredadores. Dejando sin efecto todo proyecto o acuerdo para su recuperación. Ante su apetito voraz, los detentadores del poder no controlan las esferas de su entorno, donde solo cobra vida aquello que le favorece sus intereses.

Las crisis cósmicas que nos invaden están sustentadas por la fuerza de la corrupción que se amparan en los laberintos de la pérdida de valores. Muchos pensadores profesan que está llegando el fin del hombre, el fin de la historia humana. Hoy hay un vivir para vivir sin sentido que ahoga cruelmente. Es el mundo del hombre contra el hombre, el hombre contra la naturaleza, el hombre contra Dios, el hombre contra el mundo y su tecnología financiada por el capitalismo salvaje que desarrolla el más abrumador consumismo con tentáculos asfixiantes que le abre paso el neoliberalismo con la fuerza de una globalización imperiosa.

Las pérdidas de los derechos fluyen en medio de actos diversos que solo buscan desviar la mirada real. Se proyectan programas naranjas, se escriben libros donde se venera la violencia, se ofrecen alternativas superfluas donde los valores están dispersos ejerciendo otros mensajes, otros poderes emblemáticos, donde la espiritualidad es una ruta adversa que hace perder el sentido humano.

Todo este escrito se inspira en la rebeldía, en la insistencia de formas que sean hechos conductores para deponer injusticias, para frenar programas que solo buscan blindar programas superfluos. La unidad social es el único medio para derrotar el régimen y sus instituciones, focos de ingobernabilidad y violación de derechos, que se reclama a gritos para construir un nuevo país

Cuando la democracia está en decadencia, también los derechos y los atributos sufren los efectos. Al estado y algunas instituciones sociales se les suma la falta de ideas. En esta reflexión abordamos una gama de conceptos básicos para la justicia social. La sociedad y el gobierno se mueve entre la economía y la política, entre el mercado, la información y la tecnología como entre tantas guerras sociales que hacen perder el ritmo de toda gobernanza efectiva con apoyo de engaños.

Colombia, sigue viviendo los vacíos de un colonialismo y un republicanismo imperfecto, o mejor, fallido.  Nuestro pueblo tiene la Genesis del olvido, pero ante ese descalabro debemos sobreponernos y aun con los atributos pisoteados llevaremos a cabo el ímpetu de la voluntad y el poder popular para no doblegarnos ni entregar los pocos atributos que nos quedan.

 Un gobierno donde le asiste la ingobernabilidad, un congreso corrupto donde sus componentes, casi todos, se encuentran investigados por malas acciones, por conductas impropias, unos políticos que nadan en los sobornos, unos órganos de control sin definición, una justicia donde cunde la impunidad, y unas instituciones sociales que desconocen la labor pública, no pueden subsistir.

Los gobiernos en su cometido deben estar al cuidado del bien común, Llegan al poder a desarrollar la gobernanza que contradice las propuestas de campaña. Cuando hay devastación social, cunde la exigencia de reconstrucción o eliminación del régimen, cambio de esperanza lo llamamos algunos, pero al fin cambio. Cumplir para representar a una nación, implica convertir en una actividad rectora los programas de gestión pública, implica invertir para desarrollar una moral social.

El neoliberalismo con su impulso devorador introdujo en la sociedad la atomizada y toxica economía naranja, unida al exótico consumismo con su disfraz detractor de emprendimientos para dispersar realidades. En este devenir, arte, investigación y cultura como valores son ultrajados con disincronía fugaz y efímera y perdurable que no da sentido a la vida, es un engaño explotador.

La vida no se enmarca en el orden espiritual, sino en el derroche y lo superficial, en la vanidad y lo superfluo, donde derechos y atributos sociales con sus ideales, se desploman en la dictadura y la tiranía viviente.  Quien más contamina en un país, es el estado con las cortinas de humo, las mentiras, los engaños y las entropías. Bajo estas amalgamas de gestión, hacen que en el país vivamos los más altos riegos sociales, políticos, económicos y de violencia en sus distintos géneros.

Transitamos en medio de contradicciones permanentes que se refleja entre la forma como se está gobernando. Tenemos pues un estado que no considera la democracia en su esencia, sino como un constitucionalismo fallido, un sistema de sometimiento sin visos de cambio, salvo que el pueblo marginado se levante con firme esperanza y lucha decidida con el espíritu del hombre rebelde.

La gobernanza sin visión de programas sociales legitima conductas de gobierno politizadas y polarizadas, tendientes a la corrupción, al desmedro administrativo, a la deficiencia, a la ilegalidad y el terrorismo social. Los atributos que se definen en un colectivo nacional no tienen exclusiones, cualquier alteración dificulta el gobierno de las masas, propiciando crisis de todo género.

Sufren la perdida de derechos y atributos el campesino que nos proporciona vida, a quien se le somete a la expropiación, al sin trabajo y a todos los invisibles, pero visible cuando se les quiere para el voto y después se pierden en lontananza. Por ello que bien viene la frase del nefasto Stalin...Sin gente no hay problema.... eso es lo que quieren los dirigentes, dividir para reinar.

Quienes desconocen los derechos del hombre pregonan que la culpa es de los demás. Así es el proceder del imperio humano que consume, que arroja a sus ciudadanos exponiéndonos a los mercados de la globalización. Pero estos límites desaparecen cuando los invisibles surgen de esa nada para derrocar el auge de las injusticias sociales, cuando esos precarios luchan por sus derechos, aun exponiendo sus vidas de parte de las balas de la dictadura como ya sabemos que ocurre.

 El estado no está contento con la masacre infringida por el imperio español a nuestras etnias y afros de allí la continuidad de esa horrible extinción para celebrar otros bicentenarios. No se puede seguir pensando como en esa época de barbarie y extinción, cuando al indio y al negro no se les consideraba personas. Pero ellos al decir de Thoreau. . viven como personas, piensan como personas, mueren como personas...

El espacio de la civilidad es de luchas, protestas y controversias. Solo hay democracia cuando hay sociedad rebelde, denunciante que se movilice críticamente. El espacio social es de unidad para organizarse como ente de control y de gobierno, de exigencia de sus derechos y atributos. En una justicia sin valores se conduce a la impunidad y al retroceso social que condena el bien común

La conciencia social crece pues la comunidad es soberana. Todos los ciudadanos de la nación somos defensores de los derechos humanos y los atributos por poseer el poder popular, por ser constituyentes primarios y en ese sentido está por encima de todo gobierno.

Muchos pensadores dicen que el hombre ante el espejismo mágico del desarrollo pierde el mundo humanista y sus atributos, pudiendo ser el fin de ser en la historia en la medida de la deshumanización. Durante la historia el hombre es un revolucionario social, un transformador del mundo, un defensor de sus derechos y atributos mediante la praxis de su lucha, y su trabajo justo.

El tiempo de lo mágico pareciera hermoso, lleno de libertad, pero su accionar es adverso. Lo mágico no es otra cosa que el inicio de un viacrucis social, el comienzo de un terrible devenir para el cual siempre habrá tiempo para desconocerlo, pues aún con la apatía que envuelve al país hay un fin que nos hace ver la realidad de la insurrección popular que agita el ambiente.

Nunca, como hoy los derechos y los atributos sociales y personales han sido tan evidentes. Siempre se han tenido como propiedad exclusiva de las clases dominantes. Pero nuestra realidad exige que se alcen con altruismo para esclarecer su propiedad. El declive de las instituciones sociales ha llevado al hombre al auge de aventureros políticos cuyas tendencias amenazan el orden social, desestabilizan la unidad nacional surgiendo populismos que desconectan las demandas de dignidad. El hombre sin derechos y sin atributos es un ser de estadísticas, sus atributos están sometidos al poder y solo cuenta por el valor de un voto, el cual desaparece con el tiempo.

Como sociedad debemos fijarnos osadías de cambio con una fuerza capaz de vencer. El pensamiento libre esta para defender las ideas y la revolución que empieza ya. Las crisis contra los atributos no dan espera. La historia nos dice cómo funcionan los cambios cuando nos dejamos llevar por el espacio y el tiempo. Mientras existan regímenes faltos de equidad social que sean reacios a las transformaciones debemos crear conductas radicales de liberación.

Tenemos que oponernos al secuestro y al atropello de los atributos. Los enemigos actúan sin piedad. Estado, movimientos criminales, elites institucionales y privadas no dan tregua. La coacción arrecia con armas innobles contra los proyectos de vida trazados por la esperanza y la fuerza de la palabra en acción, la verdad y los derechos humanos. La perversión reside en el tratamiento indigno al pueblo y a la práctica de programas de gestión por fuera de los contratos sociales, donde la injuria estatal predica el desvalor humano.

La actitud de los estados y sus instituciones siempre están bajo los efectos deicidas en el orden social e institucional, esto es, hay una gestión subversiva y política donde ocurren mecanismos anti atributos, lo que equivale a decir una total abolición a esos derechos humanitarios. La humanidad no acepta esos actos deicidas de un gobierno contra el pueblo soberano, que despoja a la comunidad de su patrimonio personalísimo, cercenando sus principios, sus derechos cual hacia y aun se ve todavía en el mundo, del amo a sus esclavos, que por ello dejaban de ser personas.

El mundo de amo y esclavos debe ser cosa del pasado. Es dentro de una sociedad constituida por valores que recibimos el valor humano. Es con los otros y con los invisibles con quien nos aviva la conciencia de patria libre. Nada puede desalentar el espíritu recibido que enaltece el origen del hombre. Los que están desviando la historia social cavan su sepultura con la fuerza de los atributos y esa misma historia los llamara a responder por sus felonías deicidas.

Hoy no sabemos quiénes tienen derechos, atributos o poseedores de una existencia digna, pues priman las desigualdades, el valor de la vida está fuera del existir por no tener el régimen voluntad política ni humanitaria para defender la sociedad.  La política no existe, solo una politiquería vulgar, decepcionante, cuestionada y contaminada, llena de discursos verborreicos. La sociedad debe y está en mora de trazarse unos límites para actuar, decidir y aceptar el gobierno sin existencia legal, carente de argumentos, que solo se perfila por la deshumanización y la corrupción.

Cuando de los derechos y atributos se predica en torno a la perdida sufrida por una población, amén de lo que exponemos en esta reflexión, no podemos decir que la democracia esta derrotada por los distintos estamentos del estado. Esos hábitos políticos muestran la presión del uso del neoliberalismo por parte de un capitalismo ambicioso y demoledor de los principios. Es entre tantos otros la dictadura radical devastadora con unos efectos terribles y el asomo de posiciones fascistas.

El azote de la dictadura se camufla con una democracia violada, con unos retóricos discursos, con unos mensajes eufóricos de tipo social para desviar opiniones, con una afrenta contra la libertad de prensa, con la represión a protestas, con impunidades abiertas, con distorsionados actos para impedir el hacer política, con el uso de actos indebidos por funcionarios públicos y con  una fuerza pública con la complacencia de presidencia para bombardear civiles y niños que ocasiono la renuncia del ministro de defensa.

Sobre el horizonte del parnaso y sobre nuestras cordilleras tutelares brillan por su ausencia la verdad, la justicia y se establece un gobierno apátrida que desconoce nuestra historia de luchas. Venimos de una raza indómita defensora de sus ancestros, llena de la malicia pura, de la fuerza de su trabajo, luchadora, forjadora de la independencia, donde descollaron los gritos libertarios de un Galán el comunero, de una Pola intrépida, de una Manuela Beltrán, de una Antonia Santos de una Gaitana, de una india Catalina, de un Agualongo, de un cacique Calarcá, Nutibara, Tequendama, Pete cuy, Upar, Quintín Lame.

 y toda esa pléyade de llaneros y mujeres campesinas, indios y negros que tan sublime describe Alfredo Molano en sus obras que cumplieron con honor el movimiento revolucionario, en honrosa contienda, para darnos una república aun por venir, y de la parusía del Cristo revolucionario del Gólgota, cristo del pueblo que nos legó una idea y un pensamiento libre y ardiente de esperanza, amor y servicio, sus descendientes y la sociedad esperan que les reivindiquen sus derechos y atributos.

Posdata. . Acaba de ocurrir un crimen execrable, de lesa humanidad, donde se asesinan más de 8 niños en Colombia   Y no ha aparecido la presentación de una denuncia penal para que se investiguen los hechos y se llegue a conocer la responsabilidad de los que participaron en la impecable operación y las condenas a que hubiere lugar.

Sera una impunidad más. ¿Nada es raro en este país mágico donde todo se olvida-
marsblawyer@gmail.com

Refugiados exprés



Por Jesús A. Rondón:
El tema de los migrantes es serio, y el de los refugiados además es triste, sin embargo, cada vez vemos a gobiernos que se empeñan en caricaturizarlo y peor aún, ponerlo al servicio de sus intereses. En relación a los migrantes y los refugiados venezolanos han hecho un festín, comenzando con tratamiento indistinto de los dos términos, para ajustarlo al discurso de la crisis humanitaria que se adecua a la política de agresión del gobierno norteamericano.


El canciller colombiano Holmes Trujillo, ahora ministro de Defensa; anuncio en un debate en el senado de ese país, que estudian declarar a todos los venezolanos en su territorio como refugiados. De acuerdo al derecho internacional humanitario, un refugiado es aquella persona que ha cruzado una frontera internacional, con un temor fundado de ser perseguido por “motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas” en su país de origen y que no quiere o no puede acogerse a la protección de ese Estado.

En este particular enfoque de ejecutivo colombiano, todo el que sale de Venezuela tiene un temor fundado de persecución y de ninguna manera es un migrante por razones económicas, que dicho sea de paso se han agravado por el creciente bloqueo a nuestro país.

Es justo reconocer que existen personas que han invocado el derecho al refugio y que seguro tienen fundamentos, pero es desproporcionado considerar que sean todos los que salen. Y tal es así que la realidad lo confirma, pues muchos de los migrantes regresan al país, retomando su vida donde la dejaron, pues las expectativas que tenían donde llegaron no se cumplieron. Por otro lado en esta época de fin de año son muchos los migrantes venezolanos, los que regresan al país para pasar las fiestas con sus familia y muy particularmente desde Colombia, que el transporte es accesible; y luego retornaran a sus actividades laborales en los distintos países donde se encuentran. De tal manera que es impostergable que el gobierno bolivariano ofrezca cifras sobre la movilidad humana, que contrasten con algunas cifras especulativas.

Se le ve la costura de lejos al oportunista gobierno colombiano, al final lo que demanda es más dinero, supuestamente para atender a nuestros compatriotas en su territorio. No deja de fastidiar que vengan con una actitud de superioridad moral a darnos lecciones, cuando ocultan de manera deliberada su situación interna que por más de cinco décadas que ha hecho que sus connacionales estén regados por el mundo.

Ahora no está solo el gobierno colombiano, le hacen coro la Unión Europea, en conjunto con Acnur y la OIM, que convocaron hace poco a la Conferencia Internacional de Solidaridad sobre la Crisis de Refugiados y Migrantes de Venezuela, cuyo objetivo era visibilizar el impacto en región de estos desplazamientos y curiosamente llegaron a la misma conclusión hace falta más plata. Algunos se convierten en traficantes de las desgracias y otros en sus cómplices, con su silencio ante sus causas y otras situaciones análogas o más graves.
jesusalbertorondon@gmail.com

Gobierno de transición o gobierno de represión



Por Rolando Prudencio Brincón:

Lo primero que se hace cuando un gobierno ha sido ya sea derrotado por el voto, o derrocado por vía del golpe como es el caso presente, es la caracterización del gobierno que se ha hecho del poder. O sea, a el tipo de políticas que aplicará; más allá de la consabida coartada de convocar sólo a elecciones, pues no sólo por los plazos que no le dan ya para esa tarea; sino por las acciones de terrorismo de Estado, que se llega a la conclusión de que éste no es un gobierno de transición, sino de represión.


Y basta con detenerse analizar las declaraciones de dos nuevos ministros, como son Arturo Murillo de gobierno y Roxana Lizárraga de comunicación, para entender que este gobierno no será de transición; y no tanto por los plazos que ni siquiera le dan para convocar a elecciones; sino por lo que han comunicado a la población.

Para nadie es un secreto ya que ni bien Murillo fue posesionado como ministro de gobierno, y anunció la aplicación de “ley de fuga” contra Quintana, Raúl García Linera, advirtiéndoles que comiencen a correr. Otra actitud autoritaria tuvo la ministra de comunicación Roxana Lizárraga, quien ha advertido que están “levantando listas” de periodistas que critiquen al gobierno.

Pero si faltara más pruebas de la orientación represora de este gobierno de “transición”, basta con entender que el decreto 4078 dispone la liberación de responsabilidades a las FF.AA., en su labor represiva que hasta el día de hoy suman más de una docena de bajas. Y si faltaran más pruebas de que se trata de un golpe el que sea producido, existe como prueba una denuncia que ya está circulando en las redes, que da cuenta que los voluntarios argentinos que pretendían ingresar a la Chiquitania, no eran sino mercenarios

Se entenderá entonces que un gobierno golpista termina teniendo actitudes autoritarias que hacen justamente a su naturaleza golpista, por lo que es momento que la opinión pública tenga la capacidad de visualizar y tipificar: ante qué tipo de gobierno estamos, pues su condición de gobierno de transición es un caballo de Troya para consolidar a un gobierno golpista y de represión.
 prudenprusiano@gmail.com


Todo un feble “arreglo político”



Por Juan Pablo Cárdenas:
Nadie puede tener certeza de lo que pueda suceder después del acuerdo político de los partidos que conforman el parlamento chileno destinado a plebiscitar en abril próximo la posibilidad de una nueva Constitución y el mecanismo para definirla. Damos por descontado que la ciudadanía va a optar por una nueva Carta Fundamental, pero tenemos muchas dudas respecto del organismo que se escoja para redactar el nuevo texto; porque ello dependerá de cómo se promueva y se venda publicitariamente la idea de una asamblea o convención constituyente, integrada solo por representantes electos por el pueblo, o bien se opte por la entidad propiciada por la derecha, integrado en un  50 por ciento por representantes del Congreso Nacional más la mitad de ciudadanos surgidos de las urnas.


De lo que ya no habría duda es que el ente que finalmente resulte tendrá que aprobar cada acápite de la nueva Constitución con un quórum mínimo de dos tercios, lo que augura un casi un imposible desafío para legitimar este nuevo texto. No olvidemos que desde el año 1980, la Carta Fundamental heredada por Pinochet solo pudo ser sometida a dos reformas por nuestro parlamento justamente por el alto quorum que el mismo texto exigía para ser reformado. Situación que ahora se repetiría y haría bien difícil obtener mayorías tan sólidas a la hora de definir la institucionalidad que los chilenos quieren consolidar. Cuando persisten diametrales diferencias en el país entre los que buscan un estado subsidiario o, por el contrario, un estado soberano respecto de la propiedad de sus riquezas fundamentales y capacidad de iniciativa económica. Tal como entre una institucionalidad que asume la educación, la salud, la vivienda y la previsión social como derechos del pueblo, y no la deje a merced del mercado, el régimen neoliberal y los inversionistas privados o extranjeros.

Al acometer estas decisiones, bastará que solo un tercio de los chilenos constituyentes asuman una posición al respecto para desbaratar la posición mayoritaria. Por lo mismo que la tarea será ardua y muy difícil de agotarse en tan solo un año de plazo, a juzgar por los tiempos definidos para ello y apurados por las urgentes soluciones que se les deben dar a las demandas públicas. No olvidemos que hemos tenido que soportar por cuarenta años una constitución ilegítima en su origen y ejercicio. Pese al triunfo del NO contra Pinochet, la persistente demanda popular por los cambios y la voluntad de muchos legisladores que una y otra vez se estrellaron con estos quorum, las resoluciones del Tribunal Constitucional y la falta de solvencia y consecuencia de los sucesivos gobiernos que se rindieron al legado del Dictador en ésta y tantas materias.

No es sorprendente la positiva reacción “de los mercados” después de este acuerdo entre las directivas partidistas, si se considera, por ejemplo, que la recuperación de riquezas básicas como el cobre y el litio, aunque fueran apoyadas masivamente, le darían amplio margen a las empresas nacionales y extranjeras para asegurarse el quórum mínimo a fin de que no prospere ni una reforma sustantiva. Y ya sabemos cómo éstas, o las AFP y las isapres no trepidan en sobornar a quienes toman las decisiones cuando se les hace necesario defender sus intereses.

No dejemos de lado, tampoco, que fue el estallido social el que nos puso a las puertas de un gran cambio en el país. Es decir, la enorme movilización que cumplió cuatro exitosas semanas a lo largo de todo el país, en la cual los chilenos le dijeron basta al Gobierno de Sebastián Piñera, pero también al conjunto de la clase política. Como consta que entre los millones de compatriotas movilizados todos los días no se pudieron apreciar las banderas o pancartas de los partidos. Aunque la rebelión de pueblo mapuche contra el Estado, sin embargo, desplegó la mayor cantidad de banderas junto al pabellón tricolor.

Tampoco podemos soslayar que, en estas protestas, si bien la nueva Constitución fue intensamente demandada, en lo principal el pueblo reclamó mejores salarios y pensiones, resolver el déficit de la salud y el precio abusivo de los medicamentos. Dejando en evidencia la profunda inequidad que existe entre los habitantes de nuestro país. Esto es, entre la pavorosa opulencia de un puñado de privilegiados y explotadores y la inmensa mayoría de trabajadores que sufre las más drásticas e injustas carencias. O la desesperanza de los jóvenes, de los estudiantes endeudados de por vida y la de esos 500 mil que no estudian ni trabajan.

Un grado de injusticia social de la cual no solo es responsable la administración de Piñera sino todos los gobiernos anteriores que tenían por misión construir una democracia participativa y un régimen económico social solidario. Además de la recuperar nuestros recursos naturales, imponer el respeto al medioambiente y ponerles término a los privilegios de la casta militar, tanto o más cuestionada por las corrupciones del poder empresarial y político. A todo lo cual se debe consignar, también, todos los pendientes de la verdad, justicia y reparación por los crímenes cometidos por el último Régimen Militar, sumado a la barbarie acometida hasta nuestros días contra el pueblo mapuche y otras minorías étnicas.

No vaya a ser cosa que el proceso constituyente acordado en esa desesperada y maratónica sesión de las cúpulas políticas vaya a supeditar las urgentes demandas sociales a la posibilidad solo de darnos una nueva Constitución. Más bien, creemos que si el actual gobierno y los parlamentarios no implementan con suma urgencia una real agenda social lo que podría fomentarse es el rápido retorno de nuevas protestas y más radicalizaciones. Como verdaderamente una verdadera guerra civil y fratricida, posibilidad que empezó a insinuarse en los últimos días con esa violencia ciertamente brutal e incontrolable que no trepidó en avanzar hacia los barrios más pudientes, que llegó a incendiar iglesias y edificios patrimoniales y hasta se atrevió a disparar contra los cuarteles policiales y militares.

Sabemos que el proceso constituyente, que algunos todavía festejan, ha dejado profundas heridas en los propios actores que lo acordaron, tanto en sus propias bases partidarias como en todo el movimiento social que fue excluido de las negociaciones. Una discriminación que puede conspirar mucho contra la intención de quienes pusieron la firma de este acuerdo. Claro: las dirigencias políticas, en su desarraigo de la realidad y crónica falta de prolijidad, pasaron por encima de movimientos tan prestigiados como No+AFP, no+TAG, los gremios de la administración pública, los colegios profesionales, las organizaciones de DDHH, la propia Central Unitaria de Trabajadores, las federaciones estudiantiles y otras múltiples y legitimadas instituciones ciertamente han resultado más convocantes que los partidos políticos.
En nuestro deber de informar lo que apreciamos, ya sabemos que la protesta vuelve a encenderse en algunos barrios de Santiago y regiones.

Pareciera que Sebastián Piñera, cuya renuncia se seguirá exigiendo como condición sustantiva de la paz, busca la oportunidad histórica de revertir sus deplorables atentados contra de los derechos humanos de la población con un itinerario político que lo conduzca a ponerle su rúbrica a una nueva Carta Magna y ser reconocido, así, por la posteridad. Como tantos otros viles gobernantes de nuestra historia que fueron capaces de eludir sus crímenes y despropósitos con algunos aciertos (la Constitución de 1925, por ejemplo). Lo que se explica en los múltiples monumentos que los honran en todas nuestras ciudades y pueblos y que con muchísima más razón podrían haber terminado derrumbados por la insurrección popular que vivimos.

Sin duda que la recuperación de imagen que se propone Piñera ya tiene drásticos opositores en su propio sector, donde por mucho tiempo ha acumulado numerosos detractores. Porque hay demócratas consecuentes que lo conocieron como partidario y beneficiario de la Dictadura, como un empresario sumido constantemente en las malas prácticas y un descarado gobernante que, además, tuvo la pretensión de ser reconocido como un líder continental y mundial.

 Después de tal desenlace político cupular, creemos que sería muy apropiado que la Justicia aclare si la violencia que empañó muchos actos constituyó solo una explicable respuesta de una juventud burlada y agredida por la represión policial y militar, como de una población harta del saqueo propiciado por el sistema que consagró la Constitución de 1980 y que nos llevara a extremos nunca vistos en inequidad social. Si no tendrá explicación, además, en los agentes policiales encubiertos y las complicidades gubernamentales que, como en otros momentos de nuestra historia, ya saben que las manifestaciones vandálicas logran inhibir las justas demandas de la población, alentar sus temores y renunciar a sus legítimas aspiraciones.
juanpablo.cardenas.s@gmail.com

sábado, 16 de noviembre de 2019

Un nuevo Plan cóndor trae muerte, racismo y fascismo



Por Diego Olivera Evia:
Sudamérica en la crisis del capitalismo salvaje

Nuevamente América del Sur vive una crisis moral y ética, que nos hace recordar al Plan Condor en las décadas perdidas, donde el fascismo retorna a los pueblos latinoamericano, bajo la base del modelo del presidente de EEUU, Donald Trump y su modelo fascista denominado Supremacía Blanca, ha generado una guerra contra los modelos alternativos, como una nueva conquista a los pueblos indígenas, los ataque masivos en Ecuador del asesino y torturador el presidente Lenin Moreno, que traiciono a su partido País, entregando a su país al Fondo Monetario Internacional (FMI), bajo una mentira de una crisis económica, usa los créditos para sus propios interés, con viviendas en España y el uso indebido, además de quitarse la careta de sus acuerdos con la CIA.

De la misma manera  el fascismo de Brasil se ha vuelto un giro de violencia  y muerte, Bolsonaro un capitán del ejército brasileño especializados en tortura, en la dictadura de la década del 60, fue dado de baja por asesino, pero reciclado con su campaña de ir contra la izquierda del PT, y otros grupos, pero a la vez ha creado una crisis económica  y social en el Amazonas, tratando de desmantelar esta área del Pulmón de Sudamérica, de la misma manera de llevar a una campaña de muerte y terror, contra los pueblos originarios, bajo su lema de que no saben hablar portuñol, y verlos como animales, y fue tal la locura de este fascista.

En sus discursos al mejor estilo hitleriano, repudiado en sus idas a reuniones en Europa y en ONU, por su inmoralidad hacia sus vecinos, como amenazar a las naciones como Venezuela, Cuba, Nicaragua, como la falta de respeto a los pueblos, el mismo fascismo se esta llevando a los colegios, mostrando la esvásticas a los niños, creando una sociedad del racismo, lo que muestra una vez mas un destino de miseria para los brasileños, y llamando a Trump a compartir el Amazona, con las trasnacionales y destruir el ecosistemas regional.

La crisis social humana ha creado una crisis en Chile, un país con careta de un desarrollo sostenido, alberga una Constitución fascista heredada por el asesino Pinochet, ha creado una crisis social con las privatizaciones, en la educación, en la salud, en las viviendas, en su modelo económico de la los Chicagos Boys, que creo de manera insipiente un modelo neoliberal, en el marco de los golpes de estados en Cono Sur demostrando, una división social entre clases, como el odio a los pueblos mapuches, bajo una visión anti indígenas y un odio a las izquierdas.

Muestra como han creado una sociedad de militares asesinos, matando a sus propios pueblos, los mismos carabineros son delincuentes, y ahora usan armas milimétricas, para cercenar los ojos de los manifestantes, además las violaciones de mujeres y hasta jóvenes, el pueblo chileno no abandona la pelea, siguen las marchas y no cejaran en su objetivo de lograr una constituyente, para cambiar la constitución por una democrática, como los cambios en la educación, salud, equilibrios macro económicos y republicanos, no alcanza las falsas propuestas de Pinera, como se debe aplicar acciones del presidente, por violación de derechos humanos, muchos piden una detención por estos hachos de terror y odio, las mentiras de los gobiernos chilenos, muestran que el fascismo, el racismo son parte de las acciones de la ultraderecha, el pueblo no parara hasta lograr estos derechos humanos.

Sudamérica en la crisis del capitalismo salvaje
En el marco de esta crisis humana y social surge los hechos más graves contra Bolivia, creando un golpe de estado encubierto por EEUU, como los grupos de falso cristianismo, donde sus miembros están armados para defender latrocinios y una farsa sobre cristo, estos grupos y empresarios crearon una crisis, que llevo al presidente Evo Morales y su vice Linero, debieron renunciar para evitar masacres, pero su ida a México,  no genero  ninguna pacificación, por el contrario usan la fuerza y masacran a los indígenas, que en gran mayoría han salido a las calles a pedir el retorno de Evo, el declaro si quieren volvería para buscar una salida, a través de una nueva elección,

Ya que la bataclana y sus juergas en prostíbulos, que haya usurpado su papel, y encontrarse con Guaidó, dos falsos personajes que se creen dueños de la sociedad de Bolivia y la acciones terroristas de Guaidó apoyado en los carteles de la droga de Colombia, en sus escapes en la frontera con Venezuela, pero la realidad no son estos personajes, la verdad es un pueblo de indígenas, campesinos, obreros, que en tres gobiernos de Evo, transformó a esta nación olvidada por varios siglos, y ahora no quieren volver al pasado, a una nueva colonia de EEUU y los fascistas falsos cristianos, que tanto en esta nación, como en Brasil, son usados como grupo de choque.

Estas nuevas realidades de un cambio de la correlación de fuerzas en el continente latinoamericano, con una nueva opción del Plan Condor, imbuida por los planteos de un psicópata como Trump, que desprecia a los negros, a los indígenas, como a los musulmanes, sustentados en su visión misógina, como su fobia a los latinoamericanos, ha  usado a los traidores políticos, que no tienen moral y ética, en destruir nuestros pueblos, por un modelo capitalista salvaje que no depara mas crisis, hambre, parar los desarrollos alcanzados en la primera década del Siglo XXI, y parte de esta guerra imperialista, que ahora busca un ataque contra Venezuela, Cuba y Nicaragua, pero estas realidades por ahora no podrán quebrar, con el apoyo de Rusia y en parte de China, para evitar una nueva realidad de ataques terroristas.

Esta visión ha surgido por la necesidad de mantener un pensamiento crítico, ante la crisis casi mayoritaria de América Latina, los hechos van determinando una nueva etapa de armar como una Nueva Internacional, más allá de los debates, los foros de intelectuales, que son parte de ideas, pero deberíamos crear la defensa de nuestro continente, para crear una  respuesta a los fascistas, como a los terroristas, sino a la sociedad humana caerá  en manos de una crisis global, solo la causa como dijera el prócer de Uruguay José Gervasio Artigas “La causa de los pueblos no admite la menor demora”.

De la misma manera las elecciones para la presidencia, a través del Balotaje los candidatos son el del Frente Amplio Daniel Martínez y el del Partido Blanco Luis Lacalle, siendo esta una campaña del FA, para lograr la presidencia.

Los avances de la derecha  es otro hecho peligroso es el Cabildo abierto dirigido Gido Manini Rios, rodeado de militares golpistas y torturadores, como los vínculos con la ultraderecha civil, que han llamado a crear nuevamente el “Escuadrón de la Muerte”, ofreciendo un pago a criminales,  estos hechos afectan  a la democracia, siendo estos  parte de Plan  Condor, como la torturas y las desapariciones, la justicia uruguaya no puede cerrar los ojos, a la impunidad de los militares, como los grupos violentos.

(*) Periodista, Historiador y analista internacional
diegojolivera@gmail.com