sábado, 28 de marzo de 2020

Trump, Bolsonaro, Piñera, Añez, apuestan a la muerte de la sociedad humana


Por Diego Olivera Evia:
La crisis del modelo capitalista y el CORNAVIRUS

Esta nueva realidad de una pandemia en el planeta tierra, es una realidad de una crisis viral el genoma del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad covid-19, mucho se ha especulado del origen de esta mutación genética, el ataque viral en China se ha considerado un ataque de EEUU, con el objetivo de un ataque al gobierno chino, pero esta realidad creo una pandemia mundial, para poder combatir a nivel globa, de esta manera hemos investigado, de donde sale la fuentes de este concepto.


Nota The Washington Post
El primer paso para derrotar a un enemigo es identificarlo, conocer cómo se comporta y tratar de predecir cuál será su próximo movimiento. Pero, ¿qué pasa si en medio de la batalla el enemigo se transforma y las armas que preparábamos contra él ya no funcionan? Esa es una de las preguntas que se hacen los científicos que trabajan a toda marcha para encontrar una vacuna o un tratamiento que pueda controlar la pandemia del nuevo coronavirus. 
  • 5 estrategias que están funcionando en los países que han logrado contener los contagios de coronavirus 

Los investigadores ya conocen el genoma del SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad covid-19. Ese es un gran avance, ¿pero y si de repente comienzan a notar que el virus está mutando? ¿Eso lo haría más peligroso para los humanos?
La palabra mutación suena dramática, pero en realidad es parte de la rutina de los virus formados por cadenas de ácido ribonucleico (ARN), que transportan la información genética del virus.

"La mutación es un aspecto monótono de la vida para un virus de ARN (como el coronavirus)", escribió en un reciente artículo de la revista Nature el microbiólogo Nathan Grubaugh, profesor de epidemiología en la facultad de medicina de la Universidad de Yale en Estados Unidos. 
  • Las ventajas de América Latina para combatir el coronavirus 

A medida que un virus se reproduce haciendo copias de sí mismo, va generando unos “errores “en su genoma que se traspasan a las futuras copias del virus.
Los virus tienen un ARN "propenso al error", explica Grubaugh, así que acumulan mutaciones en cada ciclo de copiado. El experto, sin embargo, explica que la mayoría de estas mutaciones impactan negativamente algunas funciones del virus y son removidas por selección natura

¿El coronavirus está mutando?

"Sí, todos los virus de ARN mutan, pero muy pocas de estas mutaciones le traen alguna ventaja al virus", le dice a BBC Mundo George Rutherford, profesor de epidemiología en la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.). ¿Y está mutando más rápido que otros virus? “Muta a la misma velocidad, más o menos, que otros virus de ARN”, dice Rutherford.

El pueblo italiano que logró contener la expansión del virus con un experimento "único en el mundo" A principios de marzo un estudio realizado en Wuhan, China, con 103 pacientes contagiados de covid-19 sugirió que el coronavirus había mutado en al menos dos nuevas cepas, una más agresiva y otra menos agresiva que el coronavirus que se ha estado propagando.

“Ese es un número relativamente bajo de mutaciones (para un virus) que ha pasado a través de una gran cantidad de personas”, dijo Thielen al diario The Washington Post. "En este punto, la tasa de mutación del virus sugeriría que la vacuna que se desarrolle para el SARS-CoV-2 sería una vacuna única, en lugar de una vacuna nueva cada año, como la vacuna contra la gripe".

En un hilo de Twitter, el biólogo especialista en vacunas Trevor Bedford calculó que con base en las mutaciones ocasionales que podría tener el SARS-CoV-2, al virus le tomaría “algunos años en vez de meses” mutar lo suficiente como para "inhibir significativamente" el efecto de una vacuna.

Los expertos estiman que lograr una vacuna efectiva contra el covid-19 podría tardar entre un año y 18 meses.



Trump, Bolsonaro, Piñera, Añez, apuestan a la muerte de la sociedad humana
La realidad y la crisis del capitalismo ha creado una guerra económica y política, que se ha desarrollado en la política del gobierno de EEUU, a través de los planes del presidente gringo Donal Trump, en su Histérica teoría de crear un nuevo modelo de América Latina, aplicado un terrorismo en esta naciones el obsesivo ataque a Venezuela, Cuba y Nicaragua, creando ataques virulentos y sanciones a estas naciones y los efectos a las mayorías de los latinoamericanos, los efectos de esta realidades, han creado una crisis de identidad y el surgimiento del modelo fascista en Brasil, Chile, Perú, Bolivia, Colombia, entre otros países dominados por las políticas de la nueva Doctrina Monroe.

El plan de EE.UU. para "recuperar" América Latina, Un artículo publicado en The Wall Street Jornal revela la estrategia de Washington en la región para desplazar la influencia de otras potencias y volver al lema de "América para los americanos, e ese sentido se ha mostrado las barbaries de los crímenes en Chile, en Bolivia, Brasil, Colombia, en crímenes de lesa humanidad.

En ese sentido la actitud de Bolsonaro de decir que en el coronavirus es una gripecita, creando una acción de criminalidad, obligando a los niños al colegio y a los brasileños a trabajar, no quiere aplicar la cuarentena, enfrentado a los estados y la sociedad de esta nación, Pero lo más peligroso es el ataque a los pueblos originales del pulmón de Sudamérica, donde un militar fascista como el presidente brasileño, considera a estos pueblos, como ignorantes, sucios y que nos hablan portugués, al mejor estilo de la conquista, de los españoles, portugueses e ingleses, que asesinaron a millones de seres humanos.

En este marco de crisis de guerras monopólicas contra África, Medio Oriente, Asia, América Latina, son avasalladas por la políticas neo coloniales, la sumisión de países latinoamericanos a las presiones de Trump, y su equipo de guerra global, han podido usar a presidentes fascistas e inmorales, como Macri, Bolsonaro, Piñera, Duque, que aplican políticas neoliberales en sus naciones, el ataque al Amazonas, por Bolsonaro, para entregar sus recursos a las trasnacionales, crearía un ataque brutal el ecosistema.

En esa, según relata el periódico de Miami, El Nuevo Herald informo que, el mismísimo Álvaro Uribe, planeo la matanza con los dirigentes de las Autodefensa Unidas de Colombia y posteriormente acudió personalmente a felicitar a los paramilitares que “brillantemente” habían asesinado, con motosierras, al menos a 15 campesinos indefensos, matanza por la que la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó a Colombia.

Esta es la realidad de un modelo criminal, que, en el marco del Grupo de Lima, reorganizada por Trump, como un mecanismo de coerción sobre Venezuela, Cuba y Nicaragua, el interés de EEUU es controlar a América Latina.
Periodista, Historiador y Analista Internacional
diegojolivera@gmail.com

Debe saber Estados Unidos…



Por Sergio Rodríguez Gelfenstein:
Como una suerte de bestia hibrida bicéfala, en que una de sus cabezas es la de Dios y la otra de un sheriff del lejano oeste de las películas que protagonizaba John Wayne a mediados del siglo pasado, William Barr, fiscal general de Estados Unidos desenfundó su revólver para aplicar la justicia divina que todo dirigente imperial estadounidense cree tener para juzgar a cualquier persona sobre la tierra que no se arrodille ante la fuerza letal de su superior estupidez.


El caso no pasaría de ser una anécdota más dentro de la continuada, insensata e ineficaz política de sanciones que estados Unidos aplica contra 37 países en el mundo si no fuera porque William Barr un frustrado agente de la CIA, cuya mayor ambición era llegar a ser Director general de esa agencia de inteligencia, tiene antecedentes en esto de dictaminar fantasiosas acusaciones sin pruebas, para después, moviendo su segunda cabeza ofrecer recompensa por la vida de cualquier jefe de Estado.

Barr que en la CIA trabajó en la oficina de asuntos de China, siendo asesor legal de la Casa Blanca, en tiempos del presidente George H.W. Bush creó los instrumentos “legales” para justificar la invasión a Panamá, el asesinato de cientos de civiles y la captura del General Manuel Antonio Noriega, comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá. En este caso ofreció un millón de dólares de premio por la captura del líder panameño.

En esa ocasión, Barr argumentó por escrito que el FBI podría ingresar en cualquier país sin autorización de su gobierno para detener un fugitivo buscado por la justicia de Estados Unidos por cargos de narcotráfico o terrorismo, incluso violando el derecho internacional.

Años después el mismo Barr, ya como Fiscal General Adjunto, durante el mismo gobierno, en el año 1991 dio justificación legal a la invasión de Estados Unidos en Irak. No fue en esta ocasión, pero posteriormente, durante la segunda guerra del golfo en 2003, Washington ofreció 25 millones de dólares por Saddam Hussein y 15 millones por cada uno de sus dos hijos.

De la misma manera, ofrecieron un millón de dólares por Muamar Gadafi en 2011 previo a su captura y muerte cuando la sicópata perdedora en las últimas elecciones de Estados Unidos sonriendo dijo “Fuimos, vimos y él murió” haciéndose cargo publica e impúdicamente del asesinato del jefe de estado Libio.

Visto desde esta perspectiva, se podría asegurar que la invasión de un país por Estados Unidos puede ser antecedida por el ofrecimiento de una recompensa monetaria por la captura del jefe de Estado.

De ese tamaño es la declaración del comunicado de este asesino serial que funge como fiscal general de Estados Unidos. En esa perspectiva, esta acusación contra el presidente de Venezuela, 11 funcionarios públicos y dos asalariados del gobierno de Estados Unidos debería ser tomada como una declaración de guerra, si se considera que la única posibilidad de “resolver” exitosamente este problema, es venir a buscar al presidente con una fuerza militar poderosa que no escatima en causar gigantescas pérdidas de inocentes vidas humanas, como lo atestiguan los casos de Panamá, Irak y Libia. En estos dos casos además hoy, 17 y 9 años después respectivamente, siguen muriendo ciudadanos como consecuencia de las invasiones de Estados Unidos y la OTAN.

En la rueda de prensa que hizo Barr en la que como juez divino no aportó ninguna prueba y ante la pregunta de una periodista dijo que este era el mejor momento, en medio de la pandemia para hacer este anuncio, respondió que: "Este es el mejor momento porque los venezolanos necesitan un Gobierno capaz de afrontar la pandemia”

Evidentemente se confundió de país, debió decir en realidad: "Este es el mejor momento porque Estados Unidos necesita un Gobierno capaz de afrontar la pandemia”. Es sabido que a través de la historia, siempre que Estados Unidos afronta una crisis interna, recurre a una acción internacional para ocultar la situación a su fácilmente engañable opinión pública.

En el momento de escribir este artículo en Venezuela hay 107 contaminados, 31 recuperados y un fallecido, esto significa 4 casos por cada millón de habitantes, una tasa de mortalidad de 0,009 y una tasa de recuperación de 28,09%. Al mismo tiempo, en Estados Unidos hay 82.201 casos, 428 recuperados y 1.174 fallecidos que representan 252 casos por millón de habitantes, una tasa de mortalidad de 1,43% y una tasa de recuperación de 0,52%. ¿Quién necesita un gobierno capaz de afrontar la pandemia, señor agente frustrado de la CIA?

Pero, en el trasfondo esta noticia que pretende trasladar el centro de atención mundial del desastre producido por la ineptitud de Trump y su gobierno en el manejo de la pandemia intenta ocultar dos problemas mucho mayores.

El primero, el desprestigio casi terminal del gobierno de Colombia, que ante el total desenmascaramiento de los incesantes hechos de corrupción que brotan todos los días, el resguardo cotidiano de los paramilitares como fuerza de choque de reserva de las fuerzas armadas, la incapacidad para solucionar los grandes problemas sociales se ha venido a sumar el vínculo directo de Álvaro Uribe e Iván Duque con el narcotráfico como vehículo para ganar las elecciones y sostenerse en el poder.

El segundo aún peor: el tema central de controversia en la campaña electoral de Estados Unidos es el tema de la salud, en casi todos los demás y en especial el de la política exterior, republicanos y demócratas tienen casi plena coincidencia.

El eje de la confrontación electoral es el tema de la salud, y cuando Trump se acercaba a una segura victoria en noviembre, el coronavirus se ha atravesado en su carrera, pudiendo llevarla a una pasmosa derrota. Incluso, quien con mayor radicalidad ha planteado la necesidad de una profunda reforma de la salud ha sido Bernie Sanders, insistiendo en la incapacidad del sistema de salubridad pública para prestar atención a la mayoría de los ciudadanos. Y lo dijo antes de la aparición del coronavirus. Lamentablemente, la vida le dio la razón, y digo lamentablemente porque han fallecido más de mil ciudadanos que con los dos meses que dio China para prepararse y la gran cantidad de recursos que tiene el país hubieran podido salvarse.

Ahora Trump, conociendo su país pretende comprar los votos de los atribulados estadounidenses a quienes les quieren llenar el bolsillo de un dinero que no saben si van a poder usar porque a lo mejor antes estarán muertos.

El coronavirus puede hacer renacer a Bernie Sanders de las cenizas, disputar y vencer a Joe Biden e incluso al mismo Donald Trump. Hasta ahora han fallecido 1.174 ciudadanos estadounidenses, no se sabe cuántos más lo harán, pero el coronavirus pudiera ser la tumba política del presidente de Estados Unidos.

Entonces, su imperial reacción natural es agredir, es invadir, es amenazar suponiendo que la generación de terror derivará en su sobrevivencia política y en su mantenimiento en el poder. No hay intimidación alguna contra el liderazgo del país que pueda impedir que Venezuela salga adelante, derrote el coronavirus y avance hacia un futuro luminoso.

Estados Unidos declaró la guerra, Venezuela debería responder con la misma dureza, utilizando todos los instrumentos que concede la Constitución para actuar en condiciones de guerra. Ello lamentablemente ocasionará alteraciones en la vida política interna, pero debe saberse que es eso lo que proponen quienes claman por una intervención militar y por el incremento de las sanciones.

Esta situación me hizo recordar el año 1820 cuando Bolívar para evitar que siguiera produciéndose muerte y destrucción, a pesar de tener virtualmente ganada la guerra, aceptó negociar con el jefe español Pablo Morillo. Éste, pensando que los patriotas lo hacían por debilidad pretendió imponer condiciones. La respuesta del Libertador fue contundente: “Si V.E., adelanta sus posiciones, pensando venir a dictar las condiciones de este armisticio, yo aseguro a V.E. que no lo aceptaré jamás y que V.E. será responsable ante la humanidad y su nación, de la continuación de esta sangrienta lucha, cuyo resultado final será la emancipación de toda la América, o su completo exterminio, si aún se puede someterla”.


Las estadísticas, la pandemia y los humanos aterrorizados


Por Norma Ferreyra: 
Antes de comenzar, les quiero decir que estoy cumpliendo con la cuarentena dispuesta en mi país, con motivo del Covid 19, aunque no estoy de acuerdo con que se haya inculcado a través del miedo. Ayer, desde mi balcón, escuché a una niña pequeña, que decía a su mamá: ¿Qué pasa con eso que tiene una corona pero no se ve y que mata a los abuelos? Eso hizo que me pusiera a analizar las opiniones, que  muchas veces son opuestas, de científicos serios, que  chequeo previamente. 


Y termino pensando, que más peligroso que este virus, es el terror que se impone a todos los habitantes del mundo. Porque aparte de bajarnos las defensas por el shock emotivo que nos produce, se manifiesta como un sálvese quien pueda, con hechos tremendos, como sacar a empellones de un supermercado a un pobre niño que tose, aunque se cubra la boca o con cientos de  uniformados armados, en la calle, dispuestos a detener a quienes salen de su casa, no importa si  en busca de una farmacia. Todos desconfían de todos y hay falta de solidaridad con la gente mayor que queda sola, obligada a manejarse con ciertas tecnologías que desconoce.

Entonces, hay cosas que no puedo entender, a pesar de que tengo muy claros los temas políticos internacionales. Y no me voy a referir a si el virus fue implantado o no ni por quienes, porque sobre eso sí que no tengo dudas. Sino que me asombró   escuchar a los periodistas de mi país, que solían tener claridad en sus análisis, manifestando errores conceptuales, derivados de sus ideas políticas partidarias, queriendo justificar lo injustificable. Por eso, recurrí a datos estadísticos que son irrefutables, por ser matemáticos. Invito a cualquiera de Ud. a consultarlos en Google, donde lo primero que quise saber fue sobre las fuentes de la información y lo segundo, sobre los datos que ellos nos dan. 

Y quedé sorprendida cuando pude apreciar que de los más de 50 medios informativos que manejaban las noticias en el mundo, hace 25 años, quedaban solo 4, o sea, Reuter, DTA, Associated Press y Frank Press, que eligen aquellos datos que les interesa publicar e ignorando otros importantes, pero que no existirán  para el mundo si ellos los ignoran. Hasta usan las mismas palabras y los distribuyen masivamente a los demás medios en todos los países, que deben seguir sus noticias tal cual, para poder subsistir, como son Clarín o La Nación en la Argentina y todos hegemónicos y dependientes de estos. Si ellos dicen que Maduro es un tirano, todos lo llamarán así. Si hablan de Cuba, ya sabemos lo que dirán. Si quieren callar un hecho, lo desaparecen del mapa, por ejemplo: “ desde diciembre de 1919 hasta la fecha, hubo más de 100 temblores en Puerto Rico” o como sucedió el martes “un terremoto de magnitud 7.5 grados en la escala de Richter en Rusia” . Y esos hechos no existen para el mundo y  eso es lo que llamamos manipulación, con fines desconocidos…bueno , no tanto.

Pero es fácil investigar, siempre hay un YouTube confiable que nos da el dato, cuya certeza se puede verificar en Google. Como lo del Doctor Salvador Gutiérrez Rodríguez de Mondelo https://www.youtube.com/watch?v=Qr7J6ktKjuw

Me entusiasmé viendo las estadísticas totales de 2019 y así pude saber que, por hambre murieron el año pasado, en el mundo 8500 por día (3.467.500) Por tuberculosis 1.500.000 de personas, por la gripe común murieron 650.000, por malaria, 1.200.000.  Que 4 países africanos reportaron nuevos casos de poliomielitis vinculados con la vacuna oral, mientras las cifras muestran que ahora más niños, quedan paralizados por los virus que se originan en las vacunas. Siete países africanos tuvieron brotes similares y se han reportado casos en Asia. En Afganistán y Pakistán, donde la polio sigue siendo endémica, se identificaron casos vinculados con las vacunas. El virus vivo en la vacuna oral de polio puede mutar a una forma capaz de provocar nuevos brotes. (Y yo conozco, que para la OMS, esta vacuna es más barata que la inyectable, la que se pone en los países del primer mundo y no produce esos efectos) Todos los casos de polio actuales derivados de la vacuna han sido provocados por el virus Tipo 2 contenido en la vacuna y que en el ambiente fue eliminado hace años. (Informa Infobae). ¿Qué me dicen?. Ah….me olvidaba, que la OMS está en manos de la Industria Farmacéutica, que hace negocios muy rentables y al parecer los africanos, no les interesan demasiado, porque no pueden pagar las vacunas. 

A continuación, averigüé que 770.000 personas murieron por HIV, el año pasado, según el informe Actualización mundial sobre sida 2019 que ONUSIDA acaba de presentar en Eshowe, Sudáfrica.16 jul. 2019. Y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de 37 millones de personas viven con el VIH en todo el mundo; de ellas, poco más de la mitad, 19,5 millones, tienen acceso a la terapia antirretrovírica. Por otra parte, supe que por tercer año consecutivo, más de 100 millones de personas sufrían la forma más grave de hambre, según datos relativos a 2018. Además, otros 143 millones de personas en el mundo estaban a un paso de ese destino. El clima y los desastres naturales condujeron a 29 millones de personas a esta situación. En América Latina, 4,2 millones de personas no tienen qué comer. El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua, los países que forman el llamado corredor seco, albergan 1,6 millones. Pero vamos a mi país:: muertos por accidentes de tránsito 18 por día en 2019 (o sea, 6.560) Por gripe común en la Argentina en 2019, hubo 33.000 muertes entre gripe común y neumonía,  Cifras de la Organización Panamericana de la Salud indican que en lo que va del año en América hubo 2,7 millones de casos de Dengue. Y en Argentina, en 2018, hubo 5.3 homicidios cada 100 mil habitantes.

CONCLUSIONES:  analizando los muertos por la actual “Pandemia” que yo llamo “del miedo”, pude apreciar que en el mundo suman, hasta hoy, 25.000 muertos y 550.000 infectados, mientras que en Argentina, muertos 15 y 690 infectados. Con pronóstico de que mueran muchos más por otras enfermedades crónicas o prevenibles, por no querer ni acercarse a los hospitales por temor al contagio o porque no lo reciben o hay carencia de atención médica, insumos, respiradores, camas. 

Además, debido al desempleo provocado por la cuarentena obligatoria, de los trabajadores que trabajaban en negro, provocará  sin dudas, más crímenes en ocasión de robos, con aumento  del narcotráfico, la drogadicción, etc., contando con la tremenda crisis que se avecina, y que llevará a comercios,  a grandes y  medianas empresas a su mínima expresión y al cierre, con aumentos de los suicidios, que ya Unicef advierte de que es la segunda causa de muerte en adolescentes argentinos y reclama políticas públicas de prevención. Tal es el país neoliberal y en ruinas, que le dejó Macri al actual presidente, quien como abogado dedicado a lo penal, no entiende, al parecer, las vueltas de la política y ataca a los corruptos por varios frentes y no dé a uno por vez, pretendiendo hacer de todo, convocando a muchos, hablando con gobernadores,  pero decidiendo en última instancia, como si  los ministros no fueran aptos para que Ud. no se ocupe del tema de la salud, que tampoco le corresponde. Todo lo contrario, a Putin, quien manifestó: “Yo tengo mi equipo de salud y haré lo que me digan ellos, porque yo no soy médico.” Y entonces, me pregunto: ¿No será peor el remedio, que la enfermedad? ¿Es bueno que los generosos médicos cubanos se concentren en Bs As y la Capital, sin ocuparse del resto del país? ¿Está bien que se hayan repatriado, a 900 argentinos pudientes que volvían de Panamá y que ayer a 2056 argentinos, rebeldes y cholulos, que acomodaron en 19 hoteles importantes de la Capital, que fueron transformados en alojamientos para realizar cuarentenas de primera clase, a costa de todos los argentinos? La verdad, es que me parece demasiado.

 En Córdoba, los hospitales no reciben nada del gobierno local ni del nacional y estamos carentes de todo. Mientras tanto, en el mundo hay muchos países que no hacen una cuarentena obligatoria sino por acuerdo social o educando para la salud y no están equivocados, Canadá, Suecia, Noruega, Corea del Norte, Rusia, China, Bélgica, Suiza, Islandia, EEUU, Brasil, Méjico, Nicaragua, Chile, Alemania y otros. Y no se trata de que yo no desee realizar la cuarentena impuesta a como dé lugar, sino que existen peligros, de prolongarse demasiado dentro de una crisis económica terminal, si es que Ud quiere, como dice, salvar vidas, evitando las muertes que se producirán muy pronto, debido a nuestro estado económico y a una asistencia insuficiente y desigual en las provincias argentinas durante la cuarentena. Le aviso, que no soy opositora a su gobierno y acataré todo lo que se decida, pero no me callaré frente a los errores que hacen vulnerable a su gobierno, aunque hoy todos lo aplaudan. Ojalá me equivoque, Sr presidente. Si eso ocurre, perdóneme, la impotencia suele provocar confusiones.

normaef10@hotmail.com

Nada es más importante que la salud.



Por  Tony López R.:
Nada es más importante que la salud, es el principal concepto que deben respetar aquellos gobiernos que dirigen los destinos de sus pueblos y principio fundamental de respeto a los derechos humanos. Hoy asistimos a una terrible enfermedad que ya ha costado la vida a más de 21 mil personas y que mantiene a nivel global cerca de medio millón de habitantes de nuestro planeta infectadas y con amenazas para sus vidas, convirtiéndose, tal como lo ha declarado la OMS, en una pandemia.


En medio de esta verdadera desgracia para los pueblos de 171 naciones, entre ellas Italia, una de las naciones más afectadas con cerca de la lamentable perdida de un poco más de 6 mil fallecidos, está nación y su gobierno atendiendo a la alta profesionalidad y prestigio de la cual goza la medicina cubana, acudió a nuestro gobierno y le solicitó apoyo para que un equipo de médicos y profesionales de la salud cubana, acudieran en su apoyo,  petición  fue respondida positivamente y ya 130 profesionales cubanos se encuentran, en una de las zonas más afectadas, Lombardía enfrentando a este terrible mal.

El gesto cubano con Italia y con el gobierno del Reino Unido, de permitir el atraque del crucero ingles  MS Braermar,  para trasladar a cerca de 950 personas por vía aérea a Londres, de los cuales, tenían  medio  centenar de personas sospechosas  de estar  contagiadas con el virus Covid- 19 y cinco de ellas enfermas,  ello  provocó una lluvia de mensajes y artículos en medios de prensa, de agradecimientos desde Europa, América Latina y de muchas partes del mundo, y junto a ellas criticando a Estados Unidos, por negarse aceptar en sus puertos el atraque del  crucero inglés, sin tomar en cuenta que esas personas podían contagiarse y tener un alto número de muertes.

La campaña de solidaridad con Cuba y reconociendo la profesionalidad de la  medicina cubana, incluyendo el uso del interferón alfa-B2, que no cura, pero evita, que la enfermedad se desarrolle  y evadir complicaciones, por tanto salva las vidas de los pacientes,  como ha dado a conocer el gobierno de la hermana República Popular China, lo que  hizo trizas, la campaña del gobierno de Estados Unidos, contra  la medicina cubana y la alta profesionalidad de nuestros galenos, la cual  como tonto  papagayo,   venia repitiendo el  Secretario de Estado Mike Pompeo y el propio presidente Donald Trump.

Al quedar como unos reales mentirosos y usando los mezquinos, despreciables y maquiavélicos métodos, de hace 60 años contra Cuba,  hace apenas 72 horas el Departamento de Estado, volvió a cargar contra la Isla, pidiéndole a los gobiernos  que no soliciten el servicio de los médicos cubanos, repitiendo las mismas mentiras, que  nuestros profesionales son “esclavos de la dictadura”, y otras cantidad  de estupideces, que ni ellos mismos se creen y mucho menos los apátridas y anexionistas  que usando las redes sociales como Ciber Cuba  se hacen eco,  pues algunos de ellos son pagados por la embajada de Estados Unidos.

Mientras Trump y Pompeo se dedican atacar a Venezuela y a Cuba y recrudecer sus políticas de sanciones y bloqueo, hay también que dar a conocer a nuestros lectores lo que según políticos y científicos estadounidenses comentan sobre la política del gobierno de Trump relacionado con la salud en Estados Unidos y con el Covid-19.   

El político republicano estadounidense Peter Wehner expresó al diario Atlantic, el pasado 16 de marzo lo siguiente: “en enero de 2016, escribí que a pesar de ser un republicano de toda la vida y trabajé en las tres administraciones anteriores del Partido Republicano, que nunca votaría por Donald Trump.”  “Lo que expliqué entonces, y lo he dicho muchas veces desde entonces, es que Trump, es fundamentalmente no apto (intelectual, moral, temperamental y psicológicamente) para el cargo.

Para Wehner, “esa es la consideración primordial en la elección de un presidente, en parte porque en algún momento es razonable esperar que un presidente enfrente una crisis inesperada, y en ese punto, el juicio y el discernimiento del presidente, su carácter y capacidad de liderazgo, realmente importa”.

 “El señor Trump no desea familiarizarse con la mayoría de los problemas, y mucho menos dominarlos”, así lo expresé hace cuatro años. “Ningún candidato presidencial importante ha sido tan desdeñoso de conocimiento, tan indiferente a los hechos, tan despreocupado por su ignorancia”.

“Añade Wehner “La virulenta combinación de ignorancia, inestabilidad emocional, demagogia, solipsismo y venganza del señor Trump no hará más que resultar en una presidencia fallida; podría muy bien conducir a una catástrofe nacional. La perspectiva de Donald Trump como comandante en jefe debería provocar un escalofrío en la columna vertebral de cada estadounidense”.

 Si tomamos en cuenta esta opinión de quien fuera un importante funcionario de tres administraciones republicanas, debemos tener claro que cualquier loca acción puede tomar el inquilino de la Casa Blanca. Pero veamos, que señalan los científicos estadounidenses, sobre el fenómeno del Covid-19 y esta amenazadora pandemia para Estados Unidos que ya ha llegado a 84 mil contagiados y que su número lamentablemente puede crecer.

Según Wehner “el presidente y su administración son responsables de errores graves y costosos, especialmente los fallos épicos de fabricación en las pruebas de diagnóstico, la decisión de evaluar a muy pocas personas, la demora en ampliar las pruebas a los laboratorios fuera de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, y problemas en la cadena de suministro. Estos errores nos han dejado ciegos y muy rezagados, y, durante algunas semanas cruciales, crearon una falsa sensación de seguridad.

 “Lo que ahora sabemos, añade, es que el coronavirus se propagó en silencio durante varias semanas, sin que nos demos cuenta y mientras no hacíamos nada para detenerlo. Los esfuerzos de contención y mitigación podrían haber disminuido significativamente su propagación en un punto crítico temprano, pero desperdiciamos esa oportunidad”.

“Simplemente han perdido tiempo que no pueden compensar. No se puede recuperar seis semanas de ceguera”, dijo a The Washington Post Jeremy Konyndyk, quien ayudó a supervisar la respuesta internacional al Ébola durante la administración de Obama y es un miembro principal de políticas en el Centro para el Desarrollo Global.” En la medida en que haya alguien a quien culpar aquí, la culpa está en la gestión pobre y caótica de la Casa Blanca y la falta de reconocimiento del panorama general".

A principios de esta semana, Anthony Fauci, el respetado director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, admitió en un testimonio ante el Congreso que Estados Unidos todavía no está proporcionando pruebas adecuadas para el coronavirus. “Está fallando. Admitámoslo". Él añadió, “La idea de que nadie conseguir [pruebas] fácilmente, la manera en que la gente de otros países lo están haciendo, no estamos preparado para eso. Creo que debería ser, pero no lo somos ".

“Es conocido que la Organización Mundial de la Salud tenía exámenes de trabajo que Estados Unidos rechazó, y los investigadores de un proyecto en Seattle intentaron realizar pruebas tempranas para el coronavirus, pero los funcionarios federales se lo impidieron. (Los médicos del proyecto de investigación finalmente decidieron realizar pruebas de coronavirus sin aprobación federal”).

“Pero eso no es todo. Según los informes, el presidente ignoró las advertencias tempranas sobre la gravedad del virus y se enojó con un funcionario de los CDC que en febrero advirtió que un brote era inevitable”.
La administración Trump desmanteló la oficina de salud global del Consejo de Seguridad Nacional, cuyo propósito era abordar las pandemias mundiales; ahora estamos pagando el precio por eso. "Trabajamos muy bien con esa oficina", dijo Fauci al Congreso. "Sería bueno si la oficina todavía estuviera allí". Podemos enfrentar una escasez de ventiladores y suministros médicos, y los hospitales pronto pueden verse abrumados, si el número de casos de coronavirus aumenta a un ritmo similar en países como Italia. (Esto causaría no solo muertes innecesarias relacionadas con el coronavirus, sino también muertes de aquellos que padecen otras dolencias que no tendrán acceso inmediato a la atención hospitalaria).

Esta es la lamentable y crítica situación,  de cómo importantes  expertos y científicos estadounidenses, están evaluando la situación interna que  tiene su país del sistema de salud,  no solo respecto a esta pandemia, también las muertes  de aquellos que padecen otras dolencias, que padecen ciudadanos estadounidenses,  por el abandono federal del gobierno de Donald Trump y  este señor y su Secretario de Estado,  se abroga   el derecho de usando falsedades, criticar y armar una campaña contra el  el modelo de salud cubano.

Como era de esperar nuestra cancillería dio una contundente respuesta a tanta maldad, mentiras y cobardía del gobierno de Donald Trump y recordó que, en mayo del 2003, el histórico discurso del comandante Fidel Castro en Buenos Aires, Argentina, cuando expresó “nuestro país no lanza bombas contra otros pueblos, ni manda miles de aviones a bombardear ciudades, nuestro país no posee ni armas nucleares, ni biológicas”. Nuestro país envía médicos y no bombas, precisaba Fidel en aquel discurso.

Médicos para salvar vidas, y ejemplos hay muchos, como se hizo, incluso en la década del 60 cuando el terremoto azotó a Nicaragua y existía la cruel dictadura de Somoza, que por cierto apoyaba Estados Unidos. Fueron nuestros médicos a Perú, Pakistán, Chile, Ecuador, entre otros lugares y sin que mediara ningún tipo de interés, ni político ni económico, solamente la solidaridad humana, que, para Busch, eran oscuros rincones del mundo.

Bombas y metralla, las que utilizó Estados Unidos contra el inerme pueblo panameño, cuando el 20 de diciembre de 1989, de manera cobarde y usando su brutal poderío, invadieron Panamá, con el pretexto de detener al general Manuel Antonio Noriega, acusado, según ellos, de estar vinculados al narcotráfico, otra gigantesca mentira que, nunca lo pudieron probar y asesinaron a miles de panameños  cifra aún desconocidas, algunos la ubican en mas de 5 mil y otros en 10 mil muertos, asesinados por esas bombas y metrallas. 

Cuando terminaba este artículo recibí la denuncia del canciller Jorge Arriaza,  trasmitida por Telesur, dando a conocer que el Departamento de Estado, había presentado ante el  Fiscal General de Estado Unidos,  una acusación contra el presidente Nicolás Maduro por narcoterrorismo y a otros dirigentes venezolanos,  estar asociados con los comandantes guerrilleros Iván Márquez y Jesús Santrich , quien ante la traición del gobierno  colombiano que presidente Iván  Duque,  retomaron las armas y continúan su lucha contra  ese autoritario y desprestigiado gobierno.

Este paso del gobierno de Donald Trump, debe ser tomado muy en cuenta por nuestros pueblos, y ojalá esté equivocado, pero en mi modesta opinión, estamos en presencia del preludio de una agresión militar contra Venezuela, usando los mismos y mentirosos argumentos que usaron contra Panamá, Afganistán e Irak.

Pero esta noticia, será objeto de un próximo artículo, porque considero firmemente en una inminente acción militar, usando diversas modalidades y utilizando la actual coyuntura provocada por la pandemia, contra Venezuela y los pueblos deben estar atento a esta seria amenaza.

(*) Periodista, politólogo y analista internacional.
jorgarcia726@gmail.com

La pandemia es pésima, pero ha tenido algunas cosas buenas. Una, clarificó cuáles deben ser las prioridades de Argentina. Hay que poner primero a nuestra gente y la Salud. Último, cola de perro, la deuda externa.



Por Sergio Ortiz:
En sus primeros tres meses de gobierno, Alberto Fernández venía demostrando que su gestión era muy superior a la de Mauricio Macri, alias «el populismo es peor que el coronavirus».

Aplicando paliativos y alivios frente a los daños del neoliberalismo, la administración Fernández se cuidaba de tomar medidas que supusieran un gasto público importante. Lo suyo era muy medido, mirando de reojo que el Fondo Monetario Internacional y el establishment local no lo anatemizaran de «populista». No quería aumentar el gasto público, no sea cosa que los acreedores externos rehusaran sus pedidos de postergar vencimientos de la deuda externa y rebajar intereses.


Donde se vio más clara esa intención de hacer buena letra con los tenedores de títulos de la deuda externa fue en el achatamiento de la pirámide previsional y la postergación de las paritarias. Dispuso por decreto leves aumentos jubilatorios y salariales.

El mejoramiento modesto de quienes perciben la jubilación mínima, bienvenido, no cambió la esencia de aquel achatamiento dentro de un plan con sabor agridulce a ajuste. Y el destinatario, ya se dijo, era el visto bueno del FMI.

De golpe la crisis mundial de salud detonada por el Covid-19 ha cambiado el sentido de las políticas del gobierno, aunque no se lo admita fehacientemente.

El problema, que afecta también a Argentina, no se agota en la órbita de salud: hunde sus raíces en la economía global y local. Cabe pensar que ese giro positivo de política económica en Fernández puede profundizarse. Y ojalá así sea. Ya se sabe que en chino la palabra crisis tiene dos caracteres: peligro y oportunidad. En nuestro caso es más bien lo segundo, oportunidad.

La cuarentena por decreto luego de consultas a los gobernadores y al Congreso puso la salud al tope de la agenda gubernamental. Esa prioridad no había sido definida así pese a la gravedad de la epidemia de dengue acá y países limítrofes, pero fue positivo que se adoptara frente al coronavirus. La atención política del gobierno nacional, y se supone también de los provinciales y municipales, estará centrada en la lucha contra la pandemia. Y así debe ser.

Aunque aún no se conocen más medidas concretas para jubilados, monotributistas, precarizados, etcétera (se estarían analizando y se conocerían nuevos decretos), aquella definición de la prioridad ya supone un mayor gasto público. Hubo otros módicos aumentos de emergencia para quienes ganan la jubilación mínima, los beneficiarios de AUH y planes sociales. Se gestiona la suspensión de vencimiento de impuestos y de desalojos. Se anunciaron precios máximos y créditos a Pymes, y los oportunistas monopolios reclamaron iguales beneficios, lo que sería injusto.

Al Fondo.
Esas mayores erogaciones de Nación ante la crisis, con menos ingresos por exportaciones e impuestos, significarán más gasto y emisión. Y está muy bien que así sea, lo que supone poner reversa respecto al primer trimestre de gobierno.

Habrá menores exportaciones, por ejemplo, a China y Brasil, por al menos 3.500 o 4.000 millones de dólares. El precio del barril de crudo bajó a 29 dólares, lo que le bajó el pulgar a Vaca Muerta. Se suponía (se suponía mal) que iba a ser la estrella del nuevo gobierno. Ahora es una vaca muerta.

El equipo económico de Martín Guzmán dejó trascender que el PBI caerá este año entre 1 y 1.5 punto, estimación que se queda corta, posiblemente por razones políticas. El FMI, que mandó varias misiones a analizar los números de la economía argentina aumentó esa caída hasta el 2.3 por ciento para el año en curso.

Mayores erogaciones del Estado, con menores ingresos y actividad económica, aconsejan que el gobierno haga mucho más dura su propuesta de renegociación de la deuda externa ante los fondos privados. No sólo ante el FMI, que ahora dice tener una lectura un poco más favorable a medidas proactivas de los gobiernos. Kristalina Georgieva no lo hace por buena ni por pro-Argentina sino porque la crisis está afectando a las economías de los países más desarrollados, imperialistas, comenzando por EEUU.

Volvemos al ideograma chino, de crisis como peligro y oportunidad. Hoy hay una oportunidad de no pagarle ni un dólar al FMI, incluso basándonos en sus apreciaciones más recientes. Y otro tanto con los fondos privados, que vienen a ser el «acreedor malo» que no quiere rebaja ni postergación de los vencimientos argentinos.

Se ha abierto una crisis mundial que habilita una auditoría a fondo de la deuda argentina y una suspensión por determinado tiempo de los pagos. A los fondos privados no les va a gustar nada, pero en medio de la crisis no tienen todos los argumentos, ni lógicos ni ilógicos, ni amenazas de sanciones ni uso de marines, para cobrar por la fuerza esa discutible deuda.

Y ni hablar si otros países deudores se unieran en un club o coordinadora regional y mundial por el no pago de las deudas ilegítimas, y reclamaran un nuevo orden mundial más fraterno, acorde a estos tiempos en que la humanidad brega por causas del conjunto.

Con la aclaración que el cronista no es ningún economista, fue al Presupuesto Nacional 2020 enviado por el ministro Guzmán al Congreso y se detuvo en la planilla N°1, Anexa al Artículo 1. Allí vio que la partida de Salud en todo concepto, sumando gastos de remuneraciones, gastos comunes y gastos de capital e inversión financiera, prevé este año gastar (léase invertir) 224.306.782.733 pesos. Es apenas el 18,5 por ciento de lo previsto para servicios de la deuda pública, a los que destinarán 1.208.782.748.533 pesos.

La pandemia aconseja invertir los términos: que el grueso de la inversión y gasto vaya a Salud y otros Servicios Sociales y Servicios Económicos. Al fondo, el Fondo Monetario y los Fondos Privados como Blackrock.

Se trata de hacer más hospitales y centros como el Malbrán, pero también aumentar bastante los salarios de médicos, enfermeros y demás personal de Salud, mejorando sus condiciones de trabajo. Ellos no viven de un aplauso una noche.

Nacionalizaciones y Unidad.
Este análisis de la crisis mundial no significa que las grandes potencias y usureros internacionales se darán por vencidos ni mucho menos. Harán lo imposible para cobrar y resarcirse con pueblos del Tercer Mundo para apagar su orden imperial en llamas. Como siempre querrán que la crisis la paguen los de abajo, las naciones del sur, «en vías de desarrollo», léase dependientes.

EEUU y demás acreedores afectados por posibles medidas nacionales de gobiernos como el de Fernández vendrán con los botines de punta, a poner orden en su «patio trasero».

En tal contingencia la mejor defensa es un buen ataque. Por ejemplo, teniendo en cuenta ese grave riesgo y los menores ingresos por exportaciones y caída prevista de la actividad económica, habría que empezar ya mismo con medidas nacionalizadoras.

Lo recomendó mucha gente, incluso ex funcionarios kirchneristas hoy presos políticos, como Julio De Vido y Amado Boudou: estatizar el sector energético y otros servicios públicos. Allí hay derechos humanos en juego son rubros claves para la actividad económica, para «encender los motores de la economía», diría el presidente.

Hasta que empezó esta crisis, AF sólo había suspendido por 6 meses los aumentos de tarifas y había pesificado un tramo de la dolarización que embolsaban las eléctricas. ¿Se atreverá a adoptar medidas de fondo, que empalman con las necesidades de esta coyuntura y también con la historia nacionalizadora del peronismo y la Constitución de 1949?

La recomendación de profundizar políticas nacionales va a contramano del consejo interesado que le dio Macri en la conversación telefónica del pasado jueves. Allí el endeudado serial se permitió darle la idea de no tomar medidas que afecten la economía. Eso fue entendido por los medios como que no prolongara ni hiciera muy drástica la cuarentena. El cronista la valora en otro sentido, además de su sentido literal: que no se afecten los monopolios y banqueros, los grandes beneficiados durante el lapso 2015-2019. Y quieren seguir ganando.

La cuarentena era urgente. También lo es adoptar esas medidas de fondo. Cada día que se demore aumentará la pobreza y serán vidas que se pierdan.

Ha sonado a la hora de que pierda esa minoría y ganen las mayorías. Medidas nacionalizadoras requieren de un amplio espectro político nacional y popular que las sostenga y ayude a aplicarlas.

De ahí no se desprende que en esa unidad amplia tengan cabida quienes han sido responsables de la crisis, socios y representantes de los intereses de monopolios y acreedores internacionales.

Fernández debería bloquearle el teléfono a Macri y dejar de invitar, como si fueran políticos aliados, a Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales y Mario Negri. Ellos son operadores y representantes del Fondo y grupos concentrados que nos hundieron en la deuda y la pobreza. Nos dejaron endeudados y regalados ante la pandemia. Los mil enfermos de dengue y 7 muertos, y los 160 contagiados de coronavirus y 4 muertos, fueron víctimas del mosquito y el virus, pero también del ajuste neoliberal en salud.

ortizserg@gmail.com

La alimentación en los pueblos originarios



Por Víctor Manuel Barceló R.:

El ser humano lleva un largo proceso de evolución, en que se realizan diversos cambios y circunstancias que van dando sentido más preciso a la vida gremial, fortaleciendo la identidad. Primero la recolección, caza y pesca fueron los mecanismos utilizados para conseguir la alimentación. Largo tiempo esos agrupamientos dedicaron a la búsqueda de animales susceptibles de ser dominados para que sirvieran de alimento, así como de plantas suculentas que los paladares de aquellos momentos aceptarán en su ingesta.



Cuando el hombre descubrió el fuego, encontró las metodologías para plantar y cosechar alimentos vegetales, localizar y domesticar animales, aliñarlos para alimentarse, el salto tecnológico fue sustantivo. Unos antes que otros, empezaron a crear fórmulas, de elaboración de sus alimentos. Al principio se tiraban al fuego y se comían, sin otros ingredientes. Las verduras apenas si se lavaban con las aguas de los cristalinos ríos y lagunas impolutas, libres aún de la acción descocada de la civilización moderna que infecta ríos, destruye lagunas, las azolva para desviar la corriente, construir una casa, un puente, a veces innecesario, terminando con belleza y uso de fuentes de agua dulce, que cada vez. escasean más en el Planeta.

Larga es la evolución humana en el tema de la alimentación. Conforme se constituían en organizaciones mayores las sociedades -tribus en su mayoría- mayor sofisticación se alcanzaba en la preparación de los alimentos. Influenciaron en ellos: el hábitat en que se desarrollaban, los criterios antropológicos, ideológicos, religiosos, políticos, las condiciones políticas y sociales en general.

Mientras en las fastuosas comelitonas que caracterizaron a los imperios de la antigüedad, se comían manjares simples: carnes de venado, pato, cisne, codorniz, alondra y cualquier otro animal de caza, preparados a las brasas y listos para comerse, generalmente acompañados con vino, cerveza y otras bebidas desarrolladas en la antigua Europa y las tierras aledañas de Asia. Pero en todas las regiones todavía no "descubiertas" por la civilización occidental ocurría algo similar.

En América el fondo de la alimentación se caracterizó por una fuerte religiosidad -en los pueblos originarios- con alimentos populares que imitaban los ofrendados a los dioses e ingeridos por los sacerdotes. Así, al amaranto se le coloreaba con achiote u otras plantas que lo teñían de rojo, como si fuera sangre. Ese era uno de los alimentos más considerados en Mesoamérica, que tras la invasión-conquista del imperio español, fue prohibido. no sólo su ingesta, sino también su siembra y recolección, con lo que afectaron considerablemente el nivel alimentario de los pueblos y comunidades.

Empero los pueblos continuaron sembrando este alimento, de manera oculta y utilizándolo en sus ofrendas a los dioses, dado que la religiosidad se mantuvo activa en dichas poblaciones, muy a pesar de la yuxtaposición cultural y religiosa llevada a cabo durante los trescientos años de vida colonial. En Sudamérica ocurrió algo parecido, pero las culturas nativas continuaron con sus costumbres, que aún ahora son parte de la riqueza cultural de Mesoamérica, la región incaica y todo el Continente.

La Colonia española trajo a la Nueva España y todas sus posiciones logradas a sangre y fuego en el Continente americano, sus animales domésticos y algunas frutas y legumbres, llevándose de nuestro entorno una cantidad creciente de frutas y verduras que reprodujo en aquellos lugares. Sobresale la papa con su importante valor nutricio y mucho otros que solo se reproducen por acá como la piña, el mango, el banano o plátano y otros, junto a hortalizas y verduras propias de nuestro medio, que nunca lograron el tamaño, color y sabor nativos, por lo que siguieron siendo llevados hacia la península ibérica y otros rumbos, por los puertos de Cartagena, Veracruz y Acapulco.

Pero ese intercambio de animales domésticos, frutas y verduras, que enriquecieron en ambos lados las posibilidades de una alimentación rica y saludable, resulta en toda la Región, con énfasis en Colombia, Ecuador, Perú, México y Centroamérica, un elemento sustantivo de su rica y variada gastronomía, apreciada ampliamente en Latinoamérica, conocida y aceptada en muchos rumbos más de la madre-Tierra.

El empeño de muchos años lleva a contar con restaurantes que ofrecen comida colombiana, mexicana o peruana, cada vez más cercana a los sabores y olores que inundan los restaurantes que en el territorio regional existen y que cada vez hay más en líos países hermanos del el Caribe. Aún en los que existen alimentos con influencia nativa de origen europeo -Uruguay y Argentina- esta comida atrae por sus delicadas o intensas emanaciones, su sabor excepcional, incluso su picor, que bien medido, es un alentador de mayor ingesta, mejor sabor y creciente digestibilidad.

Mucho se escribe, desde hace tiempo, acerca de la gastronomía Latinoamericana. No sólo nativos del solar patrio han lanzado sus dardos deliciosos para postular la genialidad de varios platillos de la Región, fuertemente influenciada de la cocina asiática y de otros orígenes como: el ajiaco con pollo colombiano, tamales con molidos, el mondongo y otros; el ceviche peruano, el cuy, el rocoto relleno y el ají de gallina; los mixiotes de pollo, los moles mexicanos que son la delicia culinaria del centro y sur del país, el pozole, de diversos colores como el mole, que se jerarquiza como un alimento completo, que ofrece proteínas, carbohidratos y grasas en las proporciones adecuadas para una palatividad de sabores y digestión saludable. Allí van, en una mixtura excepcional: verduras, frutas, semillas, aves (pollo, guajolote o pavo) y cerdo y muchos platillos más que se degustan desde el más modesto restaurante, paradero o fonda hasta restaurantes de alta culinaria regional e internacional.

Empero hay un alimento que cubre muchos recovecos de la necesaria alimentación cotidiana, mismo que puede encontrarse en México tanto en sus restaurantes sofisticados o populares, como en carretas y puestos por doquier. Allí los trabajadores, empleados, funcionarios, políticos y todo tipo de personas, degustan el taco, los tacos, en que se amalgama una serie de ingredientes que les hace un bocado excepcional.

El taco es el resumen de la alimentación popular. Se presenta con una tortilla de maíz redonda y caliente, en que se van incorporando, como en un rito, sus ingredientes: una embarrada de frijol refrito, a lo mejor aguacate en tiras, carne (res, cerdo, pollo) o pescado. Una salsa bien condimentada viene a darle lo profundo del sabor y habrá de comerse sobre un plato un papel o servilleta, mediante una reverencia que a la vez que le consagra, evita la caída de ingredientes en manos, camisa, pantalón o demás prendas. Es una ricura imposible de olvidar.

v_barcelo@hotmail.com

Ir hacia los responsables



Por Jorge Aniceto Molinari:
En mi bastante extensa vida sindical y política, pienso que tengo el legitimo orgullo de haber participado desde la modestia de mis esfuerzos en la fundación tanto de la central sindical en aquel entonces CNT, como del Frente Amplio de Uruguay.

Hoy cuando realizan un planteo ante el gobierno nacional  recientemente en funciones, correspondiente a una alianza multicolor de partidos, me siento casi en la obligación de decir que se están quedando cortos.
Tanto el Frente como la Central saben que el atender los legítimos reclamos que se realizan para salvaguardar la salud y el nivel de vida de la población no son posibles sin aumentar el grado de endeudamiento del país. También lo sabe la alianza multicolor de gobierno.


También existe la posibilidad de los ajustes impositivos, que van sobre las espaldas del que trabaja, el capital siempre –y por ahora de acuerdo ha como está organizada la economía del mundo – los descarga sobre las mercancías o se va en busca de la rentabilidad.

El panorama no es diferente cualquiera sea el país que se mire, tal vez la diferencia radica en que si desde el gobierno se trata o no de satisfacer las necesidades populares.

Ahora el coronavirus que se suma al endeudamiento constante de los Estados, más allá de las causas, porque no es lo mismo el endeudamiento de los gobiernos del Frente Amplio que el endeudamiento del gobierno anterior de Macri en Argentina, este fue siniestro y mal intencionado.

El coronavirus pone la crisis al rojo vivo. Y no me parece suficiente exponer reclamos –justos, en una apreciación general, como en este caso- ante el gobierno, es necesario plantear por donde se debe ir para obtener los recursos que se necesitan para poder darles satisfacción.

Cosa en la que hoy coinciden todos los pueblos del mundo, tal vez con la excepción de los lugares donde aún el capitalismo se desarrolla como China y su entorno.

No tenemos ninguna duda de que hay que ir ya, juntando el mayor número de fuerzas posibles, ante el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial – los mayores responsables- como administradores económicos del mundo- para que se accionen universalmente dos herramientas que liberen los billones de dólares que hoy están en los paraísos fiscales y que no se invierten porque a las empresas en el actual esquema de la economía mundial no les es rentable.

Para ello se dispone de dos herramientas: la moneda y el sistema impositivo. Precisamente hoy usados contra el nivel de vida de la gente en todo el mundo. Con las monedas nacionales se ajusta salvajemente a la baja los ingresos de los que tienen que operar con esas monedas y con los impuestos se grava el consumo, los salarios y las pensiones. Por supuesto que en algunos países existen ciertos impuestos al capital que estos descargan en las mercancías, generando un círculo vicioso pues cuando la inversión no le es rentable buscan un país donde le sea más rentable producirlas o intercambiarlas.

¿Qué se debería hacer con el control del FMI y del BM, manos de la representación de los intereses de los pueblos del mundo? Pues ir a una unidad monetaria única y universal y a un sistema impositivo basado en la circulación del dinero, haciendo invalida toda transacción que no esté debidamente registrada donde democráticamente se determine, condenando a muerte a los paraísos fiscales, y liberando así enormes recursos financieros para atender las necesidades de la gente que hoy no se atienden precisamente por la falta de rentabilidad para el sistema hoy predominante.

Atendiendo a la conservación y desarrollo del aparato productivo de la humanidad y cuidando los criterios de eficiencia y cuidado de los recursos con el control democrático de la gente impidiendo la burocratización de los mismos particularmente a través de los aparatos estatales.

La humanidad hace esfuerzos para que el coronavirus no se extienda a la espera de que con la vacuna adecuada y por los anticuerpos generados por la misma donde ya han sufrido sus efectos se logre controlar. -
Sin embargo, el salto más gigantesco y necesario de esta época aún está por darse y tal vez esta sea la oportunidad para que con el control del virus la sociedad humana pueda pasar a controlar democráticamente su economía. -

Entonces reiterar el llamado en particular con los que me siento partícipe, el Frente Amplio y el PIT-CNT de Uruguay, a elevar la mira para comprender que hoy siendo importante las luchas nacionales estas pueden elevar su nivel si se encaran universalmente tal vez por aquello que nos enseñaba la primera Internacional: ¡¡¡Trabajadores de todos los países Uníos!
sipagola@adinet.com.uy