miércoles, 17 de octubre de 2018

Trump habla de que Colombia debe invadir a Venezuela


Por Diego Olivera Evia:
Crisis humanitaria  y los continuos asesinatos de luchadores sociales

Las maniobras de EEUU para tratar de invadir a Venezuela, han fracasado para lograr una acción militar, ahora el presidente bipolar Donald Trump, habla de una acción del gobierno de Iván Duque manifestando que sea un conflicto de vecinos, una burla más de los gringos, que tienen desplazados en esta nación con más de 7 bases militares, con poder bélico. Estas acciones impulsados por el senador y ex presidente Álvaro Uribe, asesino confeso, narcotraficante, que habla de una nueva agresión a Venezuela, como lo intento contra el presidente Hugo Chávez, al afirmar que le faltó tiempo, para una operación ante la fallida, operación con para militares, con uniformes del ejército venezolano, que fueron detenidos y repatriados a Colombia.
Iván Duque, actual presidente electo de Colombia, enfrenta la que quizás sea la encrucijada que le dará su gobierno: siendo leal al ex presidente Álvaro Uribe el popular líder de su partido Centro Democrático y la fuente de buena parte de los votos que lo llevaron a la presidencia.

La Corte Suprema de Justicia de Colombia, abrió una investigación contra el ex presidente después de que se presentara evidencia que sugiere que Uribe habría intentado manipular testigos, por eso decidió llamarlo formalmente a indagatoria. Tras la noticia, Uribe, con la habilidad de un jugador consumado no es casualidad que sea la figura que ha dominado el escenario político colombiano en los últimos dieciséis años.
Su primera carta fue política. Anunció que renunciaría a su curul de senador para concentrarse en su defensa legal y de inmediato contraatacó a la Corte con la estrategia que ha usado siempre: acusarla infundadamente, vía redes sociales, de perseguirlo por razones políticas y de ser un instrumento de sus enemigos y opositores. Sus abogados, por otro lado, jugaron la carta jurídica al presentar una petición para remplazar, por supuestos impedimentos, a los magistrados que conocen del caso.

Estamos ante un estado forajido, manteniendo los paramilitares y controlando el mercado de drogas, podrá  Duque decide ser autónomo, sus políticas y su estilo de gobierno estarán más cercanos a una centroderecha institucionalista, tendría un gobierno neoliberal en materia económica y social, pero respetuoso de la separación de poderes y los derechos constitucionales. Pero los vínculos del presidente colombiano, con su familia de narcotraficantes, avalan una realidad de mecanismos criminales, logrando superar los Carteles de Cali y Medellín, ahora legalizados por el gobierno de Trump, que acepta los niveles más altos de drogas de cocaína, mariguana y otras yerbas.

La droga es la base del estado forajido
La droga en Colombia es un flagelo, y los nuevos carteles, permitieron de manera “legal” a niveles récord en los cultivos de coca y el potencial de producción de cocaína durante 2017, según lo acaba de revelar un informe de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de Estados Unidos (Ondcp, por sus siglas inglés). Situación que el subdirector de la entidad, Jim Carroll, calificó de “inaceptable” y por la que exigió que el gobierno colombiano “debe hacer más”.

Las nuevas cifras apuntan a que las hectáreas cultivadas de hoja de coca aumentaron un 11%, pasando de 188.000 en 2016 a 209.000 en 2017. Y el escenario frente al potencial de producción de cocaína no es más alentador: con un incremento del 19%, el país llegó a las 921 toneladas métricas en 2017 frente a las 772 que se registraron en 2016. Este último indicador es una estimación con base en números de área cultivada con coca, número de cosechas por año y la productividad de los lotes de coca.

“El mensaje del presidente (Donald) Trump a Colombia es claro: el récord de crecimiento en la producción de cocaína debe revertirse”, advirtió Carroll. “A pesar de que los esfuerzos colombianos de erradicación mejoraron en 2017, fueron superados por la aceleración de la producción. El gobierno de Colombia debe hacer algo más para abordar este aumento”

Santos en su gobierno también señaló que “es muy fácil venir a criticar a Colombia, que por que se le aumentaron los cultivos ilícitos”, por eso pidió que se midieran otras circunstancia e indicadores como “la efectividad de las incautaciones, cuántos miembros de las mafias hemos extraditado, el esfuerzo inmenso que hemos hecho y que seguiremos haciendo”.

Por su parte, el Ministerio de Defensa e Colombia publicó en su cuenta de Twitter que en 2017 se ejecutó la erradicación más alta de la historia: 53.000 hectáreas de cultivos ilícitos destruidos. En otro tuit señaló que durante los últimos ocho años de gobierno, tiempo que lleva Santos en el cargo, se destruyeron 25.000 laboratorios de producción de drogas y se incautaron 2.000 toneladas de cocaína, una cifra récord, y porque ha crecido la demanda a EEUU.

Crisis humanitaria  y los continuos asesinatos de luchadores sociales
Los miembros de asociaciones de campesinos, de barequeros, mineros artesanales, campesinos cocaleros, líderes sociales, defensores de derechos humanos, excombatientes de Farc y sus familiares en territorio antioqueño son objeto de una sistemática persecución y víctimas de homicidios por parte de grupos armados al margen de la ley.

Esta comunidad denuncia la grave crisis humanitaria por la que atraviesa y confiesa el temor que la aborda por la falta de garantías y la inseguridad reinante en sus territorios, abandonados totalmente por el Estado, cuya presencia se limita a los patrullajes que realiza el Ejército. La problemática es igual en el Magdalena Medio, en el Bajo Cauca, en Urabá, en el Nordeste y el Norte de Antioquia. En esta última subregión, la red de organizaciones sociales y campesinas del Norte denuncia que se encuentran al alza las continuas violaciones a los Derechos Humanos.

 “En el año 2017 los grupos armados se asentaron en los municipios de Ituango y Briceño generando más de 20 asesinatos y cientos de desplazados”. “En el mismo año fueron asesinados varios líderes sociales, así como varios excombatientes de las Farc sin que el Estado adoptara las medidas de protección para las comunidades, las organizaciones sociales y sus líderes”.

“Durante este 2018 la situación de seguridad ha empeorado significativamente. Solo en Ituango se han presentado 42 muertes violentas, donde junio ha sido el mes más violento desde que inició el proceso de paz”. “En los últimos  días se produjeron los asesinatos de los presidentes de las Juntas de Acción Comunal de las veredas El Mandarino y Pascuita, además de un feminicidio en la vía que conduce del casco urbano al corregimiento de Santa Rita, hecho que se da presuntamente por sostener relaciones sentimentales con miembros de la Fuerza Pública y el asesinato de un miembro de una organización de pequeños mineros”.

 “Es alarmante la numerosa presencia de hombres armados circulando en las localidades del Norte de Antioquia, en donde esta singularidad no se registraba hacía más de 15 años y hoy circulan fuertemente armados y sin identificación por caminos, y carreteras de los diferentes municipios del Norte de Antioquia”. “No existe voluntad para dar respuesta sobre los asesinatos de líderes sociales y las amenazas a las organizaciones sociales pues aún no existe ningún señalamiento sobre responsabilidades en los hechos ampliamente narrados”.

 “Es evidente que seguimos en medio de disputas territoriales armadas de las cuales no podemos huir y que nos ponen en un deplorable estado de indefensión y abandono, ante el silencio complaciente de un Estado ajeno a las realidades territoriales y los dolores de sus habitantes, frente a esta punzante situación nos vemos abocados a preguntarnos: ¿Cuántos muertos más debemos llorar por querer un territorio en paz?, ¿Cuántos funerales más nos costará el deseo de habitar y construir territorios en donde todos podamos trabajar y vivir?”.

Estos índices de violencia de los grupos paramilitares y militares regulares de ejército Colombiano, ha creado un estado forajido, con partidos políticos corruptos y asesinos con Uribe, padre de los narcotraficantes y autor de los paramilitares, para controlar el mercado de las drogas, y tienen la inmoralidad de criticar a Venezuela, de ser un país en crisis y el hambre en Colombia, es más grave usando a los campesinos como productores de drogas, la inmoralidad de los presidentes en Colombia, es parte de una cultura de muerte, con sicarios y paracos.

diegojolivera@gmail.com

El feo rostro de la nueva extrema derecha, infractores degenerados, mentirosos y blasfemos


Por Bruno Lima Rocha:
El Brasil entra en la campaña de segunda vuelta con un pronto fascista de amenaza por el candidato favorito, el diputado Jair Bolsonaro federal (PSL-RJ). Cuando decimos el pronto fascismo, pues se trata casi de fascismo al volumen aumentado de ataques, agresiones y amenazas. Sólo en los primeros cinco días después de la victoria del capitán retirado (con pobre rap sheet en el ejército de Brasil), fueron más de 70 actos de violencia, incluyendo el asesinato de maestro Katendê Moa, muerto con heridas de arma blanca doce angoleño capoeira en la parte posterior. Si eso no sirve como una advertencia y ejemplo es porque, realmente, como sociedad, nos estamos anestesiados en la cruzada contra la corrupción ", haciendo caso omiso de lo que puede ser en juego ganó el conjunto de derechos en la Constitución de 1988.

Si eso no fuera suficiente el peligro del discurso, los personajes que lo rodean son de asombro igual. Como en Saló, el cineasta italiano Pier Paolo Pasolini (Italia, 1975), fascismo en el espectáculo de los horrores y la degradación de la humanidad. A raíz de la ola conservadora "que lo rodea (el"Jair"), la leyenda del pequeñita se convierte en el Caucus del Congreso en segundo lugar más grande, con los parlamentarios que son grotescos degeneran. Cuenta oficial del ejército, actor, cabildero de la industria de armas, marombeiro anabólicos, presentadora de televisión local de ragtime, anclajes del cerdo, pasando a la realeza decadente extinto segundo reinado.

Algunos pueden decir que se trata de "renovación política", pero yo lo veo como un juego de azar, donde el peor del país ganado nuevo disfraz. Es no argumento elitista, sino de estarrecimento en lo que se convirtió en la difusión ideológica en la octava economía del mundo.

Las su celebridades de la nueva extrema derecha también fueron conducidos por el marco de la explotación de la fe de otros, llamadas "iglesias". Específicamente estoy hablando de conglomerados económicos bajo "pastores" que predican la teología de la prosperidad y una mezcla de adoración del becerro de oro y un culto del individualismo burgués como un medio de supervivencia en la pobreza. No cito estas casas de herejía para evitar una demanda, pero estoy seguro que cada lector sabrá exactamente sobre la riqueza de más de diez conglomerados de extracción no gravados a que me refiero.

Son dispositivos complejos, porque además el lugar del "culto y adoración", son "dueños" de canales de televisión, alquiler de concesionarios privados canales de servicio público dado que subcontratar programación de televisión, colonizar la radio brasileña- especialmente en el AM todavía transmite, indican políticos profesionales haciendo una orientación clara para la votación y todavía participa en la llamada "guerra de la cultura". En este último sentido, estos explotadores de la ignorancia y desesperación levantar las banderas de la homofobia (a través de una defensa de hetero normatividad monógama), racismo (cuando atacan las terrazas de las religiones afrobrasileñas), misoginia (la Repetición de los papeles de las mujeres junior y "hembras") y el imperialismo (realmente haber naturalizado y defender las relaciones subalternas de nuestro país frente a los Estados Unidos). En Brasil, blasfemar, desplume de dinero que no tienen nada y todavía cometer herejía interpretar el Antiguo Testamento da base social para el rastreo del protofascismo hacia la meseta.
La "nueva normalidad" de la política es el "sagrado", como una forma de alimentar la guerra de la cultura, cuyo mayor icono es un astrólogo ex exiliado en Estados Unidos, el patético Olavo de Carvalho. Cabe una advertencia. OLAF puede ser dolorosa como intelectual, diría más, es un pésimo autodidacta, un atentado contra la capacidad de ejercicio de libre pensamiento.

Al mismo tiempo, es muy peligroso propagandista incansable en internet y aprovechó a la propagación de las redes sociales, formas de comunicación mediada por tecnologías de la información y la comunicación (NTICS) para hacer su predicación. Olavo, el astrólogo, encontrado en Bolsonaro candidato, su "gran esperanza blanca", un hombre que no tienen el miedo al ridículo y anticipar el retorno de los "muchachos de Brasil", aquellos jóvenes que aprendían a hacer propaganda ultra liberal en cursos de verano de la red de Atlas, financiado por los hermanos Koch. Olav es la cosa en forma irresponsable; la cosa es el vocero de la tonterías sin una pizca de vergüenza, porque su reputación es sólo en el descanso de "políticamente correcto" y de la tabla, no comprometen a la solución política y menos aún en el reconocimiento de los derechos de reconocimiento, diversidad, la diferencia sin desigualdad y un multi-étnico.

Tienen otros elementos de horror, pero citar a otro. No importa cómo duro miro ridículo y absurdo (y de hecho es), es también la suma de todos los miedos de la letrina de la política que se fusionó con el canal de la alta sociedad. Una parte relevante de los especuladores y los negocios en esta aventura restauradora y reaccionaria y kasrakol de odio contra los logros de hoy. Las acusaciones de delito electoral por abuso de poder empresarial en el ámbito laboral se han incrementado desde 120 hasta el jueves antes de las elecciones del 7 de octubre. ¿Imaginar lo que viene después?

Pero no basta con ver la cara fea del mal descarado derecha trivializada. Es necesario ir más allá del momento y organizarnos socialmente para resistir todos los espacios donde el pueblo brasileño. Como la letra del poeta Dick: "porque somos la mayoría y llegará el día de un nuevo amanecer.

blimarocha@gmail.com
Tradución: Sylvia Ubal

Una profunda derrota de la Izquierda


Por Juan Pablo Cárdenas S.:

Aunque matemáticamente en la segunda vuelta de las elecciones brasileras podría ser derrotado Jair Bolsonaro, todo dice que esta posibilidad es casi imposible, aunque la campaña del petista Fernando Haddad haga hasta lo imposible por desacreditar al adversario y advertirle a los ciudadanos de los peligros que entraña que un ultraderechista, fascista, homofóbico, misógino y racista pueda hacerse del gobierno.

Felizmente, el candidato que se impuso con tanta ventaja en las elecciones no debe su triunfo a estas características, sino al profundo malestar de los brasileros con la corrupción general de la política y en especial con las administraciones del Partido de los Trabajadores (PT). Por algo la presidenta destituida Dilma Roussef ni siquiera reunió votos para asegurarse un escaño en el Senado y con ella fueron muchos los gobernadores y parlamentarios que perdieron de forma contundente frente al fenómeno Bolsonaro y su emergente colectividad. En este sentido, hay que añadir que los votos obtenidos por el sustituto de Lula da Silva no fueron nada de despreciables si se considera su escaso tiempo de campaña electoral. Sin embargo, la distancia entre el 47 por ciento obtenido por Bolsonaro y el 29 de Haddad es prácticamente irremontable, toda vez que los sufragios de los que llegaron más rezagados no son todos endosables a favor del segundo.

La izquierda pierde en Brasil por sus propios pecados más que por los méritos del ganador. La descomposición moral de la clase dirigente siempre le cobra principal precio político a quienes están en el poder. Ciertamente, no es plausible que el pueblo brasilero se haya transformado en derechista y enemigo de la democracia; en capitalista y neoliberal. Solo que se cansó de ser burlado por un partido de izquierda al que le puso muchas fichas en el pasado y hasta le reconoció méritos antes de que sus líderes se corrompieran.

Es muy posible que a Bolsonaro le suceda lo de Macri o lo de Piñera en unos cuantos años más. Que los argentinos y chilenos comprueben que no es en las políticas de derecha donde pueden alcanzar sus aspiraciones de equidad y crecimiento continuo y sustentable. Que tampoco logre de los gobernantes de derecha un freno efectivo a la delincuencia, cuando se trata de una lacra que más requiere de justicia social, oportunidades de trabajo y salarios dignos, que de represión y de seguir aumentando las fuerzas policiales. De que terminen los flagrantes abusos del gran empresariado si se quiere inhibir la acción de los grupos marginados y pobres, como de la juventud desesperanzada.

Sin duda que es en la injusticia social, pero sobre todo en la impunidad, donde se alimenta el crimen organizado y cada vez más violento en nuestros países. ¿Qué otra cosa puede hacer un desempleado  que delinquir para su mínimo sustento personal y familiar? ¿Por qué hasta los mismos policías tendrían que mantenerse probos ante los asaltos de las Fuerzas Armadas al erario nacional? O, ¿por qué los jueces tendrían que resistir la tentación del cohecho, ante los políticos abiertamente sobornados por las grandes empresas?

Es la izquierdización de la corrupción la que alimenta a los Bolsonaro, los Macri y los Piñera, aun cuando la trayectoria personal de éstos haya sido también repugnante por sus negociados y fraudes. Cuando los tres, de buena forma, deben sus éxitos electorales a su capacidad económica para sojuzgar a los medios de comunicación, financiar sus millonarias campañas electorales y penetrar el mundo de las redes sociales, donde ahora se han instalado las grandes verdades y falsedades que son las más absorbidas por la población ignorante y menos reflexiva.

Y cómo no agregar algo también muy importante: por qué los pueblos tendrían que seguir fieles al ideario progresista cuando las izquierdas en el poder poco o nada hicieron para acabar con los abusos del sistema previsional, la usura de los bancos, el descarado negocio de la salud. Cuando fueron los propios gobiernos de la Concertación en nuestro país los que privatizaron la economía más que los militares y mantuvieron plenamente vigente la Constitución Política de Pinochet. ¿Es que acaso el peronismo, los herederos de la Unidad Popular o el mismo PT hicieron la revolución tan prometida? ¿O la hace Ortega en Nicaragua? ¿No es lícito que nuestros electorados hoy busquen una alternativa aunque sea en las fauces mismas del neofascismo? ¿No se hará necesario que nuestros pueblos comprueben por sí mismos que la solución ciertamente no está en la derecha y se avengan a consolidar nuevas organizaciones y formas de lucha para cambiar las cosas en su favor.

Muchos nos debemos preguntar, además,  por qué algunos “izquierdistas chilenos y latinoamericanos están tan abrumados por el triunfo de Bolsonaro. ¿Es que les preocupa el desencanto popular que pueda sobrevenir a su victoria, más que la posibilidad de perder las ubres que les pusieron los gobiernos del PT a sus partidos, movimientos y alcancías electorales. No son, en nuestro país,  los mismos personajes que todavía son investigados por los tribunales o escaparon de una sentencia gracias a las leyes de la prescripción y no de la justicia. ¿No parece tan extraño, entonces,  que expresidentes  y connotados políticos hayan perdido toda compostura al respecto o se hayan saltado olímpicamente todas las normas diplomáticas. Incluso, las que les señalan la imprudencia de inmiscuirse en los asuntos de los otros países.
¿Es que acaso creen que Bolsonaro podría destapar la olla de los escándalos del PT y de otras colectividades de Chile y América Latina financiadas por las empresas brasileras que hoy, naturalmente, se aprestan para entrar al gobierno del país más poderoso de nuestra Región?

No. Para tranquilidad de todos éstos, creo que podríamos asegurar que la derecha brasilera, como la de todos nuestros países, no va a proponerse este cometido sino, más bien, emular y hacer lo mismo de quienes los antecedieron en el gobierno. Sus tutores del Departamento de Estado y de las transnacionales obviamente no se proponen acabar con los facinerosos sino reemplazarlos y despejarse aún más el camino para definitivamente “hacerse la América” y cumplir el genuino imperativo de la doctrina Monroe de establecer plena soberanía en todo nuestro Continente.

Felizmente respecto de lo que acontece en Brasil, el auténtico progresismo latinoamericano ve con optimismo y esperanza lo que ocurra con Andrés Manuel López Obrador en México, quien también llega al gobierno con la promesa de encarar a la corrupción y conjurar el trágico legado de los gobiernos del PRI y de la derecha. Solo que en su caso viene abrigado por un sólido ideario de reformas para beneficiar a los más pobres y excluidos y, hasta donde sabemos, una intachable trayectoria personal.

Lo que más debemos lamentar es que, con la corrupción y en incumplimiento de lo prometido, nuestros pueblos ya han terminado por decepcionarse de la democracia misma. Según lo arrojan las encuestas de Latino barómetro. Que día a día crezca el número de los que no votan y ya no tienen ningún aliciente para confiar en los partidos políticos o en el mismo sistema institucional. Que se haya impuesto en Brasil un candidato que no presenta programa alguno de gobierno, ni manifiesta interés en debatir con sus adversarios.

 juanpablo.cardenas.s@gmail.com

Los señalamientos de los esperpentos William Brownfield y MHEO confirman la reactivación del plan “Colapso Total”


 Por Juan Martorano:
Para activar la intervención militar contra Venezuela

Los acontecimientos de los últimos días han adquirido un inusitado dinamismo. Dentro de la evaluación situacional que se pretende hacer, aportaremos algunos elementos, a fin de realizar prognosis sobre los posibles escenarios en contra de la República Bolivariana de Venezuela, por el que debemos estar alertas.

Quiero agradecer, antes de continuar, los innumerables correos y mensajes de felicitación y a aquellos y aquellas que han comprendido en su justa medida, las intenciones de mis más recientes artículos, que aunque escritos en tono fuerte, buscan combatir algunos elementos contrarrevolucionarios enquistados dentro de la propia estructura gubernamental. No he planteado que Nicolás Maduro ni su gobierno sean contrarrevolucionarios, pero si puedo señalar sin aspavientos, que dentro del gobierno socialista que dirige Maduro hay elementos reformistas y contrarrevolucionarios, pero de eso nos referiremos en futuros artículos, oportunamente.

Pero ante la contradicción principal entre el imperialismo y la Patria, pues es necesario dedicar líneas y formular advertencias sobre los posibles escenarios, como ya indiqué, y congelar de momento, las contradicciones secundarias.

Un primer elemento a señalar en la evaluación tiene que ver con el incremento de las cotizaciones ilegales de la divisa estadounidense, el dólar. Qué casualidad que luego de un incremento, rompiendo los cánones de la propia ortodoxia neoliberal, esta divisa se incremente en más de un 50% en menos de cuatro días, a la par de los señalamientos del FMI, donde afirma que la inflación de Venezuela en el año 2019 llegaría a más de 10.000.000%.

Indudablemente, que, ante una escalada de las agresiones económicas de este tipo, el gobierno debe defenderse, y es en ese sentido que observamos el reciente anuncio del ministro del Poder Popular de Industrias y Vicepresidente Sectorial de Economía, Tareck El Aissami, al informar ante la opinión pública nacional e internacional, que las transacciones cambiarias se realizarán en euros, yuanes y cualquier otra moneda convertible, excluyendo el dólar. Sin duda una medida audaz, que habrá que evaluar sus implicaciones e impactos en el transcurrir de los próximos días.

Asimismo, cabe destacar la escalada que nos hemos permitido denunciar en el sistema de transporte. Particularmente este servidor quien esto escribe, ha denunciado el que ocurre en los terminales Big Low Center que sirve a la ciudad de Valencia en el estado Carabobo, y La Bandera en Caracas. A ello habría que agregarle que el transporte interurbano de Carabobo, desde hace rato los transportistas vienen incumpliendo la tarifa provisional acordada entre el Ejecutivo Nacional y los gremios del volante, al estar cobrando ya entre 3 y 5 bolívares soberanos. Entiendo que la información de otros estados es similar, o aún peor que esta que estamos denunciando.

Tal situación podría ser parte de la respuesta de estos sectores del transporte, ante el reciente anuncio del Primer Mandatario Nacional, Nicolás Maduro, de que a partir de esta semana se comience a implementar la política de subsidios a la gasolina venezolana. Dicha medida ha sido postergada en varias oportunidades, presumimos producto de sabotajes y boicot de algunos sectores interesados en que estas medidas no se lleven a cabo, a fin de continuar desangrando nuestro país a través del contrabando de extracción de nuestros combustibles.

También debemos destacar las recientes interrupciones no programadas del servicio eléctrico que afecto a once estados de la geografía nacional. Y concatenado con ello, esta acción interrumpió la prestación del servicio del Metro en la estación Plaza Venezuela de la ciudad de Caracas (aun cuando la capital de la República no resultó afectada por el apagón) y el servicio de ferrocarril que sirve a Los Valles del Tuy, en el estado Miranda. En esta última situación se tradujo en interminables y kilométricas colas, desbordando y colapsando el referido servicio.

Bueno es de señalar que dicha acción en contra del servicio eléctrico se debió a una explosión registrada en la estación eléctrica de La Arenosa, en el estado Carabobo (Importante es de destacar que en el sector de Naguanagua donde me encuentro, se fue durante dos días consecutivos la luz). Las investigaciones determinarán las verdaderas causas de lo allí ocurrido, pero seguramente podríamos estar ante la presencia de una acción de sabotaje al sistema eléctrico nacional.

Igualmente, hay que tomar nota y no perder de vista a la ocurrencia de un nuevo hecho de violencia en la ciudad de Tumeremo, municipio Sifontes del estado Bolívar, el cual se habría traducido en la muerte de 16 personas fallecidas y 6 personas heridas. Paralelo a ello, también en el sur del estado Bolívar, entre este municipio y el municipio Gran Sabana (por cierto fronterizos con países como Guyana y Brasil, cuyos gobiernos hoy en día son hostiles al nuestro) se registran protestas traducidas en el cierre de vías de la troncal 10 por parte de algunos grupos de la etnia pemón. Pero este tema es un capítulo aparte, y ameritaría otro artículo para explicar con mayor detalle lo que allí ocurre.
Estas son, dentro de mi análisis situacional, las situaciones más relevantes, sin obviar otras que comentaríamos en otros artículos.

Ahora, para poder entender la ocurrencia de estos eventos y otros que por razones de tiempo y espacio no pude detallar en la presente nota, cabe destacar, por lo menos tres declaraciones de tres actores que a continuación voy a describir, más una información que escuche de una ciudadana, presumo que de nacionalidad colombiana, expresó mientras estuve en la cola del terminal del Big Low Center, y que me parece sumamente grave.

La primera, tiene que ver con las propias declaraciones del Presidente Nicolás Maduro, en el marco de la clausura del Congreso Constituyente de la Central Bolivariana Socialista de Trabajadores y Trabajadoras de la Pesca, la Ciudad y el Campo (CBST), la semana pasada, donde señaló que en el supuesto de que fuese derrocado, la clase trabajadora debería declararse en huelga general, y aliarse con los sectores militares patriotas, para restablecer el Gobierno y la Revolución Bolivariana.

Pero, en vísperas de esas declaraciones, el inefable ex embajador de Estados Unidos en Colombia y Venezuela, William Brownfield, uno de los principales enemigos que tuvimos aquí, y que participó y participa en cuanto plan haya para derrocar nuestro Gobierno y propiciar una intervención militar a nuestro país para venir a saquear nuestras riquezas; no conforme con tildar de “Narco Estado” a Venezuela, señaló recientemente que, a su juicio, la mejor solución sería acelerar el colapso del país.

A la par de ello, Miguel Henrique Otero, editor del diario El Nacional, señaló que esperaba que antes del mes de diciembre, poder titular: “Venezuela amanece de nuevo en democracia”. Cualquier parecido con lo realizado por este señor durante los días del sangriento Golpe de Estado del 11 de abril de 2002 no es mera coincidencia.

Y la señora colombiana que se encontraba en una cola que la llevaría a San Felipe, en el estado Yaracuy, hablando lo que dijo en contra del gobierno venezolano, particularmente me llamo la atención cuando señaló lo siguiente: “El gobierno nacional va a dictar un decreto de prohibición de salida del país de los niños y niñas. Yo ya saqué a mis nietos y los llevé para Colombia, porque ya desde los medios colombianos, están diciendo que a Venezuela la van a intervenir.” (Destacado y subrayado del articulista).

En definitiva, ante la evaluación de la situación y de evaluar las declaraciones del presidente Maduro, de Brownfield y Henrique Otero, más las declaraciones de esta señora, es evidente que existe un plan para impulsar un cambio de régimen en el país. Este cambio sería producto de un Golpe Militar (un poco difícil en estos momentos, aunque no imposible totalmente), una desobediencia civil, guerra civil, intervención militar de tipo “humanitario”, o la combinación de todos ellos.

Pero no podemos olvidar lo denunciado en su momento por la periodista argentina Stella Calloni y el presidente boliviano Evo Morales, sobre la orden de operaciones “Master Stroke” o “Golpe Maestro”, firmada por el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, Kurt Tidd, para concretar el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro antes de diciembre de este año 2018. Este es un elemento que no puede obviarse a la hora de los análisis y las prospectivas a realizar.

Pero agregaría más, los señalamientos de Brownfield, Henrique Otero y de otros actores que puedan surgir en los próximos días, más la ocurrencia de otros eventos desencadenantes producto de anuncios y acciones que adopte el Gobierno Nacional, se dan en el marco de la reactivación del denominado Plan “Colapso Total”, el cual fue advertido por el propio Presidente Nicolás Maduro en el mes de octubre del año 2013, si la memoria no me falla. A veces, pareciera que los ciclos históricos y ciertos acontecimientos tienden a repetirse.

Por ello, mi llamado al pueblo a estar alertas y prevenidos ante esta nueva oleada conspirativa que busca no solo la salida violenta del actual Jefe de Estado venezolano, sino la destrucción de nuestra forma republicana y Estado- Nación llamado República Bolivariana de Venezuela.
Asimismo, sumo a mi llamado la movilización nacional y permanente, y a prepararnos ante estos escenarios que algunos pretenden concretar.

¡Bolívar y Chávez viven! ¡Y sus luchas y la Patria que nos legaron siguen!
¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Independencia y Patria Socialista!
¡Viviremos y Venceremos!
jmartoranooster@gmail.com

Otra vez Maduro en la mira de un magnicidio Made in USA


Por Rolando Prudencio Briancon:

Los intentos son varios y el objetivo es el mismo. Ya no debería sólo extrañarnos que la vida del presidente Maduro esté asediada por la sombra del magnicidio, pues los intentos son harto conocidos, como también el objetivo sigue siendo el mismo; sino lo que lo sí debe preocuparnos es la pasividad de quienes estando comprometidos en esta alevosía no aclaren nada, como es el caso del gobierno de EE.UU. O el gobierno chileno que se ha visto envuelto en el magnicidio en grado de frustración del pasado 4 de agosto, cuando desde la embajada chilena en Caracas se planificó la fuga de Heryberth Rivas Vivas, alias “El Morfeo”, responsable de intento fallido.


Cabe hacer notar que los intentos magnicidas, también estuvieron precedidos por las intentonas de promover un Golpe de Estado contra Nicolás Maduro, que fue soliviantado a los militares por Mike Pence. No en vano Trump ha afirmado que: “Todas las opciones están en la mesa”. No hace falta entonces ser muy avispado para entender lo que denunció el presidente Maduro, que desde la Casa Blanca se ha dado la orden a las oligarquías bogotanas para su asesinato. Si esa es la razón por la que el ultraderechista de Uribe ha pedido a la comunidad internacional promover una “intervención doméstica”, que no es sino un eufemismo, para la estocada final que elaboran los estadounidenses.

Esa es la explicación también del: porqué el gobierno de Duque estuvo comprometido en el intento de fuga, también frustrado de “El Morfeo”, quien confesó su participación en el ataque con el dron el pasado 4 de agosto, involucrando como señalaba anteriormente a diplomáticos chilenos, en la segunda parte del operativo que ya era el plan de fuga de los autores hacia Colombia.

Claro que Maduro es un hueso duro de roer, y tiene además a un pueblo movilizado que está dispuesto a defender el legado de Chávez y de Bolívar, como lo ha estado victoriosamente haciendo hasta ahora, estando él a la cabeza de la defensa de la revolución bolivariana; pero también en la construcción del Socialismo que es la tarea trascendental, y que está más allá de las personas.

Estamos en tiempos de la apología para el retronó del neofascismo -una vez que el neoliberalismo está en entredicho- en el continente y el mundo, y que no es sino el preámbulo de que se vienen  tiempos mucho más violentos aún, pero como dice ese refrán: “A más fuego se funde el mejor acero”.

prudenprusiano@gmail.com

Universidades agonizando no porque falte presupuesto si no porque sobran ladrones


Por Manuel Humberto Restrepo Domínguez:

La conciencia, juzga, escoge, mueve, permite comprender el sentido de las luchas, las resistencias, los compromisos con los derechos, con el respeto a los otros y con el cumplimiento responsable ante la sociedad por cada actitud tomada o acción ejecutada. Conciencia es el calificativo de la apoteósica movilización universitaria del 10 de octubre de 2018, que luego de haber llenado las plazas principales de las ciudades capitales e intermedias en todo el país tendrá que cobrar cara su victoria.


La toma de Bogotá en defensa de la universidad pública, -desfinanciada y puesta en riesgo por la inequitativa distribución de los recursos del estado y la intromisión de la clase política en la toma de decisiones- señaló el rumbo de la lucha universitaria renovada y dispuesta a impedir que las universidades públicas dejen de existir. La movilización redescubrió que no se necesita ser estudiante, profesor o trabajador de la universidad para entender que mientras el pueblo sea mantenido en la ignorancia las elites tendrán asegurado su presente y su futuro y los sectores populares su desgracia.

 Los datos indican que el 60% de los estudiantes de las universidades publicas pertenecen a los sectores populares, que reciben ingresos familiares menores a dos salarios mínimos al mes (aprox 500 dólares) y el 70% del profesorado tiene contratos precarios inferiores a 10 meses y sometidos a rigurosos controles a sus actividades y sus actuaciones para ser contratados otra vez. La nación colombiana permanece atada a los compromisos del pacto social vigente, paga impuestos onerosos cumplidamente, acata las leyes, responde a las convocatorias a elecciones, pero el estado distribuye mal, privilegia asuntos como la guerra y el pago de intereses de la deuda contraída con organismos y banca multilateral que se quedan con cerca de la mitad del presupuesto nacional en detrimento de derechos como salud, trabajo, agua, alimento y educación y esas mismas elites que mal distribuyen despojan en corrupción de 40 billones y exoneran empresas trasnacionales por más de 10 billones. Montos que si no fueran saqueados y se diera una mejor distribución estatal no tendrían en problemas y carencias a nadie y Colombia seria el país rico y en paz que todos sus habitantes  anhelan

Está en riesgo el sistema universitario público compuesto hasta hoy por 32 universidades públicas, 28 instituciones técnicas y tecnológicas y el servicio nacional de aprendizaje (Sena), cuyo sostenimiento depende de los recursos de la nación y de su autonomía y libertades de investigación y catedra. La causa inmediata del riesgo es la desfinanciación con origen en los incumplimientos del estado para asignar los presupuestos adecuados para el funcionamiento e inversión acordes al crecimiento desbordado pero necesario sin garantías. Por tratarse de una situación de riesgo que pesa sobre un derecho conquistado en luchas anteriores, corresponde al estado poner las soluciones inmediatas, como lo ha hecho en otras ocasiones, incluso por fuera de sus obligaciones, salvando de las crisis a bancos o exportadores. Al partido de gobierno (C.D) que controla la presidencia y el congreso le corresponde atender el momento de crisis aunque su talante “retrogrado, sectario, divisionista y destructivo” (Cecilia Orozco Tascon, el espectador.com 10/10/2018), provoque desesperanza, sobretodo porque con arrogancia dictatorial, el presidente del senado muy molesto en su primer acercamiento con los manifestantes mando a callar a la representante estudiantil que explicaba la crisis en el senado y con desprecio concedió “30 segundos para que acabe niña”, y el presidente del gobierno con indiferencia adujo que “tenemos el presupuesto más alto que se haya visto”.

La señal es que a los dos, no les importan los estudiantes, ni la crisis de las universidades públicas que solo reciben el 10% del total de los recursos asignados a la educación (de los que habla el presidente), y estos incluyen una alta suma transferida al sector privado con programas como “ser pilo paga” que además se beneficia de la capacidad de los mejores estudiantes provenientes de los sectores populares, que en en la universidad pública se formarían con recursos públicos 5 o más veces por debajo de lo que le cuesta al país formarlos en la universidad privada, que los reclama suyos.

Las plazas llenas, sin el menor asomo de violencia, con una forma organizativa renovada, creativa y convencida de la necesidad de que la universidad es un bien público innegociable y la educación un derecho irrenunciable, le notificaron al poder hegemónico, que hay inconformidad y total disposición a mantener de manera indefinida, hasta cobrar cara su victoria en las calles, para materializar mediante la justa lucha el derecho que tienen los hijos de los sectores populares a asistir a la universidad pública y contribuir con conocimiento, ciencia y cultura a forjar la riqueza y el bienestar de la nación que aspira a vivir en paz, alejada de la guerra y las humillaciones a las que son sometidos los pueblos que sobreviven en la ignorancia y el olvido.

Las movilizaciones de hace 100 años en Córdoba y hace 50 en Paris Y México, le sirven de referencia a los jóvenes entrados en rebeldía y a la sociedad que comprende la magnitud y significado de este momento de protesta, para interconectar luchas transversales contra las técnicas del poder hegemónico, al que no le interesa nada distinto a lo que resulte benéfico para los suyos y sus negocios particulares a costa del sacrificio de la nación entera. Queda claro en la conciencia que la educación produce riqueza y la ignorancia destrucción, razón por la que las elites aparezcan ajenas, indolentes.

La movilización tiene a los estudiantes en la vanguardia. Ellos tienen la palabra y control de la hoja de ruta y también la posibilidad en sus propios caumpus de hacer demostraciones de su capacidad para autogobernarse allí donde sus autoridades, por incapacidad o indiferencia producen desgobierno. El profesorado, trabajadores, organizaciones sociales, indígenas, campesinos e incluso buena parte de directivos acompañan esta lucha acompañan la justa lucha con la claridad de que es ahora o nuca que las universidades se salvan o empiezan su agónica muerte, como lo demostraron con estudios, informes y solicitudes en la Cámara de Representantes el día 10, que coincidiendo en ratificar que “sí hay dinero disponible” para superar el riesgo. Los 500.000 millones ofrecidos por el gobierno, no solucionan nada y la manera de distribución envía un mensaje de indiferencia al indicar que 55.000 millones irán a la base presupuestal (promedio cercano a 1000 millones para universidad de entre 20 y 30.000 estudiantes) y 223.000 millones para inversión cuando la deuda histórica supera 15 billones. La suma ofrecida no responde a las demandas y se puede interpretar más bien como una pieza táctica del engranaje de falsedades y engaños para debilitar, dividir y crear fisuras en la unidad de lucha.

 Quedó al descubierto que sí existen recursos ordinarios disponibles y no apropiarlos viola la ley. Se dijo por ejemplo que la reforma tributaria ya contempló estos recursos, pero además que hay otras fuentes posibles como los recaudos adicionales por aumento en los precios del petróleo que por cada dólar dejan 350.000 millones. En síntesis como muchos dijeron no se necesita ser estudiante, docente o trabajador de la universidad para entender que la educación produce más riqueza y bienestar que la ignorancia.  Y que no falta presupuesto si no que sobran ladrones incrustados en el poder hegemónico.
mrestrepo33@hotmail.com

martes, 16 de octubre de 2018

Un hombre al que llamaba “el Che”


 Por Pedro Castellano:
El 14 de junio de 1.928 en Rosario Argentina nació ERNESTO GUEVARA DE LA SERNA, conocido mundialmente como el “Che Guevara”, político, escritor, periodista, médico e insigne luchador por la libertad de los pueblos latinoamericanos, se convirtió en Cuba en un héroe nacional, conjuntamente con los comandantes Fidel Castro Ruth y su hermano Raúl, reconocido por ese pueblo como hijo ilustre y en febrero de 1.959 el Presidente de Cuba para el entonces Manuel Urrutia lo declaró Ciudadano Cubano por Nacimiento.

Como ciudadano cubano desempeñó innumerables cargos dentro del Gobierno Revolucionario, luchó en África por la libertad de la República Democrática del Congo.
En 1.965, teniendo 37 años, viaja a Bolivia cuyo objetivo fue llevar una revolución liberadora y en encarnizados combates en la Quebrada del Churo es herido en la pierna izquierda y detenido.  Fue trasladado al poblado de la Higuera.  El Sargento Mario Terán comisionado por su comandante y éste a su vez por el Presidente Barrientos en dos ráfagas de ametralladora quita miserablemente la vida al Che, destruyendo un sueño y una idea.  El deceso se produjo a la una y diez minutos de la tarde (1:10 pm) del 09 de octubre de 1.967, tenía 39 años y 3 meses de fecunda vida.

Curiosamente, en el 2007, médicos cubanos, en el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia le devolvieron la vista a Mario Terán; la noticia fue informada por el periódico oficial cubano Granma.
Se puede decir, la muerte del Che dejó viva en el pueblo boliviano la idea de libertad que el Presidente Evo Morales Ayma finalmente capitaliza.

El Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia debe considerar el esfuerzo que el Che sembró en su pueblo, preñándolos con el virus de la libertad cuya llama se extendió por todos los poblados dejando hoy en la presidencia un gobierno que cambia la terrible situación en la que estaba sumida por los anteriores gobiernos vendidos a EE.UU.
Bolivia fue considerada por el Libertador Simón Bolívar como su hija predilecta y escogida por el Che para iniciar el proceso libertario de los pueblos de Latino América.

Con todo respeto, sugiero al Presidente Morales, salvo mejor criterio, la posibilidad de conceder a nuestro inmortal Ernesto “Che” Guevara la ciudadanía Boliviana, Post Mortem, por Nacimiento.  Y, que esta, a su vez, sirva de ejemplo a todas las naciones de Suramérica y Centroamérica para otorgarle, Post Mortem, la nacionalidad por nacimiento.
Y, que sea éste el modelo para que a los hijos por nacimiento en Latinoamérica les sea concedido un solo Carnet de Identidad y un solo Pasaporte, es decir, una sola nacionalidad concedida por la Nación Latinoamericana.

pedrohernandezcastellanos3546@gmail.com