miércoles, 18 de septiembre de 2019

La criminalidad de Trump y sus vasallos en América Latina



Por Diego Olivera Evia:(*)
Nuevamente el terrorismo de EEUU y el Grupo de Lima

La historia del patio trasero de EEUU, concebido en el Siglo XX fue impulsado por el Plan Condor, y desarrollado por Herri Kissinger creo una crisis de violencia, asesinatos, violaciones, torturas y desaparecidos, hasta seres humanos tirados al Rio de la Plata y el Rio Uruguay, esta década de terror y crisis económica, fue implantado por los militares, de Argentina, Chile, Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia, en el Cono Sur, creando una guerra de asesinatos, como el del presidente Salvador Allende, como la muerte de miles de latinoamericanos, para crear un modelo neoliberal a sangre y fuego, para ampliar los objetivos de EEUU, de controlar a los movimientos revolucionarios y la propuestas alternativas al modelo capitalista de las trasnacionales, como Monsanto que enveneno, a la naciones de América Latina con transgénicos glifosato, como la creación de químicos naranjas, impulsados en Viet Nam, sin poder derrotar a esta nación de un pueblo libre y la defensa de su nació.


Hoy la realidad se maneja bajo el mismo concepto, de que dominar a los países latinoamericanos, la realidad de Trump aplica duras sanciones, a países centroamericanos les anuncia que cortará la ayuda económica, a México le amaga con cerrar la frontera, a Colombia le espeta que “no ha hecho nada” contra el narcotráfico, pero esta realidad de Colombia es que produce la droga, para los estadounidenses, y la DEA que hace la vista gorda, a los hijos de Marihuana y cocaína, la cual ha sido considera por el payaso presidente, Duque que una reunión se refirió  a la droga como el modelo productivo, pero la realidad es que el estado es criminal, terroristas a través de sicarios y paramilitares, realmente un estado criminal.

Cuba esta amenazada por la ley Helms-Burton (sus antecesores presidentes suspendieron su aplicación), autorizando demandas contra empresas extranjeras que se beneficien de propiedades expropiadas a estadounidenses, tras la revolución de 1959, a lo que se opone la Unión Europea que teme que sus inversiones en la isla sean afectadas y se produzca una ola incontrolable de litigios.

Por su parte el terrorista Trump ha creado un ataque a los organismos de integración de la región, comenzando por Mercosur, Unasur y siguiendo por la Celac, con la complicidad de los gobiernos neoliberales de la región. Pero no ha logrado que estos países lo acompañen en su agresión militar contra Venezuela y, prácticamente ha hecho que su manipulable Organización de Estados Americanos (OEA) se convirtiera en un jarrón chino, sin poder lograr consenso para imponer sus políticas. Según una encuesta de Gallup, la popularidad de Trump en Latinoamérica es de tan solo el 16 por ciento. Las cifras indican que la región no quiere a Trump, que la utiliza como una “bolsa de boxeo”, especialmente a México, Cuba y los países centroamericanos, a los que llegó a llamar “países de mierda”.

Trump recortó el presupuesto de asistencia para América Latina, pero pidió reservar 500 millones de dólares para financiar a la oposición venezolana. El plan incluye un recorte del 23 % para el Departamento de Estado y la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usa id), que ahora cuentan con 52.000 millones de dólares aprobados por el Congreso y a los que Trump desea sumar 40.000 millones de dólares.

Unos 209 millones de dólares de esos fondos irían a parar a Colombia, que actualmente cuenta con 143 millones de dólares. Colombia es considerada tradicionalmente por EEUU como su aliada más leal en Sudamérica. El Plan Colombia, dirigido a estabilizar a un Estado debilitado a lo largo de décadas por el conflicto armado, ha sido alabado como uno de los mayores éxitos de la política exterior estadounidense en los últimos años.

Para América Latina, los objetivos centrales son, precisamente, los temas que resultan determinantes para Trump (comercio, medioambiente y migración), tanto frente a sus votantes como en lo que se refiere a su posicionamiento internacional. Por ello, es casi inevitable que haya un conflicto de intereses permanente.
Y pese a la retórica agresiva y racista de Trump, la política exterior en la región está marcada por una continuidad respecto de las medidas bilaterales y multilaterales del gobierno de Barack Obama. Para el gobierno de Trump, el eje de todas las consideraciones políticas es el «poder de caos» de América Latina. Desde su campaña electoral, el tema central fue el freno a la inmigración, marcado ya por el gobierno de Obama. Su aplicación significó millones de deportaciones (sobre todo a México y Centroamérica) y la reducción en 30% la inmigración ilegal en la frontera con México (cifras de en 2017).

En su relación bilateral con distintos países, lo que más parece interesar a Trump es lograr ventajas competitivas para las empresas estadounidenses en los mercados internacionales y contribuir así a reducir el déficit comercial crónico de su país. En ninguno de los casos se vislumbran «medidas defensivas» efectivas por parte de América Latina para atenuar los efectos asimétricos; y es algo que aparece como poco factible debido a la falta de cohesión regional estimulada por Washington.

Nuevamente el terrorismo de EEUU y el Grupo de Lima
El Grupo de Lima, que este lunes emitió en Chile una declaración que califica al Gobierno venezolano como “una amenaza a la paz y la seguridad internacionales” y convocó a otros países a sumarse al cerco contra Caracas, “reiteró una vez más sus propósitos injerencistas” en contra de Venezuela, plegándose a las “instrucciones perversas de Estados Unidos”, denunció el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

A que agrego que “El Grupo de Lima reiteró una vez más sus propósitos injerencistas contra el Gobierno de Venezuela y señaló una supuesta influencia negativa de #Cuba. Nuevamente siguen las instrucciones perversas de los #EEUU. Nuestra respuesta es #Dignidad contra Doctrina Monroe #Somos Cuba”, publicó Díaz-Canel en su cuenta de Twitter.

El Grupo reiteró este lunes sus propósitos injerencistas contra el Gobierno de Venezuela y propuso a otras naciones e instituciones sumarse a su empeño por derrocar a las autoridades del país sudamericano, en una declaración de 17 puntos.

La declaración, firmada por los representantes de los gobiernos de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú y de la proscrita Asamblea Nacional de Venezuela, pretende responsabilizar de la actual situación interna de Venezuela al gobierno de ese país, al que califica de “una amenaza a la paz y la seguridad internacionales, con efectos regionales y globales”.

Igualmente, llama a la comunidad internacional a adoptar sanciones contra el gobierno de Nicolás Maduro y poner a disposición del apócrifo gobierno -inexistente- de Juan Guaidó los bienes pertenecientes al pueblo venezolano en el extranjero.

Esa petición, que viola directamente la soberanía venezolana y las leyes internacionales, se contradice con otro de los puntos en el cual los firmantes dicen apoyar “un proceso pacífico de recuperación” de la democracia y del Estado de derecho en la República Bolivariana de Venezuela, conducido por los propios venezolanos en el marco de la Constitución y el derecho internacional.

Estos conceptos han mostrado la realidad antidemocrática del Grupo de Lima, un modelo apócrifo no avalado por instancias legales, solo actúan en función de la ordenes del terrorista Donald Trump, presidente inmoral y mentiroso, que no cumple sus acuerdos y denigra a los presidentes del Grupo de Lima, acusándolos de perritos, ante la exigencia de un presidente inmoral, que no respeta a la mujeres y abusa de ellas, además ha sido acusado de pederasta, con este currículo podemos entender, los secuestros de niños de inmigrantes, abusando en cárceles de menores, con mamelucos rojos, siendo estos menores separados de sus padres, y hacinados en barracas y alambres, lo que demuestra que EEUU es un estado terrorista e inhumano.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional
diegojolivera@gmail.com

“El proyecto político de Patricia Bullrich no es otro que la acumulación de poder”


Por Leandro Albani:

El periodista Ricardo Ragendorfer habla con La tinta sobre “Patricia. De la lucha armada a la Seguridad”, la biografía de la ministra más temible del gobierno de Cambiemos.

Desde la fundación de la República Argentina, las familias Bullrich, Luro y Pueyrredón sostuvieron los cimientos liberales de un país nacido al calor de disputas intestinas, genocidios, persecuciones e intrigas políticas. Esos tres apellidos son los que lleva en su documento de identidad la actual ministra de Seguridad. Aunque Patricia Bullrich Luro Pueyrredón comenzó su militancia política al ritmo de la efervescencia de la década de 1970, enrolada en la Juventud Peronista (JP) y Montoneros, los años transcurridos demuestran que La Piba –uno de sus tantos apodos- siempre tuvo claro su horizonte: escalar peldaños, acaparar poder, figurar entre los vencederos y no dudar en dar saltos mortales que siempre la dejaron bien parada.
La historia y la trayectoria política de Bullrich fue investigada hasta el mínimo detalle por el periodista Ricardo Ragendorfer, autor de libros como La Bonaerense (junto a Carlos Dutil), La secta del gatillo, Crónicas de la vida turbia y Los doblados.

(Imagen: La tinta)
Patricia. De la lucha armada a la Seguridad, publicado hace apenas unas semanas por la editorial Planeta, es una radiografía de la ministra más temible y polémica de la administración de Mauricio Macri. Pero el libro también se convierte en un recorrido por las últimas décadas políticas del país, en las cuales Bullrich fue una operadora que osciló entre las directivas de personajes como Rodolfo Galimberti, Antonio Cafiero, Carlos Menem, Fernando de la Rua, hasta llegar a convertirse en la principal impulsora de las políticas represivas del gobierno de Cambiemos. A su vez, muestra las “funciones” cumplidas por Bullrich para alcanzar la “reconciliación” con los represores de la última dictadura militar, y sus vínculos con los bajos fondos de los servicios de inteligencia de Argentina.

¿Cómo surge la idea del libro?
Originalmente, fue un ofrecimiento editorial. Al principio, no me entusiasmó del todo, porque no me agradaba la idea de tener que dedicarle algunos meses de mi vida a esta mujer. Pero a las pocas horas empecé a sentir bajo mis talones el costillar de Rocinante. Y me empecé a entusiasmar, porque comprendí que, a través de la vida y la trayectoria de Bullrich, podía relatar más de cuarenta años de historia argentina. También comprendí que era un libro urgente que desemboca en el macrismo. Si el macrismo de por sí es un régimen nefasto, el rol que le cupo a Bullrich es el más espantoso de este régimen nefasto. En ese sentido, era una historia que merecía ser escrita.

¿Cómo describís la relación tan cercana que durante tantos años tuvo con Rodolfo Galimberti?
Ella es una especie de animal político amaestrado por Galimberti. Sabemos que Bullrich accede a él por un lazo familiar: Galimberti era pareja de su hermana Julieta. Galimberti le abre las puertas a un mundo en el cual ella podía encontrar algo así como su identidad.

Bullrich es una especie de fiel escudera de esa personalidad sinuosa y ambigua que era Galimberti. Junto a él, vive determinadas situaciones que la van a marcar para siempre. Por ejemplo, uno de los grandes hallazgos del libro fue haber descubierto un detalle del secuestro de los hermanos Jorge y Juan Born, que durante 43 años estuvo oculto: uno de los muertos durante el secuestro de los Born, en el cual Patricia tuvo un rol incidental porque le hicieron hacer un par de tareas de inteligencia precisas -como monitorear el tránsito de la zona del hecho-, aunque tal vez sin que ella supiera quiénes eran los blancos. En esa operación, cuyo mando táctico estuvo a cargo de Galimberti, y el mando estratégico a cargo de Roberto “El Negro” Quieto, mueren dos personas: el chofer, que en el momento de la emboscada manotea la guantera para sacar un arma, y un señor que estaba sentado al lado, y que ese día no tenía que estar en ese auto. Por esas cosas de la vida, sí estaba y muere ametrallado.

Esa misma noche se supo que ese hombre era un gerente de Molinos Río de La Plata, que esa mañana había tenido la mala ocurrencia de ir a desayunar con Jorge Born. Ese hombre se llamaba Alberto Bosch. De casualidad, y 43 años después, pude determinar que Alberto Bosch era el tío segundo de Patricia. Desde luego, ese tipo de situaciones repercuten en el espíritu de una persona joven y hace que establezcan pactos duraderos con quienes motorizaron esa circunstancia.

Es muy interesante leer el capítulo donde armas el árbol genealógico de Bullrich, que se remite a los padres fundadores liberales de Argentina.
Me impresionó mucho que el primer Bullrich que llega a este país es August Bullrich, un mercenario alemán que es capturado por las tropas de las Provincias Unidas del Río de La Plata, en la batalla de Ituzaingó, durante la guerra con Brasil. Este hombre se casa con una chica criolla, hija de un hidalgo español, que fue fusilado por Juan Martín de Pueyrredón luego de la famosa conspiración de Álzaga contra el Primer Triunvirato. Por otra parte, Juan Martín de Pueyrredón años después se casa con una jovencita de 13 años, cuyo padre también había sido fusilado por Pueyrredón en esas mismas circunstancias. Los lazos del azar hacen que esas dos familias, que desembocarían años después en Patricia Bullrich, estuvieran anudadas por cosas tan extremas como un paredón.

Tanto los Bullrich, a través de Adolfo Bullrich, hijo de Augusto, el rematador que hizo su fortuna en base a las tierras ganadas a los indios durante la Campaña del Desierto, y los Luro, que es la otra rama materna de los Bullrich, se ven anudados por la señera figura de Julio Argentino Roca, tanto en la Campaña del Desierto como en la función pública cuando era presidente. En ese sentido, hay una especie de simbolismo con lo que, casi un siglo y medio después, haría Patricia Bullrich en el sur del país con su ofensiva contra el pueblo mapuche.

¿En la década de 1980 se ve más clara la sinuosidad política de Bullrich?
Es una característica de ella, pero no es que cambia. Toda esa travesía y esa parábola de esa metamorfosis desembocan en una certeza: Patricia sigue siendo la misma. Eso significa que, de algún modo, su proyecto político no es otro que la acumulación de poder, sea donde sea. La acumulación de poder y de otras cosas, porque desde fines de la década de 1970 descubro que Galimberti tiene una obsesión en la cual, para saciarla, Patricia lo sigue a pie juntilla, que es la guita del rescate por el secuestro de los Born. Eso, más allá de las diferencias políticas con la conducción de Montoneros, motoriza la animosidad que tenía Galimberti hacia la conducción. Galimberti, que había participado en el secuestro de los Born, no mordió ni un solo billete de los 60 palos verdes que se cobró por el rescate.

En consecuencia, la fractura galimbertista de 1979, con la cual se crea el efímero Peronismo Montonero Auténtico (PMA), tiene por objetivo esa guita. También tiene ese objetivo la posterior reinserción y reconciliación de Galiberti con la conducción nacional en el Peronismo Revolucionario, que era el sello bajo el cual se cobija la estructura residual de Montoneros para seguir existiendo en 1980, y así volver a morder esa guita. Su idea era meterse, crear otra escisión y esta vez sí quedarse con la guita, lo cual no lo logra. Finalmente, araña algunos manguitos de esa fortuna cuando es convocado por Born para ser testigo en la demanda a la familia Graiver por la recuperación de los 17 millones de dólares que Montoneros les había dado para reinsertarlos en el circuito legal.

Es para destacar la participación de Patricia en el proyecto que encabeza Galimberti por establecer un pacto de reconciliación con los represores de la dictadura. Alfonsín, al enjuiciar a las Juntas Militares firma un decreto para enjuiciar a las cúpulas guerrilleras, y Galimberti queda en off side. Entonces toma una posición muy crítica ante la teoría de los dos demonios, pero no planteando que había un solo demonio que declaró una persecución sangrienta y con fines de exterminio contra toda la sociedad argentino, sino que plantea lo que llamo la “teoría de los ángeles caídos”, que consistió en poner en un mismo plano de inocencia penal a los represores y a los guerrilleros.

Y Patricia aboga por eso. Incluso, ellos se relacionan con Guardia de Hierro por dos razones. La primera, porque Alejandro “El Gallego” Álvarez, que era el líder de Guardia de Hierro, a fines de 1982, después de la guerra de las Malvinas, había elaborado un documento que se llamaba “Unidad de los combatientes”, donde planteaba la “teoría de los ángeles caído” para garantizar la gobernabilidad de un futuro gobierno peronista, sin saber que iban a ganar los radicales. Por otra parte, porque ellos tenían contactos con los represores y entonces Galimberti se relaciona con El Gallego Álvarez, y Patricia con el ex diputado Mario Gurioli, otro Guardia de Hierro, entre cuyos asesores estaba Jorge Radice, el represor de la ESMA, que es el tipo con el cual Galimberti y Patricia toman contacto y se hacen grandes amigos. Ahí se da una empatía hacia la represión que a Bullrich le duraría hasta el presente.

¿La génesis de la actual Patricia Bullrich siempre estuvo presente en su historia política?
Totalmente. La política y la ideología fue un medio, la cuestión era siempre estar donde caliente el sol. En un momento dado, en la década de 1970, no había por qué no pensar que el socialismo nacional iba a ser el futuro del país. Entonces ella estaba ahí. El discurso, los argumentos políticos y los principios, eran simplemente medios para practicar una metodología, que sería una constante en su vida política, que es el alpinismo político.

En la época del Mundial de Fútbol hay toda una polémica en el exilio, en la cual se planteaba boicotear el mundial o utilizarlo para mostrarle al mundo lo que era el régimen militar. En España, donde Patricia estaba organizando por cuenta de Galimberti a la JP del Movimiento Peronista Montonero, ella aboga por el boicot. Pero Galimberti la llama desde México y le dice: “Pelotuda, no leíste la postura de Montoneros sobre eso”. Al día siguiente, empieza a abogar, por lo contrario. Lo mismo pasa con la contraofensiva de Montoneros. Al principio, ella reclutaba gente para ir a la contraofensiva, hasta que se produce la ruptura (de Galimberti) y, de golpe y porrazo, a los tipos que había reclutado les dice que no vayan.

Viene a mi memoria otro episodio que la describe por entero: cuando ya era diputada menemista, que había ganado en la lista de Erman González, en un momento dado renuncia, sobreactuando su indignación ante un caso de corrupción. Ella se estaba yendo con Domingo Cavallo, a quien veía con grandes oportunidades de ser la estrella del post menemismo. Su sobreactuación era tan burda que Eduardo Varela Cid, que era su compañero de bancada, se la recrimina y ella le dice: “Yo no estoy acá para hacer negocios”. Y Varela Cid le responde: “Mirá, piba, tu único negocio es la acumulación de poder”. Eso es Patricia.

Por otra parte, ella siempre ofreció ser el ariete operativo de todos los espacios políticos que ocupó. En definitiva, en ese largo peregrinaje, Patricia logró ocupar únicamente dos puestos ejecutivos en los peores gobiernos que hubo en este país: en el de la Alianza y en el de Macri. En esos gobiernos hizo las tareas más horribles.

¿Cómo analizas la gestión de Bullrich como ministra de Seguridad?
—Su tarea, y lo que la convierte dentro de los parámetros del macrismo en una ministra exitosa, es tener en sus manos lo más fácil de esta gestión: cagar a palos a la gente. Algo mucho más fácil que sanear la economía o saciar las necesidades de la población desde el ministerio de Desarrollo Social. Para eso, ella hace un pacto con las fuerzas de seguridad que es muy simple: demagogia punitiva a cambio de la vista gorda con los negocios. Su gestión y su relación con las fuerzas de seguridad se asientan en el autogobierno policial que, como todos sabemos, está cifrado en la autofinanciación policial a través de la caja delictiva. Es, en definitiva, un pacto mafioso.

Hay determinadas circunstancias, detalles y penumbras que le van a ir en contra cuando todo esto se termine. En el libro, pormenorizo y detallo su relación con Marcelo D’ Alessio, los servicios que le prestaba en su calidad de agente inorgánico del ministerio de Seguridad, además de prestar servicio para otros organismos no menos oscuros como la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). Detrás de cada logro operativo de Patricia está D’Alessio. Pero aún hoy, ella dice por televisión que a D’Alessio se lo habían presentado una vez y le pareció un lunático y no le dio más bola.

La captura de Pérez Corradi, que desemboca en un papelón porque tenía que declarar contra Aníbal Fernández y termina ensuciando a Ernesto Sanz, que era el aliado radical de Cambiemos, por una coima, es otro caso. Todos los operativos anti drogas grandes, como el Bobinas de Acero, se los entregó D’Alessio. O el caso Gómez Centurión, al que lo engarronan mal, tan mal que hasta es restituido en su puesto, convirtiéndose en una especia de capitán Dreyfus del macrismo. Cuando le allanan la casa a principio de este año a D’Alessio, encuentran todos los materiales del seguimiento de inteligencia que se hizo sobre Centurión. De por sí, Patricia está engrampada en esa causa, y tarde o temprano tendrá que dar explicaciones. En estas cosas se cifra la trastienda de su gestión. Además, la reapertura del caso Maldonado va a ascender hacia sus tres funcionarios más estrechos: Pablo Noceti, Gonzalo Cané y Daniel Barberis.
¿Cómo ves el futuro de Patricia Bullrich?

No quisiera estar en sus zapatos. Por la edad que tiene y por cómo sale del gobierno, no creo que pueda encontrar nuevos horizontes o nuevos lugares donde el sol caliente. Desde el punto de vista penal, preferiría ser el Gordo Valor.

leandroalbani@gmail.com

La firma de acuerdos preliminares: Las cartas bajo la manga que tenía Nicolás Maduro. Primeras apreciaciones.



Por Juan Martorano:

La semana pasada había prometido escribir una nueva entrega sobre el tema de Guyana (y de hecho, mi fuente, cumplidora como siempre, me envió oportunamente el material para el artículo). Pero los acontecimientos suscitados en las últimas horas, indudablemente obligan a cambiar la pauta que tenía prevista para el día de hoy.



Ciertamente la noticia, y el panorama político por ende, han cambiado totalmente, con la suscripción de unos acuerdos preliminares entre la representación gubernamental encabezada por el ministro del poder popular para la comunicación e información y vicepresidente sectorial de cultura, turismo y comunicación, Jorge Rodríguez Gómez; y acompañado por la Vicepresidenta Ejecutiva de la República, Dra. Delcy Rodríguez; Aristóbulo Istúriz, Ministro del Poder Popular para la Educación Básica y Vicepresidente Sectorial del Socialismo Territorial, Blanca Eekhout, Ministra del Poder Popular para las Comunas y Movimientos Sociales, el diputado y constituyente Francisco Torrealba y el canciller Jorge Arreaza, y por la otra, de una representación de la oposición a Nicolás Maduro donde figuran personalidades como Claudio Fermín (Soluciones), Felipe Mujica (MAS), Timoteo Zambrano (Cambiemos), Luis Romero (Avanzada Progresista) y Pedro Veliz (Bandera Roja).

Entre los acuerdos firmados entre estos factores, tenemos los siguientes:

1. Se incorporarán a la AN la fracción parlamentaria del Psuv y las fracciones aliadas del GPP- Simón Bolívar.
2. Atender la nueva conformación del CNE y las garantías electorales.
3. Exhortar al sistema de Justicia mediante la Comisión de la Vida para que se apliquen medidas de liberación en los casos que lo permitan.
4. Reafirmamos y defendemos los derechos legítimos de Venezuela sobre el Esequibo como contempla el Acuerdo de Ginebra.
5. Rechazar las sanciones económicas contra el país y exigir el levantamiento de las mismas.
6. Se propone se instrumente el programa de intercambio de petróleo por alimentos y medicamentos.

Pero para continuar estos análisis, debemos hacer las siguientes precisiones, para algunas amistades, que mientras se escenificaban la firma de estos acuerdos preliminares, y se “nacionaliza” la mesa de diálogo, me formularon muchas interrogantes.

Primero, es importante tener en claro que las negociaciones en Oslo comenzaron con estas organizaciones, incluso comenzaron mucho antes de llegarse a la instancia de Noruega, porque varias veces Nicolás Maduro lo dijo en alocuciones públicas (que no dio los detalles y los nombres de los dirigentes por razones obvias, eso sería otra cosa), y la idea en un principio era sacarle el cuerpo a Guaidó y a la derecha fascista y violenta del país representada en María Corina Machado, Leopoldo López, Julio Borges y CIA.

Dichas negociaciones estaban bastante adelantadas cuando Guaidó apareció de la nada, impuesto a troche y moche por los gringos sobre estos partidos, y es ahí cuando las negociaciones se mudan a Barbados. Donde como era de esperarse, fueron implantadas por Trump y su empleado Guaidó y toda su pléyade de locos. Esto, en términos políticos, representa el entierro de Guaidó, aunque no así el de Trump (quien podría ser reelecto). En ese sentido, el imperialismo estará girando instrucciones a esta oposición menos violenta para que negocie y cierre tratos con el presidente Nicolás Maduro y el verdadero y legítimo gobierno de Venezuela.

De hecho, en fecha 26 de mayo de 2019, escribía un artículo titulado: “Presidente Nicolás Maduro: Este es el top 10 de dirigentes de la oposición con los que usted debería dialogar” , y el cual puede leerse en el siguiente link: https://www.aporrea.org/actualidad/a279008.html y si nos ponemos a ver, figuras emblemáticas que suscribieron los acuerdos del día de ayer, fueron recomendados por este servidor para lo ocurrido en el día de ayer. Creo, y señaló esto con mucha modestia, que esta sugerencia fue acogida por las altas instancias del Estado venezolano, esto tomando en cuenta, de acuerdo a lo señalado por los diferentes actores políticos, que tenían dos meses y medio reuniéndose para llegar a los mismos.

La política verdadera, es el arte de lo que no se ve, creo que eso lo escribió José Martí, y más en estos tiempos llenos de incertidumbre. Este tipo de apreciaciones, a veces van más allá de la mera militancia, y pudieran parecer fríos, pero tratan de ser lo más objetivos, ante circunstancias particularmente complejas y difíciles. Esta jugada de ayer, desde la frialdad política más allá de las afinidades ideológicas, a mi juicio, además de estratégica, fue brillante (y el cerebro de ella fue Jorge Rodríguez, de ello no me cabe la menor duda) ya que al levantarse Guaidó de la mesa, le crean ahora un gran problema, puesto que para el momento en que escribo estas líneas y aparezcan publicadas, se debe escenificar la sesión ordinaria de la plenaria de la Asamblea Nacional (en desacato, no está de más recordarlo) ahora con la incorporación del PSUV y el GPP- Simón Bolívar. ¿Qué hará Guaidó? ¿Convivirá con el PSUV en el Parlamento o continuará con su agenda de los mantras de los tres pasos e irá a Naciones Unidas a no sé qué? He ahí una de las primeras interrogantes.

De hecho, no podemos olvidar de que Guaidó, además de que no cuenta con la prerrogativa de inmunidad parlamentaria, tiene prohibición de salida del país. Aunque esto último no sería impedimento para que se “vuele la gallera” como diría un buen amigo maracucho.

Ahora, también se plantea el cambio del CNE. ¿Qué tipo de CNE se plantea? ¿Cuál será su correlación de fuerzas? Incluso en Runrunes de Bocaranda ya especulan con el nombre de Leopoldo Puchi como nuevo presidente del Poder Electoral, como una manera de “quemar” a esta figura política de la oposición venezolana.

Una vez dirimido este punto: También se plantea: ¿Qué tipo de elecciones iremos? ¿Unas elecciones generales? ¿Elecciones a la AN? Pero, para ello: ¿No deberíamos primero discutir el texto constitucional que produzca la ANC, y en caso de que éste sea aprobado, irnos a un proceso de relegitimación de todos los Poderes y del Estado como un todo, tal y como se hizo en el año 2000? Estas son otras interrogantes a responder en el marco de los acuerdos ya suscritos.

De todas maneras, no podemos llamarnos a engaño y pensar que la firma por sí sola de estos acuerdos impliquen el fin del conflicto, de la violencia y de las amenazas de una intervención militar a Venezuela. Ciertamente el sector fascista de la oposición venezolana desconoce estas firmas y continuarán con su agenda violenta, desestabilizadora, dirigida a crear caos, ingobernabilidad y un desenlace fatal para nuestro país. Pero esta jugada que no se esperaban tanto, los ha dejado de momento, totalmente desconcertados.

Incluso ya algunos portales hablaban de conversaciones entre representaciones gubernamentales y otros factores de oposición, bajo el auspicio del denominado “Grupo de Boston” (que contaba con los vistos buenos de Maduro y del propio Guaidó) por lo tanto, no es tal sorpresa lo ocurrido en nuestro Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores. Diría García Márquez, era la Crónica de una Muerte Anunciada.

De ahí que lo ocurrido el día de ayer en cancillería necesariamente nos plantea aún muchas interrogantes, por lo que los análisis aún no pueden ser concluyentes, debido a que los acontecimientos en estos momentos se encuentran “en pleno desarrollo”, como lo diría el periodista, corresponsal de guerra y analista internacional, Walter Martínez.

Y esto nuevamente coloca en la ofensiva política a las fuerzas de la Revolución Bolivariana. Marca un desencadenante histórico similar a la de la ANC y otras que le ha tocado lidiar al presidente Nicolás Maduro.

En este caso, hay que quitarse el sombrero. Políticamente hablando, fue un movimiento brillante que dejó totalmente desconcertado al fascismo criollo.

¡Leales Siempre! ¡Traidores Nunca!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!



Geopolítica mundial del Agua



Por Dr. Carlos Pérez Morales:

El agua es un compuesto químico que tiene un átomo de Hidrógeno y dos de Oxígeno. Se puede encontrar en los estados líquido, gaseoso y sólido.  Es esencial e indispensable para la vida animal y la vegetal. Cerca de 97% del agua en la tierra es salada, encontrándose en los mares y océanos.  Esta agua no es apta para el consumo animal ni vegetal.  El agua también la encontramos en los casquetes polares y por supuesto en los glaciares. También aparece de forma subterránea, en las nubes, en los ríos, quebradas, charcas y en otros ecosistemas como son las lagunas, los lagos y los humedales. Sólo una pequeña porción del agua que existe en la Tierra es apta para el consumo de los animales, incluyendo a los seres humanos, para la agricultura y para uso industrial. 


El agua no está distribuida uniformemente en la Tierra. Hay lugares que tienen mucha agua y otros tienen escasez de este preciado líquido. Esta situación presenta un problema geopolítico de que algunos países con frontera común tengan una gran desigualdad en la tenencia de este recurso. En algunos lugares, como en la Amazonía llueve mucho y en otros lugares como los desiertos, el agua es muy escaza durante el año. Hay países que tienen como frontera común un río y el agua se puede compartir entre ambos. La falta de agua en un país puede provocar graves conflictos, incluyendo la guerra.  Por ser un consumo esencial e indispensable para sostener la vida, los distintos países hacen todo lo posible por obtenerla. 

Un grave problema para la disposición del agua está ocurriendo y es creado por el cambio climático que está ocurriendo en el planeta. Este cambio climático es responsable por la acelerada desertificación, por el derretimiento de los glaciares y por ende un aumento muy peligroso en el nivel del mar, lo que causa la instrucción salina que daña los acuíferos para siempre. También el mismo provoca que llueva mucho en algunos lugares y que otros sufran una extensa sequía. 

En el continente africano, la falta del agua en algunos lugares ha anulado la agricultura sufriendo su población de una hambruna general. Esta situación es la causa principal de que ocurra una emigración masiva y de que algunos países, como es el caso de los europeos, rechacen a estas personas. Esta emigración de africanos ocurre de forma desordenada, en ocasiones se presta para la trata humana. 

Es muy posible que una gran guerra ocurra por razones de escasez de agua en muchos países. Como la distribución mundial del agua no es uniforme, se crearán graves conflictos militares por acceder a la misma. Se está haciendo un llamado para que los países que contenga este recurso lo compartan con aquellos en los cuales el mismo es escaso. Se han hecho algunos procesos técnicos para potabilizar el agua contaminada y para establecer plantas de desalinización, pero el costo de estos procesos y el establecimiento de estas plantas sigue siendo muy caro.

Si queremos conservar la paz mundial, hay que buscar alguna forma viable económicamente, para proveer de agua a aquellos países donde la misma escasea.
Juncos, Puerto Rico
Geógrafo
carlosperezmorales@hotmail.com

CHILE OPTA POR LA INTERVENCIÓN MILITAR EN VENEZUELA…



Por Eduardo Andrade Bone: 

En el marco del Consejo Permanente de la OEA, que se reunió en Washington, tomo la resolución que se votó el miércoles para constituir y reactivar el Órgano de Consulta del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), brazo armado de los EE.UU. para proceder a delinear la intervención militar en Venezuela y poner fin al proceso de cambios que vive el país bolivariano.



El golpista opositor venezolano Juan Guaidó logró que doce países con gobiernos de derecha dieran el miércoles un primer paso en la activación del Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), una especie de OTAN latinoamericana que llama abrir la puerta a una intervención militar en Venezuela. Se trata de un nuevo movimiento de Guaidó y la oposición venezolana para presionar a los países de la OEA, para poner fin al gobierno bolivariano encabezado por la figura del jefe de Estado de Venezuela, Nicolás Maduro.

Ante la crisis de Venezuela, la seudo democracia chilena encabezada por el estafador de bancos e imputado por corrupción el empresario y mandatario chileno, Sebastián Piñera, ha resuelto apoyar vía TIAR, la intervención militar directa o encubierta de los Estados Unidos en el país.

Es lo que se desprende de la reunión de cancilleres de la OEA, organismo clon para la defensa de los intereses geopolíticos de Estados Unidos en Latinoamérica.

La decisión del TIAR en la región, fue respaldada por Argentina, Brasil, Colombia, El Salvador, EE. UU. Guatemala, Haití, Honduras, Paraguay, Chile y República Dominicana, prototipo de países títeres de los Estados Unidos y compuestos esencialmente por gobiernos de derecha y extrema derecha (Brasil), afines con las políticas intervencionistas de los Estados Unidos en la región.

Se abstuvieron de no participara en los intentos desestabilizadores y antidemocráticos, países como Trinidad y Tobago, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú, al margen de la ausencia de Bahamas.

El TIAR que es un organismo creado por iniciativa estadounidense, también es conocido como el Tratado de Rio, para la defensa común de los interese económicos de las oligarquías locales y para mantener gobiernos afines a las políticas de Estados Unidos y garantizar así la seguridad de los intereses geopolíticos norteamericano de los EE.UU. en América latina, busca exacerbar al máximo los intentos a cualquier costo por poner fin a la revolución bolivariana.

La resolución de intervención militar del TIAR en los asuntos internos de Venezuela, implica en una primera instancia sanciones económicas, sabotajes a las comunicaciones de todo tipo, rompimiento de relaciones diplomáticas, todo tipo de bloqueos y embargos y la intervención militar final, donde participarían miembros de las Fuerzas Armadas de los países que apoyan la decisión de intervención militar, entre ellos Chile y encabezada y dirigida por los Estados Unidos.

Ahora, independientemente de las declaraciones vertidas por el canciller chileno Teodoro Ribera a la prensa, lo cierto es que Chile apoyo y firmo la opción militar por fuerzas extranjeras en territorio venezolano, así quedó establecido en la declaración final del Consejo Permanente de la OEA, en donde no se ponen los reparos que presuntamente tendría Chile, ante el uso de la fuerza en Venezuela, decisión además que ya está tomada por los pistoleros de la Casa Blanca. 

De acuerdo con las informaciones de prensa del país del cono sur latinoamericano, Chile estuvo representado por el embajador ante la OEA, Hernán Salinas. El que votó a favor de la intervención militar, junto a otros 11 países miembros del TIAR.

Cabe destacar además que la votación de Chile en la OEA se realizó bajo el completo desconocimiento del Parlamento chileno, manifestando así el gobierno del empresario derechista Sebastián Piñera, un desprecio absoluto por la democracia, que dice suele defender.

Una vez más la imagen de Chile, ante la comunidad internacional ha quedado seriamente afectada por la decisión del pinochetismo (Chile Vamos) de apoyar en la OEA, una solución antidemocrática    a la crisis que vive Venezuela y que en términos generales ha sido creada por la corrupta derecha venezolana, con el apoyo del gobierno de Trump y que se pelean a rabiar por los dólares de la conspiración contra el gobierno de Maduro.

Además de acuerdo con informaciones anónimas procedentes de las fuerzas armadas colombianas, el TIAR con asesores del Comando Sur y la CIA, está conformando un Ejercito con desertores de las fuerzas armadas venezolanas, mercenarios, paramilitares colombianos y elementos criminales ligados al narcotráfico, para comenzar las primeras escaramuzas militares contra Venezuela.

Como es de público conocimiento, Chile ha jugado un papel activo a través del Grupo Lima, en lo que ha sido la conspiración y los intentos desestabilizadores de la democracia venezolana, patrocinada por el gobierno de Trump. Lo concreto y real es que Chile ha decidido poyar el derramamiento de sangre en el país caribeño, así Chile ratifica una vez más su permanente compromiso con los intentos desestabilizadores de Venezuela, con el apoyo de la mayor parte de los gobiernos títeres de derecha que campean hoy en la región.

Lo cierto es que cualquiera se la situación de como se desarrollen los acontecimientos en el país caribeño, los Estados Unidos, el gobierno de Trump y sus títeres latinoamericanos representados por el grupo de Lima y todos aquellos que firmaron la resolución de intervención militar, serán los grandes responsables del baño de sangre que desate EE.UU. de forma directa o encubierta, vía golpe de estado, guerra civil o intervención militar directa.

Finalmente cabe destacar la posición adoptada por México, que sostuvo que invocar el TIAR es un “precedente peligroso para la democracia”. A juicio de la Cancillería mexicana, invocar un tratado que "intrínsecamente supone la posibilidad del uso de la fuerza, cuando no existe un ataque armado, es contrario a las reglas de derecho internacional que se refieren al uso de la fuerza".
Corresponsal de prensa
aindoamericanap@gmail.com


Estamos como bomberos apagando incendios sin analizar que la causa es el Calentamiento Global



Por Rolando Prudencio Briancon:
Al paso que vamos nos las tendremos que pasar apagando incendio tras incendio. Ni bien se apaga uno aparece otro.
El caso de Bolivia es más particular, por cuanto al parecer aquí se quiere hacer “arder” el país por móviles políticos electorales, pero esta situación particular del país no invalida el inquirir porque en el resto del planeta se están produciendo incontratables incendios, que nadie va a negar.


Arde la Amazonía, como arde la Chiquitana; pero también está ardiendo ahora mismo Indonesia, como también la cuesta del Sama en Tarija, que como señalaba antes, parecen más ser un acto reflejo de la reacción boliviana contra la candidatura de Evo Morales que están decididos a incendiar el país, pero no se puede tapar el sol con un dedo el fenómeno del Calentamiento Global que es el que hace arder el planeta.
Decía que no sólo son estos tres lugares donde se han producido incendios; sino que estos se producen en distintas partes del planeta, por lo que ya merece meditar desde otro punto de vista, que no sólo se centre; en primer lugar como hechos fortuitos, ya sea por el descuido de alguien que al acampar hizo fuego y se generó el desastre, o que la causa sea el decreto de desmonte, sino que tienen que ver con lo que ya era con aquel avieso temor que se anunciaba.

Vale decir que no son la razones -o no son las únicas- de los incendios sea una colilla de cigarrillo, o la brasa de una parrillada; o más bien ésa esas son las razones con las que se quieren naturalizar. Vale decir creer que son hechos fortuitos los causantes para esconder las verdaderas causas que tiene que ver con lo que ha dejado de ser ya un anuncio, y hasta una amenaza para el planeta, y son hechos concretos como es el incremento de la temperatura, y que ya se había dicho; y escuchado pero que nadie ha asumido sus consecuencias.

Vale decir que desde la suscripción del protocolo de Kioto a inicios de los 90 del siglo pasado ya se vislumbraba que el incremento de la temperatura en planeta se dispararía a más de 2 grados; ¿y cuánto ha pasado desde aquel entonces? Vamos a los ¡30 años!, y lógicamente por algún lado “tenía que agua” el calentamiento global, pero nos entretuvimos en otra cosa sin ir a las verdaderas causas; y que es lo que justamente buscan quienes defiende el modelo capitalista; o mejor dicho quienes quieren que al modelo capitalista, y su correlato el compulsivo consumismo, por lo menos no se le ponga freno alguno.

Es cierto que todos tenemos una cuota de responsabilidad en el fenómeno del calentamiento global, pero hay quienes como el presidente -Donald Trump- precisamente de la mayor potencia del planeta que postula devotamente defender al capitalismo, como acaba de negar al mismo, burlescamente señalando que el calentamiento global es un “cuento chino”.

prudenprusiano@gmail.com

Historia no contada del proceso de paz en Colombia.



Por Tony López R. (*):
Gran repercusión le ha dedicado los medios nacionales e internacionales, a la decisión de un importante sector de las FARC-EP, de retomar las armas, encabezado por Iván Márquez y Jesús Santrich, acusando al gobierno colombiano del oficialista partido Centro Democrático, presidido por Iván Duque y el senador Álvaro Uribe Vélez, de traicionar los Acuerdos de Paz.

Analistas y comunicadores sociales, nacionales y extranjeros, han ofrecido sus valoraciones y comentarios una buena parte cuestionando la decisión de Márquez-Santrich, sin una análisis serio, profundo y sesgados, algunos con irrespeto y otros repitiendo el slogan uribista de que son “narcotraficantes”, son los mismos comunicadores sociales que no piden justicia para las víctima de los “falsos positivos” y mucho menos,  que la Corte Suprema juzgue a los vinculados  a los 12 Apóstoles y a los que desde cargos gubernamentales trabajaban para el  Cartel de Medellín, por tanto apoyan la guerra y  no contribuyen a lograr una solución política negociada con todos, por el bien de todos y sin exclusiones.


El objetivo, de acuerdo a lo que señala el Comunicado, leído por Iván Márquez, es retomar unitariamente con el ELN, y otras fuerzas políticas, progresistas y democráticas la oposición al gobierno de Duque-Uribe y se plantean una modificación de la estrategia y táctica guerrillera, en la cual solo se combatirá en caso de ataques de las Fuerzas Militares, o sea una estrategia defensiva y no ofensiva y  solo unidos y con un gobierno digno y honorable iniciar un proceso de negociación del conflicto social y armado.

El concepto de que no son los militares los enemigos de la guerrilla no es una tesis de Iván Márquez, es del legendario jefe guerrillero Manuel Marulanda Vélez, quien en conversación con el autor de este artículo, el 9 de enero  del año 1999 en Villa Nora, San Vicente del Caguan, cuando se iniciaron los diálogos de paz  con el gobierno de Pastrana, me dijo: “nuestros enemigos no son los militares ni la policía, nuestros enemigos son los paramilitares, que es el ejército fascista que financian los narcos y la oligarquía financiera y agroindustrial colombiana”.    
                                                                 
“Los soldados y policías son hijos de campesinos y obreros, que los altos mandos envían a combatir y esos ponen los muertos y heridos, los generales no vienen a combatir, su teatro de operaciones es desde helicópteros, bien lejos de los combates, al igual que los hijos de los ricos y oligarcas, esos no están en las filas del ejército”.

Esos infelices soldados son víctimas, sin saber que están al servicio de una oligarquía, que tiene empobrecida a sus familias y pueblo, causantes de esta guerra”. Esa opinión sobre las Fuerzas Militares, sus oficiales, clases y soldados, se refleja en las dos o tres cartas que el jefe guerrillero dirigió a ellos e hizo pública, cuando el proceso del Caguán e incluso en procesos anteriores.

La unidad de todas las fuerzas colombianas, armadas y desarmadas, revolucionarias, democráticas y progresistas, es el llamamiento que hace el Comunicado de las FARC-EP y demostrar que el actual gobierno y la oligarquía agrupadas en los partidos políticos, liberales, conservadores y el ultraderechista Centro Democrático, que han gobernado Colombia por más de 200 años los han traicionado.
Mientras que los integrantes del partido de la Rosa, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, llama a la unidad con el gobierno de Uribe-Duque, para lograr la paz y se comprometen a no volver a la guerra y tienen fe en que podrán imponer la paz.

Lo que aún está por ver, cual es la paz a la que quieren acceder los dirigentes del partido de la Rosa, porque en Colombia el escenario sigue siendo de guerra, por un lado, la insurgente guerrilla del ELN, no ha logrado que el Gobierno inicie los diálogos con ellos y se mantienen en el campo de batalla, algunos frentes del EPL continúan activos y ahora las FARC-EP retoman las armas con la decisión de lograr la verdadera paz con justicia social.

Lo objetivo y concreto, es que el Gobierno ha   incumplido los Acuerdos de Paz, y hecho trizas lo que por cerca de cuatro años se trabajó en La Habana, veamos una síntesis de lo ocurrido.
Fue Uribe Vélez y su partido Centro Democrático, el que presionó al gobierno de Santos y este aceptó realizar un plebiscito, que fue  manipulado y contaminado con mentiras y falsedades propagadas por Uribe Vélez, acompañados por la derecha conservadora y liberal y  a través de los medios hegemónicos colombianos y extranjeros, que incluía el eslogan de que si apoyaban el SI convertirían a Colombia en una dictadura CASTRO-CHAVISTA, eso  llevó  a  los electores  a votar a favor de la guerra,  por primera vez en la historia universal de las naciones,  los ciudadanos de un país votan en contra de la paz, una irracional decisión, a la que hoy una gran mayoría se arrepiente. 

Con el triunfo del NO y a pesar de que el plebiscito no era vinculante, el senador Uribe Vélez, desde el Congreso y con el apoyo de las bancadas mayoritariamente enemiga de los diálogos de paz, obligaron a revisar los acuerdos que, en La Habana habían concretado las partes, e hicieron modificaciones que cercenó el espíritu y la letra de lo que ya estaba acordado, incluido lo de la Justicia Transicional de Paz, (JEP), en definitiva, Uribe y comparsa buscaron y lograron beneficiar a terceros (civiles) a sea actores intelectuales y financieros del narco-paramilitarismo y a los altos mandos militares.

Ahora veamos que razonable ha sido o no la denuncia del incumplimiento en la implementación de los Acuerdos de La Habana, por parte del Gobierno de Duque y porque la ruptura de Márquez, Santrich y un importante número comandantes de las FARC-EP miembros del Estados Mayor Central.

Primer incumplimiento, que viene del Gobierno de Santos, en el punto número 1, Tierra, no haber titularizado la tierra a nombre de los campesinos que desde hace años la ocupan, pero que no están legalizadas; Incumplimiento en la implementación de la Reforma Rural. Las 16 curules que debían ocupar las víctimas no han sido ocupadas ni otorgadas otro gran incumplimiento; El punto 4 de la agenda relacionado al combate a los cultivos ilícitos, totalmente incumplidos y lo más grave el gobierno quiere volver a la fumigación con glifosato, lo cual no solo ataca al medio ambiente y acaba con fauna y flora, también promueve graves enfermedades a los pobladores.

El combate y liquidación del paramilitarismo no se ha concretado y lejos de ello, se han fortalecido ocupando territorios abandonados por los antiguos frente de la FARC y responsables de la ola de asesinatos de líderes sociales y de reinsertados, como ocurrió este pasado 6 de septiembre en Cúcuta, dos muertos desmovilizados de las FARC.  La amnistía o indultos de todos los guerrilleros o colaboradores de las FARC en prisión no se ha cumplido con los dispuesto y aprobado por el Congreso y la Corte Constitucional, aún se mantienen en prisión un poco más de 400 presos, otro significativo incumplimiento.

Las garantías de seguridad política y ciudadana no se han cumplido y el gobierno ha sido cuando menos ineficiente y la fuerza pública cómplice, del sistemático asesinato de líderes sociales y ex guerrilleros desmovilizados, que suman un poco más de 700 y que diariamente conocemos la noticia de uno o dos o tres asesinatos político diarios, como la de la pasada semana de aspirante a la Alcaldía de Suarez en el Cauca.
Montajes de operaciones, en coordinación con agencias extranjeras para acusar de un delito, no cometido por el comandante guerrillero Jesús Santrich y que provocó la renuncia del fiscal Néstor Humberto Martínez, que se involucró en un operativo de la DEA, y cometió prevaricato, al decir que desconocía de esa operación, cuando realmente si era de su conocimiento y por la cual Santrich cumplió trece meses en prisión, siendo inocente.

Es la razón por la cual la Jurisdicción Especial de Paz, tuvo que admitir que no había pruebas y ordenó su libertad, pese a todo, se montó un operativo para extraditarlo, solo el alzamiento del pueblo detuvo la ejecución, mientras el Consejo de Estado aprobó que Santrich, asumiera la curul que le pertenecía como Representante a la Cámara. Sería un manejo poco claro de la justicia colombiana, la que llevó  a Santrich a tomar la decisión de desaparecer, cuando conoció  que la  Corte Suprema de Justicia (CSJ),   en su calidad de aforado debía juzgarlo, un dale para atrás y para delante, que nadie entiende, porque si la JEP no encuentra pruebas, porque el Supremo tiene que juzgarlo, eso no tiene mucho asidero, él estaba convencido que  la CSJ lo condenaría y tal vez estaría hoy caminando hacia una cárcel en EE.UU. o ya en prisión, ya tenían experiencia. 

Nada diferente a lo sucedido con el secuestrado Ricardo Palmera (Comandante Simón Trinidad) el cual cumple 60 años de cárcel, sin haber cometido el delito de narcotráfico del que se le imputa, la DEA nunca lo pudo probar. Fue secuestrado en Ecuador y entregado ilegalmente a Colombia, violando todas las leyes internacionales y extraditado de inmediato por el presidente Uribe Vélez a Estados Unidos.

Pero 60 años de cárcel no solo es injusta y exagerada, fue un acto de venganza por los tres agentes de la CIA que las FARC-EP capturó y fueron liberados en una dudosa operación conocida como la operación Jaque, dirigida por el la CIA y el MOSSAD.

Al comandante Iván Márquez le estaban preparando una trampa parecida, incluso quisieron asesinarlo cuando estaba en la ETRC en Miravalle, a la zona llegaron tropas especiales para capturarlo a él y a Oscar “el Paisa”, esa es la razón por la que Márquez, advertido por sus informantes, abandona la ETRC y se interna nuevamente en la selva colombiana. Esa es otra de las contravenciones graves que comete el Gobierno porque las ETRC no pueden ser allanadas.

Como podrá apreciar el amigo lector, los incumplimientos señalados son alguno de los más relevantes, quedan otros muchos, se calcula que solo un 15 a 20 por ciento de los Acuerdos han sido cumplidos, la mayoría de ellos son los acuerdos cumplidos por los insurgentes, del ahora Partido de la Rosa. La entrega de las armas y la concentración de sus fuerzas en zonas veredales, hoy llamadas ETRC, muchas de ellas sin condiciones higiénicas, con carencias de alimentos y agua potable para para vivir, pero la guerrilla cumplió con la parte que le correspondía.

La representación de la ONU en Colombia hizo pública su satisfacción por la seriedad en el cumplimiento de la palabra empeñada por la insurgencia en la entrega de armas y concentración, sin embargo, este organismo internacional no ha sido exigente con el Gobierno de pedir el cumplimiento de los Acuerdos de Paz y en la firme denuncia y condena a la violación a los derechos humanos, por la ola de crímenes sistemáticos contra líderes sociales y ex combatientes desmovilizados. 

La entrega de armas  fue un tema polémico a lo interno de  las FARC y provocó determinada suspicacia dentro de alguno de los negociadores, entre ellos Santrich, Márquez y otros, pues tenían clara las posiciones de su histórico Jefe Manuel Marulanda, quien sustentaba la tesis que “ninguna guerrilla al concluir un proceso de paz, puede desarmarse, que la entrega de las armas, debía ser un proceso gradual y que llevaba tiempo, al igual que la desmovilización de la guerrillerada, la cual decía, hay que reincorporarlas  a una sociedad,  para la que no están preparada”.

Hablaba Marulanda, “de entregar las armas de a poco, unas 200 a 500 armas y esa misma cifra de guerrillero desmovilizarla y reinsertarla en la vida civil.  Solo el cumplimiento de los Acuerdos por parte del gobierno iría regulando, la entrega de armas y los desmovilizado. Entregar las armas y concentrar las tropas desarmadas, no es negociable, porque eso es rendición”, sentenciaba el jefe guerrillero. 

Es aquí donde está las diferencias de lo sucedido y lo que se esperaba de muchos de los que un día y bajo la dirección de Manuel Marulanda, empuñaron por muchos años las armas, lograron dominar y ejercer el poder en cerca de 300 a 350 municipios de los 1100 que tiene Colombia, de la importante influencia política en el en algunos sectores del país y los que llevaron justicia, salud y educación en esos territorios abandonados por el Estado, Guaviare, Vaupés, el Meta, Huila, Caquetá, Putumayo, Cauca y Nariño, conocen de esa realidad.

Los que crearon y militaron en el Partido Comunista Clandestino de Colombia, PCCC, luego de la celebración de la 8va Conferencia del Estado Mayor Central en abril de 1993 y vivieron epopéyicas jornadas de sacrificio, sangre y fuego por lograr justicia social y equidad, respeto y una verdadera sociedad democrática, donde la honestidad y trasparencia de sus gobernantes sea la más alta bandera en el país. 
En razón de lo arriba señalado y  bajo la dirección del comandante Alfonso Cano, se creó y organizó el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, movimiento que tuvo o tiene unos miles de militantes en ciudades y montañas de Colombia, Cano fue el impulsor de este último proceso de paz, cuando en el 2011 recibió emisarios del  presidente  Juan Manuel Santos y se comenzó a tener los primeros contactos, que tuvo el importante apoyo del presidente venezolano Hugo Rafael Chávez Frías, es por esos días que tropas de la Tercera Brigada, cercan la jefatura de Cano, se producen enfrentamientos y Cano cae prisionero del Ejército, lo paradójico de este hecho, es que el Presidente Santos, que le pidió comenzar el proceso de paz, fue el mismo que ordenó su asesinato, confesado por él, en  un acto público, en presencia del  hermano del Comandante Cano.

Hasta aquí una parte parcial de las razones que asisten a Iván Márquez, Jesús Santrich y  una parte no tan mínima de comandantes y guerrilleros de las FARC-EP,  como difunden y quieren hacer ver, los voceros del uribismo y del Partido de la Rosa,  lo que acontece con la retoma y como bien afirmaron todos estos combatientes, e Iván Márquez,  las FARC-EP no era una fuerza derrotada, era una fuerza que estaba decidida a trabajar por la paz, la reconciliación y la no repetición, pero el Gobierno oligárquico de Uribe y de los Estados Unidos  no les interesa la paz en Colombia, pierden demasiado dinero en sus negocios de drogas y armas.

Hacer triza los Acuerdos de La Habana, ni por asomo es ni era un objetivo de la Revolución Bolivariana, muy por el contrario, Venezuela junto a Chile eran acompañante de esos acuerdos en La Habana y fueron impulsores en el 2011 de los inicios de ese proceso de paz.  Un plebiscito por el NO a los Acuerdos de La Habana, anunciaba el ex presidente Uribe Vélez, cuando hacían campaña para elegir presidente a Iván Duque, quien también declaró que su gobierno no tenía ningún compromiso con unos Acuerdos que ellos no firmaron y por tanto los harían trizas. 

Ahora resulta que la vuelta a las armas de este sector de las FARC-EP es el argumento  más idóneo para desarrollar  y justificar un conflicto militar contra Venezuela, inventando las mentiras de que quien está detrás de esta vuelta a las armas de Márquez y Santrich, es el presidente Nicolás Maduro, quien en coordinación con el ELN y las FARC-EP le quieren hacer la guerra a Colombia, nada más fantasioso que tal afirmación, incluso acuñado por grandes medios estadounidenses y españoles y otros medios europeos, la opinión pública nacional e internacional, deben denunciar y levantarse contra la política injerencista de Estados Unidos y Colombia contra Venezuela, pues el plan intervencionista está en marcha y no por gusto, las Fuerzas Armadas Bolivarianas, siguiendo las ordenes de su Presidente, están en alerta naranja y como centinelas de la frontera sur. 

Una intervención militar en Venezuela, provocaría un gran incendio en toda la región y sería el país agresor el mayor perjudicado, es un conflicto donde internamente Uribe-Duque no tienen apoyo y unas Fuerzas Militares, que tienen reservas de ser utilizadas por EE. UU en una eventual confrontación. Las Fuerzas Militares estadounidenses sufrirían tantas bajas, que las sufridas en Viet Nam se quedarían empequeñecidas, pues sería luchar contra un pueblo que asumiría la lucha irregular y tiene la valentía y la enseñanza y el ejemplo de Bolívar y Chávez.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.
jorgarcia726@gmail.com