jueves, 8 de abril de 2021

LA LUCHA, LA UNIDAD Y LA ESPERANZA EN NUESTRA AMÉRICA

Por Oscar Rotundo*. – 

En Nuestra América, nuestro Aby Ayala, sacrificado, laborioso y combativo, vivimos en una lucha constante e histórica por lograr la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, tratando de desmontar el rol asignado por los centros imperiales del poder capitalista que concebían al mundo civilizado excluyendo nuestras necesidades y voluntades

Desde que llegaron los conquistadores, hace más de quinientos años, concibieron a nuestros pueblos como mercancías poseedoras de riquezas y tomaron con engaños y violencia aquellas cosas que valoraban, sin tener en cuenta la vida que los rodeaba.

Saquearon, explotaron y asesinaron, se apropiaron de la tierra y la fuerza de trabajo, mancillaron las creencias y culturas, pero no pudieron arrebatar la esperanza.

La esperanza se construye, y como expresa la sentencia “cuando el mundo dice que te rindas, la esperanza susurra que lo intentes una vez más”, así nuestros pueblos se han abierto camino entre la injusticia y la violencia para construir su destino.

El camino no ha sido fácil y la esperanza ha tenido diferentes expresiones que le han dado vida, una de ellas ha sido la unidad; la unidad ha demostrado ser una de las fortalezas de la esperanza, porque la división forma parte de las tácticas indispensables para derrotar a un enemigo.

Divide y triunfarás, ha sido una consigna y una estrategia con la que se ha minado la esperanza de generaciones enteras, pero las circunstancias y la sabiduría popular, han permitido que esos obstáculos siempre representen un desafío frente a la realidad.

La unidad alimenta a la esperanza, en el combate por la construcción de un futuro mejor y esa unidad, no solo se manifiesta en lo organizativo, también se manifiesta en el salto cualitativo de las conciencias en aquellos que son capaces de avanzar salvando las diferencias.

Las luchas por nuestra independencia forjaron la esperanza de concretar la Gran Colombia, el Libertador Simón Bolívar proclamaba “Unidad, unidad, unidad, debe ser nuestra divisa” alimentando la esperanza de que la derrota del imperio colonialista español fuera el inicio de un futuro de prosperidad.

La unidad, la lucha y la esperanza en Bolivia derrotaron al golpe fascista y devolvieron la democracia al país, para consolidar a un gobierno popular que trabaja arduamente para salvar la vida de su pueblo y para restablecer la justicia y el estado de derecho masillado por el anacrónico egoísmo de las minorías reaccionarias.

También en Cuba, Venezuela y Nicaragua, la unidad, la lucha y la esperanza, se complementan para evitar la tragedia neoliberal que ha azotado a Colombia, Argentina y Brasil y que mantiene cautiva a Paraguay y Chile bajo el yugo de la represión y la miseria, y que lamentablemente ha sacudido al Uruguay y a El Salvador.

Este 2021 del siglo XXI, un virus letal ha puesto en jaque la superestructura del capitalismo acelerando un proceso de desigualdad social que empuja a los centros de poder a un nivel de descontrol imprevisto y coloca el foco en una realidad que rebasa las especulaciones y monta en la escena a diversos actores que ellos pensaban poder controlar o neutralizar.

China, Rusia, Irán y los gobiernos progresistas y revolucionarios del planeta están más vivos que nunca y desafían la hegemonía mundial imperialista con nuevas reglas del juego y un poder desafiante en todos los terrenos.

Justamente, esto se da en momentos en que en América del Sur cruje el armazón de mentiras y manipulaciones con el que la derecha neoliberal se montó en varios gobiernos de la región y en este proscenio la lucha y la unidad vuelven a sustentar esa esperanza que los pueblos guardan en lo más íntimo de su convicción.

La dinámica de los procesos que nos llevan hacia la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, nos hace combatir en todos los terrenos y por ellos, muchas veces se accede a la gobernabilidad que nos permite remediar muchas de las injusticias del sistema, pero ese no es el final del camino, ni el fin de la confrontación.

La gobernabilidad es una estación en la que se pueden plasmar aspectos de la justicia social, la independencia económica y la soberanía política, pero siempre será el nivel en donde la confrontación con los poderes facticos serás más agresiva.

Los pueblos luchan por la independencia contra los esclavos de la dependencia, los representantes del egoísmo, de la xenofobia, contra los temerosos del cambio, de lo desconocido y diferente, contra aquellos que sin el control se sienten débiles o lo que es peor, iguales a sus semejantes, entonces se vuelven violentos, terribles e impredecibles.

En el mundo existen 2.755 multimillonarios [1] Según un “pronóstico inmediato” (estimación preliminar) sobre 2020 en el que se incorporan los efectos de la pandemia de COVID-19, se calcula que esta empujará a entre 88 millones y 115 millones más de personas a la pobreza extrema, con lo que el total se situará entre 703 millones y 729 millones” … “Según estimaciones de nuevos estudios, el cambio climático llevará a la pobreza a entre 68 millones y 135 millones de personas para 2030”. [2] 

Con este panorama por delante es indispensable redoblar la unidad, esforzarse en la lucha y alimentar la esperanza, todos y todas somos importantes para construir con solidaridad una fuerza poderosa que derrote la injusticia y la ignorancia, salve la vida de los sectores vulnerables y ponga a andar a las fuerzas del trabajo.

Este 11 de abril en varios países de nuestro Aby Ayala habrá elecciones, en cada una de ellas se expresan lo nuevo y lo de siempre, las fuerzas de la esperanza y las de la resignación, las de la independencia y la soberanía y las de la sumisión.

El triunfo de los movimientos populares en esta oportunidad electoral nos acercará a la consolidación de nuestro proyecto histórico y reforzará la esperanza de aquellos hermanos que sufren todavía el yugo de la dependencia en países gobernados por los mercenarios del imperio rapaz y genocida.

Este 11 de abril recordaremos la saña asesina de los golpistas en la Patria de Bolívar y como la esperanza se hizo futuro el día 13 de la mano de su pueblo.

Este 11 de abril la tierra de Manco Capac podrá sacudirse el yugo milenario que la postró en la miseria, consagrando a una hija del pueblo en los destinos del porvenir.

Este 11 de abril el Estado Plurinacional del Bolivia dará un paso más en la dignificación de su futuro.

Este 11 de abril la esperanza retornará con orgullo en Ecuador.

Y de esta manera el Tahuantinsuyo revivirá con el corazón de la Pachamama, latiendo con esperanza, preparándonos para las nuevas luchas, más combativos, más unidos y más solidarios.

Notas:

*Analista político del equipo de Periodismo Internacional Alternativo PIA Global

[1] https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_multimillonarios

[2] https://www.bancomundial.org/es/

rotundointernacional2020@gmail.com

miércoles, 7 de abril de 2021

Venezuela tiene su estrategia: Escudo Bolivariano

 Por Sergio Rodríguez Gelfenstein: 

A través de la historia (por lo menos desde el fin de la segunda guerra mundial) la impronta intervencionista de Estados Unidos tuvo a la Agencia Central de Inteligencia (CIA) como actor principal. Todo el entramado conspirativo que condujo a invasiones armadas, golpes de estado contra presidentes democráticos, asesinato de líderes, desestabilización de países, entrenamiento de terroristas y oficiales de otras naciones, la aplicación de interrogatorios bajo tortura y la sistematización de métodos de obtención de información violando derechos humanos y todo tipo de acciones ilegales tenían como eje, operaciones encubiertas y de inteligencia de ese servicio fundado en 1947.

La secretividad y el ocultamiento de las operaciones de la CIA marcaban la pauta de la política exterior de Estados Unidos en conflicto permanente con el Departamento de Estado y la Consejería de Seguridad Nacional, en el protagonismo por atribuirse logros en el cumplimiento de los objetivos internacionales imperiales de su país.

Caso paradigmático en este sentido fue el accionar de Estados Unidos contra Chile durante el gobierno del presidente Salvador Allende. En primer lugar, el presidente Nixon intentó impedir por todos los medios que Allende fuera ratificado por el Congreso como lo establecía la ley chilena de la época. Para ello recurrieron incluso al expediente de asesinar al Comandante en Jefe del Ejército, general René Schneider, un militar constitucionalista. 

Al no lograr ese objetivo, Nixon dio instrucciones para desestabilizar el país a fin de hacer fracasar la gestión del gobierno de la Unidad Popular y provocar un colapso bajo la orden de “hacer crujir la economía”, otorgando amplios recursos y atribuciones que fueron creando las condiciones para el golpe de Estado de septiembre de 1973. Todo esto, en colusión con las fuerzas armadas, los partidos políticos de la oposición, agremiaciones empresariales y medios de comunicación.

Aunque había manifestaciones exteriores que daban cuenta de los preparativos violentos para la interrupción de la democracia, todo se planificó y organizó en total secreto. Tal vez en aquella época la existencia de un sistema internacional bipolar impedía que Estados Unidos actuara con abierta impunidad.

Hoy ya no es así. Un mundo indefinido en términos de su estructura, pugna entre la imposición unipolar de Estados Unidos y sus adláteres, en particular una Europa desdibujada y subordinada, carente de personalidad internacional, que choca con los deseos mayoritarios de multipolaridad.

Sin embargo, no se posee la fuerza suficiente para contrarrestar la soberbia imperial ni impedir los desmanes de la potencia norteamericana que actúa con total impunidad ante la violación del derecho internacional. Se ha llegado incluso al absurdo que la ONU sea dirigida por un ex primer ministro de un país de la OTAN, la alianza militar más agresiva y guerrerista de la historia.

Este es el contexto que permite que Estados Unidos pueda – en la actualidad- develar públicamente sus planes de agresión, sin tener que enfrentar contratiempos de ningún tipo. En el caso de Venezuela, tal situación ha sido más que evidente.

En un primer momento, resultó curioso que haya sido el diplomático estadounidense James Story acreditado en Bogotá a cargo de la Oficina de Venezuela en Colombia, actuando como líder del terrorismo criollo quien diera a conocer en marzo la creación de una nueva plataforma política para agrupar a ese sector de la oposición venezolana.

Dicha agrupación bautizada como Nueva Alianza por Elecciones Libres se propone ser “una plataforma conformada por la sociedad civil, varias ONG, un sector del empresariado y los partidos políticos del G-4, que trabajarán unidos para luchar contra el régimen”. Con esto se dio por superado el “Frente Amplio Venezuela Unida”, que al igual que sus innumerables antecesores fracasó en el intento de derrocar por la fuerza al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Así, se hace patente, que ante el fiasco y la decepción que ha significado el liderazgo nacional, Estados Unidos haya decidido que en esta etapa, esa responsabilidad la asumiera directamente un miembro del Departamento de Estado, quien con una CIA renovada en la administración Biden tratará de conformar –al igual que en el Chile de Allende- una agrupación de “partidos políticos de oposición, agremiaciones empresariales y medios de comunicación”, toda vez que fueron frustradas sus intenciones de quebrar a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, elemento fundamental que contrasta absolutamente con la ya conocida experiencia chilena.

Más recientemente, el pasado martes 6 se ha conocido otra arista de la guerra multifuncional que Estados Unidos libra contra Venezuela y que es develada públicamente por sus dirigentes. El secretario de Estado Anthony Blinken se comunicó por vía telefónica con el presidente de Colombia, Iván Duque, para agradecerle por los servicios que Bogotá le está prestando a Estados Unidos a fin de construir una “alianza multifacética”  con el objetivo de derrocar al gobierno de Venezuela e instalar uno de su agrado. Claro… eso se disfrazó como el "compromiso común" que tienen "con la restauración de la democracia y el Estado de Derecho en Venezuela".

Blinken dejó claro que la violación de derechos humanos en Colombia, el irrespeto al estado de derecho y los múltiples asesinatos de dirigentes sociales y ex combatientes de las FARC, seguirán contando con el aval de Estados Unidos, siempre que Colombia siga siendo el portaviones de Washington para su intervención en la región. Claro… eso lo disimularon como “los esfuerzos de Colombia para promover la democracia en toda la región".

Así mismo Blinken le aseguró a Duque, que para dar continuidad a su política de seguridad democrática que significa, exterminio de dirigentes sociales, realización de ejecuciones extrajudiciales, alianza con el narcotráfico y el paramilitarismo e incremento más acelerado  de las exportaciones de cocaína colombiana a Estados Unidos para que los jóvenes de ese país tengan la droga suficiente para su consumo, sin crear insuficiencias peligrosas para el mercado, Colombia seguirá contando con el apoyo de Estados Unidos. Claro… eso fue enmascarado como “compromiso de Washington de continuar la estrecha cooperación en materia de seguridad, desarrollo rural y lucha contra el narcotráfico para apoyar la paz en Colombia"

“Por la boca muere el pez”, ellos mismos han dado a conocer su estrategia: creación de una nueva plataforma terrorista que busque consolidar el apoyo social que no han logrado; acciones militares en la frontera en alianza con bandas de narcotraficantes, paramilitares y delincuentes, además del bloqueo a los recursos de Venezuela para que no lleguen combustibles ni vacunas  a fin de crear desasosiego en el pueblo como lo han develado dirigentes terroristas como Julio Borges y Juan Guaidó, intentando con ello, culpar al gobierno por tal situación.

En esta nueva estrategia, en la que pareciera que la administración Biden ha decidido tomar el control directo de las operaciones, reuniendo bajo un solo mando a sus Fuerzas Armadas, el Departamento de Estado, la CIA, las organizaciones paramilitares colombianas, los carteles del narcotráfico, el gobierno de Colombia y el sector terrorista interno, Venezuela también ha develado su estrategia: Escudo Bolivariano, es decir, pueblo, ejército, conciencia ciudadana, espíritu patriótico, voluntad de lucha y resistencia y alianza cívico-militar.

 sergioro07@hotmail.com 

Conflicto armado colombiano se desborda y se infiltra en Venezuela

El enfrentamiento en el estado Apure dejó al menos dos soldados venezolanos muertos, 32 guerrilleros colombianos detenidos y seis campamentos desarticulados. Ese es el saldo oficial que difundió el Ministerio de Defensa venezolano en un comunicado, pero según los analistas consultados es parte del plan para dar la impresión que atacan al terrorismo cuando las causas podrían ser más complejas.  

Para Luis y María Andarcia, cruzar la frontera por trochas es parte de su cotidianidad desde que comenzó la pandemia. El taxista y su mujer venden chatarra venezolana en Colombia, el negocio menos lucrativo con la carga más pesada de la larga lista de mercancías que atraviesan una de las fronteras más peligrosas del hemisferio. Civiles armados colombianos son quienes deciden quién puede cruzar el río entre ambos países.

"Ellos dicen que son los encargados, nos revisan, y dependiendo de la chatarra que uno lleve deciden cuánto nos cobran por pasar", cuenta a DW Luis Andarcia. "Yo me cuido de solo llevar chatarra, ellos preguntan si llevamos cobre que es el material estratégico; si alguien miente y le encuentran cobre al revisar, son capaces hasta de quitarle a uno la moto", explica. "Vivimos en la zozobra", se lamenta María Andarcia. "No nos gusta hacer esto, pero no nos queda de otra, ya tenemos más de 50 años y no conseguimos trabajo por la crisis que hay en Venezuela". 

El riesgo de cruzar la frontera es cada vez más alto. Según la ONG Control Ciudadano, cada 6 horas es asesinada una persona en los 6 estados venezolanos que tienen frontera con Colombia. Además, cada dos días desaparece o es secuestrada una persona y todos los días hay entre uno y dos enfrentamientos armados en la frontera.

En una reciente ponencia donde estuvo presente DW, la presidenta de Control Ciudadano, Rocío San Miguel, explicó que " la presencia cada vez mayor de grupos armados al margen de la ley en la frontera, controlando todos los tráficos que en estos espacios se producen, entre ellos el de personas, ha llevado a la población a convivir con grupos armados irregulares y bandas delincuenciales a lo largo de la frontera". 

Enfrentamiento armado 

En el más reciente enfrentamiento, ocurrido el 21 de marzo en el estado Apure, dos soldados venezolanos murieron al detonarse minas anti personas, armamento que no es común en Venezuela y que la ONG Fundaredes viene denunciando desde 2018. El presidente de Fundaredes, Javier Tarazona, explicó a DW que lo ocurrido en Apure no fue un simple enfrentamiento entre militares venezolanos y guerrilleros colombianos. Según Tarazona, "estos últimos enfrentamientos de las Fuerzas Armadas venezolanas no son contra la FARC y contra el ELN en su conjunto, sino con disidentes de la FARC que se niegan a recibir las ordenes de Jesús Santrich e Iván Márquez y esto ha llevado a que sin duda alguna sean reiterativos estos enfrentamientos en territorio venezolano".  

Rocío San Miguel concuerda cuando explica que hay una complicidad que poco se conoce sobre el papel que está jugando el ejército venezolano en esta situación. "Pareciera estar dándose una triangulación perversa en la frontera, que termina por proteger al ELN para que sigan actuando con bajo perfil y castigar a la disidencia de las FARC que tiende a actuar con un alto perfil; hay que realizar investigaciones porque de esta manera se comprometería muy gravemente la responsabilidad de los mandos del ejército que tienen jurisdicción en estos espacios fronterizos venezolanos", explica San Miguel. 

El comercio ilegal en la frontera 

Tarazona denuncia que hay más de 9 frentes de disidentes de las FARC y 10 del ELN operando en 20 estados de Venezuela. "Si existiera una confrontación entre el Estado y estos grupos armados no tendríamos emisoras de frecuencia modulada de la guerrilla en el espectro radioeléctrico venezolano," dice Javier Tarazona. En el centro de todo está el comercio ilegal por la frontera, explica San Miguel. 

"La economía ilegal se encuentra en expansión cada día más; no solo involucra a grupos armados al margen de la ley sino también está involucrando cada día a más efectivos de cuerpos de seguridad del Estado venezolano y efectivos de las FF.AA. legales e ilegales en la frontera, escenario por excelencia de esta economía".

Las consecuencias de la tensión en la frontera ya se evidencian con el aumento de venezolanos que huyen hacia Colombia. Fundare des monitorea el proceso migratorio en la frontera y asegura que muchas familias de Apure buscan refugio en Arauca, en poblaciones colombianas donde no hay conflicto.

La investigación de Fundare des demuestra que "hay un impacto por el tema migratorio, estamos viendo a familias que dejan todo, que perdieron todo en medio de estos combates, y situaciones calamitosas en esta huida que emprenden", dice Tarazona. 

Crece la violencia 

La violencia en la frontera tiende a profundizarse según Rocío San Miguel, quien dijo a DW que "lo que hemos aprendido con respecto a economías ilegales en pasos fronterizos es que terminan siendo conflictivas, estos asuntos se dirimen por las armas, eso no los han enseñado los tráficos de drogas, de personas, de minerales en distintas partes del mundo". Lo que más le preocupa es que "esta situación perversa puede llegar en muy corto tiempo a homicidios colectivos similares o comparables a cifras de guerra que en algún momento el conflicto armado en Colombia demostró". 

diegojolivera@gmail.com

Chile, ¿Hacia una Verdadera Asamblea Constituyente?

 Por Lic. José A. Amesty R.

El año pasado 2020, escribimos un artículo sobre Chile llamado: “Chile se Encamina Hacia un Nuevo y Profundo Ciclo Político”, donde luego de hacer una breve historia y consecuencias del modelo neoliberal en Chile, nos preguntamos: ¿Hacia dónde va Chile?

En el mencionado artículo recordamos, y ahora lo hacemos igualmente, sobre la Consulta Popular, hacia la redacción de una nueva Constitución para Chile, donde el 78,27% de los ciudadanos que votaron en el Plebiscito, aprobaron iniciar este proceso. Decíamos que sería un proceso largo y tedioso, aunque monumental, desmontar la vieja Constitución de Augusto Pinochet.

La nueva Constitución chilena, será redactada por una Convención Constituyente, compuesta por 155 miembros electos por votación popular, el 11 de abril del 2021.

Estos constituyentes tendrán 9 meses, para presentar un nuevo texto constitucional, pudiendo ser ampliado por 3 meses más, en una sola oportunidad. De esta manera, a mediados de 2022, el país vivirá un nuevo Plebiscito de salida para aprobar o rechazar la nueva Constitución.

Veamos las etapas del Proceso Constituyente, que tiene a Chile en este Momento Histórico:

15 de noviembre de 2019: Acuerdo por la Paz y la Nueva Constitución.

24 de diciembre de 2019: Reforma constitucional que modifica la Constitución vigente para incorporar el itinerario y reglas del proceso constituyente.

29 de marzo de 2020: Presidente convoca, vía decreto, al plebiscito de entrada del 25 de octubre de 2020.

25 de octubre de 2020: Plebiscito en el que se decide si se aprueba o rechaza la idea de una Nueva Constitución; y cuál sería el órgano que la redacte.

11 de abril de 2021: Elección de Convencionales Constituyentes.

Mayo o junio de 2021: Instalación de la Convención Constituyente.

Hasta 9 o 12 meses después: Convención aprueba un nuevo Texto Constitucional.

Aproximadamente 60 días después (agosto de 2022 aproximadamente): Plebiscito para aprobar o rechazar nueva Constitución. 

Ya estamos a pocos días de celebrarse este paso histórico en la vida política de Chile. Aunque al momento de estar redactando este artículo, surge la eventualidad, que ante la ola de contagios de la Covid-19, que llega a niveles inéditos en toda la pandemia en Chile, el presidente Sebastián Piñera, presentará una reforma constitucional para que se lleven a cabo el 15 y 16 de mayo, la que necesita de los votos de dos tercios del Parlamento. La oposición, sin embargo, anunció que exigirá al Ejecutivo nuevas medidas sanitarias y de ayuda económica, a cambio de respaldar la medida en el Congreso. Veremos que sucede… 

No obstante, la anterior eventualidad, deseamos compartir algunos elementos de tan importante hecho político para la institucionalidad y  para la nacionalidad chilena. 

1.   Lo cierto es que desde que se propuso la fecha del 11 de abril 2021, para la Elección de los Constituyentistas redactores del nuevo texto Constitucional, no ha habido mucha atención periodística y/o comunicacional de tal evento, por lo menos en América Latina, no sabemos si al interior del país. Dejamos esta inquietud-pregunta para su reflexión…

2.    Algunos sectores del país, señalan que en verdad en Chile no se está en un Proceso Constituyente, que no hay una Asamblea Constituyente, ya que lo “acordado” por los partidos políticos de derecha e izquierda, es celebrar una Convención Constitucional. Agregándose además, que la dicha Convención Constitucional, aprobará la nueva Constitucional con el quorum de dos tercios, que deja en entredicho la verdadera soberanía popular de la Convención.

Parece ser una traición al pueblo chileno, quien demanda una Asamblea Constituyente, con todas las potestades para redactar y someter a votación popular (apoyo masivo de un pueblo), un asunto de especial importancia para la Nación, como lo es una Constitución nueva.

Ojala, este 11 de abril, preferentemente, le toque al pueblo chileno, iniciar y decidir su destino al escribir con su mano, con verdaderos redactores del pueblo, la primera Constitución democrática de la historia de Chile.

3.   Otro acuerdo entre las partes fue que el texto Constitucional, será escrito sin amarras a la actual Constitución; es decir que, en ausencia de acuerdos sobre algún punto, no se mantendrá el articulado del texto actual. Sin embargo, la condicionante de la derecha, para ceder dicho punto fue establecer como límites el respeto a la definición de Chile, como una República democrática, el respeto a los DDHH, a todos los tratados internacionales suscritos y a las sentencias judiciales ya ejecutoriadas.

Cosa que ha significado un punto de conflicto, toda vez que pone en cuestión el alcance soberano del proceso.

4.  Otros cambios u “acuerdos” han sido: dada la presión del feminismo, se incorporó la paridad de las y los constituyentes; se encuentran en debate los escaños reservados para los pueblos originarios y se flexibilizaron los requisitos para la participación de independientes en el proceso, pues el modelo de elección replica la elección de congresistas, que favorece la electibilidad de los partidos políticos.

¿Qué está en Juego en el Proceso Constituyente?

Primero, no se trata del cambio de un texto constitucional por otro, sino de la construcción de una Constitución con implicaciones materiales, tanto en relación a la sociedad actual de Chile, como en relación a los alcances de los cambios: la posibilidad de cambiar la orientación neoliberal del modelo actual, de superar ese orden político, social y económico nefasto.

Segundo, debe ser la oportunidad para abrir un proceso de transformaciones, que exceda al propio debate del texto. Las expectativas sociales son altas y, para no acumular frustración social, las fuerzas de cambio enfrentan el desafío de compatibilizar medidas de corto plazo, que tengan implicaciones materiales inmediatas, con cambios estructurales que excedan el propio debate constitucional.

Temas y/o Cambios de la Constitución Actual

1.            ¿Qué país se desea diseñar?

2.            ¿Qué significa un nuevo Pacto Social?

3.            Discutir nuevamente la Regla Fiscal.

4.            Lo exclusivo del Ejecutivo en temas como el Presupuesto.

5.            La Independencia del Banco Central.

6.            Soluciones para 30 años de desigualdad económica-social.

7.            Una de las grandes demandas es la necesidad de redefinir la noción patriarcal, colonial y hetero normativa de familia, heredada históricamente de las constituciones autoritarias, que se han impuesto al país desde 1833 en adelante, y que ha sido una fuente de discriminación, exclusión y persecución a importantes sectores de la sociedad.

En definitiva, la discusión constituyente en Chile está abierta, por lo que la manera cómo se definirán a las familias democráticamente, es quizás unos de los puntos más importantes que se tienen que dar, ya que muestra cómo nos vemos a nosotros/as mismos realmente, y no como la elite conservadora ha querido que nos veamos por siglos.

Entonces, para que pueda significar la apertura de un proceso de transformaciones sociales profundas, el debate, y la acción, deberán exceder el plano institucional y reconducirlo hacia los diversos sectores populares.

Desde la calle, Chile debe comenzar a reescribir su historia, dejando en el basurero de su historia a los Pinochet, los Lagos, los Bachelet, los Piñera y otros tantos.

joseamesty1@gmail.com

¡Las sanciones y bloqueos internacionales si perjudican a millones de venezolanos¡

 Por Rubén Alexis Hernández:

Más allá de la ineficiencia y corrupción reinantes en la Venezuela “socialista” de Maduro, no caben dudas de que las criminales sanciones e irracionales bloqueos a cargo de Estados Unidos desde el año 2015, han profundizado la crisis socioeconómica y por tanto la situación lamentable de millones de venezolanos, hoy día empeorada por las consecuencias de la pandemia por COVID-19. Han insistido diversos funcionarios del Gobierno estadounidense que las sanciones, por ejemplo, sólo han afectado a las autoridades del país caribeño, pero en la realidad no han hecho más que deteriorar la ya pésima calidad de vida de los ciudadanos comunes, y en general han conducido a Venezuela a un profundo abismo.

Y es que es lógico que un país mega dependiente como Venezuela, importador histórico de todo tipo de productos, se vea notablemente afectado por los obstáculos y chantajes comerciales y financieros de la nación norteamericana y sus aliados, que en buena parte se han debido a la creciente alianza de la entidad caribeña con potencias como China y Rusia, competidores de Estados Unidos por la hegemonía global. Ha pagado un alto precio el pueblo venezolano por la progresiva vinculación de la nación suramericana con los rivales del decadente imperio estadounidense, hasta el punto que, debido a la insuficiente importación, se carece de abundantes insumos hasta para producir la gasolina necesaria para abastecer con regularidad al grueso del parque automotor, en un país con una elevada producción histórica de petróleo, y con una enorme reserva de ‘oro negro’.

Es necesario recalcar que si bien el Gobierno de Maduro no es precisamente un ejemplo de honestidad, eficiencia, sobriedad, humanitarismo y buena administración, las sanciones y bloqueos cortesía del criminal imperio estadounidense, han afectado terriblemente a millones de venezolanos desde hace algunos años, con más dureza a partir de la crisis sanitaria por el coronavirus. Y evidentemente a las élites estadounidenses y de otras partes del mundo importa un comino el sufrimiento de los ciudadanos comunes en Venezuela; sólo velan por sus intereses más allá de los discursos en defensa de la democracia, de la libertad y de los derechos humanos en la nación suramericana.

He aquí el extracto de dos textos en los que se advierte de las nefastas consecuencias de las sanciones y bloqueos contra Venezuela por parte de Estados Unidos y sus aliados en el mundo. El primero de ellos es un informe de la relatora de la ONU, Alena Douhan:

“La relatora concluyó que: ‘las sanciones impuestas contra Venezuela, sus ciudadanos y empresas afectan a personas en Venezuela y fuera de su territorio tanto en el sector público como en el privado, nacionales de terceros países y empleados de empresas de terceros países afectados por sanciones secundarias o el miedo a ellas, donantes y ONG humanitarias internacionales; beneficiarios de asistencia de organismos internacionales’

‘Observo con preocupación que las sanciones sectoriales a las industrias del petróleo, oro y minería, el bloqueo económico a Venezuela y el congelamiento de los activos del Banco Central han exacerbado la situación económica y humanitaria preexistente’, apuntó.

Douhan instó al gobierno de EE.UU. a terminar la emergencia nacional relativa a Venezuela. Pidió: ‘Revisar y levantar las sanciones sectoriales contra al sector público venezolanos, revisar y levantar sanciones secundarias contra terceros países, y abstenerse de imponer sanciones respecto al suministro de diésel’”.

https://elcapitalfinanciero.com/relatora-de-la-onu-pide-revisar-y-levantar-las-sanciones-al-sector-publico-venezolano/

“Las sanciones de Estados Unidos a Venezuela seguramente contribuyeron a empeorar el deterioro de la economía del país sudamericano y generaron obstáculos para los trabajadores humanitarios, señaló el lunes un informe de un organismo de control del gobierno estadounidense.

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO en inglés) no cuantificó, sin embargo, el daño y señaló otros factores detrás del colapso económico de Venezuela, incluidas fallas del gobierno de Nicolás Maduro. La evaluación de la GAO, solicitada por legisladores demócratas, se conoce cuando el presidente Joe Biden parece listo a ajustar la política hacia Venezuela, aunque preservando en gran medida la estrategia de su antecesor Donald Trump, fallida hasta ahora, para forzar la salida de Maduro, a quien ambos consideran un ‘dictador”.

La GAO, una agencia del poder legislativo que fiscaliza al gobierno federal, indicó que la economía venezolana se ha contraído "constantemente" durante casi una década, pero ha caído "abruptamente" desde el inicio de las medidas punitivas de Washington en 2015, en especial a partir de 2019.

Trump impuso un embargo de facto al petróleo de Venezuela, crucial para su economía, al sancionar a PDVSA en enero de 2019. Entonces, Maduro, en el poder desde 2013, inició un segundo mandato desconocido por Estados Unidos y medio centenar de países por considerarlo resultado de elecciones fraudulentas.

 https://www.france24.com/es/minuto-a-minuto/20210208-informe-gubernamental-de-eeuu-dice-que-sanciones-da%C3%B1an-econom%C3%ADa-de-venezuela

ruhergeohist@yahoo.com

Putin le recuerda a Biden el código genético genocida estadounidense

Por Rolando Prudencio Briancon:  

Más allá del inesperado impromptu de Biden llamándolo "asesino" a Putin, y que como la reflexiva respuesta de Putin ha sido desearle salud, y hacerle notar que quien usa ese adjetivo contra otra persona, es porque asume para sí esa condición. Tal como textualmente le recordó: "Cada uno ve a otra persona tal y como se vé a a sí mismo".

Es por esa razón que Putin le ha aclarado, que quienes llevan en sus genes esa proclive inclinación asesina son los yanquis, a diferencia de los rusos.

Pero lo que no puede pasar como un ataque gratuito es esta "asesina" adjetivación que injustificadamente la lanzó Biden, ya que busca otro objetivo, más que descargar su oficiosa ojeriza contra Putin.

Resulta pues extraño que el presidente de los EE.UU., quien anda rodeado de asesores de comunicación -o debería estar- que le sugieren: qué palabra debería usar, qué idea trasmitir, y en qué ocasión usarla, que repentinamente lance esa acusación de "asesino" a un presidente, quien es el líder mundial más reconocido en estos últimos años, años abre muchas interrogantes.

Y es que no existe una sola palabra que de repente se lance al vacío, existe una razón, un motivo para hacerlo.

Es pues del recuento de todo el pasado genocida yanqui que sería abundar en lo que gran parte de la opinión pública mundial ya sabe; o sea que los yanquis son genocidas por antonomasia.

Hiroshima y Nagasaki son una prueba de esa catalogación genocida que cobró la vida de ¡6 millones de personas". Las supuestas "armas de destrucción masiva" que jamás existieron es otro testimonio de esa inclinación terrorista y asesina, que cobró ¡1 millón! de vidas en Irak.

Y lo sabe Biden y lo saben los norteamericanos de este historial de iniquidades; sólo que Biden necesita polarizar insultando a Putin para poder legitimarse ante su pueblo. No en vano como parte de lo que será su política en adelante la ha resumido en aquel eslogan: América is back, o sea EE.UU. está de regreso, de regreso a retomar su liderazgo mundial, y Putin es su alter ego, con quien tiene que politizar, sólo que hacerlo a través de la adjetivación es un error; más aún si a golpe de vista las diferencias están muy marcadas partiendo de la propia imagen personal de ambos.

Pero además que en cuanto a  la carga genética genocida de los estadounidenses que es en lo que se llevan los lauros.

rolandoprudenciobriancon@gmail.com

Cuba: Cuando un amigo se va. (Un adios a Ibrahim)

Por Tony  López R:

Nunca nos acostumbraremos a recibir la noticia de que un amigo murió y menos aun, cuando se trata de un querido compañero, cuya conducta se solidaria y caracterizaba por su solidaridad, su condición humana, honesta, revolucionaria y fidelista, y se ganaganaba el aprecio de sus compañeros, amigos, vecinos y personas que le rodeaban.

El fallecimiento, este 1ro de abril, de Néstor León Sobral, (Ibrahim) seudónimo con el que fue bautizado y se conoció, cuando en el año 1966, ingresó en el departamento M, del Ministerio del Interior, nos ha, no solo, sorprendido también golpeado, por esa impronta que le caracterizaba.

Dentro del Departamento M, en la Dirección General de Liberación Nacional del MININT y luego en el Departamento América, del Comité Central del Partido, donde  desempeñó,  diversas responsabilidades y cumplió misiones diplomáticas en Chile, cuando gobernaba el presidente Salvador Allende y en la Nicaragua Sandinista.

Ibrahim, jugó un papel importante, al formar parte del equipo que manejo la crisis con el gobierno de Perú en 1980, en lo que luego se conoció como la crisis del Mariel.  Ese mismo año, fue trasladado para atender el trabajo con los salvadoreños y designado jefe del equipo de tres funcionarios Igor, Manuel y el autor de este artículo, en la atención del conflicto armado salvadoreño y surgimiento del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN). 

Con dedicada atención cumplió un papel importante, en torno a promover y consolidar la unidad de dichas fuerzas insurgentes y cumplir las orientaciones de Fidel y Piñeiro, sin inmiscuirnos en sus asuntos internos, procurar la unidad de las fuerzas con un trabajo paciente y convencimiento, así era el jefecito, como le decíamos.

Desde el año 1980 y hasta el 86, se mantuvo atendiendo las relaciones con El Salvador y se ganó el afecto y cariño de sus líderes, especialmente de Schaffit Handal, Leonel y otros comandantes guerrilleros, pero también de lideres políticos provenientes de partidos y organizaciones progresistas y democráticas salvadoreñas y no solo armadas.

En 1986 fue nombrado  Consejero Político en Nicaragua, hasta que más tarde y durante la década del 2000 se desempeño como jefe de la sección que atendia el trabajo con Perú, Boliva y Chile, con este último país cultivó importantes relaciones con todo el espectro político y gozó de gran prestigio. Es designado jefe de sección en el 2007, para atender Venezuela, Colombia y Ecuador, hasta la obligada jubilación en el 2010. 

En el orden personal Ibrahim, tenia una especial y distinguida relación con su familia, pero su hermana Sonia, era su imprescindible amor de hermanos, al igual que sus sobrinos, y a su querida madre,  recuerdo que a ellos les dedicaba todos los domingos, y deleitaba con los almuerzos que su hermana le ofrecía y de ellos nos daba cuenta.

En distintos momentos, presencié su carácter solidario, no solo con sus amigos y conocidos, incluso con personas que se le acercaban a pedirle ayuda y luego de verificar la situación de la persona, procuraba apoyarlos.

En política, era un convencido del internacionalismo y de su condición de comunista, tal como ya señalé, un cumplidor de ese pensamiento de Fidel, el Che y Piñeiro.

Así mismo era, con sus amigos y compañeros, no era perfecto, pero era un excelente ser humano, sus caprichos y debates, lo hacia con mucha honestidad y así lo sentíamos, aunque en ocasiones no llevaba la razón, pero se mantenía siempre firme en sus posiciones, es por eso, que todos y cada uno de sus compañeros, sentimos el dolor, cuando un amigo se va. 

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.

jorgarcia726@gmail.com